Tag Archives: academias de inglés malta

La aventura de estudiar inglés en Malta

La aventura de estudiar inglés en Malta

¡Hola de nuevo!

Llevábamos tiempo sin escribir en el blog, pero seguimos nuestra aventura de Malta. Con la entrada de hoy queremos compartir la experiencia de estudiar inglés en Malta. Gracias a Marga Ruiz (Barcelona) por contarnos su experiencia en la escuela ESE durante una semana. Aquí os la dejamos:

 
Estudiar inglés en Malta

Estudiar inglés en Malta

Me gustaría compartir con los futuros estudiantes, los indecisos, los que aún no lo tienen claro o simplemente con los que ya están pensando en volver, como fue mi curso en Malta.
 
Es cierto que mi estancia fue muy corta, de apenas una semana, por lo que elegí hacer el curso intensivo. Eso suponía estar de 8:30 a 15:15 en la escuela. Algunos me preguntan si valió la pena…para mí sí. Si bien no es lo ideal, si te lo tomas en serio, puede ser el impulso que necesitas para cogerle el gusto al idioma y volver queriendo aprender más, tomártelo en serio. Yo ya me he apuntado a otro curso intensivo de verano en mi ciudad. Pero vayamos a lo interesante, a lo práctico.
 
Al llegar tenía dudas, normal, vaya. Pero no pasa nada…paciencia no les falta. Lo primero os diría que la escuela es un sitio bastante chulo, moderno y muy nuevo, a diferencia de otras escuelas que vi en los alrededores. El primer día, en cuanto entras por la puerta ya hay un chico esperándote, y como tu cara lo dice todo… enseguida te explica despacito donde tienes que ir para la prueba de nivel. La verdad es que todo es muy rápido. Te dan un libreto con unas preguntas tipo test y mientras los profesores lo corrigen te explican lo que tienes en la carpeta de bienvenida. Un plano, descuentos, las diferentes actividades de la semana, las opciones del seguro médico…Una vez acaban de explicarte esto ya viene la prueba definitiva…uno por uno os van llamando, os preguntan cuatro cosas y os dan vuestro horario, número de clase
y el libro de vuestro nivel. En mi caso, el intermedio. Así que me dirigí a la clase. La primera sorpresa fue ver que sólo éramos cuatro personas. Perfecto, más se podría aprovechar. Algunos llevaban allí más de dos meses, pero como cada día se hace una lección independiente no te sientes perdida. Más tarde llegaba el descanso…a las 12:30, donde representa que tienes que aprovechar para la comida…pero qué español come a esa hora? De todas maneras, tengo que decir que para mi gusto, la cafetería, que tenía un self-service, era muy cara y pija, así que después de ver que el plato (sin postre ni bebida) costaba 8 euros ya no volví a aparecer por allí. Pasaba el descanso haciendo deberes o hablando con los que se animaban a practicar en el
hall, donde el wifi llega sin problemas (en las clases está bloqueado). Luego llegaba la parte del curso intensiva, con un profesor particular, face to face. Quizá esto es lo más provechoso, ya que yo le preguntaba mis dudas y tratábamos temas que tenía más flojos, y sobretodo el speaking.
 
Cosas interesantes:
Ve sol@, importante para una mayor inmersión en el lenguaje, aprovecha las tardes para salir
a explorar el país, pero recuerda que allí tienen un horario bastante tempranero, es decir: a
las 19h los comercios ya han cerrado, y los lugares de visita antes, por lo que te recomendaría
que llegaras un fin de semana antes para situarte. Ojo con los hoteles que están muy cerca
de la escuela, los de la misma calle, hay mucho ruido nocturno. Llévate algo de comer para los
descansos, por lo que he comentado de los precios. Si vas a estar como mínimo una semana
te sale a cuenta comprarte el bono semanal para los autobuses, no lo dudes, por lo menos si
piensas moverte. Habla con la gente, todo lo que puedas, aunque luego, pensándolo te des
cuenta que has dicho una barbaridad. Vale la pena. Ánimo a todos! Let´s go!
Marga Ruiz. Barcelona
 

Si tu también quieres compartir tu experiencia en alguna escuela de Malta, escríbenos a laaventurademalta@gmail.com o a través de nuestra página de Facebook y así ayudarás a que otras personas se hagan una idea real de cómo es estudiar inglés en Malta.

