Tag Archives: sushi

Día 323: Cena en Gochi y un poquito de Juuls

Día 323: Cena en Gochi y un poquito de Juuls

Las visitas a la isla no cesan. Acaba de llegar Patricia, una amiga de Dei malagueña afincada en Londres, que como también tiene otro amigo en la isla aparte de él, se va a quedar estos primeros días en su casa. El plan de hoy era quedar con ellos para ir a la playa, pero al final entre unas cosas y otras, no hemos podido quedar, así que mientras esperábamos su llamada nos hemos quedado en casa para ver qué hacíamos.

Gochi

Gochi

Una vez que ya hemos visto que hoy no era el día para vernos, hemos decido hacer nuestro plan para la tarde noche. Laura, también tenía la visita de su amiga Nerea y querían ir a cenar al Gochi, un restaurante de sushi que se encuentra en St Julians, así que nos hemos apuntado de cabeza para ir con ellas. Además, los miércoles hacen jamming session (improvisación de música en directo). Yo no soy un apasionado del sushi, pero he de decir que en el Gochi está muy rico y tiene un precio muy asequible, ya que los rollos pequeños de 4 piezas valen un euro y medio y los más grandes de 6 piezas unos 3 euros.

Después, ya que estábamos tan cerca, nos hemos ido a tomar algo al Juul’s, que estaba bastante animado. Hay que tener en cuenta que el miércoles es un día en el que tradicionalmente salen los malteses, lo que viene a ser un jueves para nosotros en España. Había bastante gente por las escaleras que quedan cerca del bar, así que allí hemos estado tomándonos unas cervezas. Una de las cosas que le llamó la atención a Nerea, la amiga de Laura, es que puedas pedir Kalimocho. La verdad que una cosa bastante curiosa, ya que en la isla es el único sitio donde lo hemos visto. El precio de este Kalimocho maltés es de 2,50€ por un vaso grande.

Día 237: Ahora sí que sí… ¡Llegó el calor!

Día 237: Ahora sí que sí… ¡Llegó el calor!

Hoy ha sido el primer día de auténtico calor en Malta. Todos decían que llegaba tarde, pero al fin está aquí para quedarse por una larga temporada. Como tenemos la misma franja horaria que en España aún estando bastante más al Este, amanece como casi dos horas antes y también el sol se pone, como corresponde, dos horas antes de lo que lo hace en España, anocheciendo pasadas las ocho de la tarde. Esta mañana me ha impactado muchísimo levantarme a las ocho y que el termómetro ya marcara más de 25 grados, y no es que me levantara por gusto, sino porque tenemos obras al lado de casa y los albañiles empiezan a trabajar a las 7 de la mañana para evitar el calor. Por lo visto, esto sólo es el comienzo, ya que en Julio y Agosto está previsto que superemos los 40 grados.

Hoy la mayor parte de nuestro día ha transcurrido en casa. Como teníamos muchas cosas que hacer, nos hemos puesto manos a la obra para dejar todo al día. Es increíble la cantidad de emails que se pueden acumular en un par de días sin mirar el correo. Después de echarle unas horas, hemos dejado todo resuelto.

Kiosko Balluta Bay

Kiosko Balluta Bay

Para despejarnos, a última hora de la tarde, nos hemos ido con la intención de dar un paseo e ir a cenar al Gochi, que es uno de los mejores, por no decir el mejor, restaurante de sushi de la isla. Además es baratísimo, ojalá hubiera restaurantes de sushi así en España. Por desgracia, al ser lunes estaba cerrado, así que nos hemos quedado con las ganas. En su lugar, hemos ido al Sir Alez, una de las terrazas que hay en el paseo marítimo de St Julian’s, llegando a Balluta Bay. La comida no es nada del otro mundo, y muy económico no es, pero con la buena noche que hacía, las vistas a la bahía hacen que sea un sitio agradable.

Cuando nos dirigíamos el Gochi nos hemos encontrado a Guillem y Marta, dos chicos de Granollers que vinieron recientemente a la isla. Ya que habíamos quedado con Ana y Dani para tomar algo, hemos quedado con ellos en tomarnos algo después de cenar. Hemos quedado en vernos en el kiosko de Balluta, que como son vecinos, también les pilla cerca de casa. Así que después de cenar, hemos ido para allá y allí nos hemos encontrado todos. También se han unido Miriam y Neus, que desde esta semana también son vecinas nuestras. Allí hemos pasado un rato agradable, hablando de famoseos y de la vida de los buzos profesionales, ya que Dani lo era y nos ha contado varias anécdotas y cosas peculiares de la vida que llevan, como por ejemplo, cómo hacen sus necesidades debajo del agua. Muy interesante.

