Tag Archives: Popeye

Día 332: La aventura de Javi y Closing Party de Gianpula

Día 332: La aventura de Javi y Closing Party de Gianpula
Javi en Santa Maria

Javi en Santa Maria

Tras tomar un desayuno mediterráneo de zumo y cereales estamos preparados para empezar el día. Ya que hacia un día soleado, hemos decidido aprovechar para visitar una de las islas más espectaculares del mar Mediterráneo, Comino. Esta isla es archiconocida por su gran playa “Blue Lagoon”, impresionante playa de rocas con el inconveniente de estar llena de turistas por su fama. No es la única playa que podemos encontrar ahí, ya que en esta isla podemos encontrar algunas otras playas paradisiacas, como por ejemplo Santa María Bay. Ya que preferíamos disfrutar de un poco de calma, al coger el barco (por 8 euros) les pedimos bajarnos en esta playa. Agua cristalina y tranquilidad. Tranqulidad y agua cristalina. Eso es lo que esta pequeña playa ofrecía.

 

Blue Lagoon

Blue Lagoon

Tras descansar y comernos un bocata que habíamos comprado antes de coger el barco por 3 euros, hemos decidido caminar hasta la Blue Lagoon. Veinte minutos caminando y el agua azul intenso con tonos turquesas nos rodeaba. El paisaje era impresionante. Una vez hemos llegado, tras darnos un chapuzón, hemos alquilado unas gafas y un tubo por 5 euros (+5 euros de fianza) y hemos estado practicando snorkel. Hemos nadado hasta una isla cercana, Cominotto, y en el trayecto hemos disfrutado de las grandes bancos de peces de colores rayados que nos acompañaban. A las 17:30 de la tarde el último barco partía de la Blue Lagoon hacia Malta, así que no hemos tenido más remedio que abandonar la isla. El viaje de vuelta ha sido increíble. El barco nos ha dado una vuelta por las grandes rocas que se encuentran en medio del mar.

Café del Mar

Café del Mar

Tras llegar a la isla, de vuelta a casa, hemos pasado por el pueblo de Popeye y nos hemos hecho la típica foto con ese pueblo tan particular. También hemos pasado por Café del Mar y nos hemos tomado una Corona por unos 3 euros. Es un sitio con música chill out lleno de hamacas donde se puede disfrutar de un gran atardecer dentro de una piscina cuyas aguas se juntan con el mar.

Gianpula

Gianpula

Al llegar a casa hemos cenado pizza casera by Deibit y después de prepararnos hemos ido a hacer botellón a la entrada de la discoteca Gianpula que hoy celebraba su cierre. Al llegar con el coche nos hemos encontrado un atasco enorme. ¡Toda la isla estaba intentado tener su sitio en esta gran fiesta! A pesar de todo, no ha sido muy difícil encontrar aparcamiento, ya que la discoteca se encuentra en medio de un descampado. Mucha gente y mucha cola para entrar pero hemos tenido suerte ya que una de las amigas de los anfitriones tenía lista y por 6 euros (sin consumición) hemos conseguido entrar a la fiesta sin necesidad de hacer cola. Muy buen ambiente, la música bastante house/comercial (yo soy más de indie así que no voy a entrar a hacer valoración). La verdad es que esto era una gran fiesta con todo el mundo dándolo todo. Las copas una vez más a 2.50 euros, eso sí, en vaso de cumpleaños donde escatimaban hasta en el refresco, pero bueno, por ese precio no puedes pedir mucho más. A las 4:30 de la mañana las buses que llevaban a la gente a la discoteca partían y hemos decidido que también era nuestra hora. Gran noche de cierre para Gianpula.

Día 227: Cómo sobrevivir a un despiste en la Blue Lagoon y no morir en el intento

Día 227: Cómo sobrevivir a un despiste en la Blue Lagoon y no morir en el intento

Hoy teníamos planeado ir a Comino con Ángel y Susana, que están visitándonos estos días, y como hacía buen día hemos podido cumplir nuestro cometido. La idea era hacer barbacoa allí, ya que en la playa de Santa María está permitido, así que lo primero que hemos hecho, en cuanto a Susana se le ha pasado el ataque de histérica de la limpieza, ha sido pasar por el Lidl de San Gwann a comprar la cómida y la bebida.

