Tag Archives: estudiar inglés malta

La aventura de estudiar inglés en Malta

La aventura de estudiar inglés en Malta

¡Hola de nuevo!

Llevábamos tiempo sin escribir en el blog, pero seguimos nuestra aventura de Malta. Con la entrada de hoy queremos compartir la experiencia de estudiar inglés en Malta. Gracias a Marga Ruiz (Barcelona) por contarnos su experiencia en la escuela ESE durante una semana. Aquí os la dejamos:

 
Estudiar inglés en Malta

Estudiar inglés en Malta

Me gustaría compartir con los futuros estudiantes, los indecisos, los que aún no lo tienen claro o simplemente con los que ya están pensando en volver, como fue mi curso en Malta.
 
Es cierto que mi estancia fue muy corta, de apenas una semana, por lo que elegí hacer el curso intensivo. Eso suponía estar de 8:30 a 15:15 en la escuela. Algunos me preguntan si valió la pena…para mí sí. Si bien no es lo ideal, si te lo tomas en serio, puede ser el impulso que necesitas para cogerle el gusto al idioma y volver queriendo aprender más, tomártelo en serio. Yo ya me he apuntado a otro curso intensivo de verano en mi ciudad. Pero vayamos a lo interesante, a lo práctico.
 
Al llegar tenía dudas, normal, vaya. Pero no pasa nada…paciencia no les falta. Lo primero os diría que la escuela es un sitio bastante chulo, moderno y muy nuevo, a diferencia de otras escuelas que vi en los alrededores. El primer día, en cuanto entras por la puerta ya hay un chico esperándote, y como tu cara lo dice todo… enseguida te explica despacito donde tienes que ir para la prueba de nivel. La verdad es que todo es muy rápido. Te dan un libreto con unas preguntas tipo test y mientras los profesores lo corrigen te explican lo que tienes en la carpeta de bienvenida. Un plano, descuentos, las diferentes actividades de la semana, las opciones del seguro médico…Una vez acaban de explicarte esto ya viene la prueba definitiva…uno por uno os van llamando, os preguntan cuatro cosas y os dan vuestro horario, número de clase
y el libro de vuestro nivel. En mi caso, el intermedio. Así que me dirigí a la clase. La primera sorpresa fue ver que sólo éramos cuatro personas. Perfecto, más se podría aprovechar. Algunos llevaban allí más de dos meses, pero como cada día se hace una lección independiente no te sientes perdida. Más tarde llegaba el descanso…a las 12:30, donde representa que tienes que aprovechar para la comida…pero qué español come a esa hora? De todas maneras, tengo que decir que para mi gusto, la cafetería, que tenía un self-service, era muy cara y pija, así que después de ver que el plato (sin postre ni bebida) costaba 8 euros ya no volví a aparecer por allí. Pasaba el descanso haciendo deberes o hablando con los que se animaban a practicar en el
hall, donde el wifi llega sin problemas (en las clases está bloqueado). Luego llegaba la parte del curso intensiva, con un profesor particular, face to face. Quizá esto es lo más provechoso, ya que yo le preguntaba mis dudas y tratábamos temas que tenía más flojos, y sobretodo el speaking.
 
Cosas interesantes:
Ve sol@, importante para una mayor inmersión en el lenguaje, aprovecha las tardes para salir
a explorar el país, pero recuerda que allí tienen un horario bastante tempranero, es decir: a
las 19h los comercios ya han cerrado, y los lugares de visita antes, por lo que te recomendaría
que llegaras un fin de semana antes para situarte. Ojo con los hoteles que están muy cerca
de la escuela, los de la misma calle, hay mucho ruido nocturno. Llévate algo de comer para los
descansos, por lo que he comentado de los precios. Si vas a estar como mínimo una semana
te sale a cuenta comprarte el bono semanal para los autobuses, no lo dudes, por lo menos si
piensas moverte. Habla con la gente, todo lo que puedas, aunque luego, pensándolo te des
cuenta que has dicho una barbaridad. Vale la pena. Ánimo a todos! Let´s go!
Marga Ruiz. Barcelona
 

Si tu también quieres compartir tu experiencia en alguna escuela de Malta, escríbenos a laaventurademalta@gmail.com o a través de nuestra página de Facebook y así ayudarás a que otras personas se hagan una idea real de cómo es estudiar inglés en Malta.

Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta!

Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta!

Un año, 344 días en Malta (no son 365 días por los días que no estuvimos aquí ninguno de los dos) y parece que llegamos ayer. Y es que, como apenas hemos parado, nunca nos hemos puesto a pensar en lo rápido que ha pasado el tiempo y todo lo que nos ha pasado, que no ha sido poco…

Después de un año en la isla la valoración no puede ser nada más que positiva. Todavía recordamos nuestra llegada a Malta, donde nuestro primer destino fue Buggiba, ya que Dei se equivocó pensando que St. Paul’s Bay estaba en St. Julians. Ese primer día y los siguientes buscamos casa con nuestra ángel de la guarda Vanesa, que nos encontró nuestro hogar y fue quién nos ofreció la primera oportunidad de trabajo haciendo la web de su inmobiliaria. Vanesa ha sido y será un gran apoyo y una gran amiga en la isla. Sin olvidarnos de Josito, Andrea y Ana, que también nos hicieron sentir como en casa los primeros días.

Al cuarto día, nos enteramos de que Rajoy venía a la isla, así que no nos quedó más remedio que ir a manifestarnos. Eso nos dió la oportunidad de conocer a gente como nuestra teta Carmen, una de esas personas que alegran la vida a cualquiera. Gracias a ella, vivimos una gran noche en Birgu, donde conocimos a nuestra family maltesa: Cesar, Christian, Nuria, Maria, Ainhoa y Toni, a los que luego se unieron María la portuguesa y Lio. También conocimos a mucha otra gente durante todos esos días.

Seguimos disfrutando de la isla, conociendo gente como el día que se nos fue de las manos con Rafa, Paloma, Alba, Ana y Vanesa, apuntándonos a clases de inglés y aprendiendo a nadar. También estuvimos en un concierto en el Juuls y salimos en el periódico. Siempre nos ocurría algo.

Como ya sabéis nos compramos nuestro coche, un Austin Mini de 1971, con el que hemos podido disfrutar de grandes días como cuando vino nuestra amiga Lola a visitanos, y fuimos a Gozo o Marsaxlokk. Después de su visita tuvimos una entrevista de trabajo e hicimos nuestra primera fiesta en casa en la que conocimos a las grandes María Pita y Ana Paredes.

Gracias al blog, Martin se puso en contacto con nosotros y surgió nuestro primer gran proyecto en Malta. Al principio la gente se preguntaba lo que era, pero llegó la inauguración y todo el mundo conoció en qué consistía «The Parranda«. Estamos muy contentos y orgullosos, ya que hemos conseguido consolidar  una fiesta en Malta después de muchos meses de trabajo y esfuerzo. Por esos días también conocimos a Laura y Cristina, nuestras voluntarias favoritas, con su puesto navideño de comercio justo en Valletta. A ellas se les unió el gran tropel de voluntarios y ya amigos que ahora conocemos. Lola, la gran Partearrollo, De la Hera, Ángela, Lozano Cano, Marie, Adina, Piotr, Marco, Antonio, Lozano Cano, Angela, Giada, Alessia, Paulo, Mariola, Enrica, Irina,…. Han sido algunos de ellos, perdonad si nos hemos olvidado de alguno.

Antes de Navidad, tuvimos un gran susto y pisamos por primera vez el hospital, justo un día antes de mi cumpleaños, pero todo quedo en eso, en un susto. Así que pudimos irnos a casa por Navidad y volver con fuerzas renovadas, ya que íbamos a celebrar la Nochevieja por primera vez fuera de España. Fue tan espectacular que hasta la utilizamos para un vídeo The Parranda e incluso salió en el periódico. Descubrimos también que los Reyes Magos pasan por Malta y nos dejaron muchos regalos.

