Tag Archives: tormenta

Día 312: Un cumpleaños diferente

Día 312: Un cumpleaños diferente
En la puerta de Mdina

En la puerta de Mdina

Hoy es un día especial, es mi 28º cumpleaños! Dei nos ha dejado solos porque con estos días de guía turístico se le ha ido acumulando trabajo. Así que hoy hemos aprovechado y nos hemos levantado un poquito antes para aprovechar el día.  Por la mañana hemos ido a Mdina,  una ciudad amurallada situada en el centro de Malta. Hemos visitado la oficina de turismo para conseguir un mapa y alguna que otra guía de Malta y Gozo, aunque sea un poco tarde, la guardaremos de recuerdo. Justo al lado hay una tienda de Mdina Glass, así que hemos estado echando un vistazo a las pequeñas y algunas no tan pequeñas obras de arte realizadas con cristal. Hemos visto posibles regalos que a la vuelta hemos comprado.

Después hemos estado paseando por la ciudad y hemos entrado en la Catedral de San Pablo, nos ha costado 5 € por persona, también incluye la entrada al museo de la catedral. Allí se pueden ver todo tipo de artilugios de la iglesia (pinturas, monedas,túnicas, etc). Si te gustan todo este tipo de cosas, te parecerá interesante, a nosotros no nos gustó mucho la verdad, bueno a mi madre sí.

Luego decidimos ir a visitar las catacumbas de Rabat, aunque al final no hemos entrado porque costaba otros 5€ por persona y estábamos un poco cansados. Así que hemos vuelto a coger el coche y nos hemos dirigido hacia el noroeste de la isla para ir a Ghajn Tuffieha Bay. De camino nos ha empezado a llover, pero una vez allí, saliendo del coche, ha empezado a llover con más fuerza, así que no hemos tenido que meter en el coche a esperar a ver si dejaba de llover. Después de llegar hasta allí no podíamos irnos sin ver la playa al menos, así que cuando ya no llovía tan fuerte hemos bajado a verla. La verdad es que era una playa bastante bonita, pero la lluvia no nos ha permitido quedarnos más tiempo. Así que después de haber bajado las interminables escaleras, nos ha tocado subirlas y hemos llegado arriba sin aliento.

Hemos vuelto a St Julians para comer, hemos pasado primero por casa de mi hermano, pero seguía liado y ha preferido quedarse en casa. Nosotros hemos comido en el Peppi’s, estaba todo muy bueno. Mi padre ha decidido probar hoy el conejo, parecía estar hecho de forma distinta al que probamos ayer en Xlendi, pero mi padre ha dicho que estaba muy bueno. Así que ahora tenemos la duda de como es el plato típico Maltese Rabbit…

Después de comer, Javi ha ido de nuevo a casa de Dei para ir a recoger a David al aeropuerto, que llegaba hoy después de haber estado más de dos semanas de vacaciones en España. Mientras tanto mis padres y yo nos hemos quedado en la piscina de su hotel, aunque más que una piscina parecía una bañera, pero para refrescarte era suficiente.

The Parranda

The Parranda

Por la noche, nos esperaba la famosa Parranda. Así que una vez estábamos arreglados, sobre las 21:00 , hemos ido a buscar a mi padres y nos hemos dirigido al Surfside. Cuando hemos llegado no había mucha gente ya que por lo visto se empieza a animar sobre las 23:00. Mientras tanto hemos estado cenando en plan picoteo, que hoy no teníamos mucha hambre, el clima húmedo nos la quita. Eso sí, no ha podido faltar una porción de tarta de chocolate para celebrar mi cumpleaños, así que Dei ha improvisado cogiendo una vela de las gordas que tienen en las mesas para que soplara y pidiera el deseo correspondiente.

Allí hemos conocido a muchos de los amigos de mi hermano y David, de algunos ya habíamos oído hablar en alguna ocasión. El ambiente que se crea cada sábado en el Surfside creo que es inmejorable para pasar un buen rato entre amigos. A eso de las 00:00 hemos decidido irnos a casa a descansar ya que estábamos agotados y así hemos dejado a mi hermano y David disfrutar de la Parranda a su aire.