De ahí hemos partido hacia Cirkewwa, para coger un barco que nos llevara a Comino. Hemos hecho la correspondiente parada en Popeye Village para que Susana y Ángel se hicieran la foto mítica con esas vistas tan idílicas. Para los que no lo sepan, Popeye Village es el parque temático que se creó con los decorados que quedaron cuando se terminó de rodar la película Popeye. Al barco que aparece en la película también le han sacado buen partido los malteses, fue reconvertido en un bar que actualmente está situado en Ta’ Xbiex con el nombre The Black Pearl (La perla negra). Esta película, de la que casi nadie sabe de su existencia, fue estrenada en 1980 y fue uno de los muchos rodajes que han tenido lugar en Malta. Aquí podéis ver el tráiler:

Una vez hemos llegado a Cirkewwa, nos hemos propuestos buscar la mejor opción para ir a Comino. Nuestra prioridad era que nos fueran a recoger más tarde de las cinco, que es la hora a la que suelen partir los barcos de vuelta en esta época. Cuando se es un grupo grande es mucho más fácil negociar esto, pero como hoy éramos sólo cuatro, nos ha costado más. Nuestro barquero de confianza, David, hoy nos ha decepcionado, ya que nos quería cobrar 15 euros por recogernos más tarde, así que nos hemos buscado otra barca que nos lo ha dejado en 10€ con el acuerdo de recogernos a las seis.

El viaje en la lancha ha sido bastante cañero, ya que hoy el mar estaba un poco agitado y hemos pegado algún que otro bote que nos ha teletransportado al mísmisimo Parque de Atracciones. Cuando hemos llegado, hemos entrado en crisis, ya que nos hemos dado cuenta de que no habíamos cogido del coche ni la barbacoa ni la mochila de David en la que llevaba dos toallas y que, para colmo, entre negocio y negocio, nos habíamos olvidado de la comida en la zona donde salen las barcas de Cirkewwa. A todo esto ya era bastante tarde y, como en la Blue Lagoon hay puestos de comida, hemos decidido quedarnos ahí en lugar de ir a la Playa de Santa María, ya que para llegar a ella hay que caminar unos 20 minutos. Poco a poco, hemos superado la situación de nuestro despiste generalizado y hemos empezado a disfrutar de la Blue Lagoon.

Con Susana en la Blue Lagoon

Con Susana en la Blue Lagoon

Para comer, a falta de barbacoa, nos hemos decantado por hamburguesas y kebaps, comprados en uno de los kioskos de comida, que sorprendentemente no era nada caro. Poco a poco la gente se ha empezado a ir y hemos ido haciéndonos con un sitio más o menos cómodo, que cuando hemos llegado, estábamos malamente encogidos en una roca, peor que en Benidorm. Hasta hemos podido coger unas hamacas por 2,50€ en las que hemos estado en la gloria. A partir de las cuatro y media, la isla se ha vaciado casi por completo y hemos podido disfrutar de la Blue Lagoon casi en soledad hasta las seis, hora en la que ha venido a recogernos nuestra lancha. Sin duda, os recomendamos que intentéis alargar lo máximo la recogida, ya que cuando se va todo el mundo es cuando realmente se disfruta de este paraíso del Mediterráneo.

Cuando hemos llegado a Cirkewwa, hemos preguntado en el bar si por curiosidad habían visto una caja con comida que nos habíamos olvidado y… efectivamente, ¡allí estaba! Al llegar al coche también hemos comprobado que estaba todo lo que nos habíamos olvidado y sí, allí estaba la barbacoa y la mochila de David, con lo que de vuelta a casa hemos decidido hacer una barbacoa por la noche en la playa de Sliema.

