Tag Archives: bay

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Soy Javi, (Dei´s brother in law). En nuestro segundo día en la isla, hemos realizado la visita a Comino como principal atracción. Por la mañana a primera hora (la primera hora de Dei es cuando están comiendo los malteses), hemos ido a recoger el coche de alquiler a la zona de Paceville. Una vez hecho todo el papeleo, nos hemos puesto en marcha. Ni que decir tiene que nunca había conducido por la izquierda, aparentemente todo el mundo te dice que es igual pero al revés, pero ya me gustaría a mí verles tomar las rotondas en sentido contrario. Tienes la sensación que un coche te va a salir de frente. Me han dado ganas de coger el volante y ponerlo en el lado izquierdo. Después de unos minutos adaptándote al coche, poco a poco te vas soltando y vuelve todo a la normalidad.

En la lancha de camino a Comino

En la lancha de camino a Comino

El puerto desde donde salen los ferries y barcos hacia Gozo y Comino se llama Cirkewwa, situado en la zona norte de la isla. Hemos tardado aproximadamente una media hora en llegar hasta allí. Una vez allí, vienen a ofrecerte los servicios de traslado a Comino diferentes comerciales de varias empresas. El precio suele ser 10 euros, aunque si insistes puedes llegar a un acuerdo y te lo pueden llegar a bajar a 8 €. Nosotros hemos cogido 5 entradas con la empresa Awesome Comino. La vuelta la hemos cogido sobre las 18 de la tarde ya que nos han dicho que más tarde era imposible. Recordar el nombre de la compañía que aparece en el  barco, puesto que luego para la vuelta, en el embarcadero, aparecen numerosos barcos de distintas compañías. Después de una espera corta, hemos montado en una lancha, al estilo «Miami Vice» y la duración del trayecto ha sido de unos15 o 20 minutos. A nuestra llegada, nos ha sorprendió la acumulación de gente que había por metro cuadrado (sombrilla y hamaca incluida), pero nuestra parada no era en Blue Lagoon, sino al otro lado de la isla, donde existe una playa más tranquila, llamada St Marija Bay, donde nos ha dejado el barco.

Hemos estado dándonos un chapuzón y comiendo unos bocadillos en esta playa, con mucha más arena y menos jaleo, pero a eso de las 16:00, hemos decido irnos a ver la Blue Lagoon. El trayecto ha sido de una media hora andando, eso sí, cayendo fuego, por lo que particularmente se me ha hecho eterno.

Llegando a la Blue Lagoon

Llegando a la Blue Lagoon

Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, hemos alquilado dos hamacas y una sombrilla. Como buen español, coges dos y te sientas en cinco. Cada hamaca valía 4 € y la sombrilla otros 4 €, como era ya última hora de la tarde la sombrilla nos la ha regalado. Allí nos hemos dado un chapuzón hasta las 18:00 que llegaba nuestra lancha. Según nos íbamos en el barco, teníamos la sensación de que la isla es más bonita sin gente que con ella, la cantidad de gente que había hoy la afeaba muchísimo.

En el camino de vuelta, el barco nos ha llevado por las grutas de la isla para ver otra cara de la misma. Nos ha parecido muy bonita y como os he comentado antes, si no fuera por la cantidad de gente que había, sería de los sitios más bonitos que he visto. De nuevo en Cirkewwa, hemos cogido el coche de vuelta a casa, otra media horita de camino.

Por la noche hemos estado en un restaurante de Ballutta Bay llamado «Piccolo Padre». Como los  platos suelen ser abundantes, hemos compartido 4 platos y nos ha salido a menos de 10 € por cabeza. El lugar y la comida nos ha gustado mucho, aunque esperábamos que nos pusieran en la terraza con vistas al mar, pero no se puede tener todo en esta vida…

 

Día 212: Fiesta de cumpleaños en Ghajn Tuffieha Bay

Día 212: Fiesta de cumpleaños en Ghajn Tuffieha Bay

Hoy nos hemos levantado más o menos pronto para ponernos rumbo cuanto antes a Ghajn Tuffieha Bay, la playa donde tenía lugar la celebración de mi cumpleaños, que, aunque es mañana, he preferido celebrarlo un domingo. Pedro ha sido el más madrugador, cuando nos hemos levantado, ya había recogido toda la casa y estaba listo para salir. Una vez hemos preparado todo, con el coche bien cargado, hemos pasado a recoger a Laura y Piotr, y los cinco hemos partido hacia esa pequeña playa situada en la parte noroeste de la isla. De camino hemos parado en Bugibba para comprar un saco de hielo, ya que en Malta esto no es tarea fácil en la tienda Gormina (5€ el saco grande).

Foto de familia

Foto de familia

Hemos sido los primeros en llegar junto con Carmen y Alberto, así que nos hemos bajado a la playa para buscar un sitio donde pasar el resto del día. Realmente no hemos buscado mucho, ya que nos hemos situado al principio, justo al lado de las escaleras. Enseguida ha empezado a llegar el resto de la gente y poco a poco hemos formado un grupo de unas 20 personas. La sorpresa del día ha sido cuando Raúl y Lola han aparecido con una paellera, dos camping gas y todos los ingredientes necesarios para hacer unas migas con chorizo. Muchas gracias por este detallazo, chicos. También teníamos barbacoa, así que ya os podéis imaginar el festín que hemos montado.

Después de comer nos hemos tomado el daikiry de sandía que yo mismo había preparado, como cada año hago para mi cumpleaños. La verdad es que la imagen con la sandía en la mano y la playa de fondo no podía ser más idílica. Hoy hacía bastante viento, pero aún así algunos valientes se han atrevido a bañarse, aunque la mayoría hemos optado por estar en la arena. Desde allí hemos podido contemplar el atardecer mientras escuchábamos las bonitas canciones de Carmen, que nos ha puesto la piel de gallina una vez más.

Cuando ha anochecido muchos ya habían abandonado la playa y los que quedábamos hemos empezado a tener un poco de frío y hemos decidido trasladar la fiesta a casa de Lola y Elena, que como viven en Mosta, nos pillaba bastante cerca. Allí hemos preparado otra barbacoa con las cosas que habían sobrado de la comida y hemos alargado la fiesta hasta la medianoche, momento en el que me han cantado cumpleaños feliz por enésima vez. Enseguida nos hemos retirado, que desde por la mañana, ya estaba bien.

¡Muchas gracias a todos los que habéis venido! Me habéis hecho pasar un día genial haciéndome sentir como en casa.