Birgufest, es una encantadora fiesta en una pequeña ciudad maltesa llamada Birgu, en la que al oscurecer sólo utilizan miles de candelabros para iluminar sus calles. Es impresionante ver cómo decoran sólo mediante velas, las callejuelas, callejones, calles, iglesias e incluso sus propias casas, las cuales dejan abiertas para que la gente pueda contemplarlas. Se podría decir que todos los malteses de la isla estaban caminando por esta ciudad, ya que había mucha gente disfrutando de esta fiesta. Había muchos puestos de comida, chucherías, ropa,.. Nos decidimos a probar el pollo Satay, que aunque no es originario de Malta, han conseguido darle su toque de distinción, ya que lleva una salsa de verduras con almendras que sólo hacen aquí y la verdad que merece la pena probarlo. Además había numerosas actividades culturares como música en directo, pasacalles, representaciones de teatro, visitas nocturnas… Todo en un entorno muy bonito y vistoso que merece la pena conocer y disfrutar, ya que es un conjunto histórico que posee muchos museos y edificios de relevancia, por lo que es no está de más volver un día por la mañana para poder visitarlo. Birgufest se repite una vez cada año en el mes de Octubre y la fecha varia no siempre es el mismo fin de semana, por lo que si te encuentras aquí en esta época del año no dudes en visitarla.

En el Birgufest, hemos podido conocer a un grupo de españoles con los que hemos pasado un buen rato hablando, sobre todo, de España. Ya veis que no nos olvidamos de dónde venimos. De vuelta a casa hemos cogido las famosas van rojas, que por el “módico” precio de 50 euros, entre 14 personas, claro está, nos ha traído hasta Paceville. Alli hemos estado en Hugo’s, un bar que tiