Tag Archives: cisk

Día 326: Fiestón en Zabbar

Día 326: Fiestón en Zabbar

Ayer Laura me comentó que la última de las fiestas del verano de Malta se celebraba en Zabbar, una de las ciudades que están en el sur de la isla y en las que todavía no habíamos estado. Además que le habían comentado que era una de las mayores fiestas del verano y una de las más divertidas. La parte más importante de la fiesta era por la mañana, así que sin madrugar mucho, me he levantado sobre las doce para ir al encuentro de Laura, su amiga Nerea y James, el maltés que nos hacía de anfitrión.

Banda Azul

Banda Azul

En el camino James nos ha ido comentando que el evento al que íbamos consistía en una “guerra” entre dos bandas de música, una que era devota de la virgen de Nuestra señora de Gracia y otra de San Miguel, y que entre ellas existía una rivalidad inusual durante el desarrollo de la fiesta, ya que durante el resto del año la gente de las bandas convive pacíficamente. Las bandas vestían una de azul (partidarios de la virgen) y otra de verde (partidarios del santo). Cuando llegamos a Zabbar, como en todas las fiestas que vimos anteriormente, nos hemos encontrado la ciudad engalanada y con santos y vírgenes en cada calle, pero a diferencia de otras fiestas, la música corría entre sus calles y todo el mundo estaba bailando. La primera banda en la que hemos estado ha sido la azul que se celebra alrededor de su iglesia y cerca del edificio de la banda. Allí hemos empezado a meternos en ambiente y que mejor para ello que unas Cisk. Allí empezamos a ver la dimensión de la fiesta y como se desarrollaba.

La policía entre las dos bandas

La policía entre las dos bandas

Después de estar un rato allí decidimos pasarnos al lado contrarío que estaba separado sólo por una calle custodiada por la policía para evitar problemas entre las bandas. Ha sido una de las cosas que más nos ha impactado, además hemos podido ver como la banda azul estaba provocando a la banda verde. Pero según James, hace ya mucho tiempo que no hay peleas, ya que si un año hay alguna, la fiesta se deja de celebrar por uno o dos años. La banda verde se ve que tenía menos medios este año, ya que el despliegue de globos en la azul era de impresión. Según James, esto depende de las donaciones que hayan tenido una u otra durante el año. La banda ha terminado de tocar a las tres y la fiesta se ha trasladado a las sedes centrales de cada banda. Nosotros hemos podido entrar en la verde, pero la cantidad de gente que había era inmensa y apenas te podías mover.

Banda verde

Banda verde

Allí hemos estado bailando música maltesa y grandes hits, hasta que a las cinco y algo nos hemos tenido que ir ya que Laura, Nerea y James tenían una boat party, pero la fiesta continuaba y no parecía que fuera acabar pronto. Además, mañana se celebraba uno de los eventos más importantes, un recorrido en bici entre Rabat y Zabbar en honor a la virgen, que es la patrona de los ciclistas. Otra de las cosas que ha contado James, es que antiguamente esta ruta ciclista se celebraba justo después de esta fiesta, pero que se cambio de día para evitar accidentes.

De vuelta a casa ya, una siesta para reposar todas la Cisk consumidas y retomar fuerzas para The Parranda Beach Party, que con la de hoy ya sólo quedan tres. Un poquito antes de las ocho, hemos puesto rumbo al Surfside, esta vez a disfrutar de la sesión de DJ Alberto de la Hera, que volvía a pinchar y DJ Curly (Cristina) que se estrenaba como dj en la fiesta, ya que DJ Kinky Blonde está de vacaciones. Una vez más lo hemos pasado genial y esperamos que las dos últimas fiestas que nos quedan sean como todas las anteriores.

.