Se lo hemos dicho a nuestra family maltesa, y de esta forma, un lunes cualquiera, ha surgido una cena en la playa. Nos ha servido para despedir a Ana, la amiga de Carmen, que mañana ya se va a España y a la Paredes, que también va a España, pero ella sólo unos días de visita. Genial noche en buena compañía, a lo tonto nos habremos juntado unas 10 personas. Como anécdota de la noche, comentar que cuando ya habíamos terminado de cenar, unos malteses nos han pedido que nos fuéramos del sitio en el que nos habíamos instalado porque se iban a liar a manguerazos para limpiarlo.

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad
Con el barco de Popeye

Con el barco de Popeye

Hoy me tenían un plan super cool-chachi-guay preparado, porque íbamos a pasar el día y la noche a una casa que habían alquilado unos amigos en la isla de Gozo; así que cogimos el Rojito y nos fuimos rumbo a Cirkewwa, al norte de la isla, donde se coge el ferry para poder llegar hasta este paraíso del Mediterráneo. ¡Pero antes había una sorpresa! Me llevaron a conocer la ciudad-estudio donde se rodó la película de Popeye (es que nos gusta una visita friki mucho más que una cultural).

Nada más llegar a Gozo, hemos ido a la ciudad de Victoria a comer, ya que a lo tonto nos habían dado las tres y estábamos muertos de hambre. Hemos comido en un sitio muy chulo enfrente de la catedral bastante barato, aunque la comida no era muy allá, ya que Dei y yo pedimos un plato de pulpo y pescados para compartir y resultó ser pulpo de lata y salmón y atún ahumado. De ahí me han llevado a conocer la Ciudadela de Gozo, un complejo arquitectónico súper chulo con muralla, una catedral muy bonita a la que entramos David y yo, y unas vistas espectaculares.

En la cima de la Azure Window

En la cima de la Azure Window

Pero lo mejor estaba por llegar, ya que nos hemos puesto en marcha para llegar a ver la ‘Azure Window’, o lo que es para mí uno de los sitios más bonitos en los que he estado nunca. El paisaje me ha dejado impactado y cuando me he enterado de que ahí es donde se habían casado Kalisse y Drogo en ‘Juego de Tronos’ me hizo más ilusión aún. Con un par, David y yo nos hemos subido hasta lo más alto de la ‘Azure window’ para ver el increíble color del mar y que Dei nos hiciera una foto desde abajo para el álbum de mi vida.

Ya era hora llegar a la (increíble) casa con piscina que habían alquilado los amigos de David y Dei, así que sobre las siete, después de tomar un granizado en un kiosko que había al lado de la ventana azul, hemos partido hacia allá. Allí he podido conocer a otro grupo de amigos, que me recibieron igual de bien que los de ayer y con los que he disfrutado de una noche de buenas conversaciones, risas, barbacoa y muchas cervezas.

Y poco a poco me voy enamorando de este país…

Día 151: Gozando en Gozo

Día 151: Gozando en Gozo

Como ya es costumbre en este viaje, he sido la primera en levantarme, y vaya despertar… Un cielo gris es lo que se podía ver a través de la ventana y las primeras gotas empezaban a caer. Con la esperanza de que el día mejorara y tras no poder levantar de la cama al resto del personal, me he ido preparando para el plan del día, la isla de Gozo.
Después de un rato largo, ya que el cansancio empieza a hacer mella en todos y nos ha costado más arrancar, se ha unido a nosotros Ana y hemos tomado rumbo en dos coches hacia el ferry que nos llevaría a la isla.

Vistos los caminos por los que íbamos, no tenía todas conmigo de que fuéramos en la dirección correcta, ya que cuando llevábamos ya un rato de viaje nos encontrábamos en una carretera estrechísima en medio del campo que parecía no llevar a ninguna parte. Con lo que no contaba es con que los Davices tenían planeada una pequeña parada para enseñarnos Popeye’s village. Es un curioso pueblecito pesquero con casitas de colores donde se grabó la película de Popeye y que se ha convertido en un parque temático. Tras un par de fotos en el bonito pueblo, hemos retomado el camino hacia el ferry y, posiblemente condicionado por el tiempo y la resaca electoral, nada más llegar hemos subido y el barco ha zarpado.

