Tag Archives: golden bay

Día 322: ¡Y otra despedida más!

Día 322: ¡Y otra despedida más!

Después de estar toda la mañana trabajando y como últimamente no lo hacemos mucho, esta tarde hemos decidido darnos un descanso e irnos a la playa de Golden Bay. La idea era ir después de comer con Lola y Enrica, pero nosotros hemos acabado llegando a eso de las cinco y ellas casi a las siete de la tarde, así que lo que hemos hecho más bien es ver el atardecer. La verdad es que esta playa tiene un atardecer muy bonito, ya que el sol cae de lleno sobre el mar.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

L-Ingliz (o el Albert’s)

Una vez se ha ocultado el sol y después de dejar a Enrica en Msida, hemos partido hacia Valletta con el Rojito, donde habíamos quedado con Lozano Cano, Ángela y Cristina para despedirnos de Javi, que tiene su vuelo de vuelta a España este jueves. Javi ha estado sólo tres meses en Malta, así que cuando hemos empezado a tener más trato con él ha sido justo cuando ya se tenía que ir. Es una pena, pero es algo muy frecuente en Malta, ya que la mayoría de la gente viene para estancias muy cortas.

El sitio donde hemos quedado ha sido el L-Ingliz, aunque para nosotros es más conocido como el Albert’s, haciendo honor al nombre de su dueño, un tipo bastante majete, que de vez en cuando se tira el rollo y nos saca alguna tapita, aunque cada vez lo hace menos. También es el sitio en el que se celebra el Triq Cinemoon Festival, que para los que no lo conozcáis es un festival de cine al aire libre que está teniendo lugar cada dos semanas durante este verano 2013. El próximo pase será este mismo jueves bajo la temática «Killing». Pues bien, allí hemos estado tomándonos nuestras últimas cervezas con Javi, al que le deseamos mucha suerte en su nueva vida en Londres.

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

El sábado pasado, Martin, nuestro compañero en The Parranda, nos invitó a una barbacoa que llevábamos tiempo queriendo organizar en su casa de Rabat. Pero al final con tantas idas y venidas, las otras veces no fue posible coordinarnos y demás historias se nos estaba pasando el verano sin poder realizarla. Así que esta vez ya por fin pusimos fecha y hoy era el día tan esperado.

Gnejna bay

Dei en Gnejna bay

Pero antes de que llegara la noche, nos quedaba un día entero por delante. Así que una vez levantados y despejados, hemos decidido ir a una de las playas que aún no habíamos visitado, Gnejna bay. Es una de las tres playas de arena que se encuentran en la parte noroeste de la isla, seguramente sea la menos transitada de las tres, aunque es bastante popular entre las familias maltesas. Se encuentra a un kilómetro aproximadamente de Mġarr y para llegar allí tenéis que coger el bus 101 o 102, aunque estas líneas sólo funcionan en verano. La playa es pequeña y muy acogedora, con unos alrededores espectaculares. En ella se pueden divisar pequeñas casitas de pescadores donde guardan todos los utensilios para la faena. La única pega es que aunque sea una playa de arena, hay bastantes piedras dentro del agua. También tiene un pequeño chiringuito donde hemos estado comiendo, una hamburguesa con patatas y bebida nos ha salido por poco más de cuatro euros por cabeza. Hacia las cinco hemos vuelto a casa, haciendo una parada en el supermercado Smart de Birkirkara, que consideramos el más completo de la isla. Aunque seguramente no sea el más barato, en él puedes encontrar casi todo lo que te propongas.

BBQ de langostinos

Langostinos a la barbacoa (En honor a Elena Partearroyo)

Después de ducharnos, hemos partido hacia Rabat con el Rojito. En el camino, hemos recogido a Alberto y Cristina, y a eso de las siete y media ya estábamos en casa de Martin. Para nuestra sorpresa, hemos sido los primeros en llegar, así que hemos empezando tomándonos unas cervezas y algo de picar, mientras esperábamos a que llegara el resto de la gente. Así han ido llegando, PJ y Cristina, más tarde Lola y ya por último Kurt, nuestro invitado sorpresa. Según nos ha contado fue el representante de Eurovisión en 2012 con «This is the night». Durante la cena nos contaron que están grabando un videoclip, así que estaremos atentos a él. Martin, se ha convertido en el chef de la noche y ha preparado una cena deliciosa a base de hamburguesas, salchichas maltesas y unos langostinos a la naranja que sabían a gloria. Una vez hemos terminado de comer, Martin ha soltado a Keiko, un Husky Siberiano precioso que se encontraba un pelín suelto sexualmente hablando. Así que allí hemos estado sufriendo sus embestidas, en especial Alberto del que estaba totalmente enamorado.

