Tag Archives: Mdina

Día 312: Un cumpleaños diferente

Día 312: Un cumpleaños diferente
En la puerta de Mdina

En la puerta de Mdina

Hoy es un día especial, es mi 28º cumpleaños! Dei nos ha dejado solos porque con estos días de guía turístico se le ha ido acumulando trabajo. Así que hoy hemos aprovechado y nos hemos levantado un poquito antes para aprovechar el día.  Por la mañana hemos ido a Mdina,  una ciudad amurallada situada en el centro de Malta. Hemos visitado la oficina de turismo para conseguir un mapa y alguna que otra guía de Malta y Gozo, aunque sea un poco tarde, la guardaremos de recuerdo. Justo al lado hay una tienda de Mdina Glass, así que hemos estado echando un vistazo a las pequeñas y algunas no tan pequeñas obras de arte realizadas con cristal. Hemos visto posibles regalos que a la vuelta hemos comprado.

Después hemos estado paseando por la ciudad y hemos entrado en la Catedral de San Pablo, nos ha costado 5 € por persona, también incluye la entrada al museo de la catedral. Allí se pueden ver todo tipo de artilugios de la iglesia (pinturas, monedas,túnicas, etc). Si te gustan todo este tipo de cosas, te parecerá interesante, a nosotros no nos gustó mucho la verdad, bueno a mi madre sí.

Luego decidimos ir a visitar las catacumbas de Rabat, aunque al final no hemos entrado porque costaba otros 5€ por persona y estábamos un poco cansados. Así que hemos vuelto a coger el coche y nos hemos dirigido hacia el noroeste de la isla para ir a Ghajn Tuffieha Bay. De camino nos ha empezado a llover, pero una vez allí, saliendo del coche, ha empezado a llover con más fuerza, así que no hemos tenido que meter en el coche a esperar a ver si dejaba de llover. Después de llegar hasta allí no podíamos irnos sin ver la playa al menos, así que cuando ya no llovía tan fuerte hemos bajado a verla. La verdad es que era una playa bastante bonita, pero la lluvia no nos ha permitido quedarnos más tiempo. Así que después de haber bajado las interminables escaleras, nos ha tocado subirlas y hemos llegado arriba sin aliento.

Hemos vuelto a St Julians para comer, hemos pasado primero por casa de mi hermano, pero seguía liado y ha preferido quedarse en casa. Nosotros hemos comido en el Peppi’s, estaba todo muy bueno. Mi padre ha decidido probar hoy el conejo, parecía estar hecho de forma distinta al que probamos ayer en Xlendi, pero mi padre ha dicho que estaba muy bueno. Así que ahora tenemos la duda de como es el plato típico Maltese Rabbit…

Después de comer, Javi ha ido de nuevo a casa de Dei para ir a recoger a David al aeropuerto, que llegaba hoy después de haber estado más de dos semanas de vacaciones en España. Mientras tanto mis padres y yo nos hemos quedado en la piscina de su hotel, aunque más que una piscina parecía una bañera, pero para refrescarte era suficiente.

The Parranda

The Parranda

Por la noche, nos esperaba la famosa Parranda. Así que una vez estábamos arreglados, sobre las 21:00 , hemos ido a buscar a mi padres y nos hemos dirigido al Surfside. Cuando hemos llegado no había mucha gente ya que por lo visto se empieza a animar sobre las 23:00. Mientras tanto hemos estado cenando en plan picoteo, que hoy no teníamos mucha hambre, el clima húmedo nos la quita. Eso sí, no ha podido faltar una porción de tarta de chocolate para celebrar mi cumpleaños, así que Dei ha improvisado cogiendo una vela de las gordas que tienen en las mesas para que soplara y pidiera el deseo correspondiente.

Allí hemos conocido a muchos de los amigos de mi hermano y David, de algunos ya habíamos oído hablar en alguna ocasión. El ambiente que se crea cada sábado en el Surfside creo que es inmejorable para pasar un buen rato entre amigos. A eso de las 00:00 hemos decidido irnos a casa a descansar ya que estábamos agotados y así hemos dejado a mi hermano y David disfrutar de la Parranda a su aire.

