Tag Archives: Għajn Tuffieħa

Día 334: De sur a norte y de norte a sur

Día 334: De sur a norte y de norte a sur
Marsaxlokk

Marsaxlokk

Otro domingo más que nos hemos levantado destrozados después de la fiesta de ayer, y si no llega a ser porque está Javi por aquí habríamos amanecido a las tantas, pero ya que sólo ha venido para tres días, nos hemos levantado medianamente pronto para aprovechar. Javi se ha levantado antes que nosotros y se ha ido a aprovechar la mañana en la playa de Sliema hasta que nos levantáramos. Los domingos en Malta tienen un nombre propio, y ése es Marsaxlokk, una pequeña ciudad pesquera, situada al sur de la isla, en la que todo los domingos ponen un mercadillo en el que se vende pescado, fruta y verdura, ropa, utensilios de cocina y todos los tipos de souvenir que te puedes imaginar. Lo más típico es ir allí, dar una vuelta por sus puestos, hacerse unas fotos en la bahía con los luzzu (los barcos típicos de pesca) y luego irse algún restaurante para comer un poco de pescado fresco. Nosotros siempre solemos ir a un pequeño restaurante maltés que no destaca por el lujo, pero sus propietarios y el lugar le dan un encanto especial. Se llama Rising Sun Bar y en él podéis comer pescado fresco del día y pulpo al estilo maltés, por unos diez a doce euros por cabeza, todo ello acompañado de ensalada y patatas al estilo maltés. No os podéis ir de aquí sin probarlo, es una delicia. Como siempre nos han tratado genial. Los dueños siempre intentan hablar un poco de español con nosotros y suelen contarnos alguna historia sobre Malta.

Javi en Ghajn Tuffieha

Javi en Ghajn Tuffieha

Después de comer, el día no invitaba mucho a ir a la playa, pero ya que estaba Javi y no había visto nada de la zona norte, hemos ido a ver Gran Tuffieha que a mi parecer es la playa de arena más bonita de todas las que se encuentran en Malta. Allí hemos estado casi hasta el anochecer, cuando hemos decidido ir a tomar algo a Bugibba antes de regresar a casa. Los domingos esta ciudad tiene fama de estar muy animada y la verdad es que así ha sido ya que su plaza principal estaba repleta. Nos hemos decidido a tomar algo en un nuevo pub que ha abierto (o por lo menos nosotros no habíamos visto antes) que se llama Miracles Lounge. Allí hemos estado en la terraza tomando una cerveza con música de fondo. La verdad es que es un sitio chulo, de los pocos sitios “modernos” que hay en Bugibba.

Aquí no ha terminado el día, ya que Javi tenía el vuelo casi a las tres de la mañana, así que hemos empezado a preparar la cena tranquilamente y mientras Dei hacía una tortilla de patatas, hemos recibido visita de Cristina y ya hemos cenado todos juntos. Hacia la una hemos salido de casa hacia el aeropuerto, situado al sur de la isla, más que nada porque también teníamos que recoger a Virginia que iba en el mismo vuelo. Así que con pena, les he dejado a los dos en el aeropuerto esperando que algún día vuelvan a visitarnos.

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

Día 318: Gnejna bay, Eurovisión y el amor de Keito por Alberto

El sábado pasado, Martin, nuestro compañero en The Parranda, nos invitó a una barbacoa que llevábamos tiempo queriendo organizar en su casa de Rabat. Pero al final con tantas idas y venidas, las otras veces no fue posible coordinarnos y demás historias se nos estaba pasando el verano sin poder realizarla. Así que esta vez ya por fin pusimos fecha y hoy era el día tan esperado.

