Tag Archives: piscina

Nadando con delfines

Nadando con delfines

Hoy David tenía preparada una sorpresa que me llevaba anunciando desde el día de mi cumpleaños, justo hace una semana. Cuando me dijo que había una sorpresa, una de las cosas que se me vinieron a la cabeza fue la idea de ir a nadar con delfines, o al menos eso era lo que yo quería, que yo no soy muy de deportes de riesgo. Hoy además, volvía nuestra Karmento a la isla, con lo que era un día doblemente emocionante, así que, con muchas ganas, me he subido al coche sin saber el rumbo.

Cuando hemos pasado por el parque acuático, David se ha desviado y ha aparcado el coche, cosa que me ha dejado bastante desconcertado, porque habíamos quedado para comer con Carmen y todos los demás, con lo que tampoco teníamos mucho tiempo para tirarnos por los toboganes. Lo que no sabía era que el Mediterraneo Marine Park estaba justo al lado, a la izquierda del parque acuático. En el momento en el que he visto el cartel de la entrada, he confirmado mi teoría y mi emoción se ha hecho aún más visible al saber que iba a nadar con delfines.

Una vez llegas tienes que esperar un poco hasta que llega tu turno, nosotros íbamos con tiempo de sobra, con lo que nos hemos dado una vuelta por el parque y hemos visto a las focas, los loros y otras especies que conviven allí. Cuando ha llegado el turno de mi grupo (10 personas), nos han dado un traje de neopreno y nos hemos ido a cambiar. Enseguida hemos subido a la piscina y nos han dado unas pequeñas pautas antes de entrar en ella. Justo allí me ha saludado Alejandro, un chico español que trabaja en el parque como instructor de los delfines y por fin ha llegado el momento de meternos al agua. Al principio los delfines nadan entre ti, sin que les toques, después los instructores nos ha pedido que nos coloquemos dejando hueco entre nosotros y los delfines iban pasando por los huecos. Ahí ya hemos podido tocarlos y la verdad es que me ha sorprendido muchísimo la textura, un poco parecida a la de una lona. Mientras estás en la piscina observándolos e interactuando con ellos, el instructor te va dando las indicaciones necesarias, además de explicarte cosas y resolverte las preguntas que tengas acerca de estos cetáceos tan amigables.

El mejor momento llega cuando te hacen las fotos con uno de los delfines, ya que es cuando más cerca lo sientes. Es muy gracioso porque están enseñados para darte un beso, cogerte de las manos o darte vueltas. Después de eso se hacen un par de juegos por equipos y después de una hora en la piscina termina la sesión. Tengo que decir que a pesar de que cuando he llegado no me ha gustado mucho la idea de ver a los animales en cautividad, me ha gustado muchísimo la experiencia y me he quedado un poco más tranquilo cuando Alejandro me ha contado lo mucho que les cuidan.

A la salida, después de haber comprado las fotos por un «módico» precio de 20,50 euros, queríamos tenerlas en digital para poder publicarlas en el blog, ya que sorprendentemente, después de pagar ese altísimo precio, no te dan la posibilidad de tener los archivos originales, así que les hemos pedido si podía salir el encargado para hablar con él. Cuando ha salido le hemos contado que teníamos un blog sobre Malta en español y que teníamos intención de escribir sobre esta experiencia y nos gustaría ilustrarlo con las fotos. Él nos ha dicho que tenía que consultarlo antes y nos ha pedido el e-mail. Gracias a eso, además de las fotos, hemos conseguido un descuento del 8% para todo aquel que vaya de nuestra parte, así que si alguien se anima, sólo tenéis que escribirnos un e-mail a laaventurademalta@gmail.com para conseguir el descuentos. Podéis consultar las tarifas aquí.

Día 296: Fiestas de Mosta

Día 296: Fiestas de Mosta

Hoy 15 de Agosto, día festivo en Malta, había quedado por la mañana con James y Laura para que me vinieran a recoger con el coche e ir juntos a Mosta, a vivir sus fiestas desde por la mañana, ya que nos han dicho que los malteses viven las fiestas mucho más de día. Habíamos quedado a eso de las doce, y yo me estaba empezando a rajar, ya que no había descansado mucho, pero al final me han dicho que venían a buscarme a la una, así que mucho mejor. Los tres hemos tirado hacia Mosta donde esperábamos juntarnos con Elena, su hermano y su cuñada, que llegaron ayer, y con Lola y sus hermanas.

