Tag Archives: L-Ingliz

Día 324: Una comida junto al mar

Día 324: Una comida junto al mar

Esta mañana hemos hecho rápidamente todo lo que teníamos acumulado de trabajo para irnos prontito a la playa de Sliema, que está justo al lado del Surfside (a la derecha según miras al mar), ya que allí nos estaban esperando Laura y su amiga Nerea. Justo cuando hemos llegado nosotros, ha llegado también Lola, que se unía al plan en el último momento. Allí nos hemos dado un par de chapuzones y nos hemos puesto un poco al día, que se nos acumulan las historias en esta isla. Tengo que decir que este rincón de la playa de Sliema, es de mis favoritos para bañarme. El agua suele estar tranquila y muy limpia, además tiene mucha profundidad, por lo que también es un buen sitio para hacer snorkel.

Como hoy estábamos bastante contentos y Lola quería celebrar que había cobrado, hemos ido a comer al Surfside. Nos hemos sentado en la planta de abajo, ya que es la que está más cerca del mar, y tenemos que decir que hemos estado muy a gusto. Hemos cogido tres pizzas para compartir acompañadas de sus correspondientes cervezas. No es porque nosotros trabajemos aquí, pero hay que reconocer que la comida de este sitio está buenísima. Como Laura tenía prisa, nada más terminar de comer se han ido ella y Nerea y nosotros nos hemos quedado tomando un café con Lola y disfrutando de las vistas. Después hemos vuelto juntos, ya que ella tenía que ver un piso en Balluta Bay.

En el Triq Cinemoon Festival

En el Triq Cinemoon Festival

Por la noche, tocaba Triq Cinemoon Festival, que ya está llegando a su fin, ya que sólo quedaban dos sesiones, la de hoy y la del 26 de Septiembre. Para los que no lo sepáis, Triq Cinemoon es un festival de cine al aire libre que organizan unos amigos en Valletta y que ha tenido un éxito enorme este verano. Hoy la película elegida era Match Point de Woody Allen, y tenemos que decir que la hemos disfrutado mucho comentando un poco para darle más emoción al asunto. El final no nos ha gustado mucho, pero creo que de todas las veces que he ido al festival, hoy ha sido el día que más he disfrutado. El Albert, dueño de L-Ingliz, se ha comportado genial como siempre, y ha sacado bastantes cosas para picar, así que además de disfrutar de la peli nos hemos ido cenados a casa.

 

Día 322: ¡Y otra despedida más!

Día 322: ¡Y otra despedida más!

Después de estar toda la mañana trabajando y como últimamente no lo hacemos mucho, esta tarde hemos decidido darnos un descanso e irnos a la playa de Golden Bay. La idea era ir después de comer con Lola y Enrica, pero nosotros hemos acabado llegando a eso de las cinco y ellas casi a las siete de la tarde, así que lo que hemos hecho más bien es ver el atardecer. La verdad es que esta playa tiene un atardecer muy bonito, ya que el sol cae de lleno sobre el mar.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

L-Ingliz (o el Albert’s)

Una vez se ha ocultado el sol y después de dejar a Enrica en Msida, hemos partido hacia Valletta con el Rojito, donde habíamos quedado con Lozano Cano, Ángela y Cristina para despedirnos de Javi, que tiene su vuelo de vuelta a España este jueves. Javi ha estado sólo tres meses en Malta, así que cuando hemos empezado a tener más trato con él ha sido justo cuando ya se tenía que ir. Es una pena, pero es algo muy frecuente en Malta, ya que la mayoría de la gente viene para estancias muy cortas.

El sitio donde hemos quedado ha sido el L-Ingliz, aunque para nosotros es más conocido como el Albert’s, haciendo honor al nombre de su dueño, un tipo bastante majete, que de vez en cuando se tira el rollo y nos saca alguna tapita, aunque cada vez lo hace menos. También es el sitio en el que se celebra el Triq Cinemoon Festival, que para los que no lo conozcáis es un festival de cine al aire libre que está teniendo lugar cada dos semanas durante este verano 2013. El próximo pase será este mismo jueves bajo la temática «Killing». Pues bien, allí hemos estado tomándonos nuestras últimas cervezas con Javi, al que le deseamos mucha suerte en su nueva vida en Londres.