Día 306: Fiestas de St Julian’s

Día 306: Fiestas de St Julian’s

Esto realmente es una continuación del día de ayer, ya que hoy he empezado este domingo con Pedro y Elena sin habernos acostado. Después de desayunar y tomarnos la primera cerveza en el mismo sitio, ya a las diez de la mañana, hemos decidido ir a las fiestas de St Julian’s, aunque tengo que confesar que les he convencido y han venido medio obligados, con la excusa de que a esas horas ya tenían que haber empezado y tenían que echarle un ojo por lo menos. Así ha sido, cuando hemos entrado en Spinola Bay, nos hemos topado con la banda de música de frente y en ese momento hemos decidido unirnos al jolgorio. Aunque durante estos días me he pasado por las fiestas de St Julian’s, hoy realmente era el día gordo y tenía que vivirlo desde primera hora de la mañana.

Con Laura en las fiestas de St Julian's

Con Laura en las fiestas de St Julian’s

La primera parada ha sido la taberna, que parece ser que por su posición estratégica es el bar que más gente concentra de todas las fiestas. Allí hemos tomado un par de Cisk más, hasta que ha Pedro y Elena han decidido irse porque no podían más después de haber aguantado como campeones desde ayer, y ha llegado Laura a hacerles el relevo. Laura venía acompañada de James, y con él y sus amigos hemos ido al Tony’s Bar, otro bar mítico de Spinola Bay. Allí hemos tomado otro par de cervezas más, aunque ya empezaba a ser demasiado para mí.

Cuando me ha entrado el cansancio absoluto, Laura y yo hemos decidido ir a comprar una hamburguesa al Mc Donald’s para reponer fuerzas y después nos hemos dado un baño en la misma Spinola Bay. Lo bueno que tiene Malta es que te puedes bañar en cualquier sitio, aunque estés en mitad de la ciudad. Después del baño, ya a las tres de la tarde, hemos vuelto al Tony’s Bar y ahí ya me he despedido, que no podía más. El resto del día, como imagináis, lo he pasado durmiendo después de esta maratón de Parranda-Paceville-Fiestas de St Julian’s que me he metido. Qué grandes momentos he pasado tanto durante la noche como por el día.

Día 300: ¡Trescientos días en Malta!

Día 300: ¡Trescientos días en Malta!

¡Ya llevamos trescientos días en la isla! Ha pasado casi un año desde que llegamos a Malta sin tener ni idea de lo que nos depararía el futuro. Ahora ya estamos totalmente estabilizados aquí y tenemos la idea de quedarnos, por lo menos, otro año más, ya que estamos encantados de trabajar en lo que trabajamos y de los nuevos proyectos que se nos presentan de cara al invierno. También estamos felices de tener los amigos que tenemos aquí, que son casi como hermanos y que tanto nos aportan. Ahora algunos se empezarán a ir y será cuando nos demos cuenta de que esta aventura tiene fecha de caducidad, pero mientras podamos, seguiremos disfrutándola. Aprovechamos también para dar las gracias a todos los que nos seguís, a los que lo hacéis desde el principio y a los que os habéis ido incorporando poco a poco.

El día de hoy ha transcurrido con mucha normalidad. Por la mañana he estado trabajando contestando todos los e-mails que nos llegan. Estoy contento porque aunque estoy solo estos días, lo estoy llevando todo más o menos al día. Al mediodía he ido a cortarme el pelo con Holly, que por fin ha vuelto de vacaciones. Menos mal, porque mi flequillo se estaba empezando a parecer al de la Juanpe. Ya hemos hablado de ella más veces, pero por si no nos habéis leído, Holly es una chica noruega encantadora que, aparte de hacer muchas otras cosas, corta el pelo genial por sólo 10 euros, tanto a chicos como a chicas. Si estáis interesados podéis llamarla por teléfono (99564064) y os atenderá encantada en su casa de Sliema.