En las fiestas de Mosta

En las fiestas de Mosta

Cuando hemos llegado ya había gente bebiendo y comiendo por las calles, aunque esperábamos que hubiera mucho más ambiente. Eso sí, la charanga no podía faltar, que aquí en Malta también son muy de eso. Después de habernos tomado la primer cerveza han aparecido Elena and company y hemos empezado a hacer la ruta de bares para ver el ambiente que había. En algunos la gente estaba muy animada, aunque para ser fiestas tampoco era nada del otro mundo. Entre cerveza y cerveza, hemos acabado otra vez en el Dingles, el bar del barrio, y Lola por fin ha bajado para unirse a nosotros. Ahí ya llevábamos unas cuantas cervezas, así que a las cuatro de la tarde, hora en la que hemos decidido comer, ya íbamos bastante perjudicados. Después de comer un par de pizzas y tomas la última allí, hemos decidido hacernos un café del mar, a ver si se nos bajaba un poco el melocotón en la piscina.

Para allá hemos ido los seis en un coche, Lola no ha venido porque tenía que ir a ver un piso. Una vez allí, hemos ido directos a la piscina, y la verdad que después de todo el día de calor y cervezas, lo hemos agradecido y nos hemos quedado mucho más despejados. De allí James y Laura se han ido y los demás hemos ido a cenar algo en un bar de Qawra, situado justo en la plaza de la estación de autobuses. Una vez que hemos llenado el estómago, yo me he venido a casa en autobús (12) y Elena and company han ido a tomarse algo al Ta’ Fra Ben, el bar de reggae que hay justo al lado del Café del Mar.

Día 275: Café del Mar

Día 275: Café del Mar

Desde que nos enteramos de que habían abierto un Café del mar en Malta, teníamos ganas de ir a conocerlo, pero no ha sido hasta hoy cuando por fin nos hemos decidido. La idea era ir a partir de las tres, ya que a partir de esa hora la entrada es a mitad de precio, son 5 euros en lugar de 10. Como todavía no habíamos comido, hemos preparado unos bocadillos y en cuanto ha llegado Laura a casa hemos partido hacia allá. Como el Café del mar está en Qawra, justo al lado de Bugibba, hemos pasado por casa de Carmen para recogerla, y para dejarle su sillón de coche que utiliza tanto para actuar en concierto, como para desayunar en el balcón de su casa.

Ya los cuatro en el coche, desde Bugibba hemos partido hacia Qawra y en cuestión de cinco minutos ya estábamos allí. Cuando hemos llegado al Café del mar, que está justo al lado del Acuario que están construyendo, nos han dicho que estaba lleno, así que hemos decidido ir a bañarnos a unas rocas que hay muy cerca. La verdad es que gracias a Carmen hemos descubierto un rincón que era una pasada, con el agua absolutamente cristalina. Después de este baño, ha llegado Elena y hemos ido al Ta Fra Ben, donde hemos aprovechado para comer y tomarnos una cerveza. Después de terminar y de la sobremesa correspondiente, hemos hecho el segundo intento de entrar al Café del mar.

Esta vez, ya sí que había sitio, y hemos podido entrar. Además hemos tenido la suerte de que no había nadie en la puerta, con lo que hemos conseguido pasar gratis. Como había varias tumbonas libres, hemos podido coger cinco en primera linea de piscina e inmediatamente nos hemos metido en el agua. La piscina es una auténtica pasada, ya que además de ser muy grande, cuando estás metido, tienes la sensación de que la piscina se funde con el mar. Allí hemos pasado casi toda la tarde en remojo. Cuando se acercaba el atardecer, David se ha pedido un coctail (5,50€) y el resto nos hemos pedido una botella de vino blanco para compartir (11€). La verdad es que nos han sorprendido los precios, ya que parece un sitio bastante pijo, pero no es nada caro.

Atardecer en Café del Mar

Atardecer en Café del Mar

Para ver el atardecer, que cae prácticamente en el mar que se divisa de frente, algunos hemos optado por verlo dentro de la piscina y otros en las hamacas. La verdad es que ha sido muy bonito contemplarlo, y también ha dado mucho juego a la hora de hacer fotos, cogiéndolo, tocándolo, chupándolo… lo típico. Después del atardecer, nos hemos secado y ya nos hemos ido a buscar un sitio para cenar. Aunque en el Café del Mar se puede cenar y no es caro, preferíamos cambiar de lugar.

