Tag Archives: msida

Día 301: Barbacoa de pescado

Día 301: Barbacoa de pescado

Parece que se está convirtiendo en rutina lo de irnos de barbacoa a Ta’Xbiex los martes. Hoy, al igual que el martes pasado, decidimos hacer una barbacoa de pescado en la playa de esta pequeña localidad maltesa que está casi pegando con Valletta. Yo me he vuelto a encargar de comprar el pescado. Tenemos una pescadería cerca de casa (Rita) que está bastante bien de precio, teniendo en cuenta que el pescado en Malta es bastante caro. He vuelto a comprar doradas y king prawns (gambones blancos), que el otro día nos supieron a gloria. Las doradas costaban unos 6€/kilo y los king prawns 14€/kilo. También me he encargado de comprar las barbacoas de usar y tirar, por 3€ en la ferretería que hay al lado de casa (subiendo la cuesta de Balluta Bay).

Una vez que tenía todo preparado, a eso de las siete y media de la tarde he salido hacia Ta’Xbiex andando, que la verdad es que atajando por la comisaría de Gzira no se tarda mucho en llegar. Aunque habíamos quedado a las nueve, yo me he ido antes para darme un baño y nadar, que últimamente no estoy haciendo nada de deporte. Allí he estado nadando con el agua muy tranquila mientras se hacía de noche y empezaba a llegar la gente.

Encendiendo el fuego

Encendiendo el fuego

Enseguida ha llegado De la Hera y también Lola. Después Elena, Jaime y Arantxa (su hermano y su cuñada), los msidenses Cristina y Piotr y los valetanos Pablo, Carmen y Billy. Hoy el encargado de cocinar ha sido Jaime, que yo ya hice esa función el otro día. Tenemos que decir que las barbacoas de usar y tirar no son muy recomendables para hacer pescado, ya que no se llega a hacer bien porque se apagan enseguida. Hoy hemos comprado 3 barbacoas para hacer 9 doradas y unos 20 king prawns y se nos han quedado cortas. Menos mal que un amable maltés nos ha regalado un poco de carbón y hemos podido terminar de hacer el pescado bien. No hace falta decir lo bueno que estaba todo. Después de cenar, allí hemos estado de cerveceo y su sobremesa hasta pasadas las 2, hora en la que hemos decidido volvernos en van a casa.

Día 293: Un paseo nocturno hasta Ta’Xbiex

Día 293: Un paseo nocturno hasta Ta’Xbiex

Después del fin de semana y de que se hayan ido Lola y Fran, hoy teníamos muchas cosas que hacer durante el día, así que hemos pasado prácticamente todo el tiempo en casa trabajando para ponernos un poco al día. Por la tarde David ha ido a darse un masaje con Alejandro Frechoso, un chico español del que ya hablamos en otro post, que hace masajes terapéuticos utilizando sobre todo la técnica del masaje thai. Además el masaje está muy bien de precio (20€) y son de larga duración.

Vistas desde Ta'Xbiex

Vistas desde Ta’Xbiex

Cuando ha llegado del masaje hemos quedado en la playa de Ta’Xbiex, justo al lado de Msida, para despedirnos de Juana, la amiga de Laura que ya se va mañana. Hasta allí hemos ido andando desde St Julian’s, la verdad es que si vas por el interior no se tarda apenas nada. Bajando por la calle D’Argens y después por Triq Belvedere, la calle de la comisaría de Gzira, te plantas en el paseo marítimo en cinco o diez minutos. Ahí apareces en el Bayview Hotel y una vez pasas Manoel Island, empieza Ta’Xbiex, con su puerto lleno de barcos y yates. Una vez pasada la zona de los barcos, hemos llegado a la pequeña playa de rocas del Irrera Restaurant, donde estaban Elena, Cristina, Laura y Juana. Poco más tarde han llegado Piotr y Lola y sus hermanas Isa y María.

La verdad es que me han entrado ganas de bañarme porque hacía bastante calor esta noche y el agua tenía muy buena pinta, pero no me he llevado el bañador. Además, desde esa parte hay unas vistas a Valletta muy bonitas. Allí hemos estado tomándonos una cerveza (Cisk grande 2€ en el kiosko de al lado) y charlando hasta más de la una, hora en la que nos hemos despedido de Juana, una adicta a las fotografías majísima a la que esperamos ver muy pronto. A la vuelta hemos hecho exactamente el mismo recorrido a la inversa, un paseo muy agradable para estas noches de verano. Aquí os dejamos el itinerario que hemos seguido.

Día 279: Conociendo un poco más Msida

Día 279: Conociendo un poco más Msida

Hoy por la mañana, he estado haciendo los últimos esfuerzos para ver si conseguíamos llegar al mínimo número de entradas vendidas para poder hacer la Boat Party. Me he ido a Sliema Ferries, donde había quedado con Belén, una chica encantadora que se dedica al mundo de las Boat Parties y que sabe mucho del tema. Hemos quedado en el puesto de venta de tickets para barcos de Teresa, su compañera de piso y amiga, que también sabe bastante de barcos, aunque ella se dedica más al tema de viajes turísticos. De Teresa, también tengo que decir que es encantadora, que si no como lea esto me volverá a llamar borde, como cuando llegó a la isla, que decía que no le respondía sus dudas por el Facebook. Allí he estado con ellas hablando del tema y Belén se ha ofrecido a ayudarnos con la venta de tickets, también Sophie, una chica belga que me han presentado y que es compañera de trabajo de Teresa.

