Tag Archives: kiosko

Día 259: Despedidas y reuniones

Día 259: Despedidas y reuniones

Hoy se acaban las vacaciones de Javi y Sara en Malta, donde han estado disfrutando desde el jueves. Hay que decir, que se lo han tomado en serio y que han aprovechado bien su estancia sin dejarse casi ningún rincón por recorrer.

Hoy, como tenían el vuelo por la tarde, hemos aprovechado la mañana para visitar Mdina, la antigua capital de Malta. La verdad es que se recorre rápido, así que es una buena opción para alguna mañana libre. Hemos comido en el Fontanella, el mítico restaurante conocido sobre todo por sus ricas tardas. El sitio tiene unas vistas privilegiadas de casi toda la isla y es bastante asequible, hay bocadillos por 4 euros y medio.

En Playmobil

En Playmobil

Después, como nos sobraba tiempo antes de ir al aeropuerto, y además pilla muy cerca de éste, hemos ido a la fábrica de Playmobil. Es la segunda vez que la visitamos desde que estamos aquí, pero es entrar y querer volver a ser niños para jugar con todo lo que tienen en su tienda. Además, tienen numerosos Playmobil a tamaño gigante con los que te puedes hacer fotos. Tienen varias zonas, el fuerte, la cárcel, la comisaría de policía o la granja. La verdad es que si eres de los que jugaban de pequeño con estos juguetes, merece la pena ir, porque es volver a tu infancia. De todas formas, pensamos que le podían sacar más juego y convertirlo en un parque temático de verdad, cuidándolo un poco mejor y recreando mejor los distintos escenarios.

Después de esta vuelta a la infancia, les hemos llevado al aeropuerto y ha llegado el momento de la despedida. Por lo que nos han dicho se han ido muy contentos y han disfrutado mucho de su experiencia en Malta. Además, han amenazado con volver si seguimos por aquí durante más tiempo. Una vez nos hemos despedido, nos hemos dirigido a casa. Al rato ha venido Carmen, que hoy teníamos reunión con Martin, con el que hemos quedado en el kiosko de Balluta Bay para hablar de futuros proyectos y cosas a mejorar de The Parranda, la fiesta que venimos organizando durante ocho meses. De momento sólo podemos decir que os reservéis el 31 de Julio, que se acerca algo grande…

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad
Con el barco de Popeye

Con el barco de Popeye

Hoy me tenían un plan super cool-chachi-guay preparado, porque íbamos a pasar el día y la noche a una casa que habían alquilado unos amigos en la isla de Gozo; así que cogimos el Rojito y nos fuimos rumbo a Cirkewwa, al norte de la isla, donde se coge el ferry para poder llegar hasta este paraíso del Mediterráneo. ¡Pero antes había una sorpresa! Me llevaron a conocer la ciudad-estudio donde se rodó la película de Popeye (es que nos gusta una visita friki mucho más que una cultural).

Nada más llegar a Gozo, hemos ido a la ciudad de Victoria a comer, ya que a lo tonto nos habían dado las tres y estábamos muertos de hambre. Hemos comido en un sitio muy chulo enfrente de la catedral bastante barato, aunque la comida no era muy allá, ya que Dei y yo pedimos un plato de pulpo y pescados para compartir y resultó ser pulpo de lata y salmón y atún ahumado. De ahí me han llevado a conocer la Ciudadela de Gozo, un complejo arquitectónico súper chulo con muralla, una catedral muy bonita a la que entramos David y yo, y unas vistas espectaculares.

En la cima de la Azure Window

En la cima de la Azure Window

Pero lo mejor estaba por llegar, ya que nos hemos puesto en marcha para llegar a ver la ‘Azure Window’, o lo que es para mí uno de los sitios más bonitos en los que he estado nunca. El paisaje me ha dejado impactado y cuando me he enterado de que ahí es donde se habían casado Kalisse y Drogo en ‘Juego de Tronos’ me hizo más ilusión aún. Con un par, David y yo nos hemos subido hasta lo más alto de la ‘Azure window’ para ver el increíble color del mar y que Dei nos hiciera una foto desde abajo para el álbum de mi vida.

Ya era hora llegar a la (increíble) casa con piscina que habían alquilado los amigos de David y Dei, así que sobre las siete, después de tomar un granizado en un kiosko que había al lado de la ventana azul, hemos partido hacia allá. Allí he podido conocer a otro grupo de amigos, que me recibieron igual de bien que los de ayer y con los que he disfrutado de una noche de buenas conversaciones, risas, barbacoa y muchas cervezas.