Dando una vuelta por Qawra, hemos visto un pequeño restaurante inglés que tenía buena pinta o por lo menos parecía que tenía variedad, ya que en la carta hemos visto que tenían tapas. Allí hemos pedido varios platos para compartir y hemos salido a 9 euros por cabeza. Para rematar el día, hemos ido al Ta Fra Ben, un bar de reggae que también está situado en Qawra, justo al lado del Café del Mar y el acuario. Los jueves hay jam sessions y se pone muy bien de gente, hoy estaba hasta arriba y hemos tenido que sentarnos en el suelo. Como no estábamos muy cómodos y además estábamos muy cansados después de todo el día por ahí, enseguida hemos decidido irnos a casa.

Después del tour por Bugibba, Mosta y Msida para dejar a Carmen, Elena y Laura, por fin hemos llegado a casa. Tengo que decir que me ha encantado el día de hoy, hemos disfrutado mucho como peces en el agua en el Café del Mar, así que seguro que volveremos.

Día 264: Electro 4U Pool Party

Día 264: Electro 4U Pool Party

Lo que mejor define nuestros domingos en la isla es el cansancio después de la noches intensas de los sábados en The Parranda, pero como suelen decir, sarna con gusto no pica, y es que no podemos estar más contentos de disfrutar y ver cómo disfruta la gente en la fiesta. Además últimamente es una alegría el no escuchar el ruido de la obra que tenemos al lado de casa y que no nos deja descansar durante la semana, ya que desde las siete de la mañana ya están, pico y pala, haciendo todo el ruido que pueden.

Hoy teníamos un buen plan para la tarde, una fiesta en la piscina, o Pool Party, que suena mucho más cool. La fiesta la organizaba Electro 4U, la marca que han creado Ruth y Jose, para organizar eventos relacionados con la electrónica. Hoy era el estreno de la Pool Party, ya que era la primera que organizaban, y la verdad que con el calor que está haciendo durante estos días, qué mejor plan para un domingo. La fiesta, enfocada sobre todo a los amantes de la electrónica, se celebra en el Bamba Beach Club, que se encuentra en el paseo de Sliema, muy cerca del Il-Fortizza. Empezaba a las seis de la tarde, así que más o menos hemos llegado a esa hora para aprovechar que todavía pegaba el sol.

Pool party

Pool party

Cuando hemos llegado nos hemos encontrado a Ruth y Jose terminando con los preparativos. Al entrar lo primero que hemos hecho ha sido ir a pedir el mojito que incluía la entrada y justo allí nos hemos encontrado con Ana y Dani, los Paredes. que habían llegado un poco antes. También nos hemos encontrado con otras caras conocidas como la de Mayte, la zamorana-murciana, y Lucía, nuestra gallega favorita. Tirados en la hamaca y con la música ya sonando, nos hemos bebido el mojito y hemos empezado a disfrutar de la piscina, que era de agua salada. Al rato también han llegado Marcos y su amiga Tamara, y hemos aprovechado para darle los regalos, en la foto podéis ver su cara de felicidad. Más tarde han propuesto jugar a balón prisionero con un premio para el ganador, pero no ha podido ser, ya que me han eliminado a la primera de cambio. Una buena tarde-noche en buen ambiente y mejor compañía. Alrededor de las doce, casi a la hora que terminaba, nos venido a casa y hemos dejado el coche aparcado en una calle cercana. Para saber lo que ha pasado después tendréis que esperar al próximo capitulo, pero es de locos lo que pasa en Malta.

Día 234: Inma’s Pool Party

Día 234: Inma’s Pool Party
Despedida de Inma

Despedida de Inma

El plan de hoy era la despedida de una de las mejores personas que hemos conocido en la isla. Inma, una gaditana de la Linea de la Concepción, nos deja para volver a España a trabajar en la temporada de verano. Hoy nos ha invitado a pasar el día en la piscina comunitaria que tiene en su casa. No es nada habitual esto en Malta, ya que pocas casas lo tienen, así que qué mejor despedida de la isla. La única condición era llevar algo de picar, por lo que Dei ha realizado, a petición de Inma, una de sus especialidades, el hummus.

Con el Rojito, hemos ido hasta Swieqi, que es donde se encuentra la casa de Inma. La casa es espectacular, sobre todo por fuera, ya que además de la piscina tiene un bonito jardín trasero repleto de plantas e incluso una fuente. Allí nos hemos reunido unas veinte personas a disfrutar de una tarde de amigos, sol, buen rollo y cerveza. Al final de la tarde, Inma nos ha prometido que volvería, así que esperamos que cumpla su palabra. Antes de irnos, hemos quedado para recogerla y llevarla al aeropuerto mañana, ya que va a llevar tres maletas y es imposible que una persona sola las maneje. Esperamos poder meterlas en el Mini.

Al salir de la casa, el Rojito ha vuelto a ser protagonista, aunque esta vez he tenido yo la culpa. Cuando llegamos esta mañana, me dejé las luces dadas, así que como imagináis la batería murió. Nos ha sido imposible arrancarlo, ni si quiera empujándolo, así que hemos tenido que pasar al plan B parando coches para ver si nos podían hacer el puente con unas pinzas. Después de casi media hora intentándolo, al final un amable maltés, que para más inri se llamaba también David, nos ha ayudado y hemos conseguido que reviviera. Después de darle las gracias mil veces, nos hemos venido a casa a cambiarnos ya que teníamos una cena en La Valeta.

Bridge Bar

Bridge Bar

Como consecuencia de todo el tiempo perdido, no nos ha dado tiempo a llegar a la cena en el restaurante sudaní, ya que cuando hemos salido de casa ya estaban terminando, así que hemos cenado algo rápido en el Mc Donalds y de ahí hemos ido al Bridge, el siguiente punto de encuentro. Todos los viernes organizan un concierto de Jazz debajo del puente que hay justo al lado del Bridge Bar, de ahí el nombre. Además decoran las escaleras con cojines y velas para que la gente se siente creando un ambiente muy bueno. Sin duda, es un buen plan para un viernes por la noche, sobre todo para los que os gusten los planes diferentes y al aire libre. Allí hemos estado tomando una cerveza mientras esperábamos la llegada de Cristina, Elena, Laura, Lola y sus amigos sevillanos. También han venido Mari Cari y Piotr, así que nos hemos juntado un buen grupito. Una vez terminado hemos ido a tomar la última al Tico Tico, el bar donde trabaja Lola, ya que quería que su gente lo viera. Hemos llegado por los pelos, ya que eran ya las dos de la mañana y estaban a punto de cerrar.

Pasadas las tres, cuando en el bar ya nos estaban poniendo cara de «iros a vuestra casa», nos hemos puesto rumbo al coche con Laura y Piort, pero el Rojito ha seguido con su afán de protagonismo. Creíamos que con dejarlo arrancado mientras nos cambiábamos y con el viaje a Valletta la batería se habría cargado. Ingenuos de nosotros, ya que cuando hemos llegado, el Rojito decía que ni de broma. Hemos intentado arrancarlo de nuevo a empujón sin éxito, así que hemos tenido que ponernos a parar coches en un escenario peculiar, concretamente en el monumento en memoria de la guerra a la entrada de la ciudad. Si no hemos parado treinta coches, no hemos parado ninguno, pero no ha habido suerte, ninguno llevaba pinzas. Ya como medida desesperada, hemos decidido empujar el coche y dejarlo aparcado allí, pero al hacerlo, hemos hecho la última intentona de arrancarlo y lo hemos conseguido, así que al final hemos llegado a casa motorizados.

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad
Con el barco de Popeye

Con el barco de Popeye

Hoy me tenían un plan super cool-chachi-guay preparado, porque íbamos a pasar el día y la noche a una casa que habían alquilado unos amigos en la isla de Gozo; así que cogimos el Rojito y nos fuimos rumbo a Cirkewwa, al norte de la isla, donde se coge el ferry para poder llegar hasta este paraíso del Mediterráneo. ¡Pero antes había una sorpresa! Me llevaron a conocer la ciudad-estudio donde se rodó la película de Popeye (es que nos gusta una visita friki mucho más que una cultural).

Nada más llegar a Gozo, hemos ido a la ciudad de Victoria a comer, ya que a lo tonto nos habían dado las tres y estábamos muertos de hambre. Hemos comido en un sitio muy chulo enfrente de la catedral bastante barato, aunque la comida no era muy allá, ya que Dei y yo pedimos un plato de pulpo y pescados para compartir y resultó ser pulpo de lata y salmón y atún ahumado. De ahí me han llevado a conocer la Ciudadela de Gozo, un complejo arquitectónico súper chulo con muralla, una catedral muy bonita a la que entramos David y yo, y unas vistas espectaculares.