 

Día 259: Despedidas y reuniones

Día 259: Despedidas y reuniones

Hoy se acaban las vacaciones de Javi y Sara en Malta, donde han estado disfrutando desde el jueves. Hay que decir, que se lo han tomado en serio y que han aprovechado bien su estancia sin dejarse casi ningún rincón por recorrer.

Hoy, como tenían el vuelo por la tarde, hemos aprovechado la mañana para visitar Mdina, la antigua capital de Malta. La verdad es que se recorre rápido, así que es una buena opción para alguna mañana libre. Hemos comido en el Fontanella, el mítico restaurante conocido sobre todo por sus ricas tardas. El sitio tiene unas vistas privilegiadas de casi toda la isla y es bastante asequible, hay bocadillos por 4 euros y medio.

En Playmobil

En Playmobil

Después, como nos sobraba tiempo antes de ir al aeropuerto, y además pilla muy cerca de éste, hemos ido a la fábrica de Playmobil. Es la segunda vez que la visitamos desde que estamos aquí, pero es entrar y querer volver a ser niños para jugar con todo lo que tienen en su tienda. Además, tienen numerosos Playmobil a tamaño gigante con los que te puedes hacer fotos. Tienen varias zonas, el fuerte, la cárcel, la comisaría de policía o la granja. La verdad es que si eres de los que jugaban de pequeño con estos juguetes, merece la pena ir, porque es volver a tu infancia. De todas formas, pensamos que le podían sacar más juego y convertirlo en un parque temático de verdad, cuidándolo un poco mejor y recreando mejor los distintos escenarios.

Después de esta vuelta a la infancia, les hemos llevado al aeropuerto y ha llegado el momento de la despedida. Por lo que nos han dicho se han ido muy contentos y han disfrutado mucho de su experiencia en Malta. Además, han amenazado con volver si seguimos por aquí durante más tiempo. Una vez nos hemos despedido, nos hemos dirigido a casa. Al rato ha venido Carmen, que hoy teníamos reunión con Martin, con el que hemos quedado en el kiosko de Balluta Bay para hablar de futuros proyectos y cosas a mejorar de The Parranda, la fiesta que venimos organizando durante ocho meses. De momento sólo podemos decir que os reservéis el 31 de Julio, que se acerca algo grande…

Día 214 : ¡Hasta pronto Pedro!

Día 214 : ¡Hasta pronto Pedro!

Después de unos días muy intensos, hoy llegaba la despedida de Pedro. Para aprovechar las últimas horas de turismo, nos hemos puesto en pie a una hora razonable. Como siempre, hemos tenido que tirar de Dei para que se levantara, mientras que Pedro llevaba horas levantado y con la maleta preparada desde hace tiempo, incluso le ha dado tiempo a escribir las entradas en el bog que ya habéis visto publicadas. Ya con todo listo, nos hemos puesto rumbo a Mdina.

Pedro en Mdina

Pedro en Mdina

Muchos ya lo sabéis pero insistimos, Mdina es la antigua capital de Malta, situada en lo alto de una colina. Tiene unas vistas impresionantes de toda la isla, y como en el caso de Valletta, perderse por sus calles es su mayor atractivo. Hemos caminado y disfrutado de esta bella ciudad mientras descubríamos nuevos lugares y nos hacíamos las típicas fotos, como veis Pedro hizo lo propio a la entrada de la ciudad. De repente, nos hemos dado de que no había probado los afamados pastizzi, así que nos hemos puesto a buscar una pastizzeria, pero no hemos encontrado ninguna en todo Mdina, imaginamos que la habrá pero tiene que estar muy escondida. Un poco frustrados nos hemos puesto rumbo a Valletta para comer y luego irnos al aeropuerto.

