Tag Archives: escaleras

Día 339: Día de las Artes y las Ciencias

Día 339: Día de las Artes y las Ciencias

Malta es rica en eventos y festivales, sobre todo en verano. No sabemos si tendrá algo que ver, seguramente sí, que Valletta haya sido elegida capital europea de la cultura en 2018, por lo que todos los eventos son un prolegómeno a esa fecha. Todos los que habéis estado, estáis y posiblemente estaréis, habréis podido ver las obras que están realizando a la entrada de Valletta para crear un nuevo auditorio y reformar los muros y fosos que rodean la ciudad.

Dia de la ciencia

Escultura en el Día de la Ciencia

Hoy el evento más importante era el Día de lal Artes y las Ciencias que se desarrollaba durante todo el día por el centro de la ciudad, así que como hoy teníamos ganas de hacer algo tranquilo y nos hemos tirado todo el día en casa, hemos ido a dar una vuelta para ver el ambiente que había. Como siempre en nuestro Rojito, hemos llegado a Valletta sobre las siete de la tarde. Al igual que otras veces, hemos aparcado cerca de la catedral que está en la parte izquierda según entras a Valeta, y hemos subido por una calle que sale a St. George Square, donde se encuentra el palacio del presidente. Ya en la plaza, hemos podido ver el movimiento que generaban los estands dedicados a este día. La plaza se encontraba dedicada a las nuevas tecnologías y al teléfono como protagonista. Como curiosidad, en esta plaza, durante el día cuando es la hora en punto, no suena el típico sonido de campanas si no que suena una composición de música clásica. También las fuentes celebran cada hora con un espectáculo de luz y movimiento. La primera vez que lo presenciamos nos sorprendió bastante, ya que no sabíamos de dónde venía la música. Una vez lo descubrimos, nos pareció una idea muy original.

Bridge Bar

Bridge Bar

Luego hemos bajado por Republic Street, que viene a ser lo que la Gran Vía a Madrid, y nos hemos ido encontrando diferentes actividades: ensayos químicos en directo al estilo El Hormiguero, música en directo, o la posibilidad de entrar al museo de arqueología de manera gratuita. Todo muy enfocado, eso sí, para los pequeños de la casa.  Durante el recorrido nos hemos encontrado con Patri, que también estaba recorriendo el evento y nos ha animado a acercarnos después al Bridge Bar, donde, como todos los viernes, había un concierto de jazz. Nos ha parecido una buena idea, así que para allá que nos hemos ido cuando hemos terminado de ver todo lo que había. En el Bridge Bar se crea un maravilloso ambiente, ya que la gente se siente en las escaleras de la calle del bar, preparadas con cojines para que todo el mundo presencie el concierto de la manera más cómoda posible. El grupo de jazz de coloca en la parte derecha del puente que da nombre al bar. Lo mejor es comprar una botella de vino a compartir (unos diez euros) y disfrutar de una Estrella Barcelona (dos cincuenta) . Lo peor, que el puesto de comida que hay al principio de la escalera es excesivamente caro.

Día 297: Un día más

Día 297: Un día más
Juuls

Juuls

Hoy ha sido un día más, un día de esperar planes que no llegaban. La mañana la he pasado trabajando, poniendo al día todo lo que había pendiente, que ahora como estoy yo solo no doy a basto. Por la tarde tenía pensado ir de compras, pero al final me he apalancado en casa, esperando a que todos estos volvieran de Gozo, que habían ido a visitarlo con sus respectivas familias y amigos.

Ya a altas horas de la noche, he quedado con Elena, Jaime y Arantxa en el Juuls para tomar algo. Necesitaba salir de casa, aunque fuera por un par de horas, así que para allá que me he ido. Allí hemos estado en las míticas escaleras bebiéndonos un par de cervezas y me han contado cómo ha ido su día en Gozo. También han venido Laura y James por allí, que venían a despedirse de las hermanas de Lola, al igual que nosotros, pero éstas no han aparecido, ya que han llegado tarde y cansadas de la isla vecina después de “to la peoná”, como ellas dirían, que se han pegado. Desde aquí les digo que han sido un placer conocerlas, que me han encantado y que ya iremos a Sicilia a controlar que María no desfase mucho en su Erasmus.

Os dejo con esta canción de Amaral:

Día 229: De cañas con Cristina

Día 229: De cañas con Cristina

Esta mañana hemos seguido poniéndonos al día con todo el trabajo acumulado de estos días, ya que ayer no nos dio tiempo a hacerlo todo, así que de esta forma se nos ha pasado todo el día y parte de la tarde. Pasadas las seis, hemos ido al Eurosport de Birkirkara a intentar conseguir mi equipo de Snorkel. Llevamos intentando conseguirlo desde que me lo trajeron los Reyes Magos por Navidad,  me dijeron que por estas fechas ya lo tendrían, pero nada, no ha habido suerte.

A la vuelta, hemos pensado en llamar a Cristina para tomarnos algo con ella y desconectar un poco, que estábamos saturados de tanto ordenador. Cristina, por lo que se ve, ha recibido la llamada como agua de Mayo, ya que estaba acicalándose, precisamente, para salir a tomar algo. Le hemos pedido que nos llevara a algún bar de su barrio (Msida) y, así ha sido, nos ha llegado a un bar muy maltés situado justo al lado del mar, enfrente del Jubilee. El sitio era bastante cutre, de los que a mí me gustan, pero bien de precio y bien de vistas al mar, todo un fichaje. Mientras nos bebíamos una Cisk (1,50€), se nos ha ocurrido ir al Albert (o L-Ingliz) en Valletta, a esperar a Lola y Elena que salían de trabajar sobre las ocho y media.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Con el Rojito, hemos partido los tres hacia allá y lo hemos aparcado en el parking público que hay en Floriana, justo antes de entrar a Valletta. En el Albert, nos hemos sentado en la terraza y enseguida han llegado Lola y Elena, a las que hacía bastante que no veíamos. Allí nos hemos puesto un poco al día y nos hemos bebido otra cerveza (1,50€), acompañada, como siempre en este sitio, de algo de picoteo. En este punto de la noche, ya le había prometido a Cristina que después me iba con ella al Juuls, así que, a pesar de no estar hoy con espíritu festivo, me he propuesto cumplir mi promesa. A Lola esta vez le ha salido el punto responsable y ha sido imposible liarla.

Una vez ha empezado a hacer frío nos hemos retirado y, antes de ir al Juuls, hemos pasado por casa para abrigarme un poco, que como habíamos salido por la tarde, iba yo demasiado veraniego para el tiempo que está haciendo por las noches. David se ha rajado y ha preferido quedarse en casa. Cristina y yo nos hemos ido con la idea de pasarnos por la jamming del Gochi y, de paso, cenar algo de Sushi, pero cuando hemos llegado nos hemos encontrado que lo estaban cerrando, así que hemos ido directamente al Juuls. Allí nos hemos encontrado con Piotr y su amiga de Polonia que ha venido a visitarle estos días y juntos nos hemos quedado tomando algo en las escaleras que hacen la función de terraza del bar.