Tag Archives: Juuls

Día 330: Tarde de diseño

Día 330: Tarde de diseño

Hoy ha venido a comer a casa Raquel, muchos la conoceréis porque se dedica a hacer depilaciones y tratamientos de estética. Habíamos quedado para que le diseñara los folletos y la página web de Facebook de su negocio, así que le he dicho que se viniera a comer y he cocinado pollo con berenjenas en una salsa de tomate y nata. La verdad es que ha sido un poco experimento pero estaba muy bueno.

Ofertas de Bodycare

Folleto diseñado con las ofertas de Bodycare

Después de comer nos hemos puesto manos a la obra. Pensaba quedarme con una idea de lo que ella quería y después diseñarlo yo tranquilamente, pero la verdad es que la cosa ha fluido muy bien y enseguida ya tenemos una idea de lo que íbamos a hacer, así que me he puesto manos a la obra y como iba quedando bien, lo hemos dejado hecho. También, ya que estábamos, después de pensar un nombre para su empresa, hemos creado su página de Facebook. Podéis visitarla aquí y echar un vistazo a los buenos precios y ofertas que tiene.

Después de estar por lo menos cuatro horas currando hemos terminado nuestras tareas y nos hemos ido a tomar algo al Beer Garden, donde trabajan Neus y Miriam. Este bar está situado justo enfrente del parque que hay a la entrada de Paceville y lo que le caracteriza y diferencia de otros bares es el bonito patio que tiene en su interior. Además tiene muy buenos precios, hoy hemos podido comprobar que tienen botellas de vino por 5 euros. Mientras nos bebíamos la primera Raquel y yo, hemos llamado a Cristina para que se viniera a tomar algo con nosotros y enseguida ha venido. También se han incorporado más tarde Piotr y Marco, y una vez que Miriam ha terminado de trabajar, hemos ido al Juuls. Allí hemos estado bailando reggae, que hoy la verdad que estaba mucho más animado que otros días. Cuando han cerrado hemos ido a recoger a tomarnos la última con Neus, que ya cerraba, y nos hemos ido a casa.

Día 323: Cena en Gochi y un poquito de Juuls

Día 323: Cena en Gochi y un poquito de Juuls

Las visitas a la isla no cesan. Acaba de llegar Patricia, una amiga de Dei malagueña afincada en Londres, que como también tiene otro amigo en la isla aparte de él, se va a quedar estos primeros días en su casa. El plan de hoy era quedar con ellos para ir a la playa, pero al final entre unas cosas y otras, no hemos podido quedar, así que mientras esperábamos su llamada nos hemos quedado en casa para ver qué hacíamos.

Gochi

Gochi

Una vez que ya hemos visto que hoy no era el día para vernos, hemos decido hacer nuestro plan para la tarde noche. Laura, también tenía la visita de su amiga Nerea y querían ir a cenar al Gochi, un restaurante de sushi que se encuentra en St Julians, así que nos hemos apuntado de cabeza para ir con ellas. Además, los miércoles hacen jamming session (improvisación de música en directo). Yo no soy un apasionado del sushi, pero he de decir que en el Gochi está muy rico y tiene un precio muy asequible, ya que los rollos pequeños de 4 piezas valen un euro y medio y los más grandes de 6 piezas unos 3 euros.

Después, ya que estábamos tan cerca, nos hemos ido a tomar algo al Juul’s, que estaba bastante animado. Hay que tener en cuenta que el miércoles es un día en el que tradicionalmente salen los malteses, lo que viene a ser un jueves para nosotros en España. Había bastante gente por las escaleras que quedan cerca del bar, así que allí hemos estado tomándonos unas cervezas. Una de las cosas que le llamó la atención a Nerea, la amiga de Laura, es que puedas pedir Kalimocho. La verdad que una cosa bastante curiosa, ya que en la isla es el único sitio donde lo hemos visto. El precio de este Kalimocho maltés es de 2,50€ por un vaso grande.

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Después de no haber conseguido que la Boat Party de The Parranda saliera adelante, nos quedamos con la espinita de irnos de fiesta en un barco, así que nos pusimos manos a la obra para intentar alquilar uno en petit comité. Conseguimos un contacto que alquilaba el barco con patrón por 275 euros cinco horas, aunque también se puede alquilar durante más tiempo pagando 25 euros más por cada hora extra. En el barco cogen 25 personas, así que si consigues llenarlo al final sales a 11 euros por cabeza, que está genial. Nosotros como hemos sido 23 hemos tocado a 12 euros, que también está muy bien.