Black Gold

Black Gold

Por la tarde he quedado con Laura para dar una vuelta por Gzira. Queríamos ir al bar de pescadores que hay justo enfrente del Jubileé y que tiene una terraza  junto al mar muy chula, pero justo hoy lunes estaba cerrado. En su lugar, hemos decidido ir al Black Gold, el bar con decoración de madera que está justo al lado del Medasia y el Tex-Mex. El sitio no me ha entusiasmado especialmente, ya que la terraza está justo al lado de la carretera, y aparte de tener las mesas muy juntas, es muy ruidosa. Tiene pinta de  ser un bar más para el invierno, ya que además suelen programar conciertos en directo, así que a partir de Octubre le daremos otra oportunidad. Después de tomarnos varias Cisk (1,50€) y unas patatas (2,50€), han llegado Cristina y sus amigos de Villarobledo y nos hemos tomado la última con ellos antes de irnos a casa.

 

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Me presento, soy Fran, y llegué ayer junto a Lola a esta pequeña isla del mediterráneo para visitar a los “Davices”. Vamos a estar 8 días en Malta, así que estos días narraremos nosotros nuestras aventuras en Malta. Nuestro primer miércoles en Malta lo hemos dedicado, como es de recibo, a disfrutar de una de las playas de arena que se encuentran por la isla, “Għajn Tuffieħa”, junto con unas amigas de nuestros aventureros anfitriones. Para llegar hasta allí, he tenido el placer de conducir a ese bólido apodado como Rojito, que nos ha brindado algunos inestimables momentos de tensión cuando se ponía cabezón y no me dejaba meter las marchas. Todo era cuestión de mimo, así que con algo de paciencia y una vez aislado de los pitidos de los malteses que me querían comer, las marchas engranaban y hemos conseguido llegar sanos y salvos a nuestro destino (cosa ya de por sí admirable teniendo en cuenta el estado del asfalto por estos lares). El mar estaba bastante agitado (la bandera roja que había en la playa creo que tenía algo que ver…), pero eso no ha hecho sino hacer el baño algo más divertido. Primer baño de sol en Malta, cervezas, música y risas a orillas del Mediterráneo.

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Una vez el sol ha empezado a ponerse, y en vista de que en el chiringuito de la playa habían puesto una zona con cojines y velas, nos hemos plantado allí no sin antes pasar por la barra a por un gin tonic por 2,30 euros (precio bastante barato y acorde al tamaño del vasito; entre unas cosas y otras cayeron 3 o 4). El alma yogui de María se ha despertado y ha despedido al sol del miércoles con algunas asanas (me acaba de chivar el palabro). Un poquito de música entre Ganyahmun, Muchachito y los Martires del Compás amenizaron la impresionante vista de la puesta de Sol y a la luz de las velas hemos seguido allí hasta pasadas las diez, hora en la que hemos levantado el campamento, más que nada porque había gente que se tenía que volver en bus.

Nosotros, de nuevo a bordo del bólido rojo y su divertido sistema de embrague “ahoraSí-ahoraNo”, hemos llegado a casa y hemos puesto fin a un primer día en la isla que hace presentir lo a gusto que vamos a estar por aquí estos días….

Día 273: Nuevos proyectos para este invierno

Día 273: Nuevos proyectos para este invierno

Hoy habíamos quedado con la Peces para hacer algún plan juntos. Cuando hemos hablado con ella nos ha dicho que estaba de camino a Ghan Tuffieha, una playa de arena situada al noroeste de la isla, así que hemos decidido ir para allá. Le hemos dicho a Carmen que si le apetecía el plan y se ha animado, así que de camino, hemos pasado por Bugibba para recogerla. Una vez que hemos llegado allí nos hemos puesto a buscar a Laura, pero no había rastro de ella, y es que resulta que como no le habíamos confirmado que íbamos se había vuelto. Si es que somos un desastre…

Ghan Tuffieha

Ghan Tuffieha

Lo primero que hemos hecho ha sido darnos un baño, que hacía un calor que llegaba a ser insoportable. Había bastantes algas, pero en general el agua estaba bastante limpia. Lo que más me gusta de esta playa es que el agua está tranquila y puedes meterte muy hacia dentro, por lo que es ideal para nadar. Después de darnos el primer baño y secarnos en la arena, hemos ido al único chiringuito que hay en la playa a comer. Aunque es el único que hay en esta playa y está en un lugar privilegiado, está bastante bien de precio. David y yo hemos optado por una hamburguesa con patatas, que nos ha costado 6,50€. Las Cisk pequeñas las tienen a 2 euros.