Y poco a poco me voy enamorando de este país…

Día 181: Flamenqueando en Malta

Día 181: Flamenqueando en Malta

Hoy nos tocaba grabar el vídeo para la fiesta del jueves. Para ello nos ofrecieron ayuda Inma y Lola, dos andaluzas con mucho arte. Decidimos grabarlo en el paseo maritímo de Sliema, al lado del Surfside, donde nos encontramos con ellas y con Elena que también venía a ayudarnos. Antes de bailar tenían que entonarse un poquillo, así que compramos unas cervecitas para tomárnoslas al sol antes de empezar a grabar. Después de que se arreglaran y se retocaran como unas veinte veces, hemos empezado a grabar. Ha sido todo un escándalo, había conductores pitando, gente parándose  a mirar y al final hasta hubo aplausos desde una terraza del edificio de enfrente. La verdad es que nos lo hemos pasado muy bien grabándolo. Aquí podéis ver el resultado:

Foto de después del rodaje

Foto de después del rodaje

Para celebrarlo, las hemos invitado a comer en el kiosko Dixies, que se encuentra en el parque que hay al lado de la playa de Sliema y desde el que se puede disfrutar de unas vistas muy bonitas al mar y a St Julian’s. Además con el día tan bueno que ha hecho ha sido un gran placer para los sentidos. Allí hemos tomado unos bocadillos (unos 4€) y unas cervecitas bien frías. Después hemos pasado la sobremesa contando las anécdotas del vídeo y hablando de la vida en Malta en general. Las tres se encuentran muy a gusto en la isla, les pasa lo mismo que a nosotros, que están encantadas con el clima y con lo divertido que es vivir aquí. A las cuatro, como todos teníamos cosas que hacer, nos hemos ido cada uno por nuestro lado. Nosotros hemos pasado por casa rápido a dejar todos los bártulos, pero enseguida nos hemos ido, ya que teníamos una reunión pendiente con Martin y habíamos quedado en el City of London para vernos.

Martin, que sigue sin invitarnos a la cena o comida que nos prometió en su casa y que esperamos que después de leer esto nos haga una invitación formal, nos hizo esperar un poco pero al final llegó. Estuvimos hablando de muchas cosas que teníamos pendientes, como la organización de la fiesta de este jueves y los futuros planes para el verano. Hemos sido afortunados de encontrarle en este viaje, o de que él nos encontrara, ya que el haberle conocido nos está trayendo muchas cosas buenas en esta aventura de Malta.

Día 57: ¡Adiós Lola!

Día 57: ¡Adiós Lola!

Después de tres días de no parar y de descansar más bien poco, hoy nos ha costado la vida levantarnos, pero había que hacerlo si no queríamos que Lola perdiera su vuelo. A las 11:30 ya estábamos los tres en el coche camino del aeropuerto. No hemos tardado casi nada en llegar, como unos 15 minutos. Allí hemos estado haciendo un poco de tiempo con Lola, para que la espera no se le hiciera tan larga. Después hemos entrado a despedirla durante no más de cinco minutos y al salir teníamos un regalito de la policía maltesa: una multa, 23 euros la broma. Nos la han puesto por dejar el coche aparcado enfrente de la puerta de la terminal, algo un poco desmesurado porque ya os digo que no han sido más de cinco minutos el tiempo que ha estado ahí. Además no hemos visto a nadie poniendo multas, todo muy raro…

¡Adiós Lola!

¡Adiós Lola!

Una vez pasado el susto hemos cogido el camino de vuelta a casa y al llegar hemos deshinchado el colchón y recogido todo con un poco de pena. Han sido tres días que se nos han hecho cortísimos pero que los hemos disfrutado un montón. Era la primera visita que recibíamos desde que llegamos a la isla y además era Lola, una buena amiga que conocí hace cinco años precisamente aquí en Malta, cuando vinimos a hacer uno de los famosos cursos de inglés del MEC.

Una vez recogido todo, hemos recibido a Carmen recién salida de su trabajo. Habíamos quedado con ella para hablar acerca del tema de la fiesta que vamos a organizar, ya que nos va a echar una mano con un montón de ideas geniales que todavía no podemos desvelar. Como hacía buen día, nos hemos ido a tomar una cerveza al kiosko de Balluta hasta que se ha hecho la hora de comer. Después hemos vuelto a casa y hemos charlado largo y tendido acerca de la fiesta (nombre, concepto, música, espectáculos,…). Estamos muy ilusionados con la idea porque pensamos que puede salir algo chulo.

