Tag Archives: taller

Día 267: Cada mochuelo a su olivo

Día 267: Cada mochuelo a su olivo

Después de dos días encerrados en casa de Elena celebrando el cumpleaños de Carmen como si estuviéramos en Gran Hermano, hoy ya tocaba que cada uno se fuera a su casa. Yo creo que si hubiéramos hecho el amago de quedarnos un minuto más, a Elena le habríamos escuchado eso de «cada mochuelo a su olivo», pero para no hacerle pasar por ese mal trago, hemos abandonado voluntariamente. Eso sí, cuando ella ya se había ido a trabajar.

Antes de irnos, teníamos que solucionar el pinchazo del coche, así que nos hemos dispuesto a intentar solucionarlo en alguna de las gasolineras cercanas. En una de ellas nos han dicho que si les llevábamos la rueda, en media hora nos la arreglaban, así que hemos optado por esa opción. Quitar la rueda no ha sido tarea fácil, ya que tanto nuestro gato como la llave para sacarla no funcionaban, así que hemos conseguido un gato prestado y hemos comprado una llave para ruedas por 10 euros en la misma gasolinera. Una vez la hemos conseguido sacar, la hemos llevado a arreglar y mientras tanto hemos terminado de recoger la casa y de hacer las maletas, que parece que en lugar de irnos de cumpleaños, nos habíamos ido de casa rural. Cuando hemos terminado, nos hemos despedido de Carmen, que se ha ido en dirección a Bugibba y Laura, David y yo nos hemos ido con el Rojito ya arreglado hacia Msida, donde hemos dejado a Laura antes de volver a casa.

Alejandro

Alejandro haciendo un masaje tailandés

La verdad es que tengo que decir que me ha encantado la experiencia de pasar estos dos días conviviendo con esta gente tan maravillosa, que ya son casi como hermanas. Eso sí, tenemos que decir que los finalistas hemos sido Elena, Carmen, Laura, David y yo, que el resto no ha vivido ni la mitad de este cumpleaños gitano.

Por la tarde, tenía cita con Alejandro Frechoso para darme un masaje terapéutico. A Alejandro le conocemos desde hace tiempo, ya que es un habitual de The Parranda y, como está empezando y quiere promocionarse, el sábado se ofreció a darme un masaje gratis para que lo probara, así que ante una oferta así no podía decirle que no y esta tarde he ido a su casa. La verdad es que tengo que decir que he quedado encantado, han sido más de dos horas de masaje y me ha aliviado muchísimo la tensión que tengo desde hace tiempo en la espalda. Alejandro trabaja como masajista en Medasia Playa, pero es recomiendo que si estáis intererados, contactéis con él a través de su Facebook personal, ya que os va a salir mucho más barato (20€) si os lo hace en su casa.

Día 142: El Mini pasa por el taller

Día 142: El Mini pasa por el taller

Desde que compramos el coche, nos dimos cuenta de que el radiador tenía una fuga que hacía que perdiera agua y esto provocaba que el motor se calentara en exceso. La solución temporal por la que optamos fue cargar con botellas y garrafas de agua y rellenar el tanque de agua en cada trayecto que hacíamos.  El problema se ha ido agravando y cada vez la fuga se ha ido haciendo mayor, por lo que últimamente teníamos que parar en mitad del trayecto para reponer agua, así que por fin decidimos llevarlo a arreglar. El otro día Mikel, al que conocimos en nuestra primera semana en la isla durante una protesta contra Rajoy, nos recomendó un taller bastante económico, al que él también había llevado su mini para arreglarle algunas cosillas.

Taller Charlie's

Taller Charlie’s

El taller en cuestión está en Gzira, en la calle Triq Sir Frederick C. Ponsonby y se llama Charlie’s. El mecánico es un hombre maltés bastante majo, aunque es de pocas palabras, creemos que porque no domina demasiado el inglés. Ayer le dejamos el coche y hoy hemos llamado para ver si nos lo había podido arreglar e ir a recogerlo. Cuando hemos llamado a eso de las tres de la tarde, nos han dicho que sí, que ya estaba arreglado y que podíamos pasar a recogerlo, así que a las cinco, después de comer, hemos pasado a por él. El arreglo nos ha costado 60 euros y no nos ha parecido nada caro, ya que pensábamos que la broma nos iba a salir por más.

Por fin podemos decir que el coche funciona perfectamente, ahora sólo le hace falta una limpieza completa. Justo al lado del taller hemos encontrado un garaje donde los limpian por 10 euros por dentro y por fuera, así que la semana que viene lo llevaremos, que falta le hace. Así lo tendremos listo para cuando vengan Rocío (la hermana de David), Laura, Barbara y Javi, que vendrán a vernos el sábado 9 de Marzo y se quedarán unos días en la isla.