Después de comer y de una sobremesa bastante larga, hemos vuelto a la playa a darnos el último baño y en cuanto nos hemos secado, hemos cogido el coche y nos hemos venido hacia Sliema, que teníamos que recoger los banderines que nos dejamos puestos el otro día en el Surfside y de paso hablar con el dueño. La verdad es que hemos salido muy contentos de la reunión, ya que la gente del Surfside está muy contenta con nosotros y nos han propuesto un nuevo proyecto de cara al invierno, que de momento no podemos adelantar, pero que pinta muy bien. Son muchos meses de trabajo y esfuerzo trabajando en The Parranda, pero parece que están teniendo su recompensa. Ahora de momento, nos entramos en la Boat Party que tendrá lugar el próximo 31 de Julio.

Día 186: Tarde nublada de cañas y amigos

Día 186: Tarde nublada de cañas y amigos
La Taberna

La Taberna

Hoy hemos estado toda la mañana en casa trabajando. Después de comer hemos bajado a la calle a dar un paseo con Carmen, que estaba por el barrio. El día estaba raro, con mucho viento y con el cielo totalmente encapotado. Hemos ido por el paseo marítimo de St Julian’s hasta llegar a la Taberna, la Banda, o como cada uno quiera llamar a este acogedor bar. Allí hemos tomado unas Cisk y enseguida ha llegado Ana Paredes, que también se nos ha unido. Tenía muchas ganas de verla, ya que ha tomado la decisión de irse a vivir a Dubai y tengo que aprovechar ahora que aún la tenemos aquí. También ha venido Alberto de la Hera o Alberto hasta el amanecer, como le gusta llamarle a David. Tarde de amigos al refugio del tiempo.

Después de un par de cervezas y muchas conversaciones interesantes y divertidas, hemos cambiado de sitio y hemos ido a un bar irlandés, del que no recuerdo el nombre, que está casi al lado del Juuls. Tenemos que decir que aunque es un sitio muy acogedor tienen detalles en la decoración bastante horteras, como por ejemplo un cuadro absurdo y totalmente prescindible en el que se pueden leer las veinte razones por las que una cerveza es mejor que una mujer. Allí hemos tomado la última y Ana me ha acercado hasta casa con el coche.

Una vez he llegado ya había anochecido y hemos pasado el resto de la noche en el sofá. Hoy echaban Master Chef en la televisión española y lo hemos visto por internet. Es un concurso de cocina bastante divertido al que nos enganchamos cuando estuvimos en España. La verdad es que la televisión maltesa nunca la vemos porque es bastante cutre, pero de vez en cuando conectamos el ordenador y vemos algún programa español o alguna serie americana.

Día 171: El sol es para tomarlo con amigos

Día 171: El sol es para tomarlo con amigos

Grandioso ha sido el sol que resplandecía esta mañana en Malta, así que dispuestos a aprovechar el día, hemos decidido salir a comer fuera. Nos hemos lanzado a la calle con rumbo a la playa de Sliema para ver si nos poníamos un poco morenos. Pronto nos ha entrado el hambre, así que hemos ido al kiosko Dixies para comer algo. Este pequeño lugar se encuentra metido en el parque que se encuentra al lado de la playa en el que viven muchos gatos que incluso se dejan tocar.

Cuando hemos llegado nos hemos encontrado a Fátima y Montse con las que he estado hablando y con Mayte e Iñigo, con los que ha estado Dei. Estaban igual que nosotros aprovechando el día espléndido que nos había regalado este último domingo de Marzo. Nos hemos decidido por un bocata de pollo y uno de cerdo (4,50 euros). No eran nada del otro mundo, sobre todo el de cerdo que estaba muy seco, pero bueno con una Cisk (2 euros) entraba mejor. Fátima se pidió una pizza caprichosa (9 euros) que tenía muy buena pinta. Y como dice mi madre, si una cosa tiene buena pinta mejor sabrá, y así ha sido.