Día 193: Martes de bancos, sushi, reuniones, helados, cena y Parranda

Día 193: Martes de bancos, sushi, reuniones, helados, cena y Parranda

Hoy nos hemos levantado más o menos pronto, ya que teníamos que recoger un cheque en Club Class. Como íbamos un poco a contrarreloj, hemos cogido el coche para llegar antes. De allí hemos intentado ir a cobrar el cheque al Bank of Valletta que hay en San Gwann, pero nos han dicho que sólo se pueden cobrar los cheques antes de las doce. Como nos ha parecido algo bastante estúpido y sin sentido, hemos intentado ir al Bank of Valletta que tenemos al lado de casa, en Balluta Bay, donde nos han dicho exactamente lo mismo. Le he preguntado que cuál era el motivo de peso por el que tenía que hacerlo antes de las doce y su única respuesta ha sido que es el protocolo del banco.

Gochi para llevar

Sushi para llevar

Una vez lo hemos dejado por imposible, hemos vuelto a San Gwann, ya que Carmen había salido de currar tarde allí y si venía andando iba a llegar tarde a la cita que teníamos para hablar con la gente del Melounge. Una vez que la hemos recogido y hemos llegado a Spinola Bay, hemos parado en el Gochi para comprarnos una bandeja de sushi para comer. Carmen y yo hemos salido por unos 6 euros cada uno, como veis está genial de precio. David no ha querido nada, que el sushi no es que le entusiasme. Con nuestra bandeja nos hemos ido al Melounge donde habíamos quedado para hablar con los dueños acerca de organizar un evento que llevamos posponiendo desde hace unos dos meses. Hoy ha sido una reunión muy productiva, ya que parece que por fin hemos terminado de concretar todo. Pronto anunciaremos más detalles.

Desde ahí, la siguiente parada ha sido el Mc Donald’s, que David estaba desmayado por no haber comido nada. Allí nos hemos sentado en la terraza que tienen arriba que tiene unas vistas muy bonitas a Spinola Bay. Después hemos pasado por casa a tomar el café y de ahí otra vez nos hemos ido Carmen y yo al Surfside para controlar que todo estaba bien para la fiesta del sábado. De vuelta a casa de nuevo, Carmen me ha invitado a un helado en la que ella dice que “es la mejor heladería de Malta”, que está justo enfrente de la bola del mundo del paseo marítimo de Sliema.

Martes The Parranda

Martes The Parranda

Ya por la noche, hemos ido los tres a cenar antes de la Parranda. Aunque es Martes, esta semana hemos decidido cambiarla porque mañana es fiesta, ya que aquí en Malta también se celebra el Día del Trabajador. No sabíamos muy bien donde meternos, ya que no queríamos ir a un sitio donde tuvieran el fútbol a todo volumen. Al final nos hemos decantado por el Sardinella, que está muy cerca del LOVE. El sitio está bastante bien de precio, unos 8 o 9  euros el plato de pasta o la pizza. Estaba todo bastante bueno, excepto el plato de pasta de David que llevaba hígado, es lo que tiene no llevar el diccionario de inglés encima. La única pega es que tardaban demasiado en servir la comida y nos hemos tenido que ir casi con la comida en la boca, ya que no llegábamos a la Parranda.

La Parranda de hoy ha estado genial, ya que al ser festivo mañana, ha venido mucha más gente que otros jueves. Hoy Laura, Cristina y Alberto han vuelto a sacar el Photocall a la calle y la verdad es que han hecho unas fotos muy divertidas con la gente que se han ido encontrando en Paceville. Dentro la fiesta ha transcurrido como siempre, aunque hoy con más caras conocidas que de costumbre. Me he encontrado con Laura, con la que tengo una amiga en común en Madrid. Ha venido a visitar a Diana, a la que también conozco de Madrid y que lleva viviendo en Malta desde Septiembre. Nosotros hoy nos hemos recogido un poco antes de cerrar, ni última copita en el Native ni nada, que ya estaba bien después de todo el día sin parar.

