Tag Archives: karaoke

Día 337: Miguelito, no es un adiós, es un hasta luego

Día 337: Miguelito, no es un adiós, es un hasta luego

Últimamente no cesa el ritmo de gente de nuestro círculo que abandona la isla. Es lo malo de vivir en un país de paso para la mayoría, y en el que la gente suele venir a pasar temporadas cortas, y ahora que se acaba el verano es cuando se nota aún más esto. Además, como las despedidas se van sucediendo en muy poco espacio de tiempo no da tiempo a asimilar una marcha, cuando ya tienes la siguiente.

En este caso nuestro protagonista es Miguelito, uno de los miembros de la family maltesa. Caprichos de la vida, le conocimos a los pocos días de llegar a la isla en un viaje de autobús, cuando volvíamos de una protesta a Rajoy que se hizo en Valeta,  pero justo el día de después se iba junto con su novia después de pasar una temporada el año anterior.  Luego volvió por aquí en Abril y ahí fue cuando realmente empezamos a conocer a esta pedazo de persona. Hemos vivido muy buenos momentos con él en fiestas, BBQ, festivales y quedadas de cervezas. Se va a notar su ausencia.

Para despedirnos de él, hoy hemos quedado todos para cenar. Antes de la cita Dei ha estado terminado de montar el vídeo de la última The Parranda Beach Party del verano. Aquí os lo dejo:

Despedida de Miguelito

Despedida de Miguelito

A eso de las siete hemos llegado al Times Square, el bar que nuestra family utiliza como base de reuniones, ya sea para tomar una cerveza o para hacerse un karaoke los viernes. También es un buen lugar para ver partidos de fútbol. Después de tomarnos una allí, hemos ido todos juntos a cenar al Surfside. Como es miércoles, había mucho ambiente ya que es el típico día que los malteses salen a cenar y también de fiesta. Como dice Dei, los miércoles son los nuevos jueves. Allí ha corrido el vino que daba gusto ya que había una oferta y por cada dos cena de dos personas que hemos pedido nos regalado una botella de vino. Como éramos catorce ya podéis echar cuentas de cuantas botellas han caído. Una vez hemos terminado, la mayoría se ha ido a casa, pero quedamos cinco para tomarnos la última en una fiesta que se celebra los miércoles de verano en el mismo lugar donde celebramos The Parranda. Se llama A Little Crush, y hoy era la última del verano. La música era electrónica pero con gusto. Después de estar allí un rato al final hemos tenido que decir: ¡Bye bye Miguelito! Esperamos que la vida te sonría y que vuelvas pronto por aquí.

Día 325: El reencuentro con Patri

Día 325: El reencuentro con Patri

Aunque lleva ya dos días en la isla, todavía no he visto a mi amiga Patri, que ha venido a visitarnos a nosotros pero también a otro amigo suyo que vive en Kalkara, donde se está quedando a dormir. Como no estamos muy bien comunicados y además han estado de turismo a saco estos días, nuestro encuentro no se ha producido hasta hoy, cuando ha venido a Sliema para tomar algo con nosotros y sailr. La idea era haber ido también a la playa, pero se nos ha hecho tarde.

Hemos quedado con ella en el Times Square, un bar que está situado justo enfrente del Fortizza (Sliema), en donde también habíamos quedado con María, Nuria, César, Christian, etc… en definitiva, con nuestra family maltesa, que son muy aficionados a este bar. Además los viernes hacen karaoke, y como estos son muy de karaoke, no suelen faltar a su cita semanal cada viernes. Una vez hemos llegado y tras el reencuentro con Patri, nos hemos puesto al día de nuestras vidas, que no la veía desde que estuvimos en Londres, ciudad donde ella reside, allá por Febrero.Después de cenar y bebernos alguna que otra cerveza, hemos decidido salir un poco por Paceville, junto con su amigo Dani, que se nos acababa de incorporar.

Con Nerea y Patri en el Footloose

Con Nerea y Patri en el Footloose

Cuando hemos llegado a St Julian’s también se han incorporado Laura y Nerea, así que todos juntos hemos ido hacia el Coconut, un bar de rock que está situado en la calle que va desde el Burguer King hasta el BarCelona. Allí hemos tomado la primera y cuando hemos decidido cambiar de sitio, hemos tenido las dos primeras bajas de la noche, la de David y la de Dani, que no parecían muy emocionados con la idea de ir al Footloose, nuestra siguiente parada. Siempre que voy a Paceville, me gusta pasar por aquí, ya que allí trabaja Lucía, una amiga nuestra a la que vemos muy poco, y así de paso la saludo. Además tienen ofertas muy buenas en la bebida, así que es lo que más barato sale para beber. Después de echarnos unos bailes como podíamos y de que nos abandonara Laura, hemos decidido ir al Habana, aunque ha sido entrar y salir e irnos al Native. Siempre intentamos evitarlo yendo a otros lugares, pero al final siempre acabamos aquí. Allí ya hemos empezado con chupitos y Nerea, que mañana tiene que madrugar, nos ha dejado a Patri y a mí solos ante el peligro. Sólo os digo que hemos acabado en el Clique y hemos tenido que coger un taxi (con regateo incluído) para volver a casa. Una vez hemos llegado a casa, ya de día, les he pedido a los obreros, que por favor no hicieran ruido, que no nos dejan tranquilos ni los sábados.