Playa Sliema

Playa Sliema

Sobre las cuadro, nos hemos movido a la playa que queda cerca del Surfside para encontrarnos con la family maltesa. Allí estaban María la portuguesa, Maria, Nuria y Toni con unos amigos aprovechando los rayos del sol. Aquí otra cervecita no podía faltar para disfrutar de las fantásticas vistas que podéis ver en la foto. Cuando el sol se ha ido de esa parte de la playa, hemos decidido volver a la parte en la estábamos al principio, donde hemos podido resguardarnos del viento al lado de unas rocas. Una vez más el sol nos ha abandoado y como ha empezado a hacer un poco de rasca, hemos decididos ir a casa a cambiarnos, ya que llevábamos pantalón corto y chanclas. Pero ya una vez en casa el sillón nos ha atrapado y nos hemos quedado viendo Argo, la película ganadora del Oscar de este año. Es muy recomendable verla, nos ha gustado a los dos.

Día 157: St Patrick’s Day

Día 157: St Patrick’s Day
St Patrick's Day

Spinola Bay a reventar

Hoy habíamos quedado a la 1 del mediodía para celebrar St Patrick’s Day, pero nosotros no hemos aparecido hasta las tres, que ayer nos acostamos tarde y nos ha costado un poco levantarnos. A esa hora nos hemos dirigido a Spinola Bay, en St Julian’s, que es donde se concentraba la mayor celebración. Lo primero que hemos hecho después de saludar a la family maltesa, ha sido ir a comprar algo de comer al Mc Donald’s, también situado en la misma bahía. Después de llenar el estómago ya estábamos preparados para empezar a beber cerveza, que es en lo que consiste básicamente la celebración de este día. Justo en ese momento hemos quedado con Aitor, que es amigo de una amiga mía de Madrid y ha venido a Malta a estudiar un curso de inglés durante un mes.

Hoy era difícil encontrar cervezas de la marca que querías y fresquitas a buen precio. En casi todos los bares de la zona se iba agotando el producto, especialmente la Cisk, que aunque no es irlandesa, ha sido la cerveza más solicitada del día. Después de estar un rato charlando en un rincón tranquilo, hemos decidido meternos en todo el mogollón, donde había varias carpas con puestos en los que se despachaba comida y bebida a ritmo de tecno . Allí nos hemos ido encontrando con gente como Tamy, Lucía, Vane, Ana, Valentín, los granaínos,… Sin duda ha sido una celebración más multitudinaria de lo que nosotros pensábamos.

El momento cumbre del día ha sido cuando han llegado los voluntarios, a los que últimamente vemos con mucha frecuencia. Con ellos hemos terminado la noche en el Ryan’s Pub, situado en la cuesta que sube desde Spinola Bay. Allí la música era bastante mejor y la verdad es que hemos pasado unos 30 minutos perfectos disfrutando de los temazos que nos han puesto hasta que han cortado a las diez de la noche.

Día 150: El día perfecto

Día 150: El día perfecto

¡Hola chicos! Hoy la encargada de comentar este día inolvidable voy a ser yo, Rocío, la hermana de David. Hoy ha sido un día que por mucho que pase el tiempo no olvidaré, y eso que el despertar no ha sido todo lo bonito que hubiese deseado. La resaca ha hecho acto de presencia y el servicio despertador llamado Barbi ha saltado muy pronto. A las 11 de la mañana ya estábamos todos despiertos haciendo turnos de ducha y, la verdad, que para ser tantas personas en la casa okupa, no hemos tardado mucho. En una hora estábamos todos bien lavaditos y perfumados, así que en cuanto han llegado Ana y Josito a casa, Batu (Dei) ha cogido las cervecitas para empezar bien el día en Marsaxlokk donde habíamos quedado con Carmen y Alberto de la Hera.

