Tag Archives: birkirkara

Día 321: De compras por Birkirkara

Día 321: De compras por Birkirkara

Comenzamos de nuevo una semana más en la isla después del intenso fin de semana. Hoy como cada lunes, nos hemos levantados dispuestos a ponernos al día contestando a todos los correos de la gente que nos escribe. Como no teníamos ningún plan en mente, hemos decidido que fuera todo sobre la marcha. Así que hemos comido tranquilamente y después hemos visto dos capítulos de una serie española llamada Buenagente, que se puede ver a través de la página de La Sexta.

Eurosport de Birkirkara

Eurosport de Birkirkara

Ya después de comer, nos hemos propuesto hacer algo que teníamos pendiente. En Reyes, le regale a Dei un snorkel para que pudiera disfrutarlo en las playas de la isla, pero no le gustó el modelo y decidimos cambiarlo, con la mala suerte de que no tenían el que él quería, así que nos dieron un ticket de compra para que volviéramos más adelante. Después de varios intentos y no encontrarlo, hoy hemos decidido volver a ir al  Eurosport, así que hemos cogido el Rojito y nos hemos ido hasta Birkirkara, que es donde se encuentra el Eurosport más grande. Aunque hoy tampoco tenían el modelo que Dei quería, nos hemos dado cuenta de que aún seguían las rebajas, así que al final Dei se ha decidido por un bañador Adidas (24€) y yo aproveche para comprarme unas zapatillas, también Adidas (36€). Hemos tenido suerte ya que ambas cosas estaban rebajadas casi a la mitad, así que nos hemos ido con la sensación de haber realizado una buena compra.

Cuando hemos salido del Eurosport, ya estaban cerradas el resto de tiendas, así que nos hemos vuelto a casa. Después de cenar, hemos hecho noche de cine, al cual estamos muy aficionados últimamente. Hoy hemos visto «El secreto de sus ojos», un thriller impecable protagonizado por Ricardo Darín.

Día 229: De cañas con Cristina

Día 229: De cañas con Cristina

Esta mañana hemos seguido poniéndonos al día con todo el trabajo acumulado de estos días, ya que ayer no nos dio tiempo a hacerlo todo, así que de esta forma se nos ha pasado todo el día y parte de la tarde. Pasadas las seis, hemos ido al Eurosport de Birkirkara a intentar conseguir mi equipo de Snorkel. Llevamos intentando conseguirlo desde que me lo trajeron los Reyes Magos por Navidad,  me dijeron que por estas fechas ya lo tendrían, pero nada, no ha habido suerte.

A la vuelta, hemos pensado en llamar a Cristina para tomarnos algo con ella y desconectar un poco, que estábamos saturados de tanto ordenador. Cristina, por lo que se ve, ha recibido la llamada como agua de Mayo, ya que estaba acicalándose, precisamente, para salir a tomar algo. Le hemos pedido que nos llevara a algún bar de su barrio (Msida) y, así ha sido, nos ha llegado a un bar muy maltés situado justo al lado del mar, enfrente del Jubilee. El sitio era bastante cutre, de los que a mí me gustan, pero bien de precio y bien de vistas al mar, todo un fichaje. Mientras nos bebíamos una Cisk (1,50€), se nos ha ocurrido ir al Albert (o L-Ingliz) en Valletta, a esperar a Lola y Elena que salían de trabajar sobre las ocho y media.

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Llegando a L-Ingliz con Cristina

Con el Rojito, hemos partido los tres hacia allá y lo hemos aparcado en el parking público que hay en Floriana, justo antes de entrar a Valletta. En el Albert, nos hemos sentado en la terraza y enseguida han llegado Lola y Elena, a las que hacía bastante que no veíamos. Allí nos hemos puesto un poco al día y nos hemos bebido otra cerveza (1,50€), acompañada, como siempre en este sitio, de algo de picoteo. En este punto de la noche, ya le había prometido a Cristina que después me iba con ella al Juuls, así que, a pesar de no estar hoy con espíritu festivo, me he propuesto cumplir mi promesa. A Lola esta vez le ha salido el punto responsable y ha sido imposible liarla.

Una vez ha empezado a hacer frío nos hemos retirado y, antes de ir al Juuls, hemos pasado por casa para abrigarme un poco, que como habíamos salido por la tarde, iba yo demasiado veraniego para el tiempo que está haciendo por las noches. David se ha rajado y ha preferido quedarse en casa. Cristina y yo nos hemos ido con la idea de pasarnos por la jamming del Gochi y, de paso, cenar algo de Sushi, pero cuando hemos llegado nos hemos encontrado que lo estaban cerrando, así que hemos ido directamente al Juuls. Allí nos hemos encontrado con Piotr y su amiga de Polonia que ha venido a visitarle estos días y juntos nos hemos quedado tomando algo en las escaleras que hacen la función de terraza del bar.

Día 96: Cumpleaños de Cristina

Día 96: Cumpleaños de Cristina

Hoy ha sido un gran día. Desde que nos propusieron el plan, ya prometía: un cumpleaños en Birkirkara, con una barbacoa en la terraza y, teniendo en cuenta el tiempo de los últimos días, con la esperanza de un día soleado. Así que, con muchas ganas, hemos cogido el bus dirección a la casa de Cristina y Laura, nuestras dos voluntarias favoritas.