The Parranda continuó pero Jose, nuestro DJ, se nos fue y tuvimos que buscar un nuevo DJ para la fiesta. Al final la ganadora fue DJ Kinky Blonde, ante unos grandes DJ Rico y DJ Alberto de la Hera y con ella despedimos la fiesta en el Prestige y comenzamos una nueva etapa en el Surfside con la fiesta de inauguración de la temporada y el gran estreno de The Parranda Beach Party, que continuó durante todo el verano haciendo mover el esqueleto a todo el mundo. También creamos otro evento, en el que la idea central eran las tapas, y la que llamamos The Cañeo y del que celebramos una segunda fiesta que fue un éxito. Y en el que gracias a Miriam, se grabaron estos espectaculares vídeos.

No paramos de ir a eventos, en febrero estuvimos en el carnaval de Gozo, conocimos a Delfín y Maria Jose, nos hicimos fan de la Lulu, que se nos fue, y conocimos a la gallega que conoce todo Malta, Lucia. Mientras tanto el Mini nos empezó a dar problemas, aunque aún resiste como un campeón. Marzo nos trajo nuestro primer viaje fuera de la isla, a Londres concretamente y poco después nos llegó la primera visita desde Soria, que llegaron para la locura de las elecciones maltesas. Tanta intensidad nos paso factura y tuvimos que ir a un centro de salud. Celebramos St. Patrick day, conocimos a Valentín, famoso por aparecer solo en The Parranda, celebramos la entrada de la primavera en Kalkara y fuimos al Jamming Fest.

En Abril, nació Samuel, sobrino de Dei así que aprovechamos para irnos unos días a España. A la vuelta con fuerzas renovadas nos enteramos de que The Parranda apareció en el periódico de Malta, así que no pudimos hacer otra cosa que celebrarlo con una feria de Abril. Antes de terminar el mes nos dio tiempo a ir a la gala Miss Malta y al festival de fuegos artificiales que se celebra cada año. Mayo llegó y ya estábamos en la playa, casi justo cuando celebramos nuestros 200 días en la isla. Como ya estaba el buen tiempo, por fin pudimos visitar Comino y empezaron las primeras visitas veraniegas con Luis y Pedro. Además en la visita de Pedro celebramos el cumple de Dei en la playa. Los últimos del mes fueron Ángel y Susana.

Junio comenzó con el mayor festival de la isla, el Earth Garden y a los pocos días nos fuimos a Sicilia, que ya que vivimos cerca, era una oportunidad. El verano ya estaba en Malta y con ello nuevos planes como el Ta’ Fra Ben o concierto de jazz en Valeta. Se nos fue Inma con un photocall bajo el brazo y Dei también se fue por unos días a celebrar  la jubilación de su padre, así que se perdió dos de los eventos del verano, la Full Moon Party y Isle of MTV, pero volvió con una gran sonrisa por ver a su sobri.

Si creíais que ya habíamos ido a muchos eventos, estabais equivocados en Julio era un no parar. Fiesta reggae en la playa, el Triq Cinemoon y el festival del vino en Valletta, pool party con Ruth, Jose, Marcos y Maite , la noche de Karmento y estrenamos Café del Mar, vamos, un no parar, Malta en verano es un hervidero de cosas que hacer. Entre medias nos visitaron Javi y Sara, y no se lo pasaron mal. Agosto empezó con la visita de Lola y Fran, que venían por una semana pero que tuvieron que alargar su estancia porque perdieron su vuelo, eso sí, se visitaron toda la isla de arriba a bajo. No faltaron las parrilladas de pescado en la playa antes de irme a España de vacaciones. Dei se quedó por la isla, y no muy triste precisamente, ya que la fiestas de las ciudades y pueblos eran un día si y otro también. Estuvó en las de Mosta y en las de St. Julian’s. También fueron por primera vez a un karaoke maltés e hicieron su boat party particular, también recibió la visita de su familia. Ya habíamos pasado los 300 días en Malta, así que el año estaba cerca.