Ciudadela en Victoria

Ciudadela en Victoria

Al poco de bajar, cuando íbamos dirección a visitar la capital Victoria, me he acordado de lo que los Davices y Ana me habían comentado que el tiempo en Malta cambia de un momento a otro. Para alegría de todos, comenzaba a abrir el cielo y ¡¡había parado de llover!!

En Victoria hemos dado un paseo por sus calles empedradas y visitado una pequeña iglesia que estaba abierta. En este país son muy católicos y tienen una iglesia en cada esquina, además es muy típico ver figuras de santos y vírgenes empotrados en las fachadas de algunas casas. Antes de ir a comer hemos descubierto un precioso rincón en lo alto de una terraza desde donde hemos podido hacer unas estupendas panorámicas.

Para no variar, hemos vuelto tarde a los coches para ir a la bahía donde hemos comido en Xlendi. Dado el buen día que se ha quedado y con el solecito que brillaba, hemos decidido sentarnos en la terraza del Ta’ Nona bar, a la orilla del mar, escuchando como rompían las olas. Lo primero que hemos hecho ha sido pedir unas cervecitas bien fresquitas y luego nos hemos decantado por comer algo típico de aquí, una especie de bocadillos con pan maltés llamados Ftiras. Han tardado bastante en servirnos, pero la espera se ha hecho bastante llevadera ya que tomando el solecito y charlando se pasa el tiempo volando.

Azure Window

Azure Window

Una vez llenas nuestras barriguitas, hemos decidido ir a visitar la Azure Window. Nos ha costado bastante llegar, ya que nos hemos perdido varias veces debido a que había varias calles cortadas por obras, dicen que lo bueno se hace esperar y ¡qué gran verdad! Nada más llegar hemos salido pitando del pequeño Mini, ya que el anochecer estaba cayendo en Azure Window. Una vez allí hemos podido deleitarnos con unas impresionantes vistas de los acantilados que quedarán grabadas en mi retina por mucho tiempo. Tras ver la puesta de sol, comenzaba a hacer fresquete por lo que optamos por volver a Sliema, ya que nos quedaba un largo recorrido para volver a casa y aún teníamos que coger el ferry. Los ferrys suelen salir cada media hora, pero tanto para ir a Gozo como para volver tuvimos suerte y nada más llegar embarcamos. Lo sorprendente fue que al llegar a recoger el coche no olía precisamente a mar, sino mucho peor, hasta que nos dimos cuenta de que con nosotros viajaba ¡un camión lleno de pollos! Símbolo de que los ferrys no hacen distinción entre llevar coches o camiones sino que todo lo que quepa en él es bienvenido.

Finalmente hemos llegado a casa. Al ser nuestra última noche en la isla queríamos ir a cenar al Piccolo Padre, que es un restaurante de comida italiana situado al borde del mar, pero estaba cerrado por el tema de las elecciones, así que hemos optado por ir a Peppi’s Restaurant, otro restaurante también situado a la orilla del mar, bastante recomendable, aunque algo caro para lo que es. Lo bueno es que tenían wifi gratis, suele ocurrir en casi todos los restaurantes de Malta. Tras esta comilona, bajamos la cena con un paseo de vuelta a casa y cerramos la noche con una buena cachimba preparada por el experto Vecino.

Y para concluir con este post, decir que esta experiencia no se podrá olvidar jamás, no sólo por la cantidad de lugares que hemos visitado sino también por toda la maravillosa gente que hemos conocido allí y sobre todo por el buen rollo que nos une, ya pueden pasar meses sin veros que el buen rollito no se pierde. ¡Davices se os echa de menos!

