Tag Archives: ese

Día 331: El verano se va y Marta y Guillem con él

Día 331: El verano se va y Marta y Guillem con él

Ya no quedan nada más que dos días para despedirnos del verano. Este último mes hemos despedido a mucha gente de nuestro alrededor y de momento la sangría no para. Hoy tenemos la despedida anticipada de Marta y Guillem. Anticipada porque aún no se van, ya que estarán una semana más en la isla, pero así aprovechaban para tener a todos juntos por un día.

Así que después de estar por casa con las cosas habituales (blog, correos, internet y organización de The Parranda), nos hemos puesto guapos, o por lo menos lo hemos intentado, y nos hemos ido a su casa, que nos pilla a menos de un minuto de la nuestra. Han sido nuestro vecinos por casi seis meses y les conocí nada más llegar a la isla, ya que nos habían escrito antes de su llegada para apuntarse a un curso en la escuela ESE, una escuela de inglés que se encuentra en Paceville y con la que colaboramos.

Despedida de Marta y Guillem

Despedida de Marta y Guillem

Cuando hemos llegado a su casa, nos quedamos con la boca abierta de la impresionante terraza que tenían en su piso, con vistas a Balluta Bay. Como hemos llegado un poco tarde ya había pasado la ronda de las hamburguesas, así que nos hemos quedado sin probarlas. Menos mal que Guillem nos ha hecho unos perritos buenísimos para que le perdonáramos. El vino, el rebujito que magistralmente han hecho Neus y Miriam, y las cervezas de última hora, han acompañado esta fantástica velada. Además, ya se sabe que de una cena salen muchos planes, así que mañana, para seguir, posiblemente iremos a la Closing Party de Gianpula, una discoteca al aire libre que se encuentra en Rabat, en el centro de la isla. Después de la cena, ya a eso de las dos de la madrugada, nos hemos ido al aeropuerto a recoger a Javi, un amigo del pueblo de Dei, que viene a pasar el fin de semana con nosotros. Nada más recogerle les he dejado directamente en Paceville de fiesta y yo me he ido a dormir a casa.

Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Ayer fue Dei y hoy me ha tocado ir a mi a ESE para hacer la inscripción de dos nuevas alumnas en la escuela. Bueno más que nuevas, son dos alumnas que repiten en la escuela, ya que estuvieron en ella en los meses de Marzo a Mayo. Además que son dos amigas nuestras, Neus y Miriam. Como tenía pinta de llover, hemos bajado en el Mini para que no nos pillara el chaparrón, y menos mal que lo hicimos ya que justo cuando llegue al punto de encuentro, ha empezado a llover.

Sólo ha venido Neus, ya que hoy Miriam estaba de camino a España para pasar unos días. Hemos tenido la gran suerte de poder aparcar cerca de la escuela, ya que por la zona de Paceville es muy difícil encontrar hueco sea la hora que sea. Cuando hemos entrado en la escuela, ha empezado un gran tormenta de agua y viento que ha durado más o menos el tiempo que hemos estado dentro. Era como si un ciclón llegara de repente, menos mal que sólo ha durado unos diez minutos. Después nos hemos enterado de que a unos amigos se les voló una mesa que les rompió los cristales de su casa. La verdad que ha sido algo espectacular, según los malteses es algo normal que pase a principios de Septiembre. Ocurre cada año.

Bus Stop Kiosk

Bus Stop Kiosk

Por la tarde, Dei tenía ganas desde hace tiempo de ir de compras, así que nos hemos decidido a ir a dar una vuelta por el centro comercial The Point, a ver si encontrábamos algo. En el centro comercial podéis encontrar tiendas como Nike, Sprigfield o Pull and Bear, aunque no creáis que hay muchas cosas más. Como ya han pasado o están casi por terminar las rebajas, la mayoría de ropa era de temporada de invierno, así que al final no nos hemos comprado nada, que esperamos que todavía falte mucho para el invierno. Ya que habíamos salido de casa, hemos decidido dar un paseo por Sliema Ferries, comernos un crep en Checkers y tomar algo en un pequeño bar que está al lado del mar que se llama Bus Stop Kiosk, que es muy frecuentado por gente maltesa. Allí se nos unieron Lola, James y Laura, de la que hemos aprovechado para despedirnos, ya que justo se va a España unos días.