Día 254: Triq Cinemoon Festival

Día 254: Triq Cinemoon Festival

Hoy ha sido día de una nueva visita a la isla. Desde el mismísimo Hervás en tierras cacereñas, pasando por Madrid siendo mi compañero de trabajo en Cegedim, hoy llegaba a la isla Javi acompañado de su novia Sara. Lo curioso es que la Kinky Blonde también es de este precioso pueblo de Cáceres, así que por casualidades de la vida ahora se reencontrarán en Malta.

La fiesta de ayer en la playa nos dejó muy cansados, así que hoy nos hemos levantado bastante tarde, con el tiempo justo para recoger la casa antes de la nueva visita y hacer la comida. Además tenía que ir antes de tiempo al aeropuerto para que Carmen me devolviera el colchón, ya que hoy sus amigos partían hacia Madrid y también tenía que ir al aeropuerto a llevarles. He llegado a la hora acordada al aeropuerto, así que hemos podido hacer el intercambio del colchón, pero la mala cabeza que tengo me ha jugado una mala pasada. Cuando estaba hablando con Carmen no he llegado a meter la bolsa del colchón y el hinflador en el coche, y cuando me he querido dar cuenta ya había un coche encima de la bolsa, cargándose  el hinchador.

Triq Cinemoon Festival

Triq Cinemoon Festival

Ya con Javi y Sara en el Rojito hemos ido a casa a dejar las maletas y recoger a Dei para irnos a Valleta a hacer un plan alternativo del que teníamos ganas. Antes de ello, nos han sacado chorizo, salchichón y lomo ibérico extremeño como  regalo, además de unas camisetas geniales de Mario y Luigi. Después hemos estado dando una vuelta por La Valeta, perdiéndonos por sus calles y viendo las espectaculares vistas desde Barrakka Garden. Como nos ha entrado un poco de hambre durante el paseo, hemos ido a comer unas tapas al Tico -Tico, un bar ambientado al estilo español, del que os recomendamos que no os perdáis el pollo con pimientos, que es sin duda su mejor tapa. El plan alternatívo que teníamos para hoy era el Triq Cinemoon Festival, un festival de cine al aire libre que se realiza cada dos jueves, frente al bar L-Ingliz. Para realizarlo, convierten la calle en un cine de verano, poniendo la pantalla al final del descenso de la calle y donde las alfombras y cojines que hay situadas en la cuesta hacen la función de butacas para que la gente pudiera disfrutar del evento. Además, cada día, la temática cambia y la película que se va a visionar se elige por votación a través de su página de Facebook. El ambiente es muy agradable y es un plan muy recomendable para un jueves noche. Gracias al evento, el bar pone unas tapas gratis y hacia la mitad de la película se hace un parón técnico para repostar. Sobre las doce, nos hemos vuelto a casa ya que a los visitantes mañana les espera un día duro de visita a Gozo.

Día 246: Isle of MTV

Día 246: Isle of MTV

Hoy era uno de esos grandes días que quedará marcado en nuestra aventura. Por la mañana me ha tocado una nueva ronda por las escuelas de Malta. Esta vez fue con Laia, una barcelonesa que tiene previsto estar entre nosotros unos tres meses. Con ella recorrimos el poker de escuelas que consideramos mejores por varios motivos, son Clubclass, Elanguest, ESE y AM Language. En todas ellas hemos tenido un trato muy cordial y acogedor, por lo que Laia tenía una decisión muy difícil.

Sobre las dos, la he dejado muy cerca de Sliema Ferries y yo me he venido para casa a terminar de hacer las cosas pendientes antes de irme al festival Isle of MTV. Después de comer y preparar las bebidas varias, a eso de las cinco de la tarde, me he puesto camino de La Valeta para empezar la fiesta. Al final he decidido ir en bus en lugar de en coche, ya que imaginaba que, en un evento de cincuenta mil personas, iba a ser una locura aparcar, sobre todo en una isla tan pequeña como ésta.