De camino a Valletta, se pasa por una población que se llama Attard, una de las grandes desconocidas para los que vivimos aquí. Buscando un poco de información, he comprobado que tiene muchas cosas interesantes, los jardines botánicos San Anton, el estadio nacional, el parque nacional y «Crafts Village» en Ta’ Qali. La residencia oficial del presidente también está situada en Ħ’Attard). Allí se nos han abierto los ojos, ya que hemos pasado por una pequeña pastizzeria, que en realidad es donde se pueden comer los mejores pastizzi. Hemos frenado con el Rojito casi en seco y Pedro y Dei se han bajado a comprarlos. Después de disfrutarlos, pusimos de nuevo rumbo a la capital.

Tico-Tico

Tico-Tico

Con lo indecisos que somos, hoy no nos costó mucho decidirnos al Tico – Tico, un pequeño restaurante de ambientación antigua y española,  y en las que su menú esta basado en tapas y platos sueltos. Está situado detrás de la plaza donde se encuentra el palacio del presidente, os dejamos la ruta para llegar en este link. Allí hemos pedido tapas (pollo con pimientos, albóndigas y calamares. Todo estaba muy rico, sobre todo el pollo, y además no hemos salido a mucho por cabeza (8 euros con cerveza incluida). De aquí  hemos pasado por el Mc Donald’s a tomar un café y un helado y nos hemos puesto rumbo al aeropuerto.

Allí nos hemos despedido de Pedro y de estos grandes días, con la promesa de que nos volverá a visitar en Septiembre para ver nuestra evolución durante estos meses de verano. Por lo que nos ha dicho, ha disfrutado muchísimo de este viaje y se va con muy buen sabor de boca. ¡Bye bye Mr. Pedro! Apenados nos hemos vuelto a casa, donde hemos pasado el resto de la tarde. Teníamos que reponer fuerzas, ya que mañana tenemos una Boat Party especial.

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Hoy con la visita de Luis, teníamos previsto hacer un recorrido por la parte norte de la isla e incluso ir a la playa un rato. Así que me he levantado más o menos pronto para aprovechar el día. He tenido un pequeño percance en la sincronización, ya que nos entendimos mal hablando por Whatsapp, así que cada uno hemos ido a un lado, pero al final hemos conseguido encontrarnos y nos hemos puesto rumbo a la antigua capital maltesa.

Mdina, sobre la que ya hemos hablado en otros post, se encuentra en la parte central de la isla y sobre una de las zona más elevadas. Por ello, además de ser una hermosa cuidad amurallada y de pequeñas calles con mucho encanto, tiene unas vistas impresionantes de toda la isla. Después de recorrerla, ver la plaza de la catedral y el mirador, hemos ido al restaurante del que dicen que tiene la mejor tarta de chocolate de Malta a desayunar. El sitio en cuestión es el Fontanella, que además tiene unas vistas impresionantes. Además de las tartas, os puedo decir que cualquier cosa de su carta está buena. Además, no es nada caro y se encuentra en un sitio privilegiado, así que si vais de visista a Mdina, es un buen sitio para comer.

Dome de Mosta

Dome de Mosta

Después de la visita a Mdina, nos hemos ido a Mosta, que se encuentra a tan sólo unos 4 kilómetros. Con el Rojito nos hemos presentado en un santiamén. Queríamos visitar la fantástica cúpula de su iglesia Asunción de la Virgen María, que es la cuarta mayor de Europa, pero por desgracia cierra las visitas a la hora de comer (de una a tres de la tarde). En su lugar hemos hecho algo típico maltés, comprarnos un pastizzi en un puesto que hay cerca de la iglesia para que Luis lo probara. De ahí nos hemos partido hacia las tres playas de arena que hay en la parte norte de la isla.

Golden BayGħajn Tuffieħa (más conocida como Riviera) y Ġnejna Bay son tres playas que se encuentran a muy poca distancia en el noroeste de la isla. Las más conocidas son las dos primeras, siendo la segunda una playa más natural y dentro de un entorno protegido. La última es la menos conocida y la menos transitada. Hacía tanto viento, que no hemos podido ni bañarnos ni sentarnos en la arena, así que hemos optado por hacer un poco de senderismo por la playa de Għajn Tuffieħa, con las vistas que veis en la foto.