Gnejna bay

Dei en Gnejna bay

Pero antes de que llegara la noche, nos quedaba un día entero por delante. Así que una vez levantados y despejados, hemos decidido ir a una de las playas que aún no habíamos visitado, Gnejna bay. Es una de las tres playas de arena que se encuentran en la parte noroeste de la isla, seguramente sea la menos transitada de las tres, aunque es bastante popular entre las familias maltesas. Se encuentra a un kilómetro aproximadamente de Mġarr y para llegar allí tenéis que coger el bus 101 o 102, aunque estas líneas sólo funcionan en verano. La playa es pequeña y muy acogedora, con unos alrededores espectaculares. En ella se pueden divisar pequeñas casitas de pescadores donde guardan todos los utensilios para la faena. La única pega es que aunque sea una playa de arena, hay bastantes piedras dentro del agua. También tiene un pequeño chiringuito donde hemos estado comiendo, una hamburguesa con patatas y bebida nos ha salido por poco más de cuatro euros por cabeza. Hacia las cinco hemos vuelto a casa, haciendo una parada en el supermercado Smart de Birkirkara, que consideramos el más completo de la isla. Aunque seguramente no sea el más barato, en él puedes encontrar casi todo lo que te propongas.

BBQ de langostinos

Langostinos a la barbacoa (En honor a Elena Partearroyo)

Después de ducharnos, hemos partido hacia Rabat con el Rojito. En el camino, hemos recogido a Alberto y Cristina, y a eso de las siete y media ya estábamos en casa de Martin. Para nuestra sorpresa, hemos sido los primeros en llegar, así que hemos empezando tomándonos unas cervezas y algo de picar, mientras esperábamos a que llegara el resto de la gente. Así han ido llegando, PJ y Cristina, más tarde Lola y ya por último Kurt, nuestro invitado sorpresa. Según nos ha contado fue el representante de Eurovisión en 2012 con “This is the night”. Durante la cena nos contaron que están grabando un videoclip, así que estaremos atentos a él. Martin, se ha convertido en el chef de la noche y ha preparado una cena deliciosa a base de hamburguesas, salchichas maltesas y unos langostinos a la naranja que sabían a gloria. Una vez hemos terminado de comer, Martin ha soltado a Keiko, un Husky Siberiano precioso que se encontraba un pelín suelto sexualmente hablando. Así que allí hemos estado sufriendo sus embestidas, en especial Alberto del que estaba totalmente enamorado.

Os dejamos con la Actuación de Kurt en Eurovisión:

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Me presento, soy Fran, y llegué ayer junto a Lola a esta pequeña isla del mediterráneo para visitar a los “Davices”. Vamos a estar 8 días en Malta, así que estos días narraremos nosotros nuestras aventuras en Malta. Nuestro primer miércoles en Malta lo hemos dedicado, como es de recibo, a disfrutar de una de las playas de arena que se encuentran por la isla, “Għajn Tuffieħa”, junto con unas amigas de nuestros aventureros anfitriones. Para llegar hasta allí, he tenido el placer de conducir a ese bólido apodado como Rojito, que nos ha brindado algunos inestimables momentos de tensión cuando se ponía cabezón y no me dejaba meter las marchas. Todo era cuestión de mimo, así que con algo de paciencia y una vez aislado de los pitidos de los malteses que me querían comer, las marchas engranaban y hemos conseguido llegar sanos y salvos a nuestro destino (cosa ya de por sí admirable teniendo en cuenta el estado del asfalto por estos lares). El mar estaba bastante agitado (la bandera roja que había en la playa creo que tenía algo que ver…), pero eso no ha hecho sino hacer el baño algo más divertido. Primer baño de sol en Malta, cervezas, música y risas a orillas del Mediterráneo.

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Una vez el sol ha empezado a ponerse, y en vista de que en el chiringuito de la playa habían puesto una zona con cojines y velas, nos hemos plantado allí no sin antes pasar por la barra a por un gin tonic por 2,30 euros (precio bastante barato y acorde al tamaño del vasito; entre unas cosas y otras cayeron 3 o 4). El alma yogui de María se ha despertado y ha despedido al sol del miércoles con algunas asanas (me acaba de chivar el palabro). Un poquito de música entre Ganyahmun, Muchachito y los Martires del Compás amenizaron la impresionante vista de la puesta de Sol y a la luz de las velas hemos seguido allí hasta pasadas las diez, hora en la que hemos levantado el campamento, más que nada porque había gente que se tenía que volver en bus.