Os dejamos con la Actuación de Kurt en Eurovisión:

Día 271: Cumpleaños de Lucía

Día 271: Cumpleaños de Lucía

Después de los muchos Long Island que nos bebimos ayer, hoy ha costado un poco levantarse, aunque teníamos claro que no queríamos pasar el día encerrados en casa. Nada más terminar de comer lo primero que hemos pillado de la nevera, hemos pasado a buscar a Cristina con el Rojito y hemos partido hacia Golden Bay, donde nos estaba esperando Elena. Allí hemos pasado la tarde entre baño y baño, lo mejor para un día de resaca. Eso sí, tenemos que decir que hoy el agua estaba de color verde, literalmente. Daba un poco de cosa meterse, pero con el calor que hacía no nos quedaba otra.

Cuando nos hemos cansado de estar vuelta y vuelta, hemos ido a tomar algo a uno de los chiringuitos que hay en Golden Bay, que curiosamente se llaman de la misma manera, o por lo menos pertenecen a la misma marca, Munchies. Nosotros hemos optado por el menos cool, también conocido como Spiaggia d’Oro. Es mucho más barato y además se aproxima más a lo que nosotros entendemos por chiringuito. Después, hemos ido a llevar a Elena y Cristina y hemos pasado rápidamente por casa para ducharnos, que esta noche teníamos el cumpleaños de Lucía.

En el Qube

En el Qube

Lucía es una chica gallega, a la que conocimos prácticamente al principio, en los inicios de la Parranda. Realmente no hace falta que hagamos mucha descripción, porque es conocida en toda la isla. A las nueve y media hemos llegado a su casa, donde ya nos estaban esperando para cenar. Empanadillas de espinacas, tortilla de patatas, nachos con guacamole y paella de verduras, todo vegetariano en honor a ella. Además tenemos que decir que Lucía es una gran cocinera, siempre que nos invita a cenar, salimos encantados. Mi plato favorito de hoy han sido las empanadillas de espinacas, que estaban tremendas. Después hemos empezado con las copas y enseguida hemos ido salido para Paceville, donde continuaba la celebración.

Como Lucía trabaja en Footloose, la celebración ha tenido lugar en el Qube, que es de los mismos dueños. Allí nos han invitado a una botella de vodka, champán y chupitos, todo un lujo, es lo que tiene tener una amiga enchufada. Bailando como si no hubiera un mañana, hemos alargado la noche hasta que ha amanecido, hora en la que hemos decidido tomar la última en casa de Lucía, aunque al final nos hemos dispersado todos un poco, y cada uno ha tirado para su casa, que ya no eran horas.

 

Día 220: El primer pinchazo del Rojito

Día 220: El primer pinchazo del Rojito

Levantarme pronto y que Dei siga durmiendo es una constante, así que hoy, que me he levantado especialmente pronto y que hacía un día espectacular, he decidido poner rumbo a Golden Bay a aprovechar un poco la mañana. Desde St Julians con el Rojito se tarda unos 25 a 30 minutos dependiendo del tráfico. Si optáis por el transporte público tenéis que coger el 225 hasta el final de la línea. El viaje puede durar como una hora, ya que pasa por todo el centro de la isla (va vía Mosta), con el inconveniente de que el 225 es una de las peores líneas de la isla, pasa una o dos veces cada hora, y eso si pasa.