Por la tarde hemos quedado con María, Nuria y Ainhoa, que hacía tiempo que no las veníamos. Hemos tomado unas cervezas en el City of London, que es ya nuestro punto de encuentro. Allí han surgidos nuevas ideas y nombres para la fiesta, hay uno que ya apunta con fuerza, a ver qué sale de todo esto…

Día 35: Inglés y natación

Día 35: Inglés y natación
Precios Natación

Precios Natación

Hoy ha sido un día de lo más productivo. Por la mañana nueva clase de natación con Ainhoa, ya sabéis, si queréis contactar con ella podéis hacerlo en Aprende a Nadar. Con lo que me dice parece que vamos progresando, la verdad es que es un refuerzo de moral ver que vas avanzando. Además ha hecho un día de lujo, hemos tenido 26º, así que imaginaos como se estaba en la piscina, que aunque esté al aire libre, con esa temperatura es un placer. Recordad que estamos en Noviembre. Se me olvidó comentar que un mes son 47 euros aproximadamente y que cierran a final de diciembre por un periodo de unas 2 semanas. Os dejo una foto con todos los precios, por si queréis apuntaros.

Ya por la tarde tocaba inglés por medio de los cursos del Ministerio de Educación de Malta. La verdad que la segunda clase fue un poco más pesada y para el nivel 2 de un total de 3, me parece demasiado básico.  Pero he de deciros, que una vez apuntado a los cursos, aunque no queden plazas, si hablas con el coordinador puedes cambiarte de nivel en el mismo centro en el que estés.  En mi caso voy a esperar a ver un poco más como avanza la cosa, pero si sigue de esta manera, lo haré.  También hay que decir que depende de lo que busques en estos cursos, ya que por ejemplo la profesora del segundo nivel tiene una pronunciación muy buena, y por lo visto el del tercer nivel no. Así que como veis todo pro tiene su contra.

Balluta bay de noche

Balluta bay de noche

Para completar un poco la entrada del día de ayer, hemos de decir que hemos recibido la compra sin ningún problema y que todo parece más barato que en el propio supermercado.

Ya para terminar una cerveza «Cisk» en el kiosko «Balluta» desde el que podéis disfrutar de vistas como la de la foto. Sobre todo en buena compañia : Vane, Josito, Ana, Paloma, Rafa..  Este kiosko tiene algo especial, y como ya dijimos parece que va a ser nuestro punto de encuentro, aunque está ahí ahí con el «City of London». Me gustan los dos y ambos tienen muy buenos precios, así que, ¡a disfrutarlos!

 

Día 24: Se nos va de las manos

Día 24: Se nos va de las manos

Hoy hemos estado trabajando toda la mañana y, al ver que se ha despejado el cielo y que había un sol espléndido, hemos cogido un pastizzi para comer y nos hemos ido a la playa. Allí nos hemos encontrado con Ana y también con Rafa y Paloma y más gente. Ya os digo que Malta es como vivir en un pueblo.

Hemos pasado la tarde en la playa hasta que se ha ido el sol a eso de las seis de la tarde, aquí aunque estemos en la misma franja horaria que en España, como estamos más al Este, empieza a anochecer antes. Además este fin de semana cambian la hora, con lo cual se empezará a hacer de noche pasadas las 5 de la tarde. Me temo que se empieza a acabar la temporada de playa, de hecho ya están quitando las escaleras que hay colocadas en algunas playas para poder acceder al mar.

En el Native

En el Native

Al llegar a casa nos hemos puesto a hacer la compra por internet, hemos tardado dos horas de reloj, pero parece que los precios son más baratos y se encuentran mejor las cosas que si vas al super. Lo malo es que hemos invertido nuestro tiempo para nada, ya que se les ha averiado el sistema de pago y finalmente no hemos podido completar el pedido. En fin, las dos horas peores aprovechadas de nuestras vidas.

Después del cabreo, hemos quedado a tomar algo con Paloma y Rafa en el kiosko de Balluta. Al final también se han unido Vane y Ana y como hoy ha venido Alba, una chica que estuvo viviendo aquí en verano, a visitarnos, hemos acabado en Paceville. Y nada, se nos ha ido un poco de las manos con las bandejas de chupitos (12 chupitos por 10 euros) y no sé ni a qué hora hemos llegado a casa.