Barby y Laura

Día 88: Cena con «Las Sánchez»

Día 88: Cena con «Las Sánchez»

«The Parranda» nos dejó muertos así que hemos estado tirados en la cama toda la mañana. Menos mal que nos quedaba cous-cous de la comida del día anterior y sólo teníamos que calentarlo, porque menuda pereza ponernos a cocinar. Así que después de la «productiva mañana», hemos seguido durante toda la tarde en el mismo plan pero ya tirados en el sofá respondiendo los emails que nos mandáis y fumando una cachimba.

Restaurante Amigos

Restaurante Amigos

A todo esto, nos hemos acordado de que teníamos una cita por la noche: La cena con «Las Sánchez». La famosa Carmen, a la que conoceréis de los conciertos y actuaciones que hemos ido poniendo en el blog, por ejemplo cuando actuó en el Juuls, tiene la visita de su madre, su tía y su primo estos días, que han aprovechado las vacaciones navideñas. Así que hemos acudido a nuestra cita con Mercedes, Rosi y Jesús, en el restaurante «Amigos» que se encuentra en Sliema (hay otro en Paceville). Cuando hemos llegado ya estaban esperándonos con una sonrisa y  lo hemos pasado la mar de bien hablando con ellas de cómo se lo han pasado, dónde han estado y de sus experiencias y situaciones inverosímiles como la que tuvieron en Popeye Village, donde esperando una barca se les quiso colar una pareja nórdica provocando el enfado de toda la familia. Una lástima y un error no haber caído en inmortalizar el momento de la cena, pero seguro que volvemos a coincidir con ellas en el futuro. Sobre el restaurante, todo estaba muy bueno os recomendamos las hamburguesas gourment y las pizzas. Lo malo es que han tardado una barbaridad en servirnos, se han equivocado en una de las pizzas y nos ha dado la sensación de que todo es bastante caótico.

Una vez que nos hemos despedido de las albaceteñas, hemos venido a casa a ver una película, que era el mejor plan para nuestros cuerpos. Así que hemos visto una de las sensaciones del año en España, al menos en taquilla, que es Las Aventuras de Tadeo Jones. Se deja ver y es entretenida.

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Hoy nos ha costado menos levantarnos y Dei nos ha sorprendido preparando el desayuno: tostadas con aceite y tomate. Un desayuno completo para tener fuerzas y recorrer toda la isla de Gozo. A las 11.15h hemos llegado a Cirkewwa, el puerto situado al Noroeste de Malta donde se coge el ferry a las islas de Gozo y Comino.  Hemos perdido ese barco, pero hemos cogido el siguiente que ha salido a las 12.00h. A pesar de que íbamos con el mini, no ha sido especialmente caro: el coche 15,65€ con conductor, mientras que el billete por persona cuesta  4,65 € y en menos de 25 minutos estás en Gozo. Antes de llegar allí, hemos pasado por Popeye Village, donde puedes ver los bonitos decorados que dejó el rodaje de esta película en la isla y que merece la pena observar desde la carretera de acceso. Ha sido dese allí desde donde lo hemos visto, no hemos llegado a entrar dentro del poblado.

Un sol maravilloso (sí, me encanta esa palabra) nos ha vuelto a acompañar en este día y junto al paseo en barco con la brisa marina le van a venir estupendamente a mi cutis, que está algo cansado de Madrid. Me habría gustado coger algo de color en estos tres días, pero hoy ha sido el último y a pesar de que ha hecho bastante sol desde que vine el pasado sábado, me parece que no ha sido suficiente… Una razón de peso para volver lo antes posible ;). Os dejamos con el videoblog de esta mañana.

El puerto donde atraca el ferry en Gozo está situado en Mgarr  al sur de la isla. Desde ahí hemos ido hasta Victoria, que es  la ciudad más representativa, para dirigirnos luego a la que nos han dicho que es una de las playas más bonitas de Gozo: Ir Ramla Bay 

El trayecto no ha sido largo, porque la isla es muy pequeña, y ha sido muy entretenido porque nos ha sorprendido que el paisaje fuera tan verde. A diferencia de los recuerdos que tenía (de sol, roca y mar) Gozo es mucho más verde de lo que pensábamos;  es bonito porque al ir en coche tienes una vista panorámica de toda la isla, donde los paisajes están salpicados por abundantes huertecitos y plantaciones.