En Golden Bay ha pegado el sol como ningún día de los que llevamos en la isla, tanto que es la primera vez que me he sentido achicharrado. Una vez que Dei se ha levantado, me ha llamado para saber donde estaba y venir, pero hacía tanto calor que he decidido irme a casa para comer. A la vuelta me esperaba una gran sorpresa, y es que ya en los alrededores de Pembroke se me ha reventado una rueda. Sinceramente no me sorprende que se reventara, sino que no haya sucedido antes ya que el estado de las carreteras es un poco deficiente en casi todos los tramos. He tenido que aparcar lo más cerca al guardarrail, ya que los coches pasaban muy cerca.

La rueda reventada

La rueda reventada

En este punto ha empezado una nueva aventura, una de tantas que hemos tenido con el coche, así que otra experiencia más. Me he puesto a cambiar la rueda, pero la suerte no ha estado conmigo hoy, ya que el gato que tenemos en el Mini, también se puede calificar como mini y no me daba lo suficiente como para levantar el coche, ya que se caía todo el tiempo. En ese momento he decidido llamar al seguro del coche para que vinieran a asistirme y la mala suerte ha continuado. En Malta los seguros a terceros no te incluyen la grúa, a menos que en un accidente seas tú el damnificado, así que si quería grúa tenía que pagarla de mi bolsillo. El plan B, era recurrir a nuestro ángel de la guarda Raúl, que ha venido con Dei y su furgoneta a intentar levantar el coche con su gato. Esta vez la suerte nos ha acompañado y hemos podido cambiar la rueda con facilidad. Al ponerla nos hemos dado cuenta de que estaba deshinchada, así que hemos tenido que ir lentamente hasta la gasolinera más cercana para hincharla un poco.

Como veis, una nueva aventura en Malta. Con todo lo pasado, solo tenía ganas de llegar a casa y ducharme, ya que en la carretera pasé un calor tremendo y bastantes sudores, ya que los coches pasaban muy cerca. Después acerqué a Dei hasta Mdina, que había quedado para reunirse con Carmen y Martin mientras yo me quedaba tranquilo en casa recuperándome del susto.

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Hoy con la visita de Luis, teníamos previsto hacer un recorrido por la parte norte de la isla e incluso ir a la playa un rato. Así que me he levantado más o menos pronto para aprovechar el día. He tenido un pequeño percance en la sincronización, ya que nos entendimos mal hablando por Whatsapp, así que cada uno hemos ido a un lado, pero al final hemos conseguido encontrarnos y nos hemos puesto rumbo a la antigua capital maltesa.

Mdina, sobre la que ya hemos hablado en otros post, se encuentra en la parte central de la isla y sobre una de las zona más elevadas. Por ello, además de ser una hermosa cuidad amurallada y de pequeñas calles con mucho encanto, tiene unas vistas impresionantes de toda la isla. Después de recorrerla, ver la plaza de la catedral y el mirador, hemos ido al restaurante del que dicen que tiene la mejor tarta de chocolate de Malta a desayunar. El sitio en cuestión es el Fontanella, que además tiene unas vistas impresionantes. Además de las tartas, os puedo decir que cualquier cosa de su carta está buena. Además, no es nada caro y se encuentra en un sitio privilegiado, así que si vais de visista a Mdina, es un buen sitio para comer.

Dome de Mosta

Dome de Mosta

Después de la visita a Mdina, nos hemos ido a Mosta, que se encuentra a tan sólo unos 4 kilómetros. Con el Rojito nos hemos presentado en un santiamén. Queríamos visitar la fantástica cúpula de su iglesia Asunción de la Virgen María, que es la cuarta mayor de Europa, pero por desgracia cierra las visitas a la hora de comer (de una a tres de la tarde). En su lugar hemos hecho algo típico maltés, comprarnos un pastizzi en un puesto que hay cerca de la iglesia para que Luis lo probara. De ahí nos hemos partido hacia las tres playas de arena que hay en la parte norte de la isla.

Golden BayGħajn Tuffieħa (más conocida como Riviera) y Ġnejna Bay son tres playas que se encuentran a muy poca distancia en el noroeste de la isla. Las más conocidas son las dos primeras, siendo la segunda una playa más natural y dentro de un entorno protegido. La última es la menos conocida y la menos transitada. Hacía tanto viento, que no hemos podido ni bañarnos ni sentarnos en la arena, así que hemos optado por hacer un poco de senderismo por la playa de Għajn Tuffieħa, con las vistas que veis en la foto.