En la cima de la Azure Window

En la cima de la Azure Window

Pero lo mejor estaba por llegar, ya que nos hemos puesto en marcha para llegar a ver la ‘Azure Window’, o lo que es para mí uno de los sitios más bonitos en los que he estado nunca. El paisaje me ha dejado impactado y cuando me he enterado de que ahí es donde se habían casado Kalisse y Drogo en ‘Juego de Tronos’ me hizo más ilusión aún. Con un par, David y yo nos hemos subido hasta lo más alto de la ‘Azure window’ para ver el increíble color del mar y que Dei nos hiciera una foto desde abajo para el álbum de mi vida.

Ya era hora llegar a la (increíble) casa con piscina que habían alquilado los amigos de David y Dei, así que sobre las siete, después de tomar un granizado en un kiosko que había al lado de la ventana azul, hemos partido hacia allá. Allí he podido conocer a otro grupo de amigos, que me recibieron igual de bien que los de ayer y con los que he disfrutado de una noche de buenas conversaciones, risas, barbacoa y muchas cervezas.

Y poco a poco me voy enamorando de este país…

Día 63: Comparando gimnasios

Día 63: Comparando gimnasios

Hoy ha sido un día de lo más normal y tranquilo, he estado revisando mails y ultimando algunos detalles del proyecto The Parranda, que está por llegar en breve. Como hemos visto que el primer vídeo ha causado buena sensación, tendremos que grabar otro antes del gran evento. Se aceptan voluntarios con ganas de comerse la cámara.

Por la tarde hemos intentado volver al taller para ver si nos cambian la batería del coche, pero nada, el sitio estaba cerrado. Los horarios en Malta son una incógnita absoluta, nadie sabe qué días ni a qué hora pasa el camión de la basura, a qué hora cierran los establecimientos o qué días libran los malteses. Así que lo mejor, cada vez que tienes que hacer un recado, es aventurarse aunque luego te tengas que dar media vuelta.

Piscina del Meridien

Piscina del Meridien

Ya un poco entrada la noche nos hemos acercado hasta la piscina nacional, que está situada en Gzira y, aunque David ya la conocía, yo no había estado nunca y me interesaba conocerla. Quiero apuntarme a algún gimnasio y como ésa es la opción más barata, quería verlo. La piscina es una pasada, es una piscina olímpica, aunque tienen las calles divididas en horizontal, así que los largos son de 25 metros. Lo que no me ha gustado ha sido el gimnasio, tienen muy pocas máquinas y muy antiguas y evidentemente no tienen clases en grupo. Si al final me decido por apuntarme aquí será más que nada por ir a nadar a la piscina. El precio por medio año de gimnasio y piscina si te apuntas con alguien es de 279€ (las dos personas) y 372€ por un año entero. Si te apuntas solo son 116€ los 3 meses, 174€ medio año y 232€ un año entero.

Como la piscina nacional no me ha convencido mucho, después hemos ido a ver el gimnasio del Hotel Meridien, que está situado en Balluta Bay. El gimnasio, aunque no es muy grande, es bastante completo, hay mucha variedad de máquinas y muy poca gente. También tiene una pequeña piscina, sauna, baño turco y spa. Si te apuntas con alguien tres meses de gimnasio salen por 310€ (las dos personas) , seis meses por 525€ y un año por 850€. Si te apuntas solo 175€ un trimestre, 310€ seis meses y 570€ un año entero. Es bastante más barato de lo que yo pensaba.

Seguramente nos apuntemos al Meridien, aunque no descartamos mirar otras opciones.

Día 49: Deporte y papeleo

Día 49: Deporte y papeleo

Hoy fue un día intenso, de esos en los que no paras en ningún momento, así que al final del día tiene uno ganas de pillar la cama que no veas. Por la mañana, toco ser un poco de ama de casa y recoger y fregar, que luego tocaba ir a la piscina.

Deporte Malta

Deporte Malta

Continuamos con las clases de natación, en las que poco a poco se va cogiendo confianza y espero que al final de este mes ya me defienda, y así este verano poder disfrutar del mar como nunca antes. No sé si comente que la piscina nacional de Malta está al descubierto, pero que calientan el agua, por lo que se puede ir perfectamente aunque estemos a estas alturas del año. Eso sí, al salir de ella, se nota ya una rasquilla que te hace correr hasta los vestuarios.