Como sabéis David y Dei me han llevado en el súper bólido a la playa Ramla Bay, pero el bus 302 también te lleva hasta ella, pasa por Nadur, que es un pueblo pequeño pero con encanto. La playa tiene un chiringuito con buena pinta, pero ahora está cerrado, así que si vais en estos meses de invierno llevad una Bavaria, Cisk o similar, sobre todo si el calor aprieta. Aunque no tiene arena fina ni paradisíaca, al menos no es una playa de rocas. El mar, como siempre, está cristalino y tiene un toque turquesa que te vuelve “ñoña”.  David y Dei se han bañado pero yo no he sido capaz, porque aunque hacía calor, el agua estaba fría (recordad que son los mismos que no tienen mantita en su salón, seguro que os da una idea de su sensación térmica). Algunas partes de la orilla están plagadas de rocas, pero otras tienen el acceso de arena, por lo que lo ideal es darse un paseo y elegir el acceso que más os guste.

A eso de las 14.00h el hambre ha podido con nosotros y hemos regresado a Victoria, donde hemos paseado por las calles principales para comprar algunos regalos. En una de las tiendas nos han explicado que el típico ojo de Osiris, que aparece en todos los barquitos, es un talismán para proteger a los navegantes. (Aquí os dejo un artículo que lo cuenta estupendamente).  David y Dei se han comprado uno y yo lo llevo como regalo para Fran.

Hemos comido en el Bellusa, situado en una de las callejuelas que da a la plazuela principal de Victoria, donde también hay un mercadillo. El bocadillo de jamón y queso, con tomate y lechuga está a 3,5€ y el de atún con aceitunas y cebolla también. Estaban muy ricos. Dei se ha decantando por una pizza que ha costado 6€ y la verdad era un poco triste pues sólo llevaba tomate, aceitunas, alcaparras y orégano.  Él se ha quedado contento y dice que estaba buena, eso es lo importante!

Después hemos llegado a la Blue Window (Azure Window) pasando por San Lawrenz. Era nuestro objetivo y allí hemos estado alrededor de dos horas disfrutando de un paisaje que te invita a reflexionar y a sonreír frente a la inmensidad del mar y la luz del cielo. Hemos tenido la suerte de llegar un rato antes del atardecer y hemos contemplado la caída del sol, con la explosión de colores que eso conlleva. Como viene siendo habitual en estos tres días que llevo aquí nos hemos hecho un auténtico reportaje fotográfico y hemos conseguido fotos realmente bonitas. Desde aquí hemos grabado el segundo videoblog.

Una vez se ha puesta el sol, hemos vuelto a Victoria para ver la ciudad iluminada pero no hemos aguantado mucho rato porque estábamos muy cansados. A las 18.15h hemos conseguido coger el ferry que salía de vuelta a Malta.

De nuevo en Cirkewwa y tras observar que el mini perdía mucha agua y que la temperatura del motor subía en exceso, hemos decidido comprar agua y echarle.  Parece que mañana, después de dejarme en el aeropuerto, David y Dei tendrán que llevarlo al taller. Esperemos que no sea nada grave!

La noche ha terminado con una tortilla de patatas y una ensalada buenísimas, que Dei nos ha preparado. ¿Qué más se puede pedir?

Los tres aventureros en Blue Window

Los tres aventureros en Blue Window

Y aquí termina mi tercer día de visita en Malta, un regalo de cumpleaños maravilloso, de unos amigos maravillosos, con los que he pasado unos días increíbles. Gracias, porque ha sido un honor ser la primera que os visita en vuestro nuevo hogar en Malta. Yo me he sentido como en casa, y en familia. Gracias  ¡2012!