Msida marina

Msida marina

Después, he quedado con Laura y con su amiga Bea, que está visitándola estos días. A Laura también tenía que darle unas entradas para la Boat, ya que por la tarde tenía que dárselas a algunos de los voluntarios que querían venir. Era mediodía y hacía un calor insoportable, así que como nos hemos encontrado casi en Msida, hemos ido a una mini playa que hay allí y nos hemos dado un baño.  Laura y Bea me han invitado a comer a su casa, ya que ya tenían la comida preparada, aunque antes hemos ido a tomarnos una cerveza en un bar que está justo al lado del mar y del que ahora mismo no recuerdo el nombre.

En casa de Laura hemos comido gazpacho, un revuelto de berenjenas y cous cous, todo muy bueno. Da gusto llegar a una casa y que esté la comida hecha. Tengo que decir que a pesar del calor, se agradece trabajar así en Malta, empiezas repartiendo tickets y acabas dándote un baño y comiendo en casa de una amiga. Se me ha pasado el tiempo volando y cuando me he querido dar cuenta ya eran las seis de la tarde, así que me he ido a casa, que teníamos muchas cosas que preparar.

Una vez en casa hemos recibido la visita sorpresa de Carmen, que no nos esperábamos para nada. Siempre está genial recibir una visita inesperada. Después hemos ido a dar un paseo por Gzira y de paso recoger el colchón hinchable, que estaba en casa de Maite y que lo necesitamos para mañana, que vienen a vernos Lola y Fran. El colchón lo compramos en la primera visita que nos hizo Lola allá por Noviembre y nos costó sólo 20 euros en una ferretería que hay subiendo la cuesta de Balluta Bay.

Día 229: De cañas con Cristina

Día 229: De cañas con Cristina

Esta mañana hemos seguido poniéndonos al día con todo el trabajo acumulado de estos días, ya que ayer no nos dio tiempo a hacerlo todo, así que de esta forma se nos ha pasado todo el día y parte de la tarde. Pasadas las seis, hemos ido al Eurosport de Birkirkara a intentar conseguir mi equipo de Snorkel. Llevamos intentando conseguirlo desde que me lo trajeron los Reyes Magos por Navidad,  me dijeron que por estas fechas ya lo tendrían, pero nada, no ha habido suerte.

A la vuelta, hemos pensado en llamar a Cristina para tomarnos algo con ella y desconectar un poco, que estábamos saturados de tanto ordenador. Cristina, por lo que se ve, ha recibido la llamada como agua de Mayo, ya que estaba acicalándose, precisamente, para salir a tomar algo. Le hemos pedido que nos llevara a algún bar de su barrio (Msida) y, así ha sido, nos ha llegado a un bar muy maltés situado justo al lado del mar, enfrente del Jubilee. El sitio era bastante cutre, de los que a mí me gustan, pero bien de precio y bien de vistas al mar, todo un fichaje. Mientras nos bebíamos una Cisk (1,50€), se nos ha ocurrido ir al Albert (o L-Ingliz) en Valletta, a esperar a Lola y Elena que salían de trabajar sobre las ocho y media.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Con el Rojito, hemos partido los tres hacia allá y lo hemos aparcado en el parking público que hay en Floriana, justo antes de entrar a Valletta. En el Albert, nos hemos sentado en la terraza y enseguida han llegado Lola y Elena, a las que hacía bastante que no veíamos. Allí nos hemos puesto un poco al día y nos hemos bebido otra cerveza (1,50€), acompañada, como siempre en este sitio, de algo de picoteo. En este punto de la noche, ya le había prometido a Cristina que después me iba con ella al Juuls, así que, a pesar de no estar hoy con espíritu festivo, me he propuesto cumplir mi promesa. A Lola esta vez le ha salido el punto responsable y ha sido imposible liarla.

Una vez ha empezado a hacer frío nos hemos retirado y, antes de ir al Juuls, hemos pasado por casa para abrigarme un poco, que como habíamos salido por la tarde, iba yo demasiado veraniego para el tiempo que está haciendo por las noches. David se ha rajado y ha preferido quedarse en casa. Cristina y yo nos hemos ido con la idea de pasarnos por la jamming del Gochi y, de paso, cenar algo de Sushi, pero cuando hemos llegado nos hemos encontrado que lo estaban cerrando, así que hemos ido directamente al Juuls. Allí nos hemos encontrado con Piotr y su amiga de Polonia que ha venido a visitarle estos días y juntos nos hemos quedado tomando algo en las escaleras que hacen la función de terraza del bar.