Tag Archives: Cirkewwa

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Soy Javi, (Dei´s brother in law). En nuestro segundo día en la isla, hemos realizado la visita a Comino como principal atracción. Por la mañana a primera hora (la primera hora de Dei es cuando están comiendo los malteses), hemos ido a recoger el coche de alquiler a la zona de Paceville. Una vez hecho todo el papeleo, nos hemos puesto en marcha. Ni que decir tiene que nunca había conducido por la izquierda, aparentemente todo el mundo te dice que es igual pero al revés, pero ya me gustaría a mí verles tomar las rotondas en sentido contrario. Tienes la sensación que un coche te va a salir de frente. Me han dado ganas de coger el volante y ponerlo en el lado izquierdo. Después de unos minutos adaptándote al coche, poco a poco te vas soltando y vuelve todo a la normalidad.

En la lancha de camino a Comino

En la lancha de camino a Comino

El puerto desde donde salen los ferries y barcos hacia Gozo y Comino se llama Cirkewwa, situado en la zona norte de la isla. Hemos tardado aproximadamente una media hora en llegar hasta allí. Una vez allí, vienen a ofrecerte los servicios de traslado a Comino diferentes comerciales de varias empresas. El precio suele ser 10 euros, aunque si insistes puedes llegar a un acuerdo y te lo pueden llegar a bajar a 8 €. Nosotros hemos cogido 5 entradas con la empresa Awesome Comino. La vuelta la hemos cogido sobre las 18 de la tarde ya que nos han dicho que más tarde era imposible. Recordar el nombre de la compañía que aparece en el  barco, puesto que luego para la vuelta, en el embarcadero, aparecen numerosos barcos de distintas compañías. Después de una espera corta, hemos montado en una lancha, al estilo «Miami Vice» y la duración del trayecto ha sido de unos15 o 20 minutos. A nuestra llegada, nos ha sorprendió la acumulación de gente que había por metro cuadrado (sombrilla y hamaca incluida), pero nuestra parada no era en Blue Lagoon, sino al otro lado de la isla, donde existe una playa más tranquila, llamada St Marija Bay, donde nos ha dejado el barco.

Hemos estado dándonos un chapuzón y comiendo unos bocadillos en esta playa, con mucha más arena y menos jaleo, pero a eso de las 16:00, hemos decido irnos a ver la Blue Lagoon. El trayecto ha sido de una media hora andando, eso sí, cayendo fuego, por lo que particularmente se me ha hecho eterno.

Llegando a la Blue Lagoon

Llegando a la Blue Lagoon

Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, hemos alquilado dos hamacas y una sombrilla. Como buen español, coges dos y te sientas en cinco. Cada hamaca valía 4 € y la sombrilla otros 4 €, como era ya última hora de la tarde la sombrilla nos la ha regalado. Allí nos hemos dado un chapuzón hasta las 18:00 que llegaba nuestra lancha. Según nos íbamos en el barco, teníamos la sensación de que la isla es más bonita sin gente que con ella, la cantidad de gente que había hoy la afeaba muchísimo.

En el camino de vuelta, el barco nos ha llevado por las grutas de la isla para ver otra cara de la misma. Nos ha parecido muy bonita y como os he comentado antes, si no fuera por la cantidad de gente que había, sería de los sitios más bonitos que he visto. De nuevo en Cirkewwa, hemos cogido el coche de vuelta a casa, otra media horita de camino.

Por la noche hemos estado en un restaurante de Ballutta Bay llamado «Piccolo Padre». Como los  platos suelen ser abundantes, hemos compartido 4 platos y nos ha salido a menos de 10 € por cabeza. El lugar y la comida nos ha gustado mucho, aunque esperábamos que nos pusieran en la terraza con vistas al mar, pero no se puede tener todo en esta vida…

 

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Después de no haber conseguido que la Boat Party de The Parranda saliera adelante, nos quedamos con la espinita de irnos de fiesta en un barco, así que nos pusimos manos a la obra para intentar alquilar uno en petit comité. Conseguimos un contacto que alquilaba el barco con patrón por 275 euros cinco horas, aunque también se puede alquilar durante más tiempo pagando 25 euros más por cada hora extra. En el barco cogen 25 personas, así que si consigues llenarlo al final sales a 11 euros por cabeza, que está genial. Nosotros como hemos sido 23 hemos tocado a 12 euros, que también está muy bien.