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Con nuestro gozo en un pozo, hemos vuelto a Mosta y esta vez sí hemos podido visitar la iglesia. Después, casi a las cuatro de la tarde,  hemos comido en un pequeño restaurante que se encuentra a la derecha de la iglesia. Hemos probado los dos platos típicos de Malta, el conejo y la Ftira. Luis, como buen seguidor de Masterchef, era más critico que yo, a mi me pareció que estaba todo muy bueno. Después de comer, vuelta a casa con el Rojito, café en un restaurante al lado de la playa de Sliema y despedida, ya que yo había quedado y Luis se iba a visitar las tres ciudades. Día intenso y en buena compañía.

Aquí un collage resumen del día:

Collage de la visita

Día 198: Psicoanálisis en Golden Bay y cena en Mosta

Día 198: Psicoanálisis en Golden Bay y cena en Mosta

Últimamente parece que se está convirtiendo en costumbre lo de ir a pasar la tarde del domingo a Golden Bay. Después de levantarnos sin muchas ganas de nada después de unos días de mucho movimiento, Lola y Elena nos han propuesto ir para allá y hemos pensado que pasar la tarde del domingo tirados en la arena era una buena opción. Con el Rojito una vez más, nos hemos puesto rumba hacia Golden Bay y en menos de media hora estábamos allí. Hoy por suerte no había mucho tráfico en la carretera.

Allí nos hemos encontrado con Lola, Elena y también con Enrica, otra de las voluntarias, y sus amigas, todas italianas. Hemos hablado en español, en inglés y hasta en italiano, para que veáis lo políglotas que somos. Allí hemos visto el atardecer, es un sitio ideal para verlo, ya que el sol cae justo en el mar. La playa estaba llena de gente, no nos queremos imaginar cómo se pondrá en verano. Hemos decidido que la próxima vez iremos a una que está al lado, que nos han dicho que es mucho más bonita y natural.

Con Elena y Lola en Golden Bay

Con Elena y Lola en Golden Bay

Las italianas han sido las primeras en irse y allí nos hemos quedado los cuatro españoles, psicoanalizándonos. Lola hizo un curso hace tiempo acerca de los temperamentos. Por lo que nos ha contado, existe una rueda que divide los carácteres en cuatro tipos: colérico, sanguíneo, linfático y melancólico. Cada temperamento tiene sus características, por lo que cada persona se identifica con el temperamento del que tenga mayoría de esas características. Nos ha sorprendido porque Lola nos tenía bien caladitos, a mí por ejemplo me ha dicho que soy de temperamento linfático, y cuando me ha dicho las características de éste, me he dado cuenta de que cumplía la mayoría. David y Elena por lo visto son coléricos y Lola es linfático-sanguíneo. La verdad es que ha sido muy interesante conocernos un poco más.

Después de este psicoanálisis ya empezaba a hacer frío y hemos abandonado la playa. Hemos llevado a Elena y Lola a su casa de Mosta y al final nos han invitado a cenar. Lola se ha currado algo que era una mezcla de pan tumaca y pizza. Eran rebanadas de pan con queso, tomate y orégano, unas llevaban jamón y otras bacon. Aunque hay que decir que la cocinera de la casa suele ser Lola, Elena hoy también se ha currado una ensalada. Además de que estaba todo buenísimo, nos ha encantado pasar esta bonita velada en su casita. Las dos llevan poco tiempo en la isla pero en muy poco tiempo se han ganado nuestro cariño. El mejor regalo de Malta es poder conocer a gente así.

Día 191: Malta International Fireworks Festival

Día 191: Malta International Fireworks Festival

Después de los eventos varios de ayer, hoy nos hemos levantado muy tarde. Es lo que tiene salir hasta las tantas de la mañana. Aunque yo he de decir que ayer me recogí pronto, a las dos estaba por casa. Dei llegó sobre las ocho, y según él no fue de los últimos en irse, por lo que os podéis imaginar como terminaron los demás. Así que por la mañana fui yo el que se levantó primero y estuvo vagueando un poco por casa.