El barco salía a las cinco de Cirkewwa, así que he quedado con Raquel a eso de las cuatro para ir a casa de Laura y Cristina, desde donde teníamos previsto salir con el coche que Lozano Cano había alquilado. Al final entre unas cosas y otras, hemos salido de casa a las cuatro y media y como hemos cogido el camino equivocado, hemos llegado a Cirkewwa a las cinco y media. Allí ya nos esperaba el resto impacientes para salir a navegar y enseguida el barco ha partido rumbo a Comino.

En el barco

En el barco

La primera parada ha sido por las grutas que hay detrás de Comino, la verdad es que es todo un lujo poderse bañar ahí. Lo malo es que como ya era tarde, el sol, ocultado por las rocas, ya no pegaba en esa parte, con lo que tampoco daban muchas ganas de bañarse, así que hemos decidido ir a la Blue Lagoon. Allí hemos permanecido la mayor parte de la tarde, donde hemos seguido bañándonos y disfrutando del barco con unas cervecitas y unos rones.

Cuando nos hemos querido dar cuenta, ya era la hora de volver, y a las 22:00 exactamente estábamos de nuevo en Cirkewwa. La próxima vez que lo hagamos intentaremos alquilarlo más pronto, para disfrutar más de las horas de sol y bañarnos con un poco más de calor, aunque lo de ir de noche en el barco también tiene su punto. Desde ahí algunos, nos hemos ido al Juuls, donde hemos terminado la noche. Un plan perfecto para el día de hoy.

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Después de la celebración de ayer, hoy he estado todo el día bastante tranquilo en casa, hasta he tenido tiempo de echarme un poco la siesta. Por la noche, habíamos quedado para ir a cenar al Gochi y despedirnos de Ana Paredes y de paso dar una vuelta por las fiestas de St Julian’s. El caso es que la Paredes, que mañana abandona la isla definitivamente, al final no ha podido venir, pero allí estábamos todos los demás a las nueve, como clavos en la taberna, con una nueva excusa para vernos.

Con motivo de las fiestas de St Julian’s han colocado más mesas de las que suele haber en este mítico bar que está situado justo enfrente del LOVE. Allí, en una de estas mesas, hemos estado tomando un par de Cisk mientras nos reuníamos todos. A la cita han acudido Cristina, Piotr, Laura, James, Lola, Alberto y Elena. Juntos, nos hemos ido a cenar al Gochi, y a algunas menos aficionadas al sushi, como Lola y Elena, les ha convencido. Después de cenar, ya nos habían abandonado Laura, James y Alberto, pero el resto hemos continuado juntos la noche.

Cristina y Elena dando el cante

Cristina y Elena dando el cante

El siguiente destino que hemos elegido ha sido el Corks, un bar karaoke que está situado a la entrada de Paceville. Ha sido la primera vez de todos en un karaoke maltés y tenemos que decir que ha sido igual de divertido que humillante. Eufóricos y emocionados hemos cantado varias canciones, si llega a ser por nosotros no soltamos el micro en toda la noche, aunque al que controlaba el tema creo que no le hemos caído demasiado bien. Después de pedirle varias veces que nos pusiera ‘Wannabe’ de las Spice Girls y que se negara en rotundo, hemos cantado ‘La vida es un carnaval’ (porque él ha querido), ‘Twist and shout’ y hemos destrozado totalmente ‘I love it’, nuestro hit de este verano. También Piotr se ha animado con una en solitario y Cristina y Elena se han marcado ‘The Passenger’ a duo. Una vez hecho el destrozo de ‘I love it’, hemos tardado segundos en abandonar el bar, que no queríamos ser nominados.