El barco salía a las cinco de Cirkewwa, así que he quedado con Raquel a eso de las cuatro para ir a casa de Laura y Cristina, desde donde teníamos previsto salir con el coche que Lozano Cano había alquilado. Al final entre unas cosas y otras, hemos salido de casa a las cuatro y media y como hemos cogido el camino equivocado, hemos llegado a Cirkewwa a las cinco y media. Allí ya nos esperaba el resto impacientes para salir a navegar y enseguida el barco ha partido rumbo a Comino.

En el barco

En el barco

La primera parada ha sido por las grutas que hay detrás de Comino, la verdad es que es todo un lujo poderse bañar ahí. Lo malo es que como ya era tarde, el sol, ocultado por las rocas, ya no pegaba en esa parte, con lo que tampoco daban muchas ganas de bañarse, así que hemos decidido ir a la Blue Lagoon. Allí hemos permanecido la mayor parte de la tarde, donde hemos seguido bañándonos y disfrutando del barco con unas cervecitas y unos rones.

Cuando nos hemos querido dar cuenta, ya era la hora de volver, y a las 22:00 exactamente estábamos de nuevo en Cirkewwa. La próxima vez que lo hagamos intentaremos alquilarlo más pronto, para disfrutar más de las horas de sol y bañarnos con un poco más de calor, aunque lo de ir de noche en el barco también tiene su punto. Desde ahí algunos, nos hemos ido al Juuls, donde hemos terminado la noche. Un plan perfecto para el día de hoy.

Día 287: Lola y Fran bajo el agua de la Azure Window

Día 287: Lola y Fran bajo el agua de la Azure Window

Hoy martes hemos decidido alquilar un coche mientras el Rojito está en el taller para dejar a David y Dei descansar un poco de nosotros, que deben estar un poco harticos… Nos han ofrecido un Chevrolett Spark, que hemos conseguido a través de Budget (Avis) a razón de unos 29 € al día. Como nos salía más barato alquilarlo tres días (martes, miércoles y jueves) en lugar de dos, hemos optado por aprovecharlo. Este primer día con coche hemos cogido el Ferry en Cirkewwa para ir hasta Gozo. Nos ha costado 20€ el traslado de dos personas y un coche- ida y vuelta- hasta la isla vecina. Un trayecto que por cierto se paga a la vuelta, en el puerto de Mgarr.

Għajnsielem

Għajnsielem

Allí es, precisamente, dónde hemos desembarcado a las 13.00h. Desde este punto de la isla de Gozo hemos decidido recorrer todos los pueblos de Este a Oeste. Pasando por Ghajnsielem (ciudad que- creo- acoge la enorme cúpula que se ve desde Malta y Comino), Qala y Nadur, hemos llegado hasta la Ramla Bay, una playa al norte, pero en la que no nos hemos bañado porque yo ya la conocía de la última vez que estuve en Malta con Dei y David y porque Fran prefería descubrir otros lugares. Hemos estado en Marsalforn, un pueblo cercano a Ramla Bay, también al norte de la isla con una pequeña bahía donde hemos comido un sandwich que habíamos preparado.

Para aprovechar el tiempo, pensamos en tomar café en Victoria, donde había mercadillo, pero tras dar un paseo por la ciudad, el calor nos ha empujado directamente a buscar la Azure Window. Era el destino más esperado, sobre todo para Fran, que no lo conocía, había visto las fotos y además le habían comentado que era una de las localizaciones de Juego de Tronos. Nos ha costado llegar hasta ella porque hemos pasado por diferentes pueblos como Zebbug, Ghasri, Gharb y San Lawrenz, y porque hemos intentado encontrar la referencia que hacía en un cartel a Ulises. Llamados por la curiosidad al intuir que la leyenda tendría protagonismo en algún punto de la isla, hemos dado unas cuantas vueltas sin encontrar finalmente nada. Ahora desde casa y con ayuda de Internet, sí hemos conocido que cuenta la tradición que Gozo es la Ogigia de la Odisea, y cerca de Xaghra está la cueva de Calypso, que al parecer fue la hermosa ninfa que cautivó a Ulises durante siete años, mientras Penélope le esperaba. ¿Qué romántico, verdad? Bueno…Aquí os dejo un artículo de Público donde explica algo más de este mito y del protagonismo de la isla de Gozo en la leyenda de Ulises.