Nosotros, de nuevo a bordo del bólido rojo y su divertido sistema de embrague “ahoraSí-ahoraNo”, hemos llegado a casa y hemos puesto fin a un primer día en la isla que hace presentir lo a gusto que vamos a estar por aquí estos días….

Día 243: Full Moon Party

Día 243: Full Moon Party

Desde que llegamos a la isla, mucho nos habían hablado de esta fiesta y por supuesto no podíamos perdernosla. Hoy además tenía el plus de que es la noche de San Juan y según las noticias, esta noche salía la superluna, la luna más grande en mucho tiempo, así que no podía perdérmelo de ninguna manera.

La mañana ha sido de recuperación de la gran fiesta de anoche en la que hubo baños a altas horas y despiporre, así que el cuerpo me pedía descanso y he hecho honor al día de la semana. Hacia las tres por fin hice un amago de levantarme, pero aún me quede un rato más en la cama con el ordenador. Metido en las redes sociales, me han dado una gran noticia. ¡Han encontrado el photocall de The Parranda que nos robaron! Increíble pero cierto. Nuestros amigos de Que hacer en Malta, se lo encontraron en la fiesta que organizaban en la piscina Aria. Desde aquí se lo agradecemos mucho y esperamos que próximamente esté entre nosotros.

Después de comer y quedar con Lola, he cogido el Rojito y me he puesto rumbo a Mosta para recogerla. Desde ahí nos hemos ido a despedirnos de Martin a Mdina, ya que se va al Festival Glastonbury, en el que de cabeza de cartel están los mísmisimos Rolling Stones. La verdad es que nos ha dado bastante envidia cuando nos ha contado su viaje, esperamos que se lo pase muy bien y que vuelva de una sola pieza. De nuevo en el Rojito, por fin nos dirigimos hacia donde se celebraba la Full Moon party, que era en la que a mi parecer es la mejor playa de Malta, Għajn Tuffieħa.

Full Moon Party

Full Moon Party

Cuando hemos llegado, nos hemos unido a Laura, Cristina y algunos asiduos del L-ingliz, el pequeño bar de La Valeta que estas voluntarias tan majas suelen frecuentar. Todavía hacia sol, así que hemos aprovechado los últimos rayos y por supuesto nos hemos dado un baño, ya que ahora el agua está increíble.  Entre cerveza y cerveza, ha empezado a anochecer y antes del ocaso, hemos ido a dar un paseo hasta el mirador que queda en la parte izquierda, si miras de frente al mar. La noche llegó y, aunque luna se ha resistido a salir entre las montañas pero al final ha iluminado la playa con el sonido de la jamming session que estaba preparada. Me esperaba un poco más de la fiesta, pero no ha estado mal, ha sido algo muy de relax en un sitio envidiable. Como era la noche de San Juan, antes de irnos, hemos escrito las cosas de las que nos queríamos desprender en un papel y las buenas que queremos que nos lleguen en otro. Las malas las hemos quemado con una antorcha, a falta de hoguera, y las buenas las hemos lanzado al mar después de saltar siete olas. Esperemos que todo se cumpla.

Día 224: Una de playa

Día 224: Una de playa

Desde ayer ya están por aquí Susana y Ángel. Para presentarles un poco Susana fue compañera de Dei hace unos años en Batuseira, la primera batucada en la que Dei tocó en Madrid antes de formar Tacúmbala. Por su parte, Ángel fue mi compañero de universidad, de curro, de viaje y de fechorías varias hasta que me abandonó por Juan. Es broma, es uno de mis mejores amigos.