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Después de la celebración de ayer, hoy he estado todo el día bastante tranquilo en casa, hasta he tenido tiempo de echarme un poco la siesta. Por la noche, habíamos quedado para ir a cenar al Gochi y despedirnos de Ana Paredes y de paso dar una vuelta por las fiestas de St Julian’s. El caso es que la Paredes, que mañana abandona la isla definitivamente, al final no ha podido venir, pero allí estábamos todos los demás a las nueve, como clavos en la taberna, con una nueva excusa para vernos.

Con motivo de las fiestas de St Julian’s han colocado más mesas de las que suele haber en este mítico bar que está situado justo enfrente del LOVE. Allí, en una de estas mesas, hemos estado tomando un par de Cisk mientras nos reuníamos todos. A la cita han acudido Cristina, Piotr, Laura, James, Lola, Alberto y Elena. Juntos, nos hemos ido a cenar al Gochi, y a algunas menos aficionadas al sushi, como Lola y Elena, les ha convencido. Después de cenar, ya nos habían abandonado Laura, James y Alberto, pero el resto hemos continuado juntos la noche.

Cristina y Elena dando el cante

Cristina y Elena dando el cante

El siguiente destino que hemos elegido ha sido el Corks, un bar karaoke que está situado a la entrada de Paceville. Ha sido la primera vez de todos en un karaoke maltés y tenemos que decir que ha sido igual de divertido que humillante. Eufóricos y emocionados hemos cantado varias canciones, si llega a ser por nosotros no soltamos el micro en toda la noche, aunque al que controlaba el tema creo que no le hemos caído demasiado bien. Después de pedirle varias veces que nos pusiera ‘Wannabe’ de las Spice Girls y que se negara en rotundo, hemos cantado ‘La vida es un carnaval’ (porque él ha querido), ‘Twist and shout’ y hemos destrozado totalmente ‘I love it’, nuestro hit de este verano. También Piotr se ha animado con una en solitario y Cristina y Elena se han marcado ‘The Passenger’ a duo. Una vez hecho el destrozo de ‘I love it’, hemos tardado segundos en abandonar el bar, que no queríamos ser nominados.

De ahí hemos ido al Juuls y hemos perdido a otro miembro del grupo más, Piotr, que a pesar de ser polaco, hoy se ha despedido a la francesa. Después, Cristina, Lola, Elena y yo hemos ido hasta el Native, donde nos ha abandonado Lola y los tres que quedábamos hemos acabado en el Habana, en el que nunca habíamos estado y que nos ha sorprendido para bien. Allí Elena nos ha abandonado porque, según ella, íbamos muy ralentizados para su gusto (palabras textuales). Después los campeones de la noche, Cristina y yo, hemos vuelto al Native, que por suerte, no ha tardado mucho en cerrar. A la salida nos hemos encontrado con Belén (Alegría) y un amigo y los cuatro juntos nos hemos cogido un taxi de vuelta a casa. Tengo que decir que ha sido una de las noches más divertidas que recuerdo en la isla. ¡Qué grandes sois, pandilla!

Día 46: ¡Ya está con nosotros!

Día 46: ¡Ya está con nosotros!
Los tres Davides con el mini

Los tres Davides con el mini

¡Sí! Ya tenemos el coche con nosotros. Nos lo han dado hoy por la tarde, cuando lo he visto a lo lejos ha sido amor a primera vista. La verdad es que ha sido bastante rápido todo, a tenemos el seguro y todos los papeles hechos, así que mañana seguro que lo estrenamos. Hemos tenido suerte porque el chico que nos lo ha vendido se ha encargado de hacer todo el papeleo, incluso lo ha pagado él, nosotros sólo nos hemos tenido que encargar del seguro. Lo primero que hemos hecho ha sido dar una vuelta a la manzana y aparcarlo, porque David prefiere hacerse con él mañana por el día, más que nada porque aquí se conduce por la derecha y a ver si la vamos a liar ya el primer día.

Después de aparcarlo hemos quedado con Toni, Ainhoa, Nuria, María, María la portuguesa y Lío. Voy a tener que poner un mote al grupo porque cada vez que les tengo que nombrar sufro por si me olvido de alguien. Hemos estado en el Time Square como cuatro horas, tomando cervezas y demás.

Al final ha sido muy gracioso porque hemos empezado a desvariar con la idea de montar un negocio en Malta, y qué mejor negocio que un bar de tapas español. No sé si saldrá algo de aquí, pero hemos quedado en que vamos a madurar la idea. Después, a altas horas, han puesto un karaoke y la gente se ha puesto a cantar. Hemos estado mirando la lista de canciones pero no encontrábamos ninguna spanish que no fuera la Macarena, así que hemos decidido que vamos a ensayar la de «All my loving» de los Beatles en versión «Los Manolos», con su performance y todo, y la cantamos el próximo día. Yo quería cantar La Bamba pero el resto se han rajado.