El último mes, Septiembre, no ha sido menos que los demás, aunque ha sido el mes de las despedidas. Mucha de la gente que conocemos se fue después del verano, entre ellos Elena Partearroyo, Selina, Ana Paredes, Miguelito, Javi, Marta y Guillem y nuestras chicas Surfside Nati y Virginia. Para compensar la tristeza recibimos las visitas de Javi y Patri. Con el final del verano, se acababan las fiestas de los pueblos de Malta y fuia la la última del verano, que fue en Zabbar. Como  ya sabéis, lo último que hemos hecho ha sido cambiarnos de casa.

Los "Davices" desde la Azure Window

Los «Davices» en la Azure Window

 

Y ahora, os vamos a escribir unas líneas cada uno…

David:

Sólo quiero daros las gracias a todos los que nos seguís y nos habéis enviado correos con vuestro cariño y afecto, a toda la gente que conocemos en Malta y no hemos podido nombrar pero que habéis hecho que nuestra estancia aquí esté siendo increíble. A Dei, solo decirle que este viaje no habría sido ni la mitad de increíble sin él y que es una de las mejores experiencias que he vivido en la vida, y él tiene mucha culpa de ello.

Dei:

Lo que más valoro de mi experiencia en Malta es haber tenido la oportunidad de conocer a estas personitas:

Karmento: uno de los principales motivos por los que ha valido la pena venir a Malta. Me llevo una joya de persona.

Cristina: un torbellino, energía pura, muchísimas ganas de quedar contigo y tener una buena conversación siempre.

Laura: qué fácil es estar contigo, ojalá muchas personas aprendieran eso de ti.

Mi Lola: diversión asegurada. Nuestra madre cuidadora, amiga fiel e incondicional.

La Partearroyo: la que siempre ha puesto el punto de cordura entre tanta locura manteniéndonos a todos unidos. Un gran sentido del humor.

Bea (la kinky): un alma joven, otro torbellino. Una luchadora que casi siempre consigue lo que se propone.

De la Hera: aparentemente serio pero con un gran sentido del humor. Aliado del «no sé». Un gran tipo.

La family maltesa: gracias por hacernos sentir como en casa y por estar ahí cuando uno necesita una familia.

Vane, Josito y Ana, muchas gracias por acogernos y ayudarnos tanto, sobre todo en nuestros primeros días en la isla.

Muchísimas gracias también al resto de gente que forma parte de nuestra vida en Malta. Os nombraría a todos pero me da miedo que se me olvide alguien. Está claro que ya sabéis quienes sois…

Y por supuesto muchísimas gracias a David, mi compañero de viaje. Gracias por cuidarme y sobre todo por entenderme, ayudarme y apoyarme en mis sueños.

 

Un año era el tiempo que teníamos previsto quedarnos en Malta, pero vamos a extenderlo por tiempo indefinido ya que nos encontramos realmente a gusto en esta pequeña gran isla. Lo que sí hemos decidido es que no vamos a seguir escribiendo nuestro día a día, ya que requiere demasiada dedicación y ahora es tiempo de emprender nuevos proyectos, como por ejemplo, la inmediata apertura de La Parrandera. A partir de ahora sólo escribiremos en los días claves y que creamos que debemos compartir con vosotros, así tampoco os aburrimos con más de lo mismo. De todas formas, seguiremos ayudando y respondiendo a todo aquel que nos escriba correos y privados en la página de Facebook. Os animamos a que lo hagáis, ya que os contestaremos con mucho gusto desde nuestra Aventura de Malta.

Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Ayer fue Dei y hoy me ha tocado ir a mi a ESE para hacer la inscripción de dos nuevas alumnas en la escuela. Bueno más que nuevas, son dos alumnas que repiten en la escuela, ya que estuvieron en ella en los meses de Marzo a Mayo. Además que son dos amigas nuestras, Neus y Miriam. Como tenía pinta de llover, hemos bajado en el Mini para que no nos pillara el chaparrón, y menos mal que lo hicimos ya que justo cuando llegue al punto de encuentro, ha empezado a llover.

