Tag Archives: Ġnejna Bay

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

El sábado pasado, Martin, nuestro compañero en The Parranda, nos invitó a una barbacoa que llevábamos tiempo queriendo organizar en su casa de Rabat. Pero al final con tantas idas y venidas, las otras veces no fue posible coordinarnos y demás historias se nos estaba pasando el verano sin poder realizarla. Así que esta vez ya por fin pusimos fecha y hoy era el día tan esperado.

Gnejna bay

Dei en Gnejna bay

Pero antes de que llegara la noche, nos quedaba un día entero por delante. Así que una vez levantados y despejados, hemos decidido ir a una de las playas que aún no habíamos visitado, Gnejna bay. Es una de las tres playas de arena que se encuentran en la parte noroeste de la isla, seguramente sea la menos transitada de las tres, aunque es bastante popular entre las familias maltesas. Se encuentra a un kilómetro aproximadamente de Mġarr y para llegar allí tenéis que coger el bus 101 o 102, aunque estas líneas sólo funcionan en verano. La playa es pequeña y muy acogedora, con unos alrededores espectaculares. En ella se pueden divisar pequeñas casitas de pescadores donde guardan todos los utensilios para la faena. La única pega es que aunque sea una playa de arena, hay bastantes piedras dentro del agua. También tiene un pequeño chiringuito donde hemos estado comiendo, una hamburguesa con patatas y bebida nos ha salido por poco más de cuatro euros por cabeza. Hacia las cinco hemos vuelto a casa, haciendo una parada en el supermercado Smart de Birkirkara, que consideramos el más completo de la isla. Aunque seguramente no sea el más barato, en él puedes encontrar casi todo lo que te propongas.

BBQ de langostinos

Langostinos a la barbacoa (En honor a Elena Partearroyo)

Después de ducharnos, hemos partido hacia Rabat con el Rojito. En el camino, hemos recogido a Alberto y Cristina, y a eso de las siete y media ya estábamos en casa de Martin. Para nuestra sorpresa, hemos sido los primeros en llegar, así que hemos empezando tomándonos unas cervezas y algo de picar, mientras esperábamos a que llegara el resto de la gente. Así han ido llegando, PJ y Cristina, más tarde Lola y ya por último Kurt, nuestro invitado sorpresa. Según nos ha contado fue el representante de Eurovisión en 2012 con «This is the night». Durante la cena nos contaron que están grabando un videoclip, así que estaremos atentos a él. Martin, se ha convertido en el chef de la noche y ha preparado una cena deliciosa a base de hamburguesas, salchichas maltesas y unos langostinos a la naranja que sabían a gloria. Una vez hemos terminado de comer, Martin ha soltado a Keiko, un Husky Siberiano precioso que se encontraba un pelín suelto sexualmente hablando. Así que allí hemos estado sufriendo sus embestidas, en especial Alberto del que estaba totalmente enamorado.

Os dejamos con la Actuación de Kurt en Eurovisión:

Día 224: Una de playa

Día 224: Una de playa

Desde ayer ya están por aquí Susana y Ángel. Para presentarles un poco Susana fue compañera de Dei hace unos años en Batuseira, la primera batucada en la que Dei tocó en Madrid antes de formar Tacúmbala. Por su parte, Ángel fue mi compañero de universidad, de curro, de viaje y de fechorías varias hasta que me abandonó por Juan. Es broma, es uno de mis mejores amigos.

Llegada a Għajn Tuffieħa

Llegada a Għajn Tuffieħa

Después de la despedida de la Parranda en el Prestige ayer, hoy no nos hemos levantado especialmente pronto, la única ha sido Susana que ayer se quedó en casa porque no se encontraba muy bien.Pero nos hemos puesto todos en pie y la decisión ha sido unánime: Hoy playa. Según nos han dicho en Madrid y en España en general, el tiempo no ha acompañado hasta ahora, y lo peor es que las previsiones para el verano no son nada alentadoras, por lo que con el día tan bueno que hacía, era la mejor opción. Con el rojo a punto y con la publicidad de la fiesta del Surfside encima, hemos puesto rumbo a Għajn Tuffieħa.

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, esta playa también es conocida como Riviera y se encuentra rodeada de una zona protegida. Es una de las mejores playas para ver la puesta de sol y tiene unas espectaculares vistas desde una pequeña montaña que se encuentra en uno de los extremos de la playa. Cuando hemos llegado hacía un sol espectacular, pero la brisa marina pegaba fuerte y no nos dejaba estar del todo a gusto. Este Mayo, según los malteses, ha sido uno de los peores en cuanto al viento.