 

Día 109: Vuelta al castillo

Día 109: Vuelta al castillo

Aunque ayer no terminamos la noche demasiado tarde, nos hemos levantado ya rozando el mediodía y la mañana ha transcurrido sin mucha actividad. Por la tarde ha caído una gran tormenta que me ha impedido ir a comprar los ingredientes para hacer una empanada y llevarla a la cena que teníamos en el castillo, la impresionante casa de Laura y Cristina en Birkirkara. Así que en lugar de eso, en el momento que ha escampado, he pasado rápidamente por el Towers a comprar una pizza y unas cervezas, y de ahí he ido directamente a esperar el autobús.

Para ir a Birkirkara desde St Julian’s o Sliema, la opción directa es el 202 o el 203, se van alternando, cada media hora pasa uno. Debe ser que he llegado justo cuando acababa de pasar, porque me ha tocado esperar prácticamente media hora bajo el frío que hacía esta noche después de la tormenta. Justo antes de que llegara, me he encontrado con Toni que salía del gimnasio y se ha venido conmigo en el autobús hasta Sliema. Yo he continuado hasta Birkirkara, en total el trayecto habrá sido de una media hora, que si la sumamos a la media que me ha tocado esperar, es una hora. Una hora para hacer una distancia de apenas 5 kilómetros. Para que comprendáis como funciona el transporte en Malta.

Pizza al baño María

Pizza al baño María

Una vez me he bajado del autobús, aunque más o menos me acordaba de dónde estaba el castillo, he hecho una llamada de confirmación para ver si estaba andando en la dirección correcta. Y sí, tras cinco minutillos andando desde la parada, por fin he llegado al caserón de Laura y Cristina. Allí había ya un montón de gente, entre ellos Carmen, Bea, Alberto, Julia, los compañeros de Laura y Cristina y mucha gente que conocíamos de la otra vez que estuvimos en la casa. Un poco más tarde ha llegado Ana (Paredes) con su novio, así que estábamos casi al completo.

La noche ha transcurrido entre la cocina y uno de los salones de la casa, con cerveza, vino y algo de picar. La anécdota divertida de la noche ha tenido lugar cuando he aparecido yo tan feliz con mis pizzas congeladas y me han dicho que el horno no funcionaba, así que como tampoco tenían microhondas, Laura ha decidido inventarse una receta, la pizza al baño María. Y tengo que decir que después de media hora haciéndose, las pizzas han quedado muy ricas, hasta estaban crujientes y todo. Después del experimento, hemos tenido la suerte de que Carmen y Bea tocaran y cantaran para nosotros y, una vez más, ha sido un regalo.

A eso de las dos, como salía el último coche que nos podía dejar en St Julian’s, hemos abandonado el castillo y, un poco animados por el vino, Bea y yo hemos decidido que queríamos alargar un poco la noche. Así que Julia nos ha dejado en Paceville a los dos y hemos ido a tomar algo al Coconut. Yo nunca había estado en este sitio, está justo enfrente del Prestige y no estaba mal, aunque no había casi nadie. Ponen música rock y la bebida parece bastante barata, hemos pedido una jarra de ron con Coca-Cola y nos ha costado algo más de 13 euros. Después hemos ido al Native, aunque no hemos aguantado mucho allí, y por último, hemos ido al Clique, otro sitio en el que tampoco había estado nunca. Me habían hablado muchas veces de él como un antro y bueno, es bastante antro pero menos de lo que esperaba, aunque sí que es verdad que la gente está un poco desfasada. La música es electrónica, bastante cañera y bastante alta, pero la verdad es que nos ha gustado. Además nos hemos encontrado con María y Emma y allí hemos estado bailando hasta que me he quedado sin pilas y he sido el primero en abandonar.

Día 91: Conociendo Birkirkara

Día 91: Conociendo Birkirkara

Esta mañana me he levantado animado por el sol dispuesto a salir a la calle, aunque cuando me he decidido a salir de casa, ya se había nublado. El tiempo en Malta cambia de un momento a otro, es imposible hacer una previsión, por mucho que lo miremos por internet o en la mejor aplicación de nuestro smartphone. Tenía que ir al Eurosport de Paceville a cambiar las deportivas y el snorkel que me trajeron los Reyes, que se equivocaron un poco y no eran exactamente lo que yo quería. Así que como el tiempo no acompañaba para ir caminando y por la tarde también tenía que coger el autobús, he ido hasta Paceville en el 12. Si tienes el ID Card, por 1,50€ puedes usar el autobús durante todo el día todas las veces que quieras, si no tienes ID Card el precio es 2,60€.