Zona para bañarse en la Azure Window

Zona para bañarse en la Azure Window

Preparados con gafas y tubo, hemos buceado debajo de la Azure Window, que hasta ahora yo siempre había visto desde arriba y que Fran aún no conocía. Como era de esperar, nos ha sorprendido la inmensidad del azul mediterráneo en todas sus tonalidades (desde el turquesa al azul oscuro), los peces, los corales y la vegetación marina. Además las vistas desde abajo también son impresionantes, te sientes muy pequeño bajo esa enorme roca. Por cierto, no olvidéis llevar «cangrejeras» o chanclas atadas porque resbalan mucho las piedras que llevan al acceso del agua bajo la «Ventana». Las probabilidades de caer al agua con la mochila puesta (cámara de fotos, tabaco y cartera incluidas), son muy altas. Un último cigarro en el lugar donde Khaleesi y Drogo, uno de los protagonistas de Juego de Tronos, se casaron y tras habernos hecho las correspondientes fotos hemos vuelto hacia Mgarr para coger el Ferry de vuelta a casa de David y Dei.

Iglesia de Mosta

Iglesia de Mosta

Lo destacable de Gozo es que tiene más vegetación y la vista es más bonita que en Malta mientras recorres la isla en coche. Un día más hemos disfrutado del mar, del sol y los atardeceras desde este punto del Mediterráneo, de cada pueblo, cada uno de ellos, con su iglesia enorme, sus calles y casas de color arena. Casi todos, por cierto, preparados para las fiestas o reponiéndose de ellas.

Esta noche de martes hemos cenado en Mosta en casa de Lola y Elena con Cristina, David, Dei y María (hermana de Lola que también está de visita en la isla). Con cervezas, vino, tortilla de patatas, ensalada, pisto, humus y lomo hemos terminado un día estupendo.  A la luz de las velas en la terraza de la casa de Lola y Elena, con la cúpula de la catedral de Mosta al fondo y con lluvia de estrellas incluida.

Día 248: Playa de Mellieha

Día 248: Playa de Mellieha

Después de 248 días aún nos siguen quedando muchos sitios por visitar, a pesar de que nos hemos movido mucho por la isla. Por unas cosas o por otras, nunca habíamos estado en Mellieha ni en su playa. Mellieha es la ciudad que queda más al norte de la isla y está enclavada en la cima de una montaña quedando la playa en una de las laderas. Habíamos pasado muchas veces cerca, ya que pilla de paso para ir a Ċirkewwa, que es el puerto donde se cogen los ferries para ir a Gozo y las lanchas para Comino.

Mellieha

Mellieha

Hoy por fin nos hemos decidido a pasar la tarde en esta playa de la que nos habían comentado que es la más concurrida de Malta, además de la más grande. Desde St. Julians se puede llegar con el autobús 222, pero nosotros hemos ido en el Rojito. Hemos podido aparcar cerca de la playa sin problemas, y eso que la playa estaba abarrotada, sobre todo de sombrillas y hamacas, cosa que no nos gustó demasiado, ya que le quita encanto. Eso sí, la playa es de arena fina y el agua está muy limpia, aunque para que te cubra tienes que caminar bastante. Tiene chiringuitos en los que puedes comer a pie de playa por poco dinero. En uno de ellos hemos comprado una ftira maltesa y una bebida por unos 3 euros.

Sobre las seis y media, cuando ya se había ido la mayoría de la gente de la playa, hemos llamado a Carmen para ver si tenían algún plan, ya que han venido a visitarla otros tres amigos de Madrid. Nos ha dicho que nos acercáramos a su casa, así que nos hemos puesto rumbo a Bugibba y hemos dejado la visita a la ciudad de Mellieha para otra ocasión. Lo que iba a ser una visitilla, se ha alargado hasta bien entrada la noche, ya que nos han tratado a cuerpo de rey, hasta nos han cocinado unas lubinas al horno que estaban riquísimas. Hemos pasado un buen rato con ellos sin movernos de casa, a veces los planes que surgen espontáneos son los mejores.