Nuestro plan inicial era hacer una barbacoa en la playa, pero dado que hoy daban los resultados de las elecciones nacionales, no han abierto ninguna tienda y no hemos podido comprar las parrillas desechables, por lo que hemos tenido que pasar al plan B. Nos hemos hecho unas fotitos en el embarcadero con las barquitas típicas maltesas y nos hemos ido a un chiringuito a tomar unas cuantas Cisk disfrutando del paisaje y de esos 20 graditos que brillan por su ausencia en España. A eso de las 3 hemos hecho el primer pensamiento de ir a comer, pero hasta las 4 no nos hemos decidido a levantarnos,se estaba tan bien al solecito… Cerca estaba el Rising Sun Bar, un bar con terracita que nos había recomendado Mariola, a la que desde aquí le doy las gracias. Totalmente recomendable, por diez euros nos hemos puesto las botas. Hemos comido pulpo, pescaito y patatas fritas, todo muy rico. Además los dueños eran super simpáticos y sabían un poco de español. Todos hemos salido encantados y desde luego que cuando vuelva pasaré nuevamente por allí. Estábamos tan a gusto que no nos hemos dado cuenta de la hora y se nos ha hecho tan tarde que nuestra intención de ver el atardecer tirados en una cala se ha visto truncada.

El atardecer no lo hemos visto pero nuestros planes han seguido adelante e igualmente hemos ido. Malta tiene unas vistas impresionantes, pero de lo que no me olvidare es de estar en ese lugar con mis grandes amigos escuchando a la simpatiquísima Carmen deleitándonos con sus canciones personales. Tengo que confesar que algunos nos hemos emocionado con varios de sus temas. Ese lugar tan espectacular se llama St Peter’s Pool y lo podéis ver en la imagen. Ha sido un momento muy mágico.

Ya por la noche hemos regresado a casa para que Javi, Barbi y Laura nos cocinaran nuestro plato estrella español, tortilla de patatas, de la cual tengo que decir que estaba de muerte. Para terminar la noche hemos salido a dar una vuelta porque nos comentaron que había celebración de elecciones. Aquí en Malta las elecciones revolucionan tanto el país como en España la Selección española de fútbol. Hemos estado en Spinola Bay con todos los malteses celebrándolo hasta que, a eso de las doce, ha terminado la celebración y hemos ido al Bar Celona a tomar la última de este día perfecto.

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Hoy nos ha costado menos levantarnos y Dei nos ha sorprendido preparando el desayuno: tostadas con aceite y tomate. Un desayuno completo para tener fuerzas y recorrer toda la isla de Gozo. A las 11.15h hemos llegado a Cirkewwa, el puerto situado al Noroeste de Malta donde se coge el ferry a las islas de Gozo y Comino.  Hemos perdido ese barco, pero hemos cogido el siguiente que ha salido a las 12.00h. A pesar de que íbamos con el mini, no ha sido especialmente caro: el coche 15,65€ con conductor, mientras que el billete por persona cuesta  4,65 € y en menos de 25 minutos estás en Gozo. Antes de llegar allí, hemos pasado por Popeye Village, donde puedes ver los bonitos decorados que dejó el rodaje de esta película en la isla y que merece la pena observar desde la carretera de acceso. Ha sido dese allí desde donde lo hemos visto, no hemos llegado a entrar dentro del poblado.

Un sol maravilloso (sí, me encanta esa palabra) nos ha vuelto a acompañar en este día y junto al paseo en barco con la brisa marina le van a venir estupendamente a mi cutis, que está algo cansado de Madrid. Me habría gustado coger algo de color en estos tres días, pero hoy ha sido el último y a pesar de que ha hecho bastante sol desde que vine el pasado sábado, me parece que no ha sido suficiente… Una razón de peso para volver lo antes posible ;). Os dejamos con el videoblog de esta mañana.