Día 148: El Mini está listo

Día 148: El Mini está listo

Falta un día para que nos llegue la visita de mi hermana y tres amigos, así que hoy no podíamos levantarnos muy tarde, que teníamos que preparar la casa para recibirles como se merecen. Después de The Parranda imaginaros que ganas teníamos de levantarnos, aunque no ha sido tan duro como otros días, ya ayer íbamos a ron negro “Bakardi Black” que parece que de esta bebida no hay mucho garrafón. Si como escucháis, el garrafon también existe fuera de España, así que cuando pidáis os recomendamos pedir una marca en concreto, ya que si pedís sin especificar suelen poner la marca que ni dios lo conoce.

Buggiba

Buggiba

Por la tarde, como necesitábamos un colchón hinchable más aparte del que ya que teníamos desde la visita de Lola, teníamos que ir a Buggiba para que Carmen nos dejara uno. Así de paso también probábamos que el coche funcionaba bien después de la reparación. Así que hemos recogido a Paulo y Mariola con los que habíamos quedado la noche anterior y nos hemos puesto en camino. La verdad es que la reparación ha valido la pena y ahora el coche funciona a pleno rendimiento.

Ya en Buggiba, hemos pillado a Carmen y Alberto preparando sushi casero, así que no les ha quedado más remedio que invitarnos a cenar. Era la primera vez que probábamos sushi casero y tenemos que decir que estaba muy bueno, aunque los cocineros eran un poco exigente y le han sacado algunos fallos. Como Paulo resulta que es alérgico al pescado, también han sacado un poco de jamón serrano. Se extraña mucho comerlo ya que, aunque aquí hay lo que llaman “prosciutto”, no es lo mismo. Así que si vais a venir a la isla no os olvidéis de traeros una bandejita de jamón para no añorar tanto la tierra que dejamos.

Día 89: Una noche de Reyes perfecta

Día 89: Una noche de Reyes perfecta

El día de hoy ha transcurrido con bastante normalidad. Por la tarde hemos tenido las últimas conversaciones con los Reyes Magos, que aunque muchos no lo sabíais, también vienen a Malta. Además, a los Reyes les faltaba papel de regalo y he tenido que salir en busca de una papelería abierta un sábado a las seis de la tarde. La he encontrado en el paseo marítimo de Sliema, pasada la bola del mundo que gira. Los dueños no son las personas más amables del mundo pero en caso de urgencia no está mal saber que están ahí. Además también tienen fotocopiadora y te imprimen lo que sea si lo llevas en un pendrive. Después de este imprevisto de última hora, he llegado a casa a eso de las 18:30 y lo primero que he hecho ha sido conectar el ordenador con la tele para ver la retransmisión que hacía  rtve.es de la cabalgata de Reyes de Madrid. La verdad es que estando lejos de España y teniendo en cuenta que en el extranjero no existe la tradición de los Reyes Magos, hace ilusión cualquier detalle en este día.

Frankenweenie

Una Noche de Reyes perfecta

Una hora más tarde llegaba David con una bandeja de sushi del Gochi. Así que antes de lo esperado, he tenido mi primer regalo de Reyes, la mejor cena que se puede tener para la noche de Reyes. En ese momento he pensado que qué mejor para acompañar semejante manjar que una botella de vino de tres euros, y me he lanzado a su búsqueda. La verdad es que no ha sido difícil porque ya tengo fichada una tienda de alimentación que abre también los fines de semana justo enfrente de la comisaría de Policía de Sliema. No tienen gran variedad de cosas pero si necesitas una botella de vino o unas cervezas siempre están allí para ayudarte. Además suelen cerrar a eso de las nueve de la noche, bastante tarde teniendo en cuenta los horarios de aquí.

Ya en casa, hemos acompañado el vino y el sushi con un plato de queso manchego y jamón, que todavía nos queda algo de cuando estuvimos en España. Y nada, una cachimba para la sobremesa y una película después de preparar los zapatos delante de la estufa, a falta de árbol de Navidad. La película que hemos elegido para la noche de hoy es la de Frankenweenie de Tim Burton. Tenía muchas ganas de verla y no me ha decepcionado, algo sorprendente teniendo en cuenta las últimas películas del director. Esta vez parece que ha vuelto a sus orígenes de la forma más acertada. Después de todo esto y a la espera de ver si mañana me han dejado algo sus majestades, puedo decir que he tenido una noche de Reyes perfecta.