Sólo ha venido Neus, ya que hoy Miriam estaba de camino a España para pasar unos días. Hemos tenido la gran suerte de poder aparcar cerca de la escuela, ya que por la zona de Paceville es muy difícil encontrar hueco sea la hora que sea. Cuando hemos entrado en la escuela, ha empezado un gran tormenta de agua y viento que ha durado más o menos el tiempo que hemos estado dentro. Era como si un ciclón llegara de repente, menos mal que sólo ha durado unos diez minutos. Después nos hemos enterado de que a unos amigos se les voló una mesa que les rompió los cristales de su casa. La verdad que ha sido algo espectacular, según los malteses es algo normal que pase a principios de Septiembre. Ocurre cada año.

Bus Stop Kiosk

Bus Stop Kiosk

Por la tarde, Dei tenía ganas desde hace tiempo de ir de compras, así que nos hemos decidido a ir a dar una vuelta por el centro comercial The Point, a ver si encontrábamos algo. En el centro comercial podéis encontrar tiendas como Nike, Sprigfield o Pull and Bear, aunque no creáis que hay muchas cosas más. Como ya han pasado o están casi por terminar las rebajas, la mayoría de ropa era de temporada de invierno, así que al final no nos hemos comprado nada, que esperamos que todavía falte mucho para el invierno. Ya que habíamos salido de casa, hemos decidido dar un paseo por Sliema Ferries, comernos un crep en Checkers y tomar algo en un pequeño bar que está al lado del mar que se llama Bus Stop Kiosk, que es muy frecuentado por gente maltesa. Allí se nos unieron Lola, James y Laura, de la que hemos aprovechado para despedirnos, ya que justo se va a España unos días.

Día 244: Intento fallido

Día 244: Intento fallido

A las ocho menos cuarto ya estaba en pie, la razón es que he tendido que acompañar a ClubClass a una nueva alumna que se quería apuntar, Maria, una murciana que ha llegado hace dos semanas y que por casualidades de la vida es amiga de uno de mis mejores amigos, el rey sir Nolan. ¡El mundo es un pañuelo! Así que hemos quedado en el torreón que queda en el paseo de Sliema que se llama It-Torri. Desde allí nos hemos dirigido a ClubClass, escuela que se encuentra en Swieqi. Allí hemos hablado con Dagmar, que como siempre nos ha atendido de manera exquisita.

Paseo de Sliema

Bola del mundo en el paseo de Sliema

Una vez he dejado a María realizando la prueba de nivel, me he vuelto a casa para desayunar un poco y seguir contestando vuestros mails. Ya casi a medio día, he recordado que tenía que pasar a recoger la rueda que nos estaban reparando. No me corría prisa ya que es la de repuesto, pero visto los últimos incidentes que hemos tenido con el Rojito es mejor prevenir que lamentar. Así que, ante de que me entrara la pereza, he bajado a la pequeña gasolinera que hay enfrente de la bola del mundo, en el paseo de Sliema, para recogerla. Como siempre me han atendido muy bien y por fin he podido recoger la rueda y pagar también la otra que nos cambiaron.

Ya con el coche listo, he vuelto a casa a comer. Después César me ha propuesto ir al gimnasio del hotel Le Méridiem y como a mí se me terminó la inscripción hace algo menos de un mes, decidí acompañarle quedándome en el spa, ya que entrar en el gimnasio iba a ser demasiado cantoso. Aún así no ha colado, ya que nos han hecho una pillada de las de campeonato cuando estábamos en las taquillas. De todas formas entrar en el spa es relativamente barato, ya que sólo cuesta 8 euros el día, según nos dijo amablemente el responsable que me hizo la pillada. En fin, mi gozo en un pozo, así que me he vuelto a casa y aquí he estado esperando a César con la intención de ir a tomar algo cuando saliera, pero nos ha dado tanta pereza que al final nos hemos quedado en casa. Hemos estado viendo Mama, la última pelicula de Guillermo del Toro, y cenando pizza de nuestro sitio favorito, el Mum’s.