Ya por la tarde, teníamos que recoger los papeles definitivos del coche que nos acabamos de comprar. Al final, como os comentamos, lo hicimos con Atlas, que es la más barata que hemos encontrado. Por si os sirve de ayuda y os compráis un coche, os diré que si no queréis complicaros, ellos también se encargan de realizar todo el papeleo de cambio de propietario y de renovación de la licencia de circulación. Lo que nos queda de ver es un poco como funciona la ITV aquí, aunque ahora la tenemos recién pasada por lo que no tenemos que preocuparnos. Pero si alguien nos puede dar información encantados de recibirla.

Lo último del día, como va siendo habitual, ha sido correr un rato al lado del mar y luego un paseo para que Dei se despejara un poco de su curro en la web. Mañana tengo mi primer partido de squash en la liga nacional de Malta, ya os contare qué tal.

Día 42 : ¡Nadar en Malta es maravilloso!

Día 42 : ¡Nadar en Malta es maravilloso!
Nadar en Malta

Nadar en Malta

El título de hoy va dedicado a nuestra amiga Lola, con la que ayer tuvimos una conversación vía Skype y a la que dentro de poco tendremos por aquí (miedo me da…).

Hoy después de estar esperando al casero, que al final no vino ni aviso de que no lo hacía, fui a la cuarta clase de natación. No fue el día para seguir progresando ya que no me salía nada, pero a Ainhoa se le ocurrió la magnifica idea de traerse la cámara acuática, con la que hemos estado haciéndonos fotos con el resultado que veis. Es una actividad con la que pierdes un poco el miedo al agua, y yo ni me di cuenta de que estaba en ella, así que la próxima, ¡clase a tope!. Y no es por dar envidia, pero la piscina es al aire libre y con 22º, aunque cuando sales ya se nota un poco de rasquilla.

Por la tarde y como todos los lunes he vuelto a intentar ir a las clases de inglés en Mosta, pero los autobuses aquí ni tienen horarios ni información por lo que otra vez estuve 40 minutos esperando y no pasó ninguno. La idea de comprar un coche aquí late con fuerza, porque la línea 225 es, creo que con diferencia, la peor de todas. Así que vuelta para casa y ayudar a Dei con la web, que parecía que iba a llevar menos tiempo y se ha complicado un poco. Pero ayer le dio un buen empujón y esta semana parece que por fin será la fecha de lanzamiento. Por supuesto os la pondremos aquí a ver que os parece.

Día 35: Inglés y natación

Día 35: Inglés y natación
Precios Natación

Precios Natación

Hoy ha sido un día de lo más productivo. Por la mañana nueva clase de natación con Ainhoa, ya sabéis, si queréis contactar con ella podéis hacerlo en Aprende a Nadar. Con lo que me dice parece que vamos progresando, la verdad es que es un refuerzo de moral ver que vas avanzando. Además ha hecho un día de lujo, hemos tenido 26º, así que imaginaos como se estaba en la piscina, que aunque esté al aire libre, con esa temperatura es un placer. Recordad que estamos en Noviembre. Se me olvidó comentar que un mes son 47 euros aproximadamente y que cierran a final de diciembre por un periodo de unas 2 semanas. Os dejo una foto con todos los precios, por si queréis apuntaros.

Ya por la tarde tocaba inglés por medio de los cursos del Ministerio de Educación de Malta. La verdad que la segunda clase fue un poco más pesada y para el nivel 2 de un total de 3, me parece demasiado básico.  Pero he de deciros, que una vez apuntado a los cursos, aunque no queden plazas, si hablas con el coordinador puedes cambiarte de nivel en el mismo centro en el que estés.  En mi caso voy a esperar a ver un poco más como avanza la cosa, pero si sigue de esta manera, lo haré.  También hay que decir que depende de lo que busques en estos cursos, ya que por ejemplo la profesora del segundo nivel tiene una pronunciación muy buena, y por lo visto el del tercer nivel no. Así que como veis todo pro tiene su contra.

Balluta bay de noche

Balluta bay de noche

Para completar un poco la entrada del día de ayer, hemos de decir que hemos recibido la compra sin ningún problema y que todo parece más barato que en el propio supermercado.

Ya para terminar una cerveza «Cisk» en el kiosko «Balluta» desde el que podéis disfrutar de vistas como la de la foto. Sobre todo en buena compañia : Vane, Josito, Ana, Paloma, Rafa..  Este kiosko tiene algo especial, y como ya dijimos parece que va a ser nuestro punto de encuentro, aunque está ahí ahí con el «City of London». Me gustan los dos y ambos tienen muy buenos precios, así que, ¡a disfrutarlos!