Llegada a Għajn Tuffieħa

Llegada a Għajn Tuffieħa

Después de la despedida de la Parranda en el Prestige ayer, hoy no nos hemos levantado especialmente pronto, la única ha sido Susana que ayer se quedó en casa porque no se encontraba muy bien.Pero nos hemos puesto todos en pie y la decisión ha sido unánime: Hoy playa. Según nos han dicho en Madrid y en España en general, el tiempo no ha acompañado hasta ahora, y lo peor es que las previsiones para el verano no son nada alentadoras, por lo que con el día tan bueno que hacía, era la mejor opción. Con el rojo a punto y con la publicidad de la fiesta del Surfside encima, hemos puesto rumbo a Għajn Tuffieħa.

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, esta playa también es conocida como Riviera y se encuentra rodeada de una zona protegida. Es una de las mejores playas para ver la puesta de sol y tiene unas espectaculares vistas desde una pequeña montaña que se encuentra en uno de los extremos de la playa. Cuando hemos llegado hacía un sol espectacular, pero la brisa marina pegaba fuerte y no nos dejaba estar del todo a gusto. Este Mayo, según los malteses, ha sido uno de los peores en cuanto al viento.

Desde el mirador

Desde el mirador

Allí han estado los tres tirados durante toda la tarde, ya que yo me he tenido que ir a hacer unas cosas y no he podido disfrutarlo como ellos, pero ya he visto las fotos en las que han estado comiendo en el único chiringuito que tiene esta playa, que no es nada caro para estar en la situación que está. A última hora, hemos subimos por un sendero hasta la montaña que os he comentado. Desde allí se ve la playa menos conocida de las tres que se encuentran colindantes. es Ġnejna Bay. De vuelta a casa, nos ha dado el bajón del cansancio por estar todo el día al sol, así que hemos decidido hacer un plan casero. Unos perritos calientes y un película para terminar el día. Nos hemos decidido por Promoción Fantasma, una película española del 2012, que por el nombre no tenía muy buena pinta, pero cuando hemos visto los actores que aparecían en ella nos ha convencido. Es una comedia divertida con un guión muy original. Tenemos que decir que Raúl Arevalo nos ha vuelto a sorprender una vez más.

Para despedirnos hoy, os dejamos esta foto de Susana en el Rojito.

Susana en el Rojito

Susana en el Rojito

Día 212: Fiesta de cumpleaños en Ghajn Tuffieha Bay

Día 212: Fiesta de cumpleaños en Ghajn Tuffieha Bay

Hoy nos hemos levantado más o menos pronto para ponernos rumbo cuanto antes a Ghajn Tuffieha Bay, la playa donde tenía lugar la celebración de mi cumpleaños, que, aunque es mañana, he preferido celebrarlo un domingo. Pedro ha sido el más madrugador, cuando nos hemos levantado, ya había recogido toda la casa y estaba listo para salir. Una vez hemos preparado todo, con el coche bien cargado, hemos pasado a recoger a Laura y Piotr, y los cinco hemos partido hacia esa pequeña playa situada en la parte noroeste de la isla. De camino hemos parado en Bugibba para comprar un saco de hielo, ya que en Malta esto no es tarea fácil en la tienda Gormina (5€ el saco grande).

Foto de familia

Foto de familia

Hemos sido los primeros en llegar junto con Carmen y Alberto, así que nos hemos bajado a la playa para buscar un sitio donde pasar el resto del día. Realmente no hemos buscado mucho, ya que nos hemos situado al principio, justo al lado de las escaleras. Enseguida ha empezado a llegar el resto de la gente y poco a poco hemos formado un grupo de unas 20 personas. La sorpresa del día ha sido cuando Raúl y Lola han aparecido con una paellera, dos camping gas y todos los ingredientes necesarios para hacer unas migas con chorizo. Muchas gracias por este detallazo, chicos. También teníamos barbacoa, así que ya os podéis imaginar el festín que hemos montado.

Después de comer nos hemos tomado el daikiry de sandía que yo mismo había preparado, como cada año hago para mi cumpleaños. La verdad es que la imagen con la sandía en la mano y la playa de fondo no podía ser más idílica. Hoy hacía bastante viento, pero aún así algunos valientes se han atrevido a bañarse, aunque la mayoría hemos optado por estar en la arena. Desde allí hemos podido contemplar el atardecer mientras escuchábamos las bonitas canciones de Carmen, que nos ha puesto la piel de gallina una vez más.