Isle of MTV

Isle of MTV

Nunca me habría esperado un viaje tan rápido a la capital, ya que pensaba que habría mucho tráfico y la realidad es que, con el bus 32, que se coge justo enfrente de casa, no he tardado más de veinte minutos en llegar y además el autobús iba vacio. Eso sí, ha sido llegar a la terminar de autobuses de Valletta y comprobar la magnitud del evento. Miles de personas caminaban hacia la plaza de la independencia de Floriana para ver el concierto. Yo he ido en dirección contraria y me he metido en la ciudad, ya que había quedado con Cristina en el L-Ingliz para tomar la primera mientras ella cerraba la tienda. Allí hemos estado con Billy, hasta que a las seis Cristina ha cerrado la tienda y se nos ha ido uniendo el resto de la gente, Laura, Marco, Carlos y Tere.

Isle of MTV

Isle of MTV

Todos juntos hemos ido a la plaza de la Independencia, en Floriana, que es donde se celebraba la Isle of MTV. Cuando hemos llegado, ya estaba abarrotada de gente, aunque hemos conseguido ponernos en un sitio medianamente decente. Cervezas, botellas de ron y whisky han empezado a correr a ritmo de Rudimental a los que luego siguieron Rita Ora, Jessie J, para terminar con el apoteosico Afrojack. Entre artista y artista el DJ animaba mucho, hasta diría que la gente ha disfrutado más con él que con las actuaciones en sí. Durante la noche se nos ha ido uniendo más gente, como Piotr y su hermano recién llegado de Polonia, Radzio, Sara y Mari Carmen, Marta, Shami e Irina con dos amigas.  Lo hemos pasado espectacular, ojalá realizaran más eventos de esta magnitud. Cuando ha terminado, nos ha costado irnos a casa, sobre todo por culpa de Miguelito, al que hemos encontrado cuando ya había terminado todo. Al final hemos decidido irnos andando todos juntos para evitar colapsos de ningún tipo, ya que aquí las distancias no son muy grandes y en cincuenta minutos ya estaba en casa.

Día 243: Full Moon Party

Día 243: Full Moon Party

Desde que llegamos a la isla, mucho nos habían hablado de esta fiesta y por supuesto no podíamos perdernosla. Hoy además tenía el plus de que es la noche de San Juan y según las noticias, esta noche salía la superluna, la luna más grande en mucho tiempo, así que no podía perdérmelo de ninguna manera.

La mañana ha sido de recuperación de la gran fiesta de anoche en la que hubo baños a altas horas y despiporre, así que el cuerpo me pedía descanso y he hecho honor al día de la semana. Hacia las tres por fin hice un amago de levantarme, pero aún me quede un rato más en la cama con el ordenador. Metido en las redes sociales, me han dado una gran noticia. ¡Han encontrado el photocall de The Parranda que nos robaron! Increíble pero cierto. Nuestros amigos de Que hacer en Malta, se lo encontraron en la fiesta que organizaban en la piscina Aria. Desde aquí se lo agradecemos mucho y esperamos que próximamente esté entre nosotros.

Después de comer y quedar con Lola, he cogido el Rojito y me he puesto rumbo a Mosta para recogerla. Desde ahí nos hemos ido a despedirnos de Martin a Mdina, ya que se va al Festival Glastonbury, en el que de cabeza de cartel están los mísmisimos Rolling Stones. La verdad es que nos ha dado bastante envidia cuando nos ha contado su viaje, esperamos que se lo pase muy bien y que vuelva de una sola pieza. De nuevo en el Rojito, por fin nos dirigimos hacia donde se celebraba la Full Moon party, que era en la que a mi parecer es la mejor playa de Malta, Għajn Tuffieħa.

Full Moon Party

Full Moon Party

Cuando hemos llegado, nos hemos unido a Laura, Cristina y algunos asiduos del L-ingliz, el pequeño bar de La Valeta que estas voluntarias tan majas suelen frecuentar. Todavía hacia sol, así que hemos aprovechado los últimos rayos y por supuesto nos hemos dado un baño, ya que ahora el agua está increíble.  Entre cerveza y cerveza, ha empezado a anochecer y antes del ocaso, hemos ido a dar un paseo hasta el mirador que queda en la parte izquierda, si miras de frente al mar. La noche llegó y, aunque luna se ha resistido a salir entre las montañas pero al final ha iluminado la playa con el sonido de la jamming session que estaba preparada. Me esperaba un poco más de la fiesta, pero no ha estado mal, ha sido algo muy de relax en un sitio envidiable. Como era la noche de San Juan, antes de irnos, hemos escrito las cosas de las que nos queríamos desprender en un papel y las buenas que queremos que nos lleguen en otro. Las malas las hemos quemado con una antorcha, a falta de hoguera, y las buenas las hemos lanzado al mar después de saltar siete olas. Esperemos que todo se cumpla.

Día 229: De cañas con Cristina

Día 229: De cañas con Cristina

Esta mañana hemos seguido poniéndonos al día con todo el trabajo acumulado de estos días, ya que ayer no nos dio tiempo a hacerlo todo, así que de esta forma se nos ha pasado todo el día y parte de la tarde. Pasadas las seis, hemos ido al Eurosport de Birkirkara a intentar conseguir mi equipo de Snorkel. Llevamos intentando conseguirlo desde que me lo trajeron los Reyes Magos por Navidad,  me dijeron que por estas fechas ya lo tendrían, pero nada, no ha habido suerte.

A la vuelta, hemos pensado en llamar a Cristina para tomarnos algo con ella y desconectar un poco, que estábamos saturados de tanto ordenador. Cristina, por lo que se ve, ha recibido la llamada como agua de Mayo, ya que estaba acicalándose, precisamente, para salir a tomar algo. Le hemos pedido que nos llevara a algún bar de su barrio (Msida) y, así ha sido, nos ha llegado a un bar muy maltés situado justo al lado del mar, enfrente del Jubilee. El sitio era bastante cutre, de los que a mí me gustan, pero bien de precio y bien de vistas al mar, todo un fichaje. Mientras nos bebíamos una Cisk (1,50€), se nos ha ocurrido ir al Albert (o L-Ingliz) en Valletta, a esperar a Lola y Elena que salían de trabajar sobre las ocho y media.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Con el Rojito, hemos partido los tres hacia allá y lo hemos aparcado en el parking público que hay en Floriana, justo antes de entrar a Valletta. En el Albert, nos hemos sentado en la terraza y enseguida han llegado Lola y Elena, a las que hacía bastante que no veíamos. Allí nos hemos puesto un poco al día y nos hemos bebido otra cerveza (1,50€), acompañada, como siempre en este sitio, de algo de picoteo. En este punto de la noche, ya le había prometido a Cristina que después me iba con ella al Juuls, así que, a pesar de no estar hoy con espíritu festivo, me he propuesto cumplir mi promesa. A Lola esta vez le ha salido el punto responsable y ha sido imposible liarla.

Una vez ha empezado a hacer frío nos hemos retirado y, antes de ir al Juuls, hemos pasado por casa para abrigarme un poco, que como habíamos salido por la tarde, iba yo demasiado veraniego para el tiempo que está haciendo por las noches. David se ha rajado y ha preferido quedarse en casa. Cristina y yo nos hemos ido con la idea de pasarnos por la jamming del Gochi y, de paso, cenar algo de Sushi, pero cuando hemos llegado nos hemos encontrado que lo estaban cerrando, así que hemos ido directamente al Juuls. Allí nos hemos encontrado con Piotr y su amiga de Polonia que ha venido a visitarle estos días y juntos nos hemos quedado tomando algo en las escaleras que hacen la función de terraza del bar.