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Con nuestro gozo en un pozo, hemos vuelto a Mosta y esta vez sí hemos podido visitar la iglesia. Después, casi a las cuatro de la tarde,  hemos comido en un pequeño restaurante que se encuentra a la derecha de la iglesia. Hemos probado los dos platos típicos de Malta, el conejo y la Ftira. Luis, como buen seguidor de Masterchef, era más critico que yo, a mi me pareció que estaba todo muy bueno. Después de comer, vuelta a casa con el Rojito, café en un restaurante al lado de la playa de Sliema y despedida, ya que yo había quedado y Luis se iba a visitar las tres ciudades. Día intenso y en buena compañía.

Aquí un collage resumen del día:

Collage de la visita

Día 185: Desconexión total

Día 185: Desconexión total

Este fin de semana hemos decidido descansar y parar un poco todas las actividades, incluyendo actualizar el blog. Hoy lunes lo retomamos con más ganas después de esta desconexión total. Como tampoco habíamos contestado los mails y teníamos muchos acumulados, hemos estado toda la mañana escribiendo hasta que hemos contestado todos y cada uno de ellos, también los comentarios y los mensajes que nos dejáis a través de Facebook.

Mdina

Entrada a Mdina

Ya con la tranquilidad de haber puesto el trabajo al día, hemos comido como viene siendo ya casi habitual muy tarde, casi a las cuatro de la tarde. A pesar de llevar casi siete meses en Malta, seguimos sin hacernos al horario maltés, ya que aquí se suele comer a las doce o la una y se cena a las siete u ocho. Hacía las seis de la  tarde nos hemos ido con el Rojito a Mdina, al encuentro de Carmen y Martin. Mdina como ya sabéis, es la antigua capital de Malta, y como podéis ver en la foto tiene una entrada muy bonita. Teníamos que hablar sobre las futuras fiestas de los sábados en el Surfside y todo lo que tenemos pendiente del Prestige. La verdad es que estamos muy contentos de cómo están saliendo las cosas y esperemos que con la llegada del verano y el buen tiempo, más gente pueda disfrutar de la estas tardes y noches de rumba.

Una vez terminada la reunión hemos llamado a Vanesa, a la que hacía muchos días que no veíamos. Queríamos ver a Alba, que estaba con ella, ya que además de irse a España mañana, cumplía años esta noche. Hemos ido a su casa y allí estaban las dos en el sofá, así que nos hemos puesto un poco al día de nuestras cosas. Un poco más tarde ha llegado Noemí, una recién llegada a la isla, y hemos aprovechado para ir a tomar algo al City of London. Poco más tarde se han unido Josito y Lidia, justo antes de que llegaran las doce de la noche y Alba cumpliera años, desde aquí la volvemos a felicitar, ya que sabemos que es fiel seguidora del blog. La idea era tomar una allí y luego irnos a Paceville a celebrarlo, pero el cansancio se apoderó de nosotros y al final nos hemos ido a casa, no sin antes cantarle el cumpleaños feliz gracias a un espontáneo que se nos ha unido.

Día 99: Viaje al centro de Malta

Día 99: Viaje al centro de Malta

Dei ya va mejorando pero aún continua con su gripe, ¿que como he notado que mejora? pues porque las montañas de pañuelos han bajado considerablemente, eso quiere decir que ya va mucho mejor. Aún así otra vez me ha tocado hacer de amo de casa y hacer las tareas del hogar. Cómo me muevo ya en la cocina…

Entrada a Mdina

Entrada a Mdina

Por la tarde he quedado con Carmen, ya que teníamos un par de reuniones sobre The Parranda. Una en Paceville y otra en Rabat, donde hemos quedado con nuestro amigo Martin. No sé si alguna vez os hemos hablado de él, pero es un actor y empresario maltés con mucho mundo recorrido. Ha actuado en varias series de ámbito nacional, y ha prometido hacernos de traductor de alguna de ellas. Le podéis ver en un vídeo de promoción de una fiesta del Prestige. Así que con «el abuelo», el coche de Carmen, nos hemos dirigido a Rabat, que está justo al lado de la antigua capital de Malta, Mdina. Esta zona está situada sobre una colina, en la parte central de la isla, y tiene unas vistas impresionantes. Merece la pena visitar la vieja ciudad de Mdina y en Rabat las catacumbas de St.Paul y St.Agueda, aunque sus atractivos son muchos más.