Día 227: Cómo sobrevivir a un despiste en la Blue Lagoon y no morir en el intento

Día 227: Cómo sobrevivir a un despiste en la Blue Lagoon y no morir en el intento

Hoy teníamos planeado ir a Comino con Ángel y Susana, que están visitándonos estos días, y como hacía buen día hemos podido cumplir nuestro cometido. La idea era hacer barbacoa allí, ya que en la playa de Santa María está permitido, así que lo primero que hemos hecho, en cuanto a Susana se le ha pasado el ataque de histérica de la limpieza, ha sido pasar por el Lidl de San Gwann a comprar la cómida y la bebida.

De ahí hemos partido hacia Cirkewwa, para coger un barco que nos llevara a Comino. Hemos hecho la correspondiente parada en Popeye Village para que Susana y Ángel se hicieran la foto mítica con esas vistas tan idílicas. Para los que no lo sepan, Popeye Village es el parque temático que se creó con los decorados que quedaron cuando se terminó de rodar la película Popeye. Al barco que aparece en la película también le han sacado buen partido los malteses, fue reconvertido en un bar que actualmente está situado en Ta’ Xbiex con el nombre The Black Pearl (La perla negra). Esta película, de la que casi nadie sabe de su existencia, fue estrenada en 1980 y fue uno de los muchos rodajes que han tenido lugar en Malta. Aquí podéis ver el tráiler:

Una vez hemos llegado a Cirkewwa, nos hemos propuestos buscar la mejor opción para ir a Comino. Nuestra prioridad era que nos fueran a recoger más tarde de las cinco, que es la hora a la que suelen partir los barcos de vuelta en esta época. Cuando se es un grupo grande es mucho más fácil negociar esto, pero como hoy éramos sólo cuatro, nos ha costado más. Nuestro barquero de confianza, David, hoy nos ha decepcionado, ya que nos quería cobrar 15 euros por recogernos más tarde, así que nos hemos buscado otra barca que nos lo ha dejado en 10€ con el acuerdo de recogernos a las seis.

El viaje en la lancha ha sido bastante cañero, ya que hoy el mar estaba un poco agitado y hemos pegado algún que otro bote que nos ha teletransportado al mísmisimo Parque de Atracciones. Cuando hemos llegado, hemos entrado en crisis, ya que nos hemos dado cuenta de que no habíamos cogido del coche ni la barbacoa ni la mochila de David en la que llevaba dos toallas y que, para colmo, entre negocio y negocio, nos habíamos olvidado de la comida en la zona donde salen las barcas de Cirkewwa. A todo esto ya era bastante tarde y, como en la Blue Lagoon hay puestos de comida, hemos decidido quedarnos ahí en lugar de ir a la Playa de Santa María, ya que para llegar a ella hay que caminar unos 20 minutos. Poco a poco, hemos superado la situación de nuestro despiste generalizado y hemos empezado a disfrutar de la Blue Lagoon.

Con Susana en la Blue Lagoon

Con Susana en la Blue Lagoon

Para comer, a falta de barbacoa, nos hemos decantado por hamburguesas y kebaps, comprados en uno de los kioskos de comida, que sorprendentemente no era nada caro. Poco a poco la gente se ha empezado a ir y hemos ido haciéndonos con un sitio más o menos cómodo, que cuando hemos llegado, estábamos malamente encogidos en una roca, peor que en Benidorm. Hasta hemos podido coger unas hamacas por 2,50€ en las que hemos estado en la gloria. A partir de las cuatro y media, la isla se ha vaciado casi por completo y hemos podido disfrutar de la Blue Lagoon casi en soledad hasta las seis, hora en la que ha venido a recogernos nuestra lancha. Sin duda, os recomendamos que intentéis alargar lo máximo la recogida, ya que cuando se va todo el mundo es cuando realmente se disfruta de este paraíso del Mediterráneo.

Cuando hemos llegado a Cirkewwa, hemos preguntado en el bar si por curiosidad habían visto una caja con comida que nos habíamos olvidado y… efectivamente, ¡allí estaba! Al llegar al coche también hemos comprobado que estaba todo lo que nos habíamos olvidado y sí, allí estaba la barbacoa y la mochila de David, con lo que de vuelta a casa hemos decidido hacer una barbacoa por la noche en la playa de Sliema.