Día 200: Una cena para celebrar los doscientos días en la isla

Día 200: Una cena para celebrar los doscientos días en la isla

Cómo pasa el tiempo, ya llevamos nada más y nada menos que doscientos días en la roca, como Malta es conocida para muchos. Después de siete meses en la isla, seguimos con las mismas ganas de vivir esta ventura que al principio. Además, por mucho que digan que la isla es pequeña, todavía nos quedan muchísimos rincones por descubrir.

Esta mañana Carmen recibía una visita muy especial, ya que su hermana y dos amigas llegaban para estar con ella durante una semana. Como se iban a juntar cuatro en la casa, necesitaban un colchón para dormir dos de ellas, así que Carmen nos ha invitado a comer a su casa con la condición de que le dejáramos nuestro colchón hinchable. A eso de las dos, nos hemos puesto camino de Bugibba con el Rojito, que últimamente se está portando muy bien y no nos ha vuelto a dar más problemas. Nada más aparcar, hemos visto una chica con toda la pinta de ser española entrando en una tienda y nosotros, sin contarnos un pelo, la hemos seguido y hemos descubierto que se cumplían nuestras sospechas, era Cristina, la hermana de Carmen.

David con Carmen, Patricia, Ana y Cristina

David con Carmen, Patricia, Ana y Cristina

Ya en casa de Carmen, hemos conocido a Ana y Patricia, las otras dos huéspedes que nos faltaban. Allí estaban manos a la obra preparando la comida y los aperitivos. Nada más llegar, nos hemos dado cuenta de que se nos había olvidado el colchón, nos hemos emocionado tanto con la comida, que se nos ha olvidado lo principal. Como cada vez que viene alguien de visita, hemos podido disfrutar de algunos manjares de nuestra tierra, hoy teníamos queso manchego, lomo y chorizo. Para comer, un plato de pasta con calabacín y tomate natural que estaba buenísimo. Durante el té, hemos tenido tiempo de conocer un poco más a estas tres albaceteñas antes de que se echaran la siesta, que después de todo el día de viaje, estaban reventadas. Nosotros nos hemos quedado hablando un rato con nuestra «teta» y, como tenía que ir a recoger su coche a Mdina, hemos quedado en vernos allí y llevarle el colchón.

Después de pasar por casa, hemos partido hacia Mdina, esta vez asegurándonos de que no se nos olvidaba nada. La idea era visitar un poco la ciudad con ellas, pero el abuelo, como Carmen apodó a su coche, amenazaba con no volver a arrancar si estas paraban el coche. Así que les hemos entregado el colchón con el coche en marcha y hemos quedado en vernos mañana.  Como habíamos salido con la idea de cenar fuera, David me ha propuesto ir a cenar la Valletta, así que para allá que nos hemos ido.

D'Office

D’Office

Habíamos pensado en ir al Monalizza, pero hemos visto la carta y era todo muy minimalista y bastante caro, así que hemos decidido ir a un restaurante con el que nos quedamos con ganas de ir otra vez, el restaurante D’Office, situado en la calle Triq L-Arcisqof. Es fácilmente reconocible porque tiene una bicicleta apoyada en su fachada que forma parte de la decoración. David ha pedido unos rollos de ternera rellenos acompañados de una salsa muy buena y yo filetes de pollo también con otra salsa riquísima, todo acompañado de verduras y patatas. El personal ha sido muy amable y el sitio es muy acogedor, nosotros hemos decidido sentarnos en las mesas de fuera que están alumbradas por bombillas colgadas. Además nos ha parecido que estaba muy bien de precio, hemos salido por unos 30 euros, con copa de vino, pan y demás.