De ahí hemos ido al Juuls y hemos perdido a otro miembro del grupo más, Piotr, que a pesar de ser polaco, hoy se ha despedido a la francesa. Después, Cristina, Lola, Elena y yo hemos ido hasta el Native, donde nos ha abandonado Lola y los tres que quedábamos hemos acabado en el Habana, en el que nunca habíamos estado y que nos ha sorprendido para bien. Allí Elena nos ha abandonado porque, según ella, íbamos muy ralentizados para su gusto (palabras textuales). Después los campeones de la noche, Cristina y yo, hemos vuelto al Native, que por suerte, no ha tardado mucho en cerrar. A la salida nos hemos encontrado con Belén (Alegría) y un amigo y los cuatro juntos nos hemos cogido un taxi de vuelta a casa. Tengo que decir que ha sido una de las noches más divertidas que recuerdo en la isla. ¡Qué grandes sois, pandilla!

Día 297: Un día más

Día 297: Un día más
Juuls

Juuls

Hoy ha sido un día más, un día de esperar planes que no llegaban. La mañana la he pasado trabajando, poniendo al día todo lo que había pendiente, que ahora como estoy yo solo no doy a basto. Por la tarde tenía pensado ir de compras, pero al final me he apalancado en casa, esperando a que todos estos volvieran de Gozo, que habían ido a visitarlo con sus respectivas familias y amigos.

Ya a altas horas de la noche, he quedado con Elena, Jaime y Arantxa en el Juuls para tomar algo. Necesitaba salir de casa, aunque fuera por un par de horas, así que para allá que me he ido. Allí hemos estado en las míticas escaleras bebiéndonos un par de cervezas y me han contado cómo ha ido su día en Gozo. También han venido Laura y James por allí, que venían a despedirse de las hermanas de Lola, al igual que nosotros, pero éstas no han aparecido, ya que han llegado tarde y cansadas de la isla vecina después de “to la peoná”, como ellas dirían, que se han pegado. Desde aquí les digo que han sido un placer conocerlas, que me han encantado y que ya iremos a Sicilia a controlar que María no desfase mucho en su Erasmus.

Os dejo con esta canción de Amaral:

Día 288: Ghar Lapsi y más…

Día 288: Ghar Lapsi y más…
Ghar Lapsi

Ghar Lapsi

Hoy por la mañana Lola y yo hemos cogido el coche y hemos puesto rumbo al sur de la isla de Malta. Allí hemos pasado buena parte del día, entre las playas de Blue Grotto y Ghar Lapsi. Son playas pequeñas y sin arena, con lo que fundamentalmente hemos aprovechado para bañarnos y disfrutar de nuevo con las gafas de buceo, viendo los paisajes y los peces que siempre sorprenden. En la playa de Blue Grotto, más conocida, había mucha gente haciendo buceo con bombona, con lo que parece que el espectáculo bajo sus aguas y sus grutas debe ser impresionante. Lo dejamos para nuestra siguiente visita… Recomendamos ir a Ghar Lapsi porque, aunque es un lugar frecuentado por muchas familias y niños, tiene sombra en una entrante de la ladera de la montaña rocosa que te permite bañarte en una piscina natural. La vegetación bajo esa piscina, que a priori no parece sorprender, te deja nuevamente con la boca abierta. Para llegar en bus a Ghar Lapsi hay que coger el 71 desde Valletta (sólo en verano) y para Blue Grotto el 201 desde el aeropuerto o también el 71 desde Valletta (sólo en verano).

Una vez nos hemos cansado de la playa, hemos pasado por la fábrica de Playmobil. Teniendo en cuenta que siempre he sido más de Lego, la verdad es que es muy gracioso ver figuras de playmobil de tamaño casi real, reyes, princesas, policías e incluso azafatos de vuelo. Hemos entrado dentro, donde está la comisaría, un helicoptero de policía en el techo, el dragón…en fin, un momento curioso en el que sentirte de nuevo como un niño entre juguetes…

Atardecer en Paradise Bay

Atardecer en Paradise Bay

Una vez en casa, nos hemos preparado para salir en dirección a Paradise Bay, donde el Juuls celebraba una fiesta Reggae en un bar junto a la playa. En lugar de entrar en el bar, hemos llevado bebida y nos hemos quedado disfrutando de la música reggae mientras veíamos atardecer y nos dábamos un baño en la playa. Entre copa y copa, veíamos aviones pasar por encima nuestra, saliendo y entrando en la isla…quién nos iba a decir en ese momento que en uno de ellos deberíamos estar subidos rumbo de vuelta a España…..

