Tag Archives: Il-Fortizza

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Por la mañana he estado en casa intentando dormir, ya que tenemos una obra justo en el patio que da a la ventana de la habitación y como el sol aquí sale como unas dos horas antes que en España, los obreros se ponen a trabajar muy temprano. Así que a las siete ya están con el martillo demoledor, no sé qué estarán haciendo ya que supuestamente están reformando una casa y llevan con el martillo más de una semana. En fin hay cosas de este país que nunca entenderé.

Después de comer, he ido a hacerme las lentillas ya que en la última The Parranda perdí una de ellas, no sé si fue antes o después de ponerme un sujetador que no se de quién era ni que hacía allí. Estos días he estado yendo con una sola lentilla, ya que estaba pendiente de que me enviaran los datos de mi graduación desde España para poder hacerme unas nuevas aquí. Me habían contado que aquí la graduación sólo te la hacen en el médico, aunque al final no lo comprobé, ya que esta mañana mi óptica de España me ha mandado un e-mail con los datos que necesitaba. Con estos datos he ido a la óptica Solo Optical que se encuenta  en St. Julians, y con sólo llevar mis datos me han dado las lentillas en un momento y por la mitad de precio que en Madrid (10€ las dos).

Cumple de Maria

Cumple de Maria

Más contento que unas pascuas por volver a ver el mundo bien, he vuelto a casa para ducharme e ir al cumpleaños de Maria Elena, también conocida como María la Portuguesa, una valenciana encantadora que forma parte de la pequeña family que tenemos en Malta. Hemos quedado en el Times Square, un bar con terraza que se encuentra en Sliema, justo en frente del Il-Fortizza. Allí estábamos María y sus padres, que han venido de visita, Nuria, César, Ainhoa y, por supuesto, Leonel, su chico. Después de un rato allí han decidido irse al casino del Westin Dragonara para probar un poco de suerte. Yo había quedado para ir con Carmen a una jamming de Tribali, el grupo maltés de mayor proyección internacional. Era en The Lido, uno de los locales que está en el paseo de Sliema, junto a la playa. Pero cuando iba de camino, he llamado a Carmen y ya se habían ido a cenar, así que he decidido venirme a casa y ver Masterchef, que está en la fase final y me tiene enganchado. La semana que viene es la gran final y no me la pienso perder.

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Por la mañana he estado en casa intentando dormir, ya que tenemos una obra justo en el patio que da a la ventana de la habitación y como el sol aquí sale como unas dos horas antes que en España, los obreros se ponen a trabajar muy temprano. Así que a las siete ya están con el martillo demoledor, no sé qué estarán haciendo ya que supuestamente están reformando una casa y llevan con el martillo más de una semana. En fin hay cosas de este país que nunca entenderé.

Después de comer, he ido a hacerme las lentillas ya que en la última The Parranda perdí una de ellas, no sé si fue antes o después de ponerme un sujetador que no se de quién era ni que hacía allí. Estos días he estado yendo con una sola lentilla, ya que estaba pendiente de que me enviaran los datos de mi graduación desde España para poder hacerme unas nuevas aquí. Me habían contado que aquí la graduación sólo te la hacen en el médico, aunque al final no lo comprobé, ya que esta mañana mi óptica de España me ha mandado un e-mail con los datos que necesitaba. Con estos datos he ido a la óptica Solo Optical que se encuenta en St. Julians, y con sólo llevar mis datos me han dado las lentillas en un momento y por la mitad de precio que en Madrid (10€ las dos).

Cumple de Maria

Cumple de Maria

Más contento que unas pascuas por volver a ver el mundo bien, he vuelto a casa para ducharme e ir al cumpleaños de Maria Elena, también conocida como María la Portuguesa, una valenciana encantadora que forma parte de la pequeña family que tenemos en Malta. Hemos quedado en el Times Square, un bar con terraza que se encuentra en Sliema, justo en frente del Il-Fortizza. Allí estábamos María y sus padres, que han venido de visita, Nuria, César, Ainhoa y, por supuesto, Leonel, su chico. Después de un rato allí han decidido irse al casino del Westin Dragonara para probar un poco de suerte. Yo había quedado para ir con Carmen a una jamming de Tribali, el grupo maltés de mayor proyección internacional. Era en The Lido, uno de los locales que está en el paseo de Sliema, junto a la playa. Pero cuando iba de camino, he llamado a Carmen y ya se habían ido a cenar, así que he decidido venirme a casa y ver Masterchef, que está en la fase final y me tiene enganchado. La semana que viene es la gran final y no me la pienso perder.

Día 228: Bye Bye Ángel

Día 228: Bye Bye Ángel

Después de unos días muy intensos, el final del viaje para Ángel ha llegado. Creo que no tenía muchas ganas de dejar la isla y espero que se lo haya pasado muy bien por estas tierras y nos deje un comentario a favor o en contra, aunque por llevar la contraria, seguro que lo pone en contra. Ayer por la noche le preguntamos que es lo que más le apetecía hacer en sus últimas horas y nos dijo que quería playa, así que ese ha sido el plan para la mañana de hoy. Por desgracia, el tiempo en Malta está un poco loco y no lo hemos podido llevar a cabo ya que estaba nublado.