Día 241: Mañana intensa, tarde tranquila

Día 241: Mañana intensa, tarde tranquila

Esta mañana he quedado con Estefy, una chica almeriense que acaba de empezar su aventura en la isla. Habíamos quedado para que la acompañara a una de las escuelas con las que colaboramos, ya que habíamos estado viendo varias el martes. La escuela por la que se ha decidido es Elanguest, una pequeña  y familiar escuela que se encuentra en St. Julians, muy cerca de Paceville. Allí hemos estado hablando un poco de lo que buscaba en la isla y cuáles eran sus objetivos.  Va bien encaminada para aprender inglés, ya que ha empezado a con vivir con gente de fuera, por lo que en su casa sólo se habla inglés. Con esto ya tiene el 50% para hacer una buena inmersión lingüística, esperemos que con la escuela consiga ese otro 50%. Allí hemos estado con Isabel, una española que  trabaja en la escuela y que como siempre nos ha atendido muy amablemente, así da gusto.

Un Mini en el taller

Un Mini en el taller

Allí he dejado a Estefy realizando la prueba de nivel para que no tuviese que ir pronto el lunes por la mañana, y me he ido andando dirección al garaje donde dejamos al Rojito el miércoles. Cristian el mecánico, me había escrito esta mañana y ya tenía el coche listo. No os recomiendo andar por Malta alrededor de la una en esta época del año, ya que hacía un calor impresionante. Yo llegue al garage que está situado muy cerca de Pembroke chorreando de sudor. Al final, el problema del Rojito era de uno de los ejes de la rueda, pero ya está solucionado, se ha quedado perfecto, lo he podido comprabar volviendo a casa. La verdad es que me he quedado muy contento con el mecánicopor lo que me he quedado muy contento con el mecánico, ya que además sólo me ha cobrado 20 euros.  Tenía varios Minis reparando o haciéndoles tunning, ya que como dijimos el miércoles, es muy aficionado a estos coches. Si tenéis algún día alguna reparación que realizar os lo recomiendo totalmente. Aquí os dejo su dirección, sólo tenéis que preguntar por el mecánico, ya que es muy conocido en la zona.

Ya en casa, después de comer me he quedado relajado viendo una serie, aprovecho ahora que Dei no está, que el no es muy aficionado de las series en general, sólo de algunas. La que estoy viendo ahora se llama Revolution y es de los creadores de Perdidos, también os la recomiendo. Después tenía pensado salir a tomar algo con Cesar, pero al final me dejó tirado porque se ha quedado dormido en el sofá, una perfecta excusa para no salir de casa.

Día 236: Dándole al stop

Día 236: Dándole al stop

Después de las últimas dos semanas agotadoras de viajes, eventos, fiestas y demás, hoy, como dice el título, hemos dado al Stop por un día y nos hemos quedado tranquilos en casa, recuperando fuerzas y energías, ya que estábamos casi bajo mínimos. Sobre todo por la Parranda de ayer, que ha sido una de las que mejor me lo he lo he pasado. Así que hoy en casa hemos estado contestando e-mails, perdiendo el tiempo en las redes sociales y terminando de ver la segunda temporada de una de las series que estamos siguiendo, Once upon a time.

Como no hemos hecho nada interesante en todo el día, aprovecho el post de hoy para dejaros algún consejo de los muchas preguntas que nos lanzáis a través del correo. El tema por el que más nos preguntáis es por las academias de inglés. En verano los precios en la isla suben en todas las escuelas, ya que este país ha sabido explotar mucho el turismo lingüístico. Tened mucho cuidado con los precios que veis en las webs ya que suelen ser de temporada baja y luego os podéis llevar una sorpresa, como ha muchos os ha pasado cuando nos preguntabais por precios. Además, en la mayoría hay que pagar una matrícula que puede ir de los 25 a los 80 euros.

Sobre el tema del alquiler, en temporada de verano es muy difícil que podáis alquilar pisos por los precios que hay en temporada alta. Y sobre todo, es más difícil conseguir algo cuanto más corta sea la estancia. Normalmente los contratos que se hacen en Malta son de un mínimo 6 meses, cuando son de menos tiempo se considera alquiler vacacional y el precio sube bastante. Si vais a estar por poco tiempo, lo mejor es intentar encontrar alguna habitación. Podéis echar un vistazo al foro que hemos habilitado para esto mismo.