Día 316: Volvemos a la normalidad

Día 316: Volvemos a la normalidad

Después de mi visita a España y de la visita de la familia de Dei a Malta, todo vuelve a la normalidad o a la rutina según se mire. Estos últimos días visitando la isla, te das cuenta de que a pesar de lo pequeña que es, siempre hay pequeños lugares que aún no hemos descubierto aún y que tenemos que disfrutar. Por ello, a pesar de llevar casi un año aquí, seguimos con las mismas ganas de seguir en esta pequeña isla.

ESE

ESE

Así que hoy hemos vuelto a retomar costumbres como la de levantarnos con el ruido de las obras que empiezan a las siete de la mañana, desayunar, contestar a los mails y comentarios en el blog que teníamos de retraso y que Dei me  pusiera al día de cómo fueron las fiestas del Surfside. Mientras, también por la mañana, Dei fue acompañar a Andrea, una de las lectoras del blog que acaban de llegar a Malta, a la escuela ESE, una de las academias con las que colaboramos, con la que todo el mundo al que se la hemos recomendado, se ha quedado muy contento. Además si estáis interesados en ir a esta escuela, nosotros os podemos conseguir descuentos.

Una vez que Dei ha vuelto de ESE, nos hemos puesto manos a la obra con la comida y nos hemos relajado un poco en el sofá viendo una película. Pero nos ha atrapado tanto, que al final en lugar de una nos hemos visto tres: Hacia rutas salvajes, La cena de los idiotas y Ciudad de Dios. Nos hacía un poco de falta, ya que no hemos parado durante estos días de visita y además Dei estaba un poco malo, con dolor de garganta y fiebre. Por lo menos, el tiempo parece que ha ido a mejor, después de estos días de viento y lluvia. Esperamos que el verano esté aún lejos de terminar, que el año pasado estuvimos disfrutando de la playa hasta Noviembrel.

Día 246: Isle of MTV

Día 246: Isle of MTV

Hoy era uno de esos grandes días que quedará marcado en nuestra aventura. Por la mañana me ha tocado una nueva ronda por las escuelas de Malta. Esta vez fue con Laia, una barcelonesa que tiene previsto estar entre nosotros unos tres meses. Con ella recorrimos el poker de escuelas que consideramos mejores por varios motivos, son Clubclass, Elanguest, ESE y AM Language. En todas ellas hemos tenido un trato muy cordial y acogedor, por lo que Laia tenía una decisión muy difícil.

Sobre las dos, la he dejado muy cerca de Sliema Ferries y yo me he venido para casa a terminar de hacer las cosas pendientes antes de irme al festival Isle of MTV. Después de comer y preparar las bebidas varias, a eso de las cinco de la tarde, me he puesto camino de La Valeta para empezar la fiesta. Al final he decidido ir en bus en lugar de en coche, ya que imaginaba que, en un evento de cincuenta mil personas, iba a ser una locura aparcar, sobre todo en una isla tan pequeña como ésta.

Isle of MTV

Isle of MTV

Nunca me habría esperado un viaje tan rápido a la capital, ya que pensaba que habría mucho tráfico y la realidad es que, con el bus 32, que se coge justo enfrente de casa, no he tardado más de veinte minutos en llegar y además el autobús iba vacio. Eso sí, ha sido llegar a la terminar de autobuses de Valletta y comprobar la magnitud del evento. Miles de personas caminaban hacia la plaza de la independencia de Floriana para ver el concierto. Yo he ido en dirección contraria y me he metido en la ciudad, ya que había quedado con Cristina en el L-Ingliz para tomar la primera mientras ella cerraba la tienda. Allí hemos estado con Billy, hasta que a las seis Cristina ha cerrado la tienda y se nos ha ido uniendo el resto de la gente, Laura, Marco, Carlos y Tere.