Hemos tenido una gran charla en la fantástica casa de Martin y nos ha dado a probar las delicias que hace en su cocina, ¡todo riquísimo! Ya cuando nos íbamos de vuelta a casa, parecía que «el abuelo» se había contagiado de la ola griposa que hay en Malta porque no conseguíamos arrancarlo, aunque después hemos descubierto que el problema está en la batería. Así que nos ha tocado empujarlo por toda una calle hasta llegar a una cuesta en la que ya hemos podido arrancarlo. Como veis, siempre pasa algo en esta isla.

Vista desde Mdina

Vista desde Mdina

Ya en casa, hemos preparado las cosas para la nueva Parranda de este jueves, a la que estáis todos invitados y que será la despedida de Jose, el que ha sido nuestro dj hasta ahora. Ha sido un placer coincidir con él y haber vivido la experiencia juntos desde el principio de la fiesta. Te deseamos lo mejor en su carrera como dj y esperamos que si algún día llegas al nivel de David Guetta te acuerdes de nosotros. Os dejamos con el vídeo promocional:

Día 81: Un café en Mdina

Día 81: Un café en Mdina

Como era de esperar, después de la fiesta «The Parranda» de anoche, hoy nos ha costado lo nuestro levantarnos de la cama. Aunque no hace un frío como el que puede hacer ahora mismo en España, como hay tanta humedad, se te mete hasta en los huesos, así que se agradece un día tirado en la cama calentito. Eso sí, tapado hasta las pestañas.

Regalo navidad de Suzanne

Regalo de Navidad de Suzanne

Para levantarnos nos ha ayudado la llamada de Martin, el amigo que nos propuso organizar la fiesta, y así hemos podido desperezarnos. Hemos quedado con él por la tarde, así que hemos empezado a hacer la comida lo antes posible para no llegar tarde. Comiendo he recordado, que ayer me dejé el coche aparcado en Paceville, ya que lo cogí para ir a la cena que tuve con mis compañeros de inglés en Buggiba antes de que empezara la fiesta. Estuvimos en un local que se llama «La Stalla«, recomiendo que vayáis ya que la comida está increíble y es bastante barato (una pizza 6€ y una lasagna 7€). La cena estuvo muy divertida y nuestra profesora nos regaló un detalle. ¡Muchas gracias Suzanne! Así que después de terminar de comer, nos hemos ido para Paceville a buscar el coche, hemos recogido a Carmen en el Mater Dei y nos hemos ido a Mdina. Es una ciudad preciosa y merece la pena ir aunque sea a tomar café como hemos hecho hoy. Allí hemos estado charlando y deseándonos unas felices fiestas.

Ya de vuelta al coche, Dei y Carmen se han compinchado para que llevara a la albaceteña a su casa en Buggiba, así que complacido con la promesa de una buena cena acepté de buen grado. Lo mejor de tener coche en Malta es la libertad que te da para poder hacer planes y recorrer la isla en poco tiempo. Efectivamente la cena fue increíble, la mágica receta que preparó a base de espaguetis, lentejas y noodles estaba buenísima. Con el estomago lleno, enseguida nos hemos venido para casa, que tenemos que preparar la vuelta a España por Navidad.

Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Sí, soy yo, Lola, para otros muchos María Serrano, la «suertuda maravillada» que ha visitado por primera vez a los protagonistas de La aventura de Malta. Tras esta breve presentación, obligada por Dei, os cuento cómo he vivido mi llegada a la isla.