Los playmobil trabajando

Los playmobil trabajando

Ya por último, otro tema por el que más nos preguntáis a menudo. No hay fórmula mágica para encontrar trabajo en la isla. Si te sabes vender, tienes mucho terreno ganado y por supuesto cuanto mayor sea tu nivel de inglés más posibilidades tendrás de encontrar un trabajo mejor. También sois muchos los que queréis encontrar trabajo antes de venir aquí, tenemos que decir que eso es prácticamente imposible, sobre todo en el sector de la hostelería. La forma más eficaz es pasarse por los sitios y dejar el currículum en mano. Los sueldos no son gran cosa, sobre todo en hostelería, donde suelen ir de los 3,5  a los 5 euros por hora, así que si decides venir, lo mejor es que te tomes la estancia en Malta como una experiencia y no como un país para ganar dinero, si no saldrás muy frustrado. El nivel de vida es parecido al de España, con cosas más caras pero otras más baratas, encontraras opiniones de todo tipo al respecto. Por ejemplo, la compra es un pelín más cara, pero cenar o tomar algo fuera de casa es bastante más barato.

Día 199: De ruta por los centros deportivos de Malta

Día 199: De ruta por los centros deportivos de Malta

Hoy me he levantado a las ocho de la mañana, algo no muy usual para nosotros desde que vivimos en Malta, pero me tocaba acompañar a Adrián que quería apuntarse a Clubclass y empezar hoy mismo. He ido en su búsqueda al lugar acordado, muy cerca del Fortizza. Hemos hecho el camino a la escuela que tiene que hacer todos los días y a las nueve, después de hacer todo el papeleo de la inscripción, ha empezado las clases. Los cursos empiezan cada lunes, así que si os queréis apuntar, siempre deberéis hacer la inscripción la semana de antes de la fecha que queráis comenzar, ya que lo de hoy ha sido una excepción y Adrán ha tenido suerte porque había plazas disponibles.

Marsa Sports Club

Marsa Sports Club

Después había quedado con Joselu, Clara y unos tíos suyos que habían venido de visita y querían comprobar como se vivía el mundo del squash en Malta. Su hijo es campeón de España en la categoría juvenil y están interesados en que continúe su carrera en Malta y que aprenda inglés al mismo tiempo. Hemos ido a la piscina nacional para jugar un partido y así poder ver las instalaciones. Después del partido, hemos ido al Marsa Sports Club, uno de los complejos deportivos más grandes de la isla. Está situado en Marsa y tiene multitud de pistas de tenis tanto de tierra como de pista dura, squash y fútbol, además de piscina y campo de golf. Es un club privado, si no eres socio no puedes alquilar sus instalaciones a no ser que vayas acompañado de un socio. Aquí podéis consultar las tarifas, como veis, no son precisamente baratas. Yo estuve una vez, ya que jugué con unos de los socios dentro de la liga de squash de Malta.

Después de la visita, he vuelto a casa después de pasar toda la mañana fuera. Hemos decidido hacer algo más de actividad hoy y hemos vuelto a retomar el gimnasio por enésima vez, que lo teníamos muy abandonado, hacía casi un mes que no íbamos. Allí ha dado la casualidad de que nos hemos encontrado con Ana y Lidia, así que después de hacer deporte nos hemos ido a tomar algo al City of London con ellas. Después de estar un rato allí, ha empezado a refrescar y hemos ido a hacer una pequeña visitilla a Vane y Josito, que últimamente casi no les vemos el pelo.

Día 166: Derbi Malta – Italia

Día 166: Derbi Malta – Italia

Decididos a grabar el próximo vídeo de la fiesta, hoy nos hemos levantado pronto para ir a Buggiba, pero al final nuestros planes se han torcido y hemos tenido que posponerlo hasta mañana. En su lugar, hemos aprovechado para acercarnos a AM Language a formalizar nuestro acuerdo con ellos. Ayer fui yo solo y hoy ha venido Dei también para conocerla.