Isle of MTV

Isle of MTV

Todos juntos hemos ido a la plaza de la Independencia, en Floriana, que es donde se celebraba la Isle of MTV. Cuando hemos llegado, ya estaba abarrotada de gente, aunque hemos conseguido ponernos en un sitio medianamente decente. Cervezas, botellas de ron y whisky han empezado a correr a ritmo de Rudimental a los que luego siguieron Rita Ora, Jessie J, para terminar con el apoteosico Afrojack. Entre artista y artista el DJ animaba mucho, hasta diría que la gente ha disfrutado más con él que con las actuaciones en sí. Durante la noche se nos ha ido uniendo más gente, como Piotr y su hermano recién llegado de Polonia, Radzio, Sara y Mari Carmen, Marta, Shami e Irina con dos amigas.  Lo hemos pasado espectacular, ojalá realizaran más eventos de esta magnitud. Cuando ha terminado, nos ha costado irnos a casa, sobre todo por culpa de Miguelito, al que hemos encontrado cuando ya había terminado todo. Al final hemos decidido irnos andando todos juntos para evitar colapsos de ningún tipo, ya que aquí las distancias no son muy grandes y en cincuenta minutos ya estaba en casa.

Día 223: The Promo por Malta

Día 223: The Promo por Malta

Como de este finde dependía bastante la continuidad de la Parranda, hoy teníamos preparado un plan de promoción para la fiesta del sábado. Nuestra idea era hacer un cartel vistoso para colocarlo encima del Rojito y pasearnos por toda la isla, además de repartir flyers en las academias y en la playa y hacer una pequeña performance en el aeropuerto.

The Promo en el aeropuerto

The Promo en el aeropuerto

A las diez y media de la mañana hemos quedado en el Surfside con Carmen y toda la gente que nos iba a ayudar con esto, Cristina, Lola, Ana, la Paredes y Dani. Juntos hemos decidido empezar la jornada laboral desayunando en el Mint, situado casi enfrente del Surfside. La verdad es que es un lujo desayunar aquí, ya que tienen cosas riquísimas como zumos naturales y tartas de fruta riquísimas, aunque es un pelín caro. Una vez teníamos el estómago lleno hemos empezado con nuestro plan de promoción. Lo primero ha sido situar una especie de marquesina, que se había currado Dani, encima del Rojito. Mientras un equipo (David, Carmen y Dani) hacía esto, el resto nos hemos ido a la salida de las academias a entregar flyers. Hemos pasado por ESE, EC y EF y la acogida ha sido bastante buena. El mejor momento ha sido cuando estábamos en EC, que justo ha llegado el Rojito tuneado y la gente ha flipado bastante, hasta nos ha llamado la atención un trabajador de la escuela. De ahí nos hemos ido a St George Bay o la playa de Paceville, como es conocida por muchos.

Una vez hemos acabado con casi todos los flyers, nos hemos vuelto a dividir en dos grupos para pegar carteles. El primer grupo formado por Carmen, Ana y yo, hemos pegado los carteles desde Balluta Bay hasta el Surfside y el segundo equipo, formado por Cristina, Lola y Dani, han hecho lo propio desde Paceville hasta Balluta Bay. David ha sido el encargado de transportarnos a unos y a otros. Una vez hemos colgado todos los carteles, hemos ido a comer al Surfside. La mayoría nos hemos decantado por el risotto, ya que aquí lo hacen especialmente rico. Justo cuando estábamos comiendo, la Paredes se ha vuelto a reincorporar después de su clase de guitarra y también ha venido Alberto de la Hera. Todos juntos hemos partido hacia el aeropuerto.

La idea era recibir a la gente que venía en los vuelos de Valencia y de Madrid que llegaban esta tarde, aunque a los de Valencia los hemos recibido a medias, ya que cuando hemos llegado, ya habían aterrizado. Lo mejor ha sido cuando ha llegado el vuelo de Madrid y les hemos recibido con una pancarta que decía “Welcome to The Parranda”, aplausos, abrazos y algún ole, han tenido lugar en la puerta de llegadas. También hemos aprovechado para recoger a nuestros amigos Ángel y Susana, que llegaban hoy en este mismo vuelo. Aquí podéis ver un vídeo resumen de toda la jornada:

Por la noche, tenía lugar la última Parranda en el Prestige. Después de seis meses haciéndola allí, hoy le decíamos adiós, ya que organizar dos fiestas semanales es demasiado y últimamente estábamos comprobando que la gente se decantaba claramente por la del sábado. Hoy, como era la última, muchísima gente ha venido a despedirse del lugar donde todo esto empezó. Una noche genial, en la que no ha faltado el mítico photocall y en la que hemos aprovechado para dar las gracias a todos los que habéis venido a The Parranda durante todo este tiempo. Desde aquí, aprovechamos para decíroslo una vez más, muchas gracias.

