Tag Archives: corks

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Después de la celebración de ayer, hoy he estado todo el día bastante tranquilo en casa, hasta he tenido tiempo de echarme un poco la siesta. Por la noche, habíamos quedado para ir a cenar al Gochi y despedirnos de Ana Paredes y de paso dar una vuelta por las fiestas de St Julian’s. El caso es que la Paredes, que mañana abandona la isla definitivamente, al final no ha podido venir, pero allí estábamos todos los demás a las nueve, como clavos en la taberna, con una nueva excusa para vernos.

Con motivo de las fiestas de St Julian’s han colocado más mesas de las que suele haber en este mítico bar que está situado justo enfrente del LOVE. Allí, en una de estas mesas, hemos estado tomando un par de Cisk mientras nos reuníamos todos. A la cita han acudido Cristina, Piotr, Laura, James, Lola, Alberto y Elena. Juntos, nos hemos ido a cenar al Gochi, y a algunas menos aficionadas al sushi, como Lola y Elena, les ha convencido. Después de cenar, ya nos habían abandonado Laura, James y Alberto, pero el resto hemos continuado juntos la noche.

Cristina y Elena dando el cante

Cristina y Elena dando el cante

El siguiente destino que hemos elegido ha sido el Corks, un bar karaoke que está situado a la entrada de Paceville. Ha sido la primera vez de todos en un karaoke maltés y tenemos que decir que ha sido igual de divertido que humillante. Eufóricos y emocionados hemos cantado varias canciones, si llega a ser por nosotros no soltamos el micro en toda la noche, aunque al que controlaba el tema creo que no le hemos caído demasiado bien. Después de pedirle varias veces que nos pusiera ‘Wannabe’ de las Spice Girls y que se negara en rotundo, hemos cantado ‘La vida es un carnaval’ (porque él ha querido), ‘Twist and shout’ y hemos destrozado totalmente ‘I love it’, nuestro hit de este verano. También Piotr se ha animado con una en solitario y Cristina y Elena se han marcado ‘The Passenger’ a duo. Una vez hecho el destrozo de ‘I love it’, hemos tardado segundos en abandonar el bar, que no queríamos ser nominados.

De ahí hemos ido al Juuls y hemos perdido a otro miembro del grupo más, Piotr, que a pesar de ser polaco, hoy se ha despedido a la francesa. Después, Cristina, Lola, Elena y yo hemos ido hasta el Native, donde nos ha abandonado Lola y los tres que quedábamos hemos acabado en el Habana, en el que nunca habíamos estado y que nos ha sorprendido para bien. Allí Elena nos ha abandonado porque, según ella, íbamos muy ralentizados para su gusto (palabras textuales). Después los campeones de la noche, Cristina y yo, hemos vuelto al Native, que por suerte, no ha tardado mucho en cerrar. A la salida nos hemos encontrado con Belén (Alegría) y un amigo y los cuatro juntos nos hemos cogido un taxi de vuelta a casa. Tengo que decir que ha sido una de las noches más divertidas que recuerdo en la isla. ¡Qué grandes sois, pandilla!

Día 53: Preparando la llegada de Lola

Día 53: Preparando la llegada de Lola

Hoy ha sido un día de lo más normal, hemos estado preparando las cosas y arreglando la casa para la llegada de nuestra amiga Lola, una jienense con mucho arte. Así que hemos comprado un colchón hinchable con su correspondiente inflador, en el que estará la mar de confortable. No nos ha salido muy caro, unos 30 euros las dos cosas en una ferretería maltesa que está subiendo la cuesta de Balluta, justo enfrente del bar Corks. Como me pareció un precio razonable, no miré mucho más.

Cena de 2 nivel de inglés de Mosta

Cena de 2 nivel de inglés de Mosta

Por la mañana he decidido ir a correr ya que hacía muy buen día, y la verdad que con esta temperatura ha sido una buena elección. Por la noches, entre la humedad y que la temperatura es un poco más baja, ya no se puede ir en pantalón corto ya que si te paras te quedas un poco frío y después llegan los resfriados y demás.

Por la noche quedé con mis compañeros de inglés para recuperar una de las clases que no habíamos podido dar debido a una serie de actos que había en la escuela de Mosta. Para hacerlo más ameno, quedamos en realizar una cena-clase en el Avenue y fue de lo más divertida, ya que todos éramos de diferentes sitios y yo era el único español, por lo que aproveché bastante para hablar inglés. Además, así te da tiempo a conocer facetas de tus compañeros que no te imaginabas, como por ejemplo, que dos de los italianos trabajan para el ejército actualmente y estuvieron en las guerras de Irak y Kosovo. Tuvo que ser algo muy interesante, por todo lo que vivieron en esa época y lo duro que son los momentos de guerra en cualquier parte del mundo.