De vuelta a casa se nos ha ocurrido una magnifica idea. Como parece que el buen tiempo ha vuelto para quedarse, hemos decidido cocinar cous cous y luego llevarlo para comerlo en la playa o en el puerto de Sliema. Así que hemos llamado a Laura para ver si se apuntaba, que como ya está recuperada del esguince que tenía, ni se lo ha pensado. Sabemos que su madre es una fiel seguidora del blog, así que la mandamos un saludo muy grande y esperamos que nos deje un comentario. Como ves, Amalia, la cuidamos muy bien. Nos hemos encontrado en Sliema Ferries, casi llegando a Gzira y allí hemos estado comiendo nuestro cous cous al sol acompañándolo  de bigila con galletis (es un plato maltés a base de lentejas).

Allí nos ha surgido el plan para la tarde, ya que hoy se jugaba un importante partido para la clasificación del mundial, el derbi Malta – Italian. Aunque el partido estaba un poco desequilibrado, las entradas se terminaron hace días, ya que en Malta es difícil asistir a un partido de esta categoría. Ha sido la primera vez en ocho años en la isla en la que había reventa para un partido de fútbol. Entradas no íbamos a conseguir, pero en los aledaños del estadio se podía seguir el partido en una pantalla gigante, así que hemos ido a ver qué ambiente había.

Fan Area

Fan Area

Hemos decidido ir en autobús y la mejor forma de llegar desde St.Julians o Sliema es con el autobús 203 que te deja muy próximo. El Estadio Nacional de Ta’ Qali, situado en la villa del mismo nombre, es el estadio donde Malta disputa sus partidos locales. Allí hemos quedado con Marco, el voluntario italiano compañero de piso y proyecto de Laura y Cristina. También nos hemos encontrado con James, un maltés que ya es habitual en The Parranda. La zona estaba llena de puestos de comida y bebida, así que hemos comprado hamburguesas, perritos y cervezas para disfrutar del partido. En la primera parte, hemos visto como Malta desperdiciaba un penalti y como ponía en aprietos a Italia. En la segunda parte hemos decidido intentar entrar en el estadio con el valiente Marco, pero nos ha sido imposible, aunque hemos estado a punto de entrar por la zona vip, pero al final uno de seguridad nos ha pillado y hemos tenido que volver a la pantalla gigante para ver terminar el partido. Cuando ha terminado, ha sido una locura total para salir, ya sabéis, cosas de la organización maltesa. Además no había autobuses, ya que era tarde, pero gracias a un amigo de James hemos podido volver a casa.

Día 155: De vuelta al taller

Día 155: De vuelta al taller

Perdía agua y ahora pierde aceite. El rojito últimamente tiene afán de protagonismo. Después de la reparación del radiador, estos días nos hemos dado cuenta de que perdía aceite cada vez que lo dejábamos aparcado, así que al final no hemos tenido más remedio que volver a llevarlo a nuestro taller de confianza. A primera hora, haciendo un gran esfuerzo por levantarme después de salir de marcha ayer, lo he llevado y me he encontrado con el simpático mecánico al que una vez más os recomendamos si tenéis coche. Es barato y te dice el presupuesto antes de arreglártelo.

El siguiente paso del día ha sido ir a la escuela ESE, para acompañar a un nuevo alumno que quería apuntarse. Así que me he puesto rumbo al monumento LOVE en Spinola Bay, punto de encuentro que viene a ser el oso y el madroño de St Julian’s. Allí me estaba esperando Ricardo, un encantador valenciano que ya lleva unas semanas por la isla. Juntos hemos ido hasta la escuela donde nos hemos encontrado con Macarena.

Squash

Squash

Después de comer, ya sólo me faltaba la última actividad del día, un partido de squash. Hacía mucho que no hablaba de ello, pero el squash es un deporte bastante popular en Malta. En la mayoría de gimnasios o espacios deportivos tienen una o varias pistas para practicarlo. Las instalaciones más populares y baratas se encuentran en la Piscina Nacional TalQroqq, en la que podéis reservar una pista por 3,50€ durante una hora. Para hacer la reserva, podéis hacerlo a través de la página SportMalta. Yo estoy apuntado en la Liga de Malta y hoy me ha tocado jugar en el Union Club, un centro deportivo de Sliema, que antes estaba abierto a cualquier persona, pero ahora han restringido el acceso sólo a miembros del club y de la liga. Es un deporte muy dinámico y divertido que os animo a practicar.