Los Davices me reciben en el aeropuerto

David y Dei me reciben en el aeropuerto

El avión ha sido tan puntual que me ha sorprendido, Ryanair se ha portado esta vez. A las 13.30h he aterrizado en Malta y me ha recibido un tiempo delicioso: sol y una temperatura estupenda, algo que se agradece tras el frío de Madrid y el madrugón para coger el vuelo.

Creía que Dei y David me esperarían en la puerta de salida con globos y un cartel de bienvenida, pero el nuevo bólido les ha jugado una mala pasada y no han llegado a tiempo; para no perder la costumbre han llegado tarde pero esta vez no por su culpa…, ahora os contaré. Y pasado el tiempo que dura un cigarro, ahí estaban con su nuevo coche, que se abría camino entre el resto de automóviles del aeropuerto con toda la gracia: «Hacían gentes», que se dice en mi pueblo, es decir, todo el mundo los ha mirado…

Les he echado esta foto antes de bajarse del coche, para luego darles uno de esos abrazos que reconfortan y con los que no puedes dejar de sonreír. Me han explicado que han llegado tarde porque el coche, aparcado frente a su casa, no les ha arrancado antes de salir hacia al aeropuerto. Pero tras pedir ayuda a un maltés (muy amable) han empujado al coche por una cuesta y lo han conseguido arrancar.

Me han dado a elegir el lugar que visitar, pero después de 5 años de mi primera visita a Malta y con los nervios de la llegada, he preferido que elijan ellos. El destino ha sido Mdina, una ciudad preciosa donde me han invitado a comer en el Fontanella, un bocadillo de pollo y una pinta de cerveza, todo estaba buenísimo. Muy típico nuestro, hemos estado haciendo un reportaje de fotos para la posteridad.

Antes de que anocheciera hemos ido al Dixie, donde he conocido a una parte de los españoles que David y Dei conocen en Malta. Casualidades de la vida, he estado con Lali, una compañera de trabajo que también ha decidido venirse a vivir a este pequeño país. Tomando una cerveza nos han animado a ir a una fiesta que «iba», y ahora os explico el porqué de ese verbo en pasado, a tener lugar en el Surf Side. La fiesta prometía porque con 6€ aseguraban bebida y comida, pero al final la noche ha sido totalmente diferente. En lugar de estar en el Surf Side, hemos estado en casa de Jarlé (o como se escriba, nadie lo sabe) y Gorka. Una fiesta en casa de estos dos chicos que se han visto con 50 españoles, por lo menos, ocupando su estupendo hogar. Menos mal que tenían patio. Ahí he conocido a Carmen, Cristian y César, y otros tantos, como Granada y las tres chicas de Albacete…

La fiesta en la casa se acabó pronto, así que hemos ido al Juuls, donde te puedes tomar unos mojitos de fresa exquisitos (7€), bailar reggae y sorprendentemente fumar en su interior. El sitio estaba lleno y como queríamos cambiar de música, hemos ido Paceville, la zona de discotecas. Hemos estado en el Native, bailando música latina, española y rumbas…Ha sido realmente divertido, porque el camarero nos ha invitado a dos bandejas de 12 chupitos (que vale 9,90€), dos copas (2,50€) y una jarra de Vodka con Redbull, que eran pedidos que sobraban de gente que les pedía y luego se piraban y/o no pagaban ni volvían, así que en vez de tirarlo nos lo dieron y como os imagináis, ese camarero se ha ganado nuestra simpatía en un momento. Animados por el alcohol hemos aguantado hasta que hemos decidido cambiar de bar para ir al Hugo’s, una discoteca donde hemos bailado un poquito de techno house.

Ha acabado la noche, después de tomar una hamburguesa y andar un buen rato hasta llegar a casa. Las agujetas de bailar ya se notan y el sueño y el cansancio me pueden así que me voy a dormir en el colchón hinchable muy cómodo (que estreno hoy) y feliz por estar disfrutando otra vez de la compañía y las risas de David y Dei.

Pd: No dejéis de ver las fotos que adjunto aquí abajo 🙂