Desde el mirador

Desde el mirador

Allí han estado los tres tirados durante toda la tarde, ya que yo me he tenido que ir a hacer unas cosas y no he podido disfrutarlo como ellos, pero ya he visto las fotos en las que han estado comiendo en el único chiringuito que tiene esta playa, que no es nada caro para estar en la situación que está. A última hora, hemos subimos por un sendero hasta la montaña que os he comentado. Desde allí se ve la playa menos conocida de las tres que se encuentran colindantes. es Ġnejna Bay. De vuelta a casa, nos ha dado el bajón del cansancio por estar todo el día al sol, así que hemos decidido hacer un plan casero. Unos perritos calientes y un película para terminar el día. Nos hemos decidido por Promoción Fantasma, una película española del 2012, que por el nombre no tenía muy buena pinta, pero cuando hemos visto los actores que aparecían en ella nos ha convencido. Es una comedia divertida con un guión muy original. Tenemos que decir que Raúl Arevalo nos ha vuelto a sorprender una vez más.

Para despedirnos hoy, os dejamos esta foto de Susana en el Rojito.

Susana en el Rojito

Susana en el Rojito

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Hoy con la visita de Luis, teníamos previsto hacer un recorrido por la parte norte de la isla e incluso ir a la playa un rato. Así que me he levantado más o menos pronto para aprovechar el día. He tenido un pequeño percance en la sincronización, ya que nos entendimos mal hablando por Whatsapp, así que cada uno hemos ido a un lado, pero al final hemos conseguido encontrarnos y nos hemos puesto rumbo a la antigua capital maltesa.

Mdina, sobre la que ya hemos hablado en otros post, se encuentra en la parte central de la isla y sobre una de las zona más elevadas. Por ello, además de ser una hermosa cuidad amurallada y de pequeñas calles con mucho encanto, tiene unas vistas impresionantes de toda la isla. Después de recorrerla, ver la plaza de la catedral y el mirador, hemos ido al restaurante del que dicen que tiene la mejor tarta de chocolate de Malta a desayunar. El sitio en cuestión es el Fontanella, que además tiene unas vistas impresionantes. Además de las tartas, os puedo decir que cualquier cosa de su carta está buena. Además, no es nada caro y se encuentra en un sitio privilegiado, así que si vais de visista a Mdina, es un buen sitio para comer.

Dome de Mosta

Dome de Mosta

Después de la visita a Mdina, nos hemos ido a Mosta, que se encuentra a tan sólo unos 4 kilómetros. Con el Rojito nos hemos presentado en un santiamén. Queríamos visitar la fantástica cúpula de su iglesia Asunción de la Virgen María, que es la cuarta mayor de Europa, pero por desgracia cierra las visitas a la hora de comer (de una a tres de la tarde). En su lugar hemos hecho algo típico maltés, comprarnos un pastizzi en un puesto que hay cerca de la iglesia para que Luis lo probara. De ahí nos hemos partido hacia las tres playas de arena que hay en la parte norte de la isla.

Golden BayGħajn Tuffieħa (más conocida como Riviera) y Ġnejna Bay son tres playas que se encuentran a muy poca distancia en el noroeste de la isla. Las más conocidas son las dos primeras, siendo la segunda una playa más natural y dentro de un entorno protegido. La última es la menos conocida y la menos transitada. Hacía tanto viento, que no hemos podido ni bañarnos ni sentarnos en la arena, así que hemos optado por hacer un poco de senderismo por la playa de Għajn Tuffieħa, con las vistas que veis en la foto.

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Con nuestro gozo en un pozo, hemos vuelto a Mosta y esta vez sí hemos podido visitar la iglesia. Después, casi a las cuatro de la tarde,  hemos comido en un pequeño restaurante que se encuentra a la derecha de la iglesia. Hemos probado los dos platos típicos de Malta, el conejo y la Ftira. Luis, como buen seguidor de Masterchef, era más critico que yo, a mi me pareció que estaba todo muy bueno. Después de comer, vuelta a casa con el Rojito, café en un restaurante al lado de la playa de Sliema y despedida, ya que yo había quedado y Luis se iba a visitar las tres ciudades. Día intenso y en buena compañía.

Aquí un collage resumen del día:

Collage de la visita