Vistas a La Valeta

Vistas a La Valeta

Como plan alternativo hemos decidido dar un paseo desde la bola del mundo de Sliema hasta el Sliema Ferries. Así  hemos ido por todo el paseo marítimo y hemos ido dejando atrás el Surfside y el Fortizza (una antigua fortificación reconvertida en un restaurante).  Hemos hecho una parada junto al centro comercial The Point, para contemplar las vistas a Valletta que se pueden ver desde la pasarela de madera. No me cansaré de decirlo, pero las vistas que se aprecian desde este lugar son una pasada, aunque luego Ángel se meta conmigo porque siempre hablo de vistas increíbles. El paseo lo hemos terminado justo delante del Zara, donde estaba trabajando Teresa en uno de los puestos de viajes turísticos que se ofrecen en el puerto de Sliema Ferries.

Sobre la marcha, hemos decidido comprar algo para hacer la comida en casa y aprovechando que estábamos por la zona hemos ido a comprar al Tower. Dei nos ha prepararado su famoso  Pollo Tika Massala, que lo hace para chuparse los dedos. Yo por lo menos, siempre repito un par de veces cuando lo cocina, seguro que lo cogerían en Masterchef. Con el estómago lleno, ha llegado la hora de la partida. Nos habíamos relajado demasiado y teníamos el tiempo justo para llegar al aeropuerto. Menos mal que tenemos el Rojito, que nos lleva al aeropuerto en sólo 20 minutos, no como el autobús que casi siempre tarda más de una hora.

Ángel

Ángel

La última anécdota la hemos tenido en la puerta de embarque, ya que unas chicas se acercaron a Ángel para darle una bolsa que se le había olvidado a un amigo suyo y que se la diera. Al final la historia ha salido bien y la bolsa ha llegado a su destino. A la izquierda os dejamos una foto del protagonista de este día. Si alguna esta interesada, no dudéis en escribirnos para llevaros esta joya, con la condición de que nos lo preste para que nos visite nuevamente. Nosotros mientras tanto, hemos estado esperando la llegada de Dani, un amigo de Susana y conocido nuestro, que también vive en la isla pero que se tuvo que ir a España por unos días. Como siempre, Dani ha llegado con su gorra a lo Fito y Susana se ha llevado una alegría tremenda, ya que hacía bastante tiempo que no se veían.

Con el Rojito, los cuatro nos hemos puesto rumbo a Gzira, esta vez para dejar a Dani en su casa y también a Susana que hoy se muda para pasar también unos días con él. Ya de paso, Dani nos ha enseñado su casa, una autentica maisonette maltesa, con su jardín, su azotea y sus tres plantas, que nos ha encantado. A ver si algún día nos mudamos a una casa así. De vuelta a casa, y después de varios días dejando el trabajo un poco de lado, nos hemos puesto a currar para dejar al día todo lo que teníamos pendiente, aunque teníamos tanto que todavía hemos dejado bastante para mañana.

Día 61: ¡Nos vamos The Parranda!

Día 61: ¡Nos vamos The Parranda!
The Parranda

The Parranda

Esta mañana, después de hacer una buena cura de sueño, nos hemos levantado y hemos salido de casa en busca de un taller. Queremos cambiarle la batería al coche porque de vez en cuando falla, así que hemos ido a ver por cuánto nos la cambian. Hemos encontrado un mecánico cerca de Balluta y muy amablemente se ha acercado hasta donde teníamos el coche para revisarlo. Nos ha confirmado que el problema es de la batería y nos ha dicho que nos la podría cambiar por unos 50 o 60 euros. Imagino que miraremos también en otros sitios a ver si nos sale un pelín más barato. Para comer hemos cocinado cous-cous, como ayer recibimos la compra, teníamos de todo en la nevera. así que hemos hecho un riquísimo cous cous de pollo y verduras.Después hemos estado ultimando detalles del proyecto que os comentábamos estos días. Tenemos muchas ganas de irnos The Parranda los jueves y necesitamos vuestra ayuda para poder hacerlo. Algunos ya se han animado a venirse The Parranda con nosotros:

Por la noche teníamos pensado ir a la fiesta del Fortizza pero después de hacer varias llamadas a nuestros amigos, como nadie quería ir, hemos desistido del plan. Así que en lugar de ir al Fortizza nos hemos ido a cenar al Gochi, que teníamos muchas ganas de ir desde que estuvimos en una jam session que hubo hace un par de semanas. El sitio nos ha encantado porque, además de ser un lugar muy bonito, tiene un sushi delicioso y a muy buen precio. Entre los dos nos hemos gastado 16 euros con bebida y todo. Os lo recomendamos sin ninguna duda.