Día 217: Buenas vistas a buen precio

Día 217: Buenas vistas a buen precio

Después de la fiesta de anoche, tenía poco cuerpo para levantarme pronto, pero había quedado con Marcos, un nuevo chico que ha llegado a la isla, para ir a ESE y enseñarle la escuela. Ha rugido el Rojito y me he puesto rumbo al Surfside, ya que habíamos quedado por allí.

Por sorpresa no sólo estaba Marcos, también estaba Berta, que ha vuelto a Malta después de vivir aquí un tiempo para vivir con él. Los tres hemos sorteado todas las grúas que hay por el paseo de Sliema y St Julians, que no sé qué ajetreo se traen últimamente, pero lo único que hacen es crear unos atascos enormes y resulta casi insufrible conducir por esta zona. Por fin hemos llegado a ESE, que está situada en Paceville, y hemos tenido la suerte de aparcar rápido, teniendo en cuenta que esta zona siempre está llena de coches. Marcos se ha quedado encantado con la escuela y será un futuro estudiante a partir de la semana que viene.

Vistas desde Mc. Donals

Vistas desde Mc Donalds

La tarde nos la hemos tomado con un poco de relax y sólo hemos salido última hora a cenar fuera. Teníamos un poco de mono de comida basura, así que hemos ido a comer una hamburguesa al Mc Donalds que está en St Julians. Lo bueno de éste es que tiene una terraza con vistas a Spinola Bay. Es incomprensible que siempre esté vacía, ya que comer en un sitio tan barato con unas vistas tan espectaculares es todo un lujo. Así se disfruta mucho más de cualquier comida, incluida la hamburguesa. Justo antes de irnos, han aparecido Cristina y Piotr, que venían de rematar los últimos preparativos del festival que tienen mañana en Valletta. Es el Festival Fair Trade and Social Exclusion, contra la exclusión infantil. Les hemos visto pasar por la bahía y después de pegarles un grito hemos bajado a tomarnos una cerveza con ellos en el bar al que llamamos “La Taberna”, que está justo al lado del Mc Donalds.

Día 155: De vuelta al taller

Día 155: De vuelta al taller

Perdía agua y ahora pierde aceite. El rojito últimamente tiene afán de protagonismo. Después de la reparación del radiador, estos días nos hemos dado cuenta de que perdía aceite cada vez que lo dejábamos aparcado, así que al final no hemos tenido más remedio que volver a llevarlo a nuestro taller de confianza. A primera hora, haciendo un gran esfuerzo por levantarme después de salir de marcha ayer, lo he llevado y me he encontrado con el simpático mecánico al que una vez más os recomendamos si tenéis coche. Es barato y te dice el presupuesto antes de arreglártelo.

El siguiente paso del día ha sido ir a la escuela ESE, para acompañar a un nuevo alumno que quería apuntarse. Así que me he puesto rumbo al monumento LOVE en Spinola Bay, punto de encuentro que viene a ser el oso y el madroño de St Julian’s. Allí me estaba esperando Ricardo, un encantador valenciano que ya lleva unas semanas por la isla. Juntos hemos ido hasta la escuela donde nos hemos encontrado con Macarena.

Squash

Squash

Después de comer, ya sólo me faltaba la última actividad del día, un partido de squash. Hacía mucho que no hablaba de ello, pero el squash es un deporte bastante popular en Malta. En la mayoría de gimnasios o espacios deportivos tienen una o varias pistas para practicarlo. Las instalaciones más populares y baratas se encuentran en la Piscina Nacional TalQroqq, en la que podéis reservar una pista por 3,50€ durante una hora. Para hacer la reserva, podéis hacerlo a través de la página SportMalta. Yo estoy apuntado en la Liga de Malta y hoy me ha tocado jugar en el Union Club, un centro deportivo de Sliema, que antes estaba abierto a cualquier persona, pero ahora han restringido el acceso sólo a miembros del club y de la liga. Es un deporte muy dinámico y divertido que os animo a practicar.