St George's Square

St George’s Square en la Malta Fashion Week

Después, hemos ido al Albert, como le llaman los voluntarios en honor a su dueño, o L’Ingliz, su nombre real. Está situado en la calle San Gwann, muy cerca de la concatedral de St John. De camino nos hemos encontrado con la plaza de St George decorada como veis en la foto con motivo de la Malta Fashion Week. En el Albert, nos hemos encontrado con Laura y sus amigas, que nos han llamado durante la cena para ver si luego nos tomábamos algo. El sitio es un pequeño bar de vinos en el que normalmente suelen ponerte alguna tapa para picar. De precio está bastante bien, las copas de vino cuestan 2,50€ y el botellín de Cisk 1,50€. Nos hemos tomado un par y a eso de las doce de la noche nos hemos ido casa. Ha sido un gran día, uno más de los muchos que hemos tenido en estos 200 días que llevamos en la isla. Muchas gracias a todos los que hacéis que nuestra estancia aquí sea tan genial.

Día 93: Vuelta a las clases de inglés

Día 93: Vuelta a las clases de inglés

Hoy empezaban de nuevo las clases del curso de inglés del Ministerio de Educación y a eso de las 16:30, después de comer y estar toda la mañana enviando e-mails, estaba saliendo de casa para llegar a tiempo. Las clases las tengo en Hamrun, muy cerca de Msida, así que en veinte minutos en autobús estoy allí. Al llegar me he encontrado a Patricia, una cordobesa majísima que viene a clase conmigo, no la veía desde hacía un mes por lo menos, ya que ella se fue antes de que llegara la Navidad a España. Nos hemos puesto un poco al día y enseguida hemos empezado la clase siendo sólo dos alumnos.

Mosaico en el túnel de Bombi

Mosaico en el túnel de Bombi

Un poco más tarde han llegado dos compañeros más, así que en total hemos sido cuatro alumnos hoy. Está genial porque gracias a eso podemos avanzar mucho más rápido. Además Steph, la profesora, nos ha dicho que va a subir un poco el nivel y hoy ya lo hemos notado. Tenía muchas ganas de volver a clase porque últimamente he practicado muy poco inglés y me notaba muy estancado. Hoy me he vuelto a dar cuenta de que estoy mejor de lo que yo pensaba.

Como éramos tan pocos, a las siete hemos terminado la clase. Me ha venido muy bien salir antes porque a las ocho Carmen actuaba en Marsa y había quedado con Laura y Cristina para ir a verla. Como he salido antes en lugar de ir directamente para Marsa, he ido a Valletta, donde estaban Cristina y Laura tomándose algo en L-Ingliz, o el Alberto’s, que es como ellas lo llaman. De camino a Valletta, he pasado por el túnel que hay en bombi y lejos de dar miedo, te encuentras fotografías y mosaicos tan bonitos como el que veis en la foto. Una vez he llegado al Alberto’s, nos hemos tomado una juntos y hemos ido en busca un autobús a Marsa. En Valletta es fácil saber qué autobús tienes que coger porque hay un puesto en el que te informan. Además el conductor de hoy ha sido muy majo y nos ha indicado donde teníamos que bajarnos.

Angka Café

Cumpleaños del Angka Café

El sitio que buscábamos, era el Angka Café, un café-restaurante de comida vegana y vegetariana donde se realizan numerosas actividades como danza vital, meditación, yoga, proyecciones,… El centro está dirigido por una doctora experta en nutrición que también tiene consulta médica. Hoy celebraban su primer cumpleaños y allí estaban Carmen y su banda para amenizar la noche. Mientras esperábamos, hemos tomado un té y hemos probado dos de las deliciosas tartas que hacen. Los precios no parecen caros, como suele ocurrir normalmente en este tipo de sitios, aunque tampoco nos hemos aventurado a cenar allí. Al final el concierto se ha retrasado bastante y como íbamos a perder el último autobús, sólo nos hemos podido quedar a dos canciones, aunque han sido suficientes para percibir la buena energía que emanaba en el lugar.