El puerto donde atraca el ferry en Gozo está situado en Mgarr  al sur de la isla. Desde ahí hemos ido hasta Victoria, que es  la ciudad más representativa, para dirigirnos luego a la que nos han dicho que es una de las playas más bonitas de Gozo: Ir Ramla Bay 

El trayecto no ha sido largo, porque la isla es muy pequeña, y ha sido muy entretenido porque nos ha sorprendido que el paisaje fuera tan verde. A diferencia de los recuerdos que tenía (de sol, roca y mar) Gozo es mucho más verde de lo que pensábamos;  es bonito porque al ir en coche tienes una vista panorámica de toda la isla, donde los paisajes están salpicados por abundantes huertecitos y plantaciones.

Como sabéis David y Dei me han llevado en el súper bólido a la playa Ramla Bay, pero el bus 302 también te lleva hasta ella, pasa por Nadur, que es un pueblo pequeño pero con encanto. La playa tiene un chiringuito con buena pinta, pero ahora está cerrado, así que si vais en estos meses de invierno llevad una Bavaria, Cisk o similar, sobre todo si el calor aprieta. Aunque no tiene arena fina ni paradisíaca, al menos no es una playa de rocas. El mar, como siempre, está cristalino y tiene un toque turquesa que te vuelve “ñoña”.  David y Dei se han bañado pero yo no he sido capaz, porque aunque hacía calor, el agua estaba fría (recordad que son los mismos que no tienen mantita en su salón, seguro que os da una idea de su sensación térmica). Algunas partes de la orilla están plagadas de rocas, pero otras tienen el acceso de arena, por lo que lo ideal es darse un paseo y elegir el acceso que más os guste.

A eso de las 14.00h el hambre ha podido con nosotros y hemos regresado a Victoria, donde hemos paseado por las calles principales para comprar algunos regalos. En una de las tiendas nos han explicado que el típico ojo de Osiris, que aparece en todos los barquitos, es un talismán para proteger a los navegantes. (Aquí os dejo un artículo que lo cuenta estupendamente).  David y Dei se han comprado uno y yo lo llevo como regalo para Fran.

Hemos comido en el Bellusa, situado en una de las callejuelas que da a la plazuela principal de Victoria, donde también hay un mercadillo. El bocadillo de jamón y queso, con tomate y lechuga está a 3,5€ y el de atún con aceitunas y cebolla también. Estaban muy ricos. Dei se ha decantando por una pizza que ha costado 6€ y la verdad era un poco triste pues sólo llevaba tomate, aceitunas, alcaparras y orégano.  Él se ha quedado contento y dice que estaba buena, eso es lo importante!

Después hemos llegado a la Blue Window (Azure Window) pasando por San Lawrenz. Era nuestro objetivo y allí hemos estado alrededor de dos horas disfrutando de un paisaje que te invita a reflexionar y a sonreír frente a la inmensidad del mar y la luz del cielo. Hemos tenido la suerte de llegar un rato antes del atardecer y hemos contemplado la caída del sol, con la explosión de colores que eso conlleva. Como viene siendo habitual en estos tres días que llevo aquí nos hemos hecho un auténtico reportaje fotográfico y hemos conseguido fotos realmente bonitas. Desde aquí hemos grabado el segundo videoblog.

Una vez se ha puesta el sol, hemos vuelto a Victoria para ver la ciudad iluminada pero no hemos aguantado mucho rato porque estábamos muy cansados. A las 18.15h hemos conseguido coger el ferry que salía de vuelta a Malta.

De nuevo en Cirkewwa y tras observar que el mini perdía mucha agua y que la temperatura del motor subía en exceso, hemos decidido comprar agua y echarle.  Parece que mañana, después de dejarme en el aeropuerto, David y Dei tendrán que llevarlo al taller. Esperemos que no sea nada grave!

La noche ha terminado con una tortilla de patatas y una ensalada buenísimas, que Dei nos ha preparado. ¿Qué más se puede pedir?

Los tres aventureros en Blue Window

Los tres aventureros en Blue Window

Y aquí termina mi tercer día de visita en Malta, un regalo de cumpleaños maravilloso, de unos amigos maravillosos, con los que he pasado unos días increíbles. Gracias, porque ha sido un honor ser la primera que os visita en vuestro nuevo hogar en Malta. Yo me he sentido como en casa, y en familia. Gracias  ¡2012!