Última foto de grupo en el Prestige

Última foto de grupo en el Prestige

Día 217: Buenas vistas a buen precio

Día 217: Buenas vistas a buen precio

Después de la fiesta de anoche, tenía poco cuerpo para levantarme pronto, pero había quedado con Marcos, un nuevo chico que ha llegado a la isla, para ir a ESE y enseñarle la escuela. Ha rugido el Rojito y me he puesto rumbo al Surfside, ya que habíamos quedado por allí.

Por sorpresa no sólo estaba Marcos, también estaba Berta, que ha vuelto a Malta después de vivir aquí un tiempo para vivir con él. Los tres hemos sorteado todas las grúas que hay por el paseo de Sliema y St Julians, que no sé qué ajetreo se traen últimamente, pero lo único que hacen es crear unos atascos enormes y resulta casi insufrible conducir por esta zona. Por fin hemos llegado a ESE, que está situada en Paceville, y hemos tenido la suerte de aparcar rápido, teniendo en cuenta que esta zona siempre está llena de coches. Marcos se ha quedado encantado con la escuela y será un futuro estudiante a partir de la semana que viene.

Vistas desde Mc. Donals

Vistas desde Mc Donalds

La tarde nos la hemos tomado con un poco de relax y sólo hemos salido última hora a cenar fuera. Teníamos un poco de mono de comida basura, así que hemos ido a comer una hamburguesa al Mc Donalds que está en St Julians. Lo bueno de éste es que tiene una terraza con vistas a Spinola Bay. Es incomprensible que siempre esté vacía, ya que comer en un sitio tan barato con unas vistas tan espectaculares es todo un lujo. Así se disfruta mucho más de cualquier comida, incluida la hamburguesa. Justo antes de irnos, han aparecido Cristina y Piotr, que venían de rematar los últimos preparativos del festival que tienen mañana en Valletta. Es el Festival Fair Trade and Social Exclusion, contra la exclusión infantil. Les hemos visto pasar por la bahía y después de pegarles un grito hemos bajado a tomarnos una cerveza con ellos en el bar al que llamamos “La Taberna”, que está justo al lado del Mc Donalds.

Día 203: De academia en academia

Día 203: De academia en academia

Dei sigue malo, así que otro día más que me toca escribir el blog. Está empleándose a fondo para ver si se recupera para la Parranda del sábado en Surfside. Esta mañana tenía una cita con Roberta, ya que se quería apuntar a la academia AM Language, que se encuentra en Sliema y con la que hemos empezado a colaborar recientemente. El problema es que después de la fiesta de ayer, me he quedado un pelín dormido y me he tenido que levantar deprisa y corriendo para no llegar tarde. Al final con el típico retraso español, he llegado más o menos a la hora acordada. Allí nos han recibido de una manera impecable, tanto en recepción, como la directora de estudios. Roberta se ha quedado encantada y contenta para empezar dentro de dos lunes.

Escuela ESE

Escuela ESE

De vuelta a casa y sin batería en el móvil, ha sido llegar y decirme Dei que nos estaba esperando una pareja recién llegada a la isla para apuntarse también a un curso, esta vez en la escuela ESE. He quedado con ellos en el Zara de Sliema Ferries y, con el Rojito, nos hemos ido hasta la escuela que se encuentra en Paceville. Marta y Guillem han llegado de Granollers esta misma semana. Se pusieron en contacto con nosotros hace tiempo a través del blog y al final han decidido venir a probar suerte. Han empezado con buen pie, ya que los dos ya tienen el trabajo apalabrado. Son encantadores, esperamos que les vaya muy bien en su aventura. ESE les ha encantado por sus instalaciones y por el trato, siempre estupendo, que nos ha ofrecido Macarena, una madrileña que trabaja en la escuela.