Una vez allí, me ha atendido una chica que estaba bastante perdida y después de hacer varias llamadas y consultar a otros empleado me ha dicho que no tenían lo que yo buscaba, así que le he pedido que me hiciera un vale para poder usuarlo en cualquier tienda. Y así ha sido.

Con la clientela del Hefu Bar

Con la clientela del Hefu Bar

Después de comer, he cogido el autobús 203 y he ido al Eurosport de Birkirkara, que es mucho más grande. Por poco no llego, porque el autobús da bastantes vueltas y en Malta las tiendas cierran a las 19:00. Pero sí, a las 18:30 ya estaba allí. Allí sí he encontrado las deportivas que me gustaban, aunque para el snorkel tendré que esperar hasta Abril, que es cuando les llegan los nuevos pedidos. Justo cuando estaba pagando me han llamado Laura y Cristina, que ya habían terminado de trabajar y venían para Birkirkara, que es la zona donde viven ellas. Así que he esperado hasta que llegaran y nos hemos ido a conocer los bares y la fauna y flora de la zona.

Hemos paseado por las calles de Birkirkara, y aunque en general es una zona bastante fea, tiene partes muy bonitas. También nos hemos perdido buscando un bar que suelen frecuentar ellas, aunque al final nos ubicado y lo hemos encontrado. Los bares de Birkirkara son pequeñas tascas bastante peculiares, tienen ese toque cutre que a muchos nos encanta y son muy baratos. Para que os hagáis una idea un botellín de Cisk cuesta 1,20€, está bastante bien teniendo en cuenta que la Cisk no es precisamente barata, a pesar de ser la cerveza local. Y nada, hemos estado en tres bares conociendo la Birkirkara profunda, en el último, el Hefu Bar, nos hemos hecho una foto con los personajes que podéis ver, muy majetes por cierto.

¡Alerta! Tormenta

¡Alerta! Tormenta

A las 22:30 hemos ido hacia la parada del autobús que tenía que traerme de vuelta a St Julian’s, el 202. Pasa cada hora y ese era el último, así que no lo podía perder. Mientras íbamos de camino a la parada, nos hemos encontrado con esta señal y Laura y Cristina me han dado una explicación. Cuando llueve, las calles de Birkirkara se suelen inundar formando grandes riadas que provocan bastante caos. Me han contado, que un día se encontraron con que un coche había perdido su matrícula, arrastrada por el agua. Por eso, cuando llueve en Birkirkara, suena una alarma para que la gente tome las precauciones oportunas. Malta nunca dejará de sorprenderme.

Día 12: La tormenta

Día 12: La tormenta

Hoy ha sido el primer día que no ha hecho buen tiempo desde que llegamos a la isla. Teníamos pensado ir a la playa pero ha caído una buena tormenta y no hemos salido de casa hasta que ha escampado por la noche.

Es raro pasar un día de lluvia en Malta. Cuando te acostumbras al sol cuesta desprenderte de él. Además parece que va a estar así varios días aunque las temperaturas sigan siendo veraniegas. Esperemos que no dure mucho, que queremos seguir disfrutando de la playa ahora que tenemos bastante tiempo.

Hemos pasado casi todo el día en casa, yo avanzando con el trabajo y David viendo series. Cuando ya se ha calmado el tiempo, hemos salido a dar una vuelta y a cenar. Hemos estado en el Piazza Cascata, que está situado en Paceville, en un jardín rodeado de cascadas artificiales. El sitio está muy bien ambientado y la relación calidad-precio es bastante buena. No tiene especial encanto pero es un sitio agradable en el que puedes comer pizza y pasta, como en la mayor parte de los restaurantes de Malta, y también sushi y alguna que otra tapa. También puede estar bien para tomarte la primera copa de la noche.

Esperamos que mañana el tiempo nos permita seguir disfrutando del mar.