La fiesta ha sido muy divertida, y allí hemos estado con mucha gente conocida: Raquel y Kyle, Lola, Cristina, Elena, Laura, Juana, Bea…ha sido una noche muy divertida, y ya bien avanzada la fiesta, cuando la entrada era gratis,nos hemos metido dentro del bar para disfrutarla en primerísima fila. En esta isla se respira el Reggae por todos sus costados y la fiesta ha sido una clara muestra de ello. Al final, como suele pasar, nos hemos ido desperdigando, aunque no ha faltado el baño nocturno en Paradise Bay.  David, Dei, Cristina, Lola y yo hemos puesto rumbo a casa en el Chevrolet de alquiler, cerrando así un día muy divertido.

 

Día 253: Fiesta Reggae en Paradise Bay

Día 253: Fiesta Reggae en Paradise Bay

Para continuar con nuestra ajetreada semana, hoy teníamos un nuevo evento, la fiesta reggae que organizaba el Juuls en Paradise Bay. La idea era ir un poco antes de que empezara para disfrutar de una tarde en esta pequeña playa de arena que, como la mayoría, está situada en la parte norte de la isla. Nosotros no habíamos estado nunca, así que más que la fiesta reggae, lo que nos llamaba la atención del plan era conocer la playa.

Llegando a Paradise Bay

Llegando a Paradise Bay

Después de comer, hemos partido hacia la playa de Mellieha, donde nos estaban esperando Laura y Cristina para ir juntos hasta Paradise Bay. A eso de las seis llegábamos a nuestro destino y como aún hacía bastante calor, hemos aprovechado para darnos un baño en su agua cristalina. La verdad es que no habíamos escuchado buenas palabras sobre esta playa pero a nosotros nos ha encantado, de hecho diríamos que es de las mejores playas de Malta. El agua, muy tranquila y cristalina, es perfecta para darse un baño bien largo, además la temperatura del agua hoy era perfecta.

Enseguida ha empezado la música reggae y ha ido llegando más gente, Carmen y sus amigos, Alberto, Bea, Lola y todos los habituales que no nos perdemos ni un solo evento de esta isla. La entrada a la fiesta costaba 5 euros y era en el bar que está justo en la playa, así que hemos decidido quedarnos en la arena, donde estábamos muy a gusto y desde donde se escuchaba perfectamente la música y de paso, ahorrarnos los 5 euros. Allí nos hemos comido bien a gusto la tortilla que ha preparado Laura y hemos estado disfrutando de la música y la compañía hasta que la fiesta ha acabado a eso de las 2 de la mañana. Genial tarde-noche en un sitio privilegiado, seguro que volvemos.

Día 229: De cañas con Cristina

Día 229: De cañas con Cristina

Esta mañana hemos seguido poniéndonos al día con todo el trabajo acumulado de estos días, ya que ayer no nos dio tiempo a hacerlo todo, así que de esta forma se nos ha pasado todo el día y parte de la tarde. Pasadas las seis, hemos ido al Eurosport de Birkirkara a intentar conseguir mi equipo de Snorkel. Llevamos intentando conseguirlo desde que me lo trajeron los Reyes Magos por Navidad,  me dijeron que por estas fechas ya lo tendrían, pero nada, no ha habido suerte.

A la vuelta, hemos pensado en llamar a Cristina para tomarnos algo con ella y desconectar un poco, que estábamos saturados de tanto ordenador. Cristina, por lo que se ve, ha recibido la llamada como agua de Mayo, ya que estaba acicalándose, precisamente, para salir a tomar algo. Le hemos pedido que nos llevara a algún bar de su barrio (Msida) y, así ha sido, nos ha llegado a un bar muy maltés situado justo al lado del mar, enfrente del Jubilee. El sitio era bastante cutre, de los que a mí me gustan, pero bien de precio y bien de vistas al mar, todo un fichaje. Mientras nos bebíamos una Cisk (1,50€), se nos ha ocurrido ir al Albert (o L-Ingliz) en Valletta, a esperar a Lola y Elena que salían de trabajar sobre las ocho y media.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Con el Rojito, hemos partido los tres hacia allá y lo hemos aparcado en el parking público que hay en Floriana, justo antes de entrar a Valletta. En el Albert, nos hemos sentado en la terraza y enseguida han llegado Lola y Elena, a las que hacía bastante que no veíamos. Allí nos hemos puesto un poco al día y nos hemos bebido otra cerveza (1,50€), acompañada, como siempre en este sitio, de algo de picoteo. En este punto de la noche, ya le había prometido a Cristina que después me iba con ella al Juuls, así que, a pesar de no estar hoy con espíritu festivo, me he propuesto cumplir mi promesa. A Lola esta vez le ha salido el punto responsable y ha sido imposible liarla.