Después de la mañana ajetreada y del cansancio del día anterior, por la tarde solo quería relajarme en casa y estar tranquilo, así que el resto del día lo hemos pasado tirados en el sofá y trabajando un poco poniéndonos al día con el correo y todo lo que teníamos pendiente.

 

Día 188: Radio Patio en Malta

Día 188: Radio Patio en Malta

Esta mañana nos hemos levantado más o menos pronto porque habíamos quedado con Mayte, una chica gallega que acaba de llegar a la isla. Hemos ido a recogerla a las once al Surfside, que queda prácticamente al lado de donde vive. Resulta, que una casualidad más de Malta, está viviendo con unos amigos nuestros, aunque en principio es temporal. De ella hemos ido a la escuela ESE, ya que Mayte quería inscribirse en un curso de tres semanas, para soltarse un poco con el inglés. Después la hemos vuelto a dejar en el Surfside y hemos vuelto a casa que habíamos quedado con Laura y Cristina.

Hoy  nos tocaba grabar un vídeo para anunciar que cambiábamos la Parranda de la semana que viene del jueves al martes, ya que el miércoles es fiesta y seguramente el martes se anime mucha más gente a salir de marcha. Hemos intentado recrear una conversación entre dos vecinas parranderas al estilo Mari. Ha resultado complicado hacerlo sobre todo por el sonido, ya que había bastante ruido en la calle, sobre todo de los coches y de un señor que estaba podando los árboles del edificio de enfrente. Creemos que los podan una vez al año y ha tenido que ser hoy.

Después he empezado a montarlo un poco para ver cómo quedaba y enseguida nos hemos puesto a hacer la comida. Hemos comido pasta que nos sobró de ayer, una ensalada y hummus, que Laura quería aprender a hacerlo y le he enseñado la receta en directo. Después, un rato de sobremesa y enseguida se han marchado Laura y Cristina y yo me he puesto a terminar de montar el vídeo. Podéis ver el resultado aquí:

Por la noche, nos hemos pasado por el Melounge, ya que habíamos quedado con Emilio y Mari para hablar acerca de un proyecto que tenemos pendiente desde hace un par de meses y que no termina de arrancar. Cuando hemos llegado, como hacía tan mal tiempo, nos lo hemos encontrado cerrado y hemos quedado en vernos con ellos en el Prestige, un poco antes de que empezara la Parranda.

Carmen y Cristina con la Kinky Blonde

Carmen y Cristina con la Kinky Blonde

Una vez hemos terminado de hablar, nos hemos metido a la fiesta, que hoy ha sido “un cachondeo constante”, como diría la sevillana Lola. La gente estaba muy animada desde el principio, y como el tiempo ha dado un poco de tregua, han venido muchos más de los que creíamos. Hoy tenemos que confesar que nos ha dado un poco de pereza y no hemos sacado el mítico photocall pero aún así Martin se ha encargado de hacer algunas fotos, como ésta de Carmen y Cristina dándolo todo con la Kinky Blonde. Al final de la fiesta han aparecido Fran y Jorge, unos conocidos de David que han venido a pasar unos días de vacaciones. Con ellos y con todos los demás hemos ido al Native, que nos hemos quedado con ganas de más. Y para terminar la noche Fran y Jorge nos han invitado a tomar la última en el Vallette Resort, que es el hotel en el que están alojados.

Día 174: Resaca del quince

Día 174: Resaca del quince

Después de la despedida de Jesús de ayer, hoy nos hemos levantado con una resaca del quince hasta el punto de que me he quedado dormido y no he llegado a tiempo a la cita que tenía en Paceville con Sergio y Ángela, que llegaron a la isla ayer. Desde aquí les pido disculpas y les doy las gracias, ya que me esperaron sin ninguna queja ni reproche. Esta simpática pareja nos lleva escribiendo desde febrero y ya era como si les conociéramos.  Habíamos quedado porque Ángela quería apuntarse a un curso de inglés en la escuela ESE, así que quería acompañarles. ¡Bienvenidos a los dos!