Vistas a Valeta desde Sliema Ferries

Vistas a Valletta desde Sliema Ferries

He estado esperando a Dei para ver si finalmente comíamos juntos o no, pero como tardaba tanto en levantarse al final he hecho el plan por mi cuenta y me he ido al Mc Donalds de Sliema Ferries, ya que no me apetecía mucho cocinar a esas horas. Ha hecho un día espectacular, así que después de comer, he decidido irme a la orilla del puerto a tomarme un café al sol. No he podido tener mejor idea ya que con el solecito y las vistas a Valletta, ha sido un verdadero lujo y placer. Mientras estaba allí, han pasado tres autobuses descapotables en los que parecía que había gente de celebrando alguna victoria de fútbol, que aunque este deporte en Malta no sea de primer nivel, es el primer deporte nacional. Cuando el sol ha empezado a caer, se ha levantado la brisa marina, así que era el momento de volver a casa.

 

Malta International Fireworks Festival

Malta International Fireworks Festival

Ya con Dei, me propuso un plan muy bueno para rematar la semana, el festival de fuegos artificiales. Malta International Fireworks Festival es un concurso de fuegos artificiales que se ha estado celebrando esta semana en diferentes emplazamientos de la isla. Como no habíamos podido ir a ninguno, aprovechamos el domingo para ir a verlo a Golden Bay, un sitio que últimamente estamos frecuentando mucho. Con el Rojito, nos hemos puesto en camino pero no habíamos pensado que iba a tener tanta afluencia de público, por lo que nos hemos comido un atasco enorme. Aun así hemos llegado a tiempo, ya que empezaba alrededor de las nueve de la noche. Conseguimos ponernos en uno de los laterales de la carretera, que tenía muy buenas vista. En el programa competían tres equipos que si no nos equivocamos eran de Malta, Italia y España. Sólo nos hemos quedado a ver los primeros, que nos han gustado pero tampoco nos han dejado muy impactados. Pero no ha sido por eso por lo que no nos hemos quedado a los dos siguientes, sino porque el primero ha provocado un pequeño incendio que han tardado bastante tiempo en apagar y como no sabíamos a que hora se iba a reanudar, hemos decidido que era buen momento para volvernos e intentar no pillar el atasco de vuelta. El caso es que lo hemos conseguido.

Día 189: Vuelta a Malta en un día

Día 189: Vuelta a Malta en un día

Como terminamos ayer en la habitación de Jorge y Fran tomando la última, nos dio tanta pereza volvernos a casa a las tantas que nos quedamos a dormir allí . Nos hemos levantado como a las doce, todavía con los efectos del alcohol, y hemos venido a casa para ducharnos, ya que ayer en el punto de la exaltación de la amistad, habíamos prometido a los dos que les llevábamos a ver un poco Malta. Han tenido muy mala suerte con el tiempo durante estos días, ya que la semanas pasada tuvimos muy buenos días, incluso nos dimos el primer baño, pero estos tres días que llevan en la isla, solo les han tenido nubes, lluvia y mucho viento.

Blue Grotto

Blue Grotto

Una vez duchados y listos hemos cojito el Rojito y nos hemos puesto rumbo a Paceville para recogerles, después, nuestro destino sería Blue Grotto. Se trata de una serie de cavernas marinas, en las que todos los días desde el amanecer hasta el medio día se puede observar un espectáculo único. La ubicación de la cueva junto con la luz del sol lleva a la «duplicación» del agua que muestra numerosos matices de azules. Varias cavernas espejo tienen brillantes de colores fosforescentes, otras cavernas muestran una profunda sombra oscura de color azul. Pero hemos ido en mal día, ya que al llegar, como el mar estaba revuelto, no han salido los pequeños barcos que te llevan por las cuevas. Así que nuestro gozo en un pozo, nos htemos tenido que marchar. Desde allí, decidimos poner rumbo a los acantilados de Dingli.