Se lo hemos dicho a nuestra family maltesa, y de esta forma, un lunes cualquiera, ha surgido una cena en la playa. Nos ha servido para despedir a Ana, la amiga de Carmen, que mañana ya se va a España y a la Paredes, que también va a España, pero ella sólo unos días de visita. Genial noche en buena compañía, a lo tonto nos habremos juntado unas 10 personas. Como anécdota de la noche, comentar que cuando ya habíamos terminado de cenar, unos malteses nos han pedido que nos fuéramos del sitio en el que nos habíamos instalado porque se iban a liar a manguerazos para limpiarlo.

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad

Día 210: Gozando en Gozo. No es sólo un dicho, es una realidad
Con el barco de Popeye

Con el barco de Popeye

Hoy me tenían un plan super cool-chachi-guay preparado, porque íbamos a pasar el día y la noche a una casa que habían alquilado unos amigos en la isla de Gozo; así que cogimos el Rojito y nos fuimos rumbo a Cirkewwa, al norte de la isla, donde se coge el ferry para poder llegar hasta este paraíso del Mediterráneo. ¡Pero antes había una sorpresa! Me llevaron a conocer la ciudad-estudio donde se rodó la película de Popeye (es que nos gusta una visita friki mucho más que una cultural).

Nada más llegar a Gozo, hemos ido a la ciudad de Victoria a comer, ya que a lo tonto nos habían dado las tres y estábamos muertos de hambre. Hemos comido en un sitio muy chulo enfrente de la catedral bastante barato, aunque la comida no era muy allá, ya que Dei y yo pedimos un plato de pulpo y pescados para compartir y resultó ser pulpo de lata y salmón y atún ahumado. De ahí me han llevado a conocer la Ciudadela de Gozo, un complejo arquitectónico súper chulo con muralla, una catedral muy bonita a la que entramos David y yo, y unas vistas espectaculares.

En la cima de la Azure Window

En la cima de la Azure Window

Pero lo mejor estaba por llegar, ya que nos hemos puesto en marcha para llegar a ver la ‘Azure Window’, o lo que es para mí uno de los sitios más bonitos en los que he estado nunca. El paisaje me ha dejado impactado y cuando me he enterado de que ahí es donde se habían casado Kalisse y Drogo en ‘Juego de Tronos’ me hizo más ilusión aún. Con un par, David y yo nos hemos subido hasta lo más alto de la ‘Azure window’ para ver el increíble color del mar y que Dei nos hiciera una foto desde abajo para el álbum de mi vida.

Ya era hora llegar a la (increíble) casa con piscina que habían alquilado los amigos de David y Dei, así que sobre las siete, después de tomar un granizado en un kiosko que había al lado de la ventana azul, hemos partido hacia allá. Allí he podido conocer a otro grupo de amigos, que me recibieron igual de bien que los de ayer y con los que he disfrutado de una noche de buenas conversaciones, risas, barbacoa y muchas cervezas.

Y poco a poco me voy enamorando de este país…

Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Como durante estos días estaban las amigas de Laura y la hermana y amigas de Carmen visitándolas, hoy hemos decidido organizar una excursión a comino todos juntos. Nos hemos levantado pronto con la intención de salir lo antes posible de casa, pero hoy nos tenían que traer la compra que hicimos ayer por internet. Habíamos pedido que nos la entregaran de 10:30 a 12:00 y, como no, la han traído justo a las doce. En cuanto hemos terminado de colocar las cosas hemos salido a buscar a Cristina, Patricia y Ana a Bugibba, ya que Carmen hoy no podía venir porque tenía que trabajar.  Desde allí hemos partido hasta Cirkewwa, donde teníamos que coger el barco.

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Laura ha conseguido que una de las compañías nos hiciera una oferta al ser nueve, bueno, nos ha dado la opción de elegir entre dejarnos el viaje (ida y vuelta) por 8 euros, cuando normalmente cuesta 10, o ir a recogernos más tarde. Nosotros nos hemos decantado por esta segunda opción, ya que los barcos de vuelta volvían a las cinco y nosotros preferíamos estar más tiempo allí. Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, nos hemos dado cuenta de que estaba plagada de medusas y, como podéis ver en la foto, era completamente imposible bañarse allí. Laura conocía otra playa en comino, ya que hace unas semanas se celebró allí el Comino Fest de Why Not?, así que hemos ido para allá.