Mirador Valeta

Mirador a Valletta

Después de estar allí, les he llevado a dar una vuelta con el coche para que conocieran un poco la zona. Es una gozada recorrer la zona de Sliema y St. Julians por el paseo marítimo y disfrutar de las vistas que nos ofrece el mar y la playa. Las dos zonas quedan muy cerca y son de las mejores para vivir, ya que es la principal zona turística y la mayor parte del trabajo se concentra aquí. Para terminar el recorrido hemos ido hasta Sliema Ferries, desde donde se puede disfrutar de esta espectacular vista a Valletta si te acercas al pequeño puerto que se encuentra en esa zona. Después les he enseñado como ir desde Sliema Ferries a St.Julians por el interior, que el recorrido es menor y es mucho más rápido que  si vas por el paseo marítimo.

De vuelta a casa, no he podido hacer otra cosa que tirarme en la cama y dormir otro rato ya que estaba muerto del día anterior. Cuando ha anochecido, antes de que cerraran, hemos pasado por el mini market, para comprar pan para hamburguesas y guarrerías varias para cenar. Conocemos un Libio que está cerca de casa, que abre todos los días y cierra mucho más tarde que el resto, así que en estos casos siempre acudimos a él. Con la cena preparada, nos hemos puesto a ver el partido del Real Madrid y hemos empezado a preparar las cosas para el viaje de mañana. Nos vamos a España una semana, que Dei va a ser tío y tenemos muchas ganas de conocer a su sobri, además de disfrutar de la familia y los amigos.

Día 162: Cena internacional

Día 162: Cena internacional

Hoy hemos quedado con Oihane y Lander, otros dos recién llegados a la isla, ya que estaban muy interesados en hacer un curso de inglés. La prioridad de su estancia en Malta es mejorar su nivel de inglés, así que la mejor forma de empezar es estudiándolo en una escuela. Después de estudiar varias opciones se decantaron por ESE, que para nosotros es de las mejores en relación calidad-precio, así que Dei les ha acompañado para conseguirles algún descuento. Después han estado tomando algo por ahí y, según me  ha dicho Dei, son encantadores. ¡Bienvenidos a Malta!

I Monelli

I Monelli

Por la noche, yo he tenido una cena con mis compañeros del curso de inglés del Ministerio de Educación. Aunque tanto yo como Dei dejamos de ir hace semanas porque no aprendíamos mucho, sigo teniendo buena relación con mis compañeros y mi profesora. Os puedo confirmar que estos cursos estarán de nuevo disponibles en septiembre para los que estéis interesados. Podéis encontrar más información en la sección de Estudiar Inglés en Malta.  La cita de hoy era en el restaurante “I Monelli” que se encuentra en Paceville. Es un pequeño restaurante italiano del que me habían recomendado las pizzas y sus postres. No me defraudó, las pizzas cuestan alrededor de 10 euros y están riquísimas y  los postres son espectaculares. Tenéis que probar el scugnizzi, que son una especie de bolas crujientes bañadas en chocolate o pistacho.

Después de la cena, hemos decidido ir a tomar algo a un bar que no tuviera la música demasiado alta y ofertara cócteles, así que nos hemos decidido por el Soho, que se encuentra en la calle principal de Paceville. Allí hemos podido tomar algo en la terraza, con música chill out bastante tranquila. Los cócteles están muy buenos aunque para ser Malta son algo carillos, por ejemplo, un mojito cuesta 6 euros. Allí he coincidido con Mari Cruz y Paco, que estaban tomando algo con Vane. También son nuevos por estas tierras y, como la mayoría, tienen muchas esperanzas e ilusiones, espero que les salga todo bien. De vuelta a casa, Dei se había quedado hacer una tortilla para el festival que tenemos mañana, pero no le salió del todo bien, así que le he tenido que ayudar a arreglarla. Lo de dar la vuelta no es lo suyo, pero hemos conseguido recomponerla, así que mañana la disfrutaremos.