Por unas carreteras la muy tortuosas y llenas de baches, llegamos al centro de observación que se encuentra encima de los acantilados. Vistas muy bonitas pero nos lo esperábamos mucho más espectacular, por las fotos que habíamos visto por internet. Con un poco de decepción, un poco de hambre y aunque el día no acompañaba, decidimos ir a Golden Bay para terminar la ruta. Y tuvimos mucha suerte, ya que nos pusimos a comer en uno de sus restaurantes que estaba a pie de playa y ¡nos salió el sol!. Increíble pero por fin Jorge y Fran vieron el sol en su último día en Malta. Estaban tan contentos que palabras textuales, casi se ponen a llorar. Después de comer, los cuatro nos quedamos dormidos en la playa como una hora y a eso de las siete nos hemos vuelto para casa una vez les hemos dejado en su hotel.

Barbacoa en la casa de Ana

Barbacoa en la casa de Ana

Por la noche teníamos una barbacoa en la nueva casa de Ana, ya sabéis, esa chica tan mona de la que muchas veces os hemos hablado. Con unas cuantas cervezas y con bastante cansancio, nos hemos ido para allá. Tenemos que decir que la casa es espectacular, tiene una terraza increíble para disfrutar bien el verano. Allí nos encontramos con un montón de gente como veis en la foto, con ganas de disfrutar y comer las delicias a la brasa de la barbacoa. Pipi, el cocinero de la carne, nos deleitó con su buen hacer y la anfitriona preparó una riquísima ensalada de pasta, además de pan tumaca y muchas otras cosas. Una velada perfecta, en la que nos despedimos de Maria, una chica sueca encantadora que deja Malta para irse a vivir a Marbella. Para terminar la noche, fuimos a rematar al Juuls y un poquito más tarde al Native.

Día 179: ¡The Parranda en el Times of Malta!

Día 179: ¡The Parranda en el Times of Malta!

Después de la gran fiesta de anoche en el Surfside, hoy nos hemos levantado con la noticia de que salíamos en el Time of Malta, el periódico más leído del país. Martin nos comentó hace unos meses que se estaba preparando un artículo de The Parranda pero no esperábamos que saliera hoy, así que cuando lo hemos visto esta mañana nos hemos quedado muy sorprendidos, un motivo más de alegría y felicidad en esta aventura. En la imagen, podéis ver el artículo acompañado de una foto de la gran Kinky Blonde, a la que cada día adoramos más. Imaginaos cómo se ha quedado ella al ver su foto en el periódico.

The Parranda en Times of Malta

The Parranda en el Times of Malta

Después de este notición, nos hemos terminado de desperezar antes de decidir cuál iba a ser el plan para la tarde. Como era el cumpleaños de Laura, esta vez de verdad, hemos decidido llamarla para ver qué tenía pensado hacer en su día. Nos ha dicho que iban a ir a la playa de Golden Bay y, como nos pareció un buen plan, hemos cogido el coche y a eso de las cinco de la tarde nos hemos puesto rumbo al lugar.

Atardecer en Golden Bay

Atardecer en Golden Bay

Golden Bay, se encuentra en la parte noroeste de la isla, es una playa de arena, algo no muy usual en la isla, y está cerca de otras dos playas: la playa de Ghajn Tuffieha que es una reserva natural y Ribiera. Golden Bay seguramente sea la más turística de las tres ya que se encuentra rodeada de hoteles de lujo. Podéis llegar hasta ella con el autobús 225 desde St Julians, el 44 desde Valletta, o el 223/224 desde Buggiba. Os recomendamos evitar el 225, ya que es la línea que funciona peor de toda la isla. La mejor opción desde St.Jullians es ir con el 12 a Buggiba y allí cambiarse al 223/224. Casi a las seis de la tarde, tardando más de lo previsto por el tráfico que había, hemos llegado y hemos disfrutado de la compañía de Laura y una gran parte de los voluntarios europeos hasta que ha llegado el atardecer. Golden Bay es un sitio perfecto para contemplarlo, ya que el sol cae justo encima del mar. Una vez se ha ocultado el sol, ha empezado a hacer frío y hemos empezado a recoger los bártulos. Después hemos vuelto a casa acompañados de Piotr, el compañero de Laura y Cristina, y Thaísa, una brasileña que ha venido a estudiar inglés.