Una vez ha empezado a hacer frío nos hemos retirado y, antes de ir al Juuls, hemos pasado por casa para abrigarme un poco, que como habíamos salido por la tarde, iba yo demasiado veraniego para el tiempo que está haciendo por las noches. David se ha rajado y ha preferido quedarse en casa. Cristina y yo nos hemos ido con la idea de pasarnos por la jamming del Gochi y, de paso, cenar algo de Sushi, pero cuando hemos llegado nos hemos encontrado que lo estaban cerrando, así que hemos ido directamente al Juuls. Allí nos hemos encontrado con Piotr y su amiga de Polonia que ha venido a visitarle estos días y juntos nos hemos quedado tomando algo en las escaleras que hacen la función de terraza del bar.

Día 195: Cena multicultural

Día 195: Cena multicultural

Hoy era un día un poco extraño, ya que como esta semana decidimos cambiar la Parranda al martes porque el miércoles era festivo, hoy no teníamos plan para la noche. Ya sabéis, un jueves sin Parranda no es un jueves. Nos hemos levantado pronto y hemos estado recogiendo y recolocando un poco la casa, que con tantos días de actividad la teníamos un poco abandonada.

Después de comer, hemos decidido ir de compras, que últimamente no sabemos por qué, pero a la gente le ha dado por llevarse la ropa que no es suya cuando vamos de fiesta. A mí ya me han quitado dos sudaderas del H&M de 15 euros, ya veis que botín se han llevado, pero es que a Dei ya le han quitado varios jerseys y una chaqueta de cuero. En fin, cuando salgáis por Paceville, tened cuidado de donde dejáis las cosas, sobre todo en el Native ya que estas historias se están repitiendo con bastante facilidad durante las últimas semanas. Dispuestos a reponer un poco nuestro fondo de armario, nos hemos ido al Centro Comercial The Point, que se encuentra en Sliema Ferries. Es lo más parecido a un centro comercial de los que se pueden ver en España, aquí no se ven con mucha asiduidad. Nos hemos recorrido varias tiendas sin éxito, ya que ya han empezado con la temporada de verano.

Cena multicultural

Laura, Piotr, Dei, Carmen, Amelia y Maria José

Como tenía que llevar a Cristian al aeropuerto, por el camino he dejado a Dei en el Zara que también está en Sliema Ferries, pero fuera del centro comercial. Parecer ser que allí sí ha encontrado algún jersey. Mientras, Cristian y yo nos hemos puesto de camino a Luqa, que es donde se encuentra el aeropuerto internacional de Malta. Se va unos días a Londres de vacaciones, esperamos que se lo pase de lujo por allí. De vuelta a casa, me ha llamado Dei con un plan para la noche. Laura, una de nuestras voluntarias favoritas,  ha recibido la visita de Amelia, Carmen y Maria José, unas amigas que han venido a pasar unos días a la isla. La cena de bienvenida ha sido un mix de comida polaca (a manos de Piotr ), italiana (preparada por Marco), brasileña (con un postre riquísimo hecho por Thaisa), maltesa (aperitivos varios) y, cómo no, española, a base de chorizo, lomo y jamón recién llegados de España. Después hemos ido un rato al Juul’s que, para los que no lo sepáis, es un bar de reggae que está situado en Spinola Bay. Para terminar la noche hemos ido al Native, pero esta vez tuvimos cuidado y volvimos a casa con toda la ropa.