Día 78: Un día perfecto

Día 78: Un día perfecto

Hoy ha sido un día muy completo. Después de la celebración de ayer del cumpleaños de David, nos ha costado levantarnos, pero no quedaba otra porque habíamos quedado en llevar a Paloma y Rafa al aeropuerto. Y a las 11:15 estaban los dos puntuales en casa, mientras nosotros terminábamos de ducharnos y vestirnos a toda prisa para llevarles a tiempo. Y así ha sido, a las 11:20 salíamos con nuestro mini dirección al aeropuerto después de hacer un auténtico rompecabezas para meternos cuatro personas y cuatro maletas en un espacio muy reducido. Y poco antes de las 12 ya estábamos en el aeropuerto, una hora y media antes de que saliera su vuelo. Después de despedirnos de ellos hasta después de Navidad, hemos espero a ver si llegaba María, que también tenía que coger ese vuelo y así ha sido. Ha sido genial poder despedirnos también de ella, ya que no pudimos ir a su fiesta de despedida por lo que pasó el domingo y, aunque le encantaría, aún no está segura de que vaya a volver después de Navidad.

Una vez que hemos terminado con las despedidas, a David se le ha ocurrido que podíamos acercarnos a Valletta a ver a Carmen actuar, así que para allá que nos hemos ido. Hoy se celebraban una seria de actos por la pluralidad cultural en la casa del Primer Ministro y Carmen era unas de las que actuaba cantando con su guitarra. Aunque a su actuación en acústico no hemos llegado, después han actuado unos amigos suyos que hacen una fusión de música étnica muy bonita y Carmen ha cantado con ellos en un par de temas. A pesar del frío debido al fuerte viento que hacía, ha merecido la pena, La intensidad que se percibía en esa calle era brutal. Aquí os dejo un trocito de esa actuación:

Una vez ha terminado, hemos ido a ver a Cristina y Laura, que a eso de las 2 de la tarde ya tenían recogido el puesto debido al fuerte viento que soplaba hoy en Valletta. Así que nada, los 5 junto con Marco y Amélie, una amiga belga de Carmen, nos hemos ido al L-Ingliz a tomarnos unos vinos. El sitio ha sido todo un descubrimiento, es un pequeño bar con mucho encanto y con un dueño majísimo. Hemos pedido varios vinos y cañas y no ha parado de sacarnos tapas durante todo el tiempo que hemos estado allí, algo muy poco habitual en Malta. Así que, aunque no es especialmente barato (2,50 la copa de vino), no está nada mal por la comida que pone. Allí hemos estado hasta las tres de la tarde, hora en la que hemos decidido venirnos todos a casa a comer y grabar el siguiente vídeo de The Parranda. Marco no ha podido venir porque le tocaba trabajar por la tarde. Repartidos en dos coches, el abuelo y el pequeño rojo, hemos partido hacia nuestro hogar.

L-Ingliz

L-Ingliz

Al llegar, Cristina y yo nos hemos puesto a preparar una tortilla de patatas mientras Carmen nos deleitaba con su guitarra, aunque yo más bien he hecho de pinche, ya que hoy la hemos hecho a su estilo. Con siete huevos, cinco patatas y una cebolla, imaginad qué tortilla ha salido. Con eso y la pasta que traían Cristina y Laura en su ya mítica olla, hemos comido los seis. Todo muy rico.

Con un poco de sobremesa de por medio, después hemos empezado a grabar el vídeo para promocionar la Parranda de este jueves. Y además de reirnos muchísimo, hemos descubierto a tres grandes actrices. Seguro que en cuanto colguemos el vídeo, algún director se pone en contacto con nosotros para contratarlas. Ha sido muy curioso, porque justo cuando hemos terminado de grabarlo, ha habido un apagón en el barrio y hemos estado más de una hora sin luz. Así, a la luz de las velas y mientras fumábamos una cachimba, han surgido conversaciones de lo más interesantes y al final nos ha dado la hora de la cena. Así que otra vez nos hemos puesto manos a la obra y hemos cocinado, esta vez Laura y yo, un revuelto de verduras con setas riquísimo.

Ya a eso de las 12 de la noche David y yo hemos llevado a Laura y Cristina a su casa en Birkirkara, ya que no tenían otra forma de volverse a casa, que entre semana los autobuses terminan a las 11. Y allí las hemos dejado y hemos vuelto a casa a preparle la cama a Carmen, que hoy se ha quedado a dormir en casa. Ha sido un gran día, un día perfecto.