Cuando ha anochecido muchos ya habían abandonado la playa y los que quedábamos hemos empezado a tener un poco de frío y hemos decidido trasladar la fiesta a casa de Lola y Elena, que como viven en Mosta, nos pillaba bastante cerca. Allí hemos preparado otra barbacoa con las cosas que habían sobrado de la comida y hemos alargado la fiesta hasta la medianoche, momento en el que me han cantado cumpleaños feliz por enésima vez. Enseguida nos hemos retirado, que desde por la mañana, ya estaba bien.

¡Muchas gracias a todos los que habéis venido! Me habéis hecho pasar un día genial haciéndome sentir como en casa.

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Hoy con la visita de Luis, teníamos previsto hacer un recorrido por la parte norte de la isla e incluso ir a la playa un rato. Así que me he levantado más o menos pronto para aprovechar el día. He tenido un pequeño percance en la sincronización, ya que nos entendimos mal hablando por Whatsapp, así que cada uno hemos ido a un lado, pero al final hemos conseguido encontrarnos y nos hemos puesto rumbo a la antigua capital maltesa.

Mdina, sobre la que ya hemos hablado en otros post, se encuentra en la parte central de la isla y sobre una de las zona más elevadas. Por ello, además de ser una hermosa cuidad amurallada y de pequeñas calles con mucho encanto, tiene unas vistas impresionantes de toda la isla. Después de recorrerla, ver la plaza de la catedral y el mirador, hemos ido al restaurante del que dicen que tiene la mejor tarta de chocolate de Malta a desayunar. El sitio en cuestión es el Fontanella, que además tiene unas vistas impresionantes. Además de las tartas, os puedo decir que cualquier cosa de su carta está buena. Además, no es nada caro y se encuentra en un sitio privilegiado, así que si vais de visista a Mdina, es un buen sitio para comer.

Dome de Mosta

Dome de Mosta

Después de la visita a Mdina, nos hemos ido a Mosta, que se encuentra a tan sólo unos 4 kilómetros. Con el Rojito nos hemos presentado en un santiamén. Queríamos visitar la fantástica cúpula de su iglesia Asunción de la Virgen María, que es la cuarta mayor de Europa, pero por desgracia cierra las visitas a la hora de comer (de una a tres de la tarde). En su lugar hemos hecho algo típico maltés, comprarnos un pastizzi en un puesto que hay cerca de la iglesia para que Luis lo probara. De ahí nos hemos partido hacia las tres playas de arena que hay en la parte norte de la isla.

Golden BayGħajn Tuffieħa (más conocida como Riviera) y Ġnejna Bay son tres playas que se encuentran a muy poca distancia en el noroeste de la isla. Las más conocidas son las dos primeras, siendo la segunda una playa más natural y dentro de un entorno protegido. La última es la menos conocida y la menos transitada. Hacía tanto viento, que no hemos podido ni bañarnos ni sentarnos en la arena, así que hemos optado por hacer un poco de senderismo por la playa de Għajn Tuffieħa, con las vistas que veis en la foto.

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Con nuestro gozo en un pozo, hemos vuelto a Mosta y esta vez sí hemos podido visitar la iglesia. Después, casi a las cuatro de la tarde,  hemos comido en un pequeño restaurante que se encuentra a la derecha de la iglesia. Hemos probado los dos platos típicos de Malta, el conejo y la Ftira. Luis, como buen seguidor de Masterchef, era más critico que yo, a mi me pareció que estaba todo muy bueno. Después de comer, vuelta a casa con el Rojito, café en un restaurante al lado de la playa de Sliema y despedida, ya que yo había quedado y Luis se iba a visitar las tres ciudades. Día intenso y en buena compañía.

Aquí un collage resumen del día:

Collage de la visita