En la azotea del castillo

En la azotea del castillo

Cuando hemos llegado a «la casa», lo pongo entre comillas porque más que una casa parece un castillo, nos hemos encontrado con numerosos espacios repartidos en tres plantas, dos terrazas (una de ellas enorme) y una decoración digna de marqueses y gente pudiente. La verdad es que era una gozada estar en esa casa, ya que no todos los días se visitan lugares así. Una vez nos la han enseñado, hemos subido por una escalera de caracol a la azotea, donde poco a poco ha ido llegando la gente, la mayoría voluntarios en distintos proyectos distribuidos en toda la isla (Birgu, Marsaskala, Mosta,..). Ha sido interesante escuchar sus experiencias y sus ilusiones en los proyectos que están llevando a cabo.

Enseguida el sol ha empezado a descender y como hacía un poco de viento, nos hemos bajado al salón y hemos hecho la barbacoa en otra terraza más pequeña que da justo a la cocina. Hamburguesas, verduras fritas, salchichas,… no ha faltado de nada. Tampoco ha faltado el vino, la cerveza y una sangría caliente riquísima que ha preparado Cristina y que calentaba el cuerpo en todos los sentidos. Esperemos que nos pasen la receta ya que estaba deliciosa.

La cumpleañera con Linda

La cumpleañera con Elena

Así ha ido pasando la tarde, con gente de diferentes nacionalidades y en un clima muy bueno que ha tenido su colofón en el concierto con el que Carmen nos ha deleitado a los valientes que hemos estado hasta última hora en la casa. Ha sido realmente espectacular y emocionante hasta el punto de que ha conseguido sacar las lágrimas a más de uno. Y no ha sido la única sorpresa de la noche, ya que Marco, un italiano compañero en el proyecto de voluntariado de Cristina, ha vuelto antes de lo esperado para darle una sorpresa. ¡Qué grande Marco!

Por último hemos decidido ir al Juuls, que hoy era la fiesta de cierre, ya que sus dueños se van de vacaciones a Jamaica durante tres meses. Así que allí hemos estado tomando una cervezas todos juntos hasta que el cuerpo ha aguantado.

 

Día 91: Conociendo Birkirkara

Día 91: Conociendo Birkirkara

Esta mañana me he levantado animado por el sol dispuesto a salir a la calle, aunque cuando me he decidido a salir de casa, ya se había nublado. El tiempo en Malta cambia de un momento a otro, es imposible hacer una previsión, por mucho que lo miremos por internet o en la mejor aplicación de nuestro smartphone. Tenía que ir al Eurosport de Paceville a cambiar las deportivas y el snorkel que me trajeron los Reyes, que se equivocaron un poco y no eran exactamente lo que yo quería. Así que como el tiempo no acompañaba para ir caminando y por la tarde también tenía que coger el autobús, he ido hasta Paceville en el 12. Si tienes el ID Card, por 1,50€ puedes usar el autobús durante todo el día todas las veces que quieras, si no tienes ID Card el precio es 2,60€.

Una vez allí, me ha atendido una chica que estaba bastante perdida y después de hacer varias llamadas y consultar a otros empleado me ha dicho que no tenían lo que yo buscaba, así que le he pedido que me hiciera un vale para poder usuarlo en cualquier tienda. Y así ha sido.

Con la clientela del Hefu Bar

Con la clientela del Hefu Bar

Después de comer, he cogido el autobús 203 y he ido al Eurosport de Birkirkara, que es mucho más grande. Por poco no llego, porque el autobús da bastantes vueltas y en Malta las tiendas cierran a las 19:00. Pero sí, a las 18:30 ya estaba allí. Allí sí he encontrado las deportivas que me gustaban, aunque para el snorkel tendré que esperar hasta Abril, que es cuando les llegan los nuevos pedidos. Justo cuando estaba pagando me han llamado Laura y Cristina, que ya habían terminado de trabajar y venían para Birkirkara, que es la zona donde viven ellas. Así que he esperado hasta que llegaran y nos hemos ido a conocer los bares y la fauna y flora de la zona.

Hemos paseado por las calles de Birkirkara, y aunque en general es una zona bastante fea, tiene partes muy bonitas. También nos hemos perdido buscando un bar que suelen frecuentar ellas, aunque al final nos ubicado y lo hemos encontrado. Los bares de Birkirkara son pequeñas tascas bastante peculiares, tienen ese toque cutre que a muchos nos encanta y son muy baratos. Para que os hagáis una idea un botellín de Cisk cuesta 1,20€, está bastante bien teniendo en cuenta que la Cisk no es precisamente barata, a pesar de ser la cerveza local. Y nada, hemos estado en tres bares conociendo la Birkirkara profunda, en el último, el Hefu Bar, nos hemos hecho una foto con los personajes que podéis ver, muy majetes por cierto.

¡Alerta! Tormenta

¡Alerta! Tormenta

A las 22:30 hemos ido hacia la parada del autobús que tenía que traerme de vuelta a St Julian’s, el 202. Pasa cada hora y ese era el último, así que no lo podía perder. Mientras íbamos de camino a la parada, nos hemos encontrado con esta señal y Laura y Cristina me han dado una explicación. Cuando llueve, las calles de Birkirkara se suelen inundar formando grandes riadas que provocan bastante caos. Me han contado, que un día se encontraron con que un coche había perdido su matrícula, arrastrada por el agua. Por eso, cuando llueve en Birkirkara, suena una alarma para que la gente tome las precauciones oportunas. Malta nunca dejará de sorprenderme.