Tag Archives: avería

Día 267: Cada mochuelo a su olivo

Día 267: Cada mochuelo a su olivo

Después de dos días encerrados en casa de Elena celebrando el cumpleaños de Carmen como si estuviéramos en Gran Hermano, hoy ya tocaba que cada uno se fuera a su casa. Yo creo que si hubiéramos hecho el amago de quedarnos un minuto más, a Elena le habríamos escuchado eso de «cada mochuelo a su olivo», pero para no hacerle pasar por ese mal trago, hemos abandonado voluntariamente. Eso sí, cuando ella ya se había ido a trabajar.

Antes de irnos, teníamos que solucionar el pinchazo del coche, así que nos hemos dispuesto a intentar solucionarlo en alguna de las gasolineras cercanas. En una de ellas nos han dicho que si les llevábamos la rueda, en media hora nos la arreglaban, así que hemos optado por esa opción. Quitar la rueda no ha sido tarea fácil, ya que tanto nuestro gato como la llave para sacarla no funcionaban, así que hemos conseguido un gato prestado y hemos comprado una llave para ruedas por 10 euros en la misma gasolinera. Una vez la hemos conseguido sacar, la hemos llevado a arreglar y mientras tanto hemos terminado de recoger la casa y de hacer las maletas, que parece que en lugar de irnos de cumpleaños, nos habíamos ido de casa rural. Cuando hemos terminado, nos hemos despedido de Carmen, que se ha ido en dirección a Bugibba y Laura, David y yo nos hemos ido con el Rojito ya arreglado hacia Msida, donde hemos dejado a Laura antes de volver a casa.

Alejandro

Alejandro haciendo un masaje tailandés

La verdad es que tengo que decir que me ha encantado la experiencia de pasar estos dos días conviviendo con esta gente tan maravillosa, que ya son casi como hermanas. Eso sí, tenemos que decir que los finalistas hemos sido Elena, Carmen, Laura, David y yo, que el resto no ha vivido ni la mitad de este cumpleaños gitano.

Por la tarde, tenía cita con Alejandro Frechoso para darme un masaje terapéutico. A Alejandro le conocemos desde hace tiempo, ya que es un habitual de The Parranda y, como está empezando y quiere promocionarse, el sábado se ofreció a darme un masaje gratis para que lo probara, así que ante una oferta así no podía decirle que no y esta tarde he ido a su casa. La verdad es que tengo que decir que he quedado encantado, han sido más de dos horas de masaje y me ha aliviado muchísimo la tensión que tengo desde hace tiempo en la espalda. Alejandro trabaja como masajista en Medasia Playa, pero es recomiendo que si estáis intererados, contactéis con él a través de su Facebook personal, ya que os va a salir mucho más barato (20€) si os lo hace en su casa.

Día 142: El Mini pasa por el taller

Día 142: El Mini pasa por el taller

Desde que compramos el coche, nos dimos cuenta de que el radiador tenía una fuga que hacía que perdiera agua y esto provocaba que el motor se calentara en exceso. La solución temporal por la que optamos fue cargar con botellas y garrafas de agua y rellenar el tanque de agua en cada trayecto que hacíamos.  El problema se ha ido agravando y cada vez la fuga se ha ido haciendo mayor, por lo que últimamente teníamos que parar en mitad del trayecto para reponer agua, así que por fin decidimos llevarlo a arreglar. El otro día Mikel, al que conocimos en nuestra primera semana en la isla durante una protesta contra Rajoy, nos recomendó un taller bastante económico, al que él también había llevado su mini para arreglarle algunas cosillas.

Taller Charlie's

Taller Charlie’s

El taller en cuestión está en Gzira, en la calle Triq Sir Frederick C. Ponsonby y se llama Charlie’s. El mecánico es un hombre maltés bastante majo, aunque es de pocas palabras, creemos que porque no domina demasiado el inglés. Ayer le dejamos el coche y hoy hemos llamado para ver si nos lo había podido arreglar e ir a recogerlo. Cuando hemos llamado a eso de las tres de la tarde, nos han dicho que sí, que ya estaba arreglado y que podíamos pasar a recogerlo, así que a las cinco, después de comer, hemos pasado a por él. El arreglo nos ha costado 60 euros y no nos ha parecido nada caro, ya que pensábamos que la broma nos iba a salir por más.

Por fin podemos decir que el coche funciona perfectamente, ahora sólo le hace falta una limpieza completa. Justo al lado del taller hemos encontrado un garaje donde los limpian por 10 euros por dentro y por fuera, así que la semana que viene lo llevaremos, que falta le hace. Así lo tendremos listo para cuando vengan Rocío (la hermana de David), Laura, Barbara y Javi, que vendrán a vernos el sábado 9 de Marzo y se quedarán unos días en la isla.

Día 115: Rodaje, historias de carretera y Parranda

Día 115: Rodaje, historias de carretera y Parranda

Esta mañana a las doce, teníamos una cita en el LOVE para grabar un nuevo vídeo de promoción para The Parranda, ¿qué estaremos tramando de nuevo? A esa hora llegábamos David y yo y nos encontrábamos con Carmen y Bea. Después de ultimar los preparativos, al poco rato, llegaba Ana Paredes que también venía a ayudarnos. Una vez más hemos salido a la calle para preparar un vídeo muy especial.

Hemos estado todo el día grabando en distintas localizaciones de Malta, sobre todo entre St Julian’s y Valletta, con mucha gente que ha querido colaborar con nosotros, y hemos conseguido mucho material para hacer un gran vídeo. Ha sido bastante agotador, aunque a la vez nos lo hemos pasado muy bien. Después de unas cinco horas rodando, nos hemos retirado a casa, que había que reservar fuerzas para la Parranda de esta noche. Como teníamos el coche, nos hemos ofrecido para llevar a Carmen y Bea a Buggiba.

Foto de grupo borrosa

Foto de grupo borrosa

El trayecto ha sido un poco surrealista, ya que después de todo el día, el coche estaba bastante calentito y nos ha vuelto a hacer una de las suyas. Al poco tiempo de comprarlo, nos dimos cuenta de que perdía agua, por lo que siempre tenemos que ir con una garrafa para rellenarlo en cada trayecto. Hoy debe ser que aunque lo hemos rellenado, no le hemos dejado descansar lo suficiente, porque a medio camino de Buggiba, hemos notado que le indicador de temperatura estaba por las nubes y hemos tenido que parar en mitad de la carretera. Después de abrir el capó y que empezara a salir humo, le hemos dejado descansar un poco y lo hemos rellenado con la poca agua que nos quedaba. Cuando se ha recuperado un poco hemos ido hasta el hotel más cercano para rellenar la garrafa y ya con eso hemos podido tirar hasta Buggiba. La vuelta a casa ha transcurrido sin problemas.

Ya en casa, apenas nos ha dado tiempo a merendar algo, porque enseguida habíamos quedado con Alberto hasta el amanecer, el dj de esta noche, que tenía que hacerse con los mandos. También ha venido Ángel, el dj de la semana pasada, para echarle un cable. A las diez ya estaba todo listo para irnos The Parranda una vez más. Hoy el Prestige estaba hasta arriba, bastante más lleno que otros días y no hace falta decir que lo hemos pasado genial.