Día 190: Gala de Miss World Malta 2013

Día 190: Gala de Miss World Malta 2013

Después de la fiesta que nos pegamos ayer, hoy nos hemos levantado a eso de las cuatro de la tarde. Como teníamos una barbacoa por el cumpleaños de Piotr y Mary, ni hemos comido ni nada, nos hemos preparado y enseguida hemos salido de casa. Hemos ido con el coche, ya que la barbacoa era en la playa del Surfside y después teníamos que ir al hotel Hilton a ver la gala de Miss World Malta en la que Bea iba a desfilar. Al poco de llegar hemos encendido las barbacoas portátiles de usar y tirar que David se había encargado de comprar. Suelen costar unos 2 euros, aunque hoy como estaba todo cerrado, le han clavado un poco y le han pedido 6 euros por un par de ellas. Como íbamos a ser bastantes, hemos llevado cuatro.

Nosotros hemos sido los primeros españoles en llegar y eso que ya íbamos un poco tarde, pero al poco han aparecido Carmen y Alberto. Después Cristina y dos amigas que han llegado hoy para visitarla, Elena, Lola, Laura,… Enseguida hemos empezado a comer y se ha creado un ambiente muy bueno, que nos ha dado un poco de pena dejar cuando a eso de las ocho y media hemos partido con Alberto y Carmen hacia el hotel Hilton, que está situado en Portomaso, la zona más pija de Malta. Teníamos muchas ganas de ver a Bea desfilar y no nos lo podíamos perder. Había bastante atasco para llegar y hemos tardado más de lo previsto, pero a las nueve estábamos allí para recoger las entradas que Bea nos había guardado.

Bea desfilando en la gala de Miss World Malta

Bea desfilando en la gala de Miss World Malta

En la puerta del Hilton Conference Centre hemos esperado a Julia y Maxim, los dos amigos de Bea, que también venían a verla. Mientras esperábamos, hemos podido ver los modelitos que llevaba todo el mundo y nos ha dado hasta un poco de vergüenza, ya que nosotros íbamos de lo más perroflauta del mundo. En cuanto han llegado hemos entrado y hasta nos hemos hecho una foto en el photocall de la entrada con la modelo. La gala ha durado unas dos horas y ha sido más entretenida de lo que esperábamos. Bea ha desfilado dos veces fuera de concurso, ya que aparte de los desfiles de las aspirantes, también había desfiles de firmas entre medias. Nos hemos vuelto a hacer más fans aún de ella si cabe, ya que, como decía Julia, no es porque sea nuestra amiga pero es la que mejor lo ha hecho. Hasta hemos dado un poco el cante y le hemos gritado “¡Guapa!”.

Posando con la modelo en el photocall de Miss World Malta

Posando con la modelo

Una vez ha terminado la gala, hemos vuelto con Carmen y Alberto a la barbacoa, aunque antes hemos pasado por una tienda para comprar algo más de bebida. Cuando hemos llegado allí seguían y hemos encendido la última barbacoa que quedaba, en la que hemos cocinada las tres salchichas que habían sobrado y unas cuantas patatas asadas que han quedado buenísimas. Como ya se había gastado la bebida y la gente tenía un poco de frío, enseguida nos hemos ido a seguir la fiesta en otro sitio. La primera parada ha sido el Juuls, donde hemos aguantado bastante bailando a ritmo de reggae. Después hemos ido al Native, como viene siendo habitual. En el camino nos hemos asustado bastante, ya que hemos visto un grupo de chicos que iba con cuchillos bastante grandes en las manos. Hemos avisado a la policía, pero se lo han tomado con mucha calma

En Native han ido cayendo uno a uno, hasta que sólo hemos quedado Lola, Elena y yo. Al final nos hemos encontrado con un par de libaneses que suelen estar por el Juuls y también alguna vez en la Parranda. Se han vuelto locos invitándonos a chupitos de vodka-menta, que por cierto, estaban buenísimos, y si no nos hemos tomado cuatro bandejas no nos hemos tomado ninguna. Después Elena, que estaba alucinando con la situación, nos ha abandonado. A las seis hemos salido del Native y ya era de día. De ahí nos hemos ido al Clique, el after más conocido de Paceville. Allí hemos vuelto a coincidir con Patricia y Nata, con las que llevamos dos días encontrándonos en todos los sitios, y hemos bailado hasta que el cuerpo ha aguantado. En mi caso, no ha sido mucho, así que me he retirado pasadas las siete y allí he dejado a Lola y Nata dándolo todo una vez más. Hay que ver qué aguente tienen las sevillanas…