Día 141: Teletransporte

Día 141: Teletransporte

Como ya dijimos ayer, anoche nos tuvimos que quedar en Bugibba a dormir, ya que perdimos el último autobús, que pasaba a las 22:50. Pero después de ver el desayuno que Carmen nos tenía preparado esta mañana, fue una gran idea haber decidido quedarnos allí a dormir, ojalá perdamos más autobuses. Así que, con el estomago lleno y las pilas cargadas, nos hemos venido a casa a eso de las once de la mañana, que habíamos quedado con Mikel para llevar el coche al taller. Finalmente Mikel no ha podido venir, pero hemos conseguido encontrar el taller y hemos dejado el coche allí. Mañana tenemos que llamar sobre las tres para saber si nos lo pueden arreglar o no. Crucemos los dedos.

Spinola Bay

Día soleado en Spinola Bay

Deprisa y corriendo, nos hemos ido a Paceville ya que teníamos una nueva reunión en Footloose. Allí nos hemos encontrado con Carmen y hemos avanzado en una idea que no podemos hacer pública aún, pero en cuanto terminemos de concretarla os lo haremos saber. Después de la reunión y con el socecillo que hacía, nos hemos ido el trío lalala y Lucía, una gallega encantadora que trabaja en el Footloose, a Spinola Bay a tomar una cerveza en una de sus terrazas. Como la mayoría estaban cerradas y hacía un día espléndido, hemos comprado un par de latas de cerveza en un pequeño bar y nos las hemos tomado al lado del mar. Como podéis ver, las vistas que teníamos eran impresionantes, así las cervezas saben mucho mejor.

Ya por la noche, después de salir del gimnasio, había un acontecimiento importante también aquí en Malta, ya que el Barça-Real Madrid lo es alrededor de todo el planeta. Cómo no, nosotros nos unimos a la quedada para ver el partido en el Surfside, que estaba repleto de españoles. Durante el partido, nos enteramos de que era el cumple de Carlos, otro gallego que, aunque no lleva mucho en la isla, nos dejará próximamente. Después del partido hemos ido al Footloose a celebrarlo, que además Lucía le tenía preparada una pequeña sorpresa en forma de champán. En días como hoy, no estaría mal que existiera el teletransporte, que aunque la isla sea pequeña, uno termina agotado de estar todo el día de un sitio para otro.

Día 65: En busca del taller perdido

Día 65: En busca del taller perdido

Llevamos desde el sábado intentando encontrar al hombre con el que hablamos para que nos cambiara la batería. Tras varios intentos fallidos y encontrándonos el garaje cerrado día sí y día también, hoy hemos desistido. En su lugar, hemos encontrado un sitio, justo enfrente de la fuente de la bola del mundo que hay en el paseo marítimo de Sliema, en el que venden ruedas y también baterías para coches. Hemos hablado con el chico de la tienda, que también es gasolinera, para ver si nos la podía cambiar él. Nos ha dicho que sí, que volviéramos por la tarde.

Cerrado 24 horas

Cerrado 24 horas

Como hacía buen día hemos ido hasta Sliema Ferries dando un paseo y mirando algunas tiendas, aunque no nos hemos comprado nada. Como finalmente iremos a España del 22 al 30 de Diciembre, lo haremos allí, que hay mucha más variedad y todo es mucho más barato. Así que los que vayáis a venir de primeras a Malta, ya sabéis, veniros con la maleta bien llena de ropa, que aquí todo es más difícil. Ahora empezamos a entender los estilismos malteses, todo tiene un porqué.

Por la tarde, después de comer, David a vuelto al sitio de las baterías, pero como estaba lloviendo, le ha dicho que mejor mañana. Ya sabéis, el ritmo y la filosofía de vida maltesa. Así que nada, mañana volveremos a intentarlo. Empieza a ser misión imposible cambiar una batería de coche en Malta, pero lo acabaremos consiguiendo.

Después, hemos decidido apuntarnos al gimnasio de una vez. Al final nos hemos decidido por el del Meridien, que es el que más cerca nos pilla de casa, no vaya a ser que luego nos de pereza ir por la distancia. Así que nada, hemos pagado la cuota. Al final hemos cogido la oferta de 6 meses para dos personas por 525€ (262,50€ por persona). La verdad es que no es nada caro teniendo en cuenta que el gimnasio, aunque no tenga un gran variedad de máquinas, es muy moderno y sólo por el spa, que también está incluido en el precio, merece la pena.

Hemos salido reventados, así que al salir, nos hemos ido directos a casa. Hemos cenado verduras al horno y después hemos visto los dos últimos capítulos de Carnivale. El final de la serie es impresionante, aunque se queda muy abierto, imagino que con la intención de hacer una tercera temporada. Es una pena que la cancelaran.