Tag Archives: republic street

Día 339: Día de las Artes y las Ciencias

Día 339: Día de las Artes y las Ciencias

Malta es rica en eventos y festivales, sobre todo en verano. No sabemos si tendrá algo que ver, seguramente sí, que Valletta haya sido elegida capital europea de la cultura en 2018, por lo que todos los eventos son un prolegómeno a esa fecha. Todos los que habéis estado, estáis y posiblemente estaréis, habréis podido ver las obras que están realizando a la entrada de Valletta para crear un nuevo auditorio y reformar los muros y fosos que rodean la ciudad.

Dia de la ciencia

Escultura en el Día de la Ciencia

Hoy el evento más importante era el Día de lal Artes y las Ciencias que se desarrollaba durante todo el día por el centro de la ciudad, así que como hoy teníamos ganas de hacer algo tranquilo y nos hemos tirado todo el día en casa, hemos ido a dar una vuelta para ver el ambiente que había. Como siempre en nuestro Rojito, hemos llegado a Valletta sobre las siete de la tarde. Al igual que otras veces, hemos aparcado cerca de la catedral que está en la parte izquierda según entras a Valeta, y hemos subido por una calle que sale a St. George Square, donde se encuentra el palacio del presidente. Ya en la plaza, hemos podido ver el movimiento que generaban los estands dedicados a este día. La plaza se encontraba dedicada a las nuevas tecnologías y al teléfono como protagonista. Como curiosidad, en esta plaza, durante el día cuando es la hora en punto, no suena el típico sonido de campanas si no que suena una composición de música clásica. También las fuentes celebran cada hora con un espectáculo de luz y movimiento. La primera vez que lo presenciamos nos sorprendió bastante, ya que no sabíamos de dónde venía la música. Una vez lo descubrimos, nos pareció una idea muy original.

Bridge Bar

Bridge Bar

Luego hemos bajado por Republic Street, que viene a ser lo que la Gran Vía a Madrid, y nos hemos ido encontrando diferentes actividades: ensayos químicos en directo al estilo El Hormiguero, música en directo, o la posibilidad de entrar al museo de arqueología de manera gratuita. Todo muy enfocado, eso sí, para los pequeños de la casa.  Durante el recorrido nos hemos encontrado con Patri, que también estaba recorriendo el evento y nos ha animado a acercarnos después al Bridge Bar, donde, como todos los viernes, había un concierto de jazz. Nos ha parecido una buena idea, así que para allá que nos hemos ido cuando hemos terminado de ver todo lo que había. En el Bridge Bar se crea un maravilloso ambiente, ya que la gente se siente en las escaleras de la calle del bar, preparadas con cojines para que todo el mundo presencie el concierto de la manera más cómoda posible. El grupo de jazz de coloca en la parte derecha del puente que da nombre al bar. Lo mejor es comprar una botella de vino a compartir (unos diez euros) y disfrutar de una Estrella Barcelona (dos cincuenta) . Lo peor, que el puesto de comida que hay al principio de la escalera es excesivamente caro.

Día 262: Marsovin Summer Wine Festival

Día 262: Marsovin Summer Wine Festival

Malta en verano es un fluir imparable de eventos alrededor de toda la isla. Fiestas locales en las que engalanan sus calles y charangas que amenizan a los presentes, eventos en la playa como el Sliema Strert Art Festival o la Reggae Party en Paradise Bay, festivales de música,… Pues bien, este fin de semana el evento más importante era el Marsovin Summer Wine Festival que se celebra durante todo el fin de semana en los Hastings Gardens de Valletta, así que hoy, a pesar de que a mí el vino no me gusta demasiado, no podíamos faltar a la cita.

Mirador

Mirador

Para quedarnos liberados en la tarde, durante el día nos hemos puesto a hacer toda la promoción que teníamos pendiente y hemos puesto el blog un poco al día, que como os habréis dado cuenta, lo llevamos con un poco de retraso. Esperamos ponernos al día pronto, si la multitud de eventos nos lo permite. Antes de ponernos en marcha a Valletta, hemos hablado con la family maltesa a ver si alguien más se animaba a venir, pero sólo se ha animado con el plan César, así que hemos ido a recogerle a Gzira y nos hemos puesto rumbo a la capital.

Los Hastings Gardens se encuentran al comienzo de la ciudad, y se accede a ellos entrando por Republic Street y cogiendo la primera calle a la izquierda, después hay que volver a girar a la izquierda otra vez. Estos jardines se encuentran en una de las zonas más altas de la ciudad y tienen unas vistas impresionantes a toda la bahía de Gzira y Sliema Ferries, también a Floriana y, por supuesto, a Manoel Island. Merece la pena darse una vuelta por ellos. Según nos han dicho existe una leyenda que dice que este jardín fue construido en solamente cuatro horas, demostrando así el carácter trabajador de los malteses. Esto último no nos cuadra mucho.

Actuación en directo en el festival

Actuación en directo en el festival

En la cola de entrada nos hemos encontrado con Cristina, que nos ha dicho que muchos de nuestros amigos ya se encontraban dentro y que podíamos pasar sin tener que esperar la cola, ya que dentro también había puestos para comprar los tokens (que es como llaman a los tickets que se usan como moneda dentro del festival). Lo hemos hecho de esa manera y ya dentro nos hemos encontrado con el resto de la panda. Nos hemos dado cuenta de que la mejor forma de disfrutar del vino era cogiendo botellas entre varios, ya que salía mas barato y de esta forma cundían más los tokens. Yo he probado el vino blanco y he de decir que me ha gustado mucho, ya que no era fuerte. Hemos dado un paseo completo por los jardines, viendo las diferentes actuaciones en directo y los puestos de vino y comida hasta llegar al final de los jardines, donde estaban esas vistas a Sliema Ferries. Allí nos hemos subido en un muro en el que hemos estado sentados disfrutando de una actuación y charlando hasta que ha venido la policía a decir que nos bajáramos. Después hemos vuelto hacia las entrañas del jardín, donde nos hemos encontrado a muchos conocidos, y a la una de la noche, cuando las actuaciones han acabado, hemos decidido venirnos para casa.