Después de caminar una media hora por la isla de comino cargados con toda la comida, barbacoas, cervezas y demás, hemos llegado a la playa de Santa María o Santa Marija Bay, como es conocida por los malteses. La verdad es que no sabía que la isla de Comino diera para andar tanto, yo creo que nos la hemos recorrido de punta a punta. En esta playa de arena, no había ni una sola medusa y tampoco había apenas turistas. Además es una playa muy bonita, rodeada de mucha naturaleza. El agua es completamente cristalina, así que nada más llegar no hemos podido evitar darnos un baño.

Santa Marija Bay

Santa Marija Bay

Después de este primer chapuzón, David y Carmen (la amiga de Laura) han encendido las dos barbacoas de usar y tirar que llevábamos y en cuanto han estado listas, se han puesto a preparar la comida. Mientras tanto nos hemos tomado el aperitivo con unas cervezas. Para comer teníamos salchichas maltesas y verduras, hasta de barbacoa tenemos una dieta equilibrada. Después nos hemos vuelto a bañar y algunos hemos tenido sobremesa de conversación y otras se han quedado completamente dormidas. También hemos tenido tiempo hasta para hacer Yoga, siguiendo las instrucciones de Laura, toda una experta.

Un poco antes de las siete hemos partido hacia la Blue Lagoon, ya que a y media habíamos quedado con David, el señor que conducía la barca, para que viniera a recogernos. Cuando hemos llegado ya estaba el hombre esperándonos allí completamente solo, ya que no había absolutamente nadie más. Parecía otra playa distinta a la que habíamos visto cuando hemos llegado por la mañana y nos la hemos encontrado llena de gente. Hasta se habían llevado los kioskos, no sabemos muy bien qué harán con ellos. Una vez nos hemos montado en el barco, el hombre nos ha dado una vuelta por las grutas de comino y la verdad es que el paisaje era una auténtica pasada, por un momento nos hemos sentido privilegiados de estar ahí. Enseguida hemos llegado a Cirkewwa y nos hemos despedido de Laura, Amelia, Carmen y Maria José, que tenían que coger el autobús. David y yo hemos ido a llevar a Ana, Cristina y Patricia a Bugibba.

Por la noche, aunque estábamos reventados, nos hemos acercado a Spinola Bay para despedirnos de Paulo, que mañana se va a España definitivamente. Allí nos hemos encontrado con algunos voluntarios, con Carmen y Ana y también con Laura y sus amigas, que también se despedían esta noche, ya que se les han acabado las vacaciones.  Hemos estado en la parte más interior de la bahía tomando algo y charlando. Después hemos ido a tomar una al Juuls y enseguida nos hemos venido a casa, que después de todo el día por ahí, estábamos reventados.

Día 124: Carnaval de Gozo

Día 124: Carnaval de Gozo

Ayer no nos fuimos tarde del cumple porque hoy teníamos pensado ir a Gozo a primera hora de la mañana. Nos decidimos por Gozo porque nos habían comentado que el carnaval allí es más divertido que en Valletta. En éste último se hace un desfile de carrozas y es más infantil, mientras que el de Gozo es más festivo, con música y barras en la calle. Así que, dispuestos a darlo todo en Gozo, hemos quedado con Cristina a las diez de la mañana, una hora nada usual para nosotros y, después de hacer las últimas compras (cartulinas, pegamento, impresiones varias,..), nos pusimos en camino con el Austin Mini lleno de botellas de agua. La razón es que tenemos una avería en el radiador y va perdiendo agua, así que tenemos que llevar agua embotellada para que el motor no se caliente demasiado.

Alrededor de las doce hemos llegado a Cirkewwa, que es el puerto donde se cogen los ferries a Gozo. Pensábamos que iba a haber una cola tremenda, ya que el carnaval es bastante famoso, pero por suerte, no había demasiada y hemos entrado en el primer ferry. Imaginamos que la mayoría de la gente se fue el viernes para la isla. Si es la primera vez que vais os avisamos de que no se paga nada por el coche a la ida, se paga al volver de Gozo, así que os recomendamos que os pongáis directamente en la cola para entrar al ferry.

Una vez que el ferry tocó tierra en Gozo, nos pusimos rumbo a Marsalforn, una preciosa ciudad costera, que es donde teníamos un piso para pasar la noche con parte de la familia maltesa y la incorporación de Nikk, un cachondísimo maltés que toca en  Tribali, uno de los grupos más famosos de Malta. Allí ya estaban esperándonos Ana y Nikk, los primeros en llegar a Gozo. Cuando hemos llegado hemos ido a tomar unas cervezas al lado del mar, mientras esperábamos al último coche en el que venían Nuria, María, Toni y Javi.

Carnaval de Gozo

Carnaval de Gozo

Ya todos en el piso, hemos estado preparando los disfraces, echándonos unas risas y empezando la fiesta con unas cervezas. Teníamos el tiempo justo para hacer ocho tablets que, como ya os adelantamos ayer, era nuestra apuesta por tocar algún tema de actualidad en Malta. Cada uno hizo su función, unos recortaba, otros pintaban, otros pegaban, y otros hacían la comida o simplemente miraban… Alrededor de las seis ya teníamos todo preparado y hemos comido todos juntos. Después hemos empezado a prepararnos, escuchando música y siguiendo con las cervezas para entonarnos para la fiesta. Cada uno se ha hecho un complemento para su disfraz y a eso de las ocho más o menos, nos hemos ido a Nadur, que es donde se celebraba la mayor fiesta de carnaval de la isla de Gozo. También se celebra en Victoria aunque, por lo que nos han dicho, es mucho más tranquilo, orientado para gente mayor.

Tal y como nos habían comentado, la fiesta estaba en la calle, con barras y carrozas que se movían de vez en cuando. También había djs en directo y algunos conciertos. Nuestro disfraz hizo furor entre los malteses, ya que al tratar el tema de las elecciones que se avecinan próximamente, a la gente le hacía bastante gracia. Dentro de nuestras tablets, se podía leer una conversación de whatsapp entre los dos principales partidos, y como se han lanzado en una campaña de regalar tablets a todos los niños, nosotros, en plan jocoso, hemos añadido nuestro propio mensaje en el que se podía leer que todos los que fueran a The Parranda tendrían también su «table». Sí, ponía «table», ya que Dei se equivocó al escribirlo y ninguno nos dimos cuenta, así que aún resultaba más gracioso. Así fue transcurriendo la noche por las calles de Nadur, donde nos encontramos a César, vestido de sevillana, y a Clifton de Drag Queen junto con otros amigos que hemos conocido en la isla. Como fue un día matador, no nos hemos quedado mucho y a eso de las tres ya estábamos en casa.

Día 26: Cumpleaños de María

Día 26: Cumpleaños de María

Hoy por la mañana hemos intentado ir a Comino, la isla más pequeña de Malta, donde ni siquiera vive nadie, sólo hay un bar y un hotel que abren en verano. Cuando hace buen tiempo se llena de turistas que quieren disfrutar de las aguas cristalinas de la Blue Lagoon, su mayor atractivo. Digo que hemos intentado ir, porque al llegar a Cirkewwa, la ciudad desde la que salen los barquitos (10€ ida y vuelta), el cielo estaba completamente cubierto de nubes y hacía mucho viento, así que hemos tenido que abortar el plan.

Nos ha dado bastante rabia, más que nada porque hemos tardado 45 minutos en ir y otros 45 en volver con el autobús 222. Nos han dicho que el X1 también llega y va más directo, pero para cogerlo hay que ir hasta Pembroke. Al volver, de camino a casa, hemos pasado por el kiosko de Balluta y allí nos hemos encontrado con Vane y con Laura, una chica muy maja que ha llegado hoy a la isla y que había contactado con nosotros a través del blog.

Cumpleaños de Maria

Cumpleaños de Maria

Por la tarde hemos estado preparando humus para llevarlo a la cena que han organizado María y Nuria en su casa para celebrar el cumpleaños de María. A eso de las 20:30 nos hemos plantado allí, también estaba Carmen y toda la gente que conocimos en el Birgufest (Ainhoa, Cristian, César, Toni,…) y algunos amigos más de María. Hemos estado cenando todas las cosas ricas que habían preparado, sobre todo ha triunfado la tortilla de patatas y el salmorejo de Nuria, cuando estás fuera de casa se valora más.

Después hemos estado charlando, escuchando música y, con la hora más que nos ha regalado el cambio de horario, nos ha dado tiempo hasta a jugar a «pueblo duerme» en inglés, un poco surrealista. Y nada, un poco antes de las 4 de la hora nueva nos hemos recogido, con la intención de ir mañana al mercado del pescado de Marsaxlokk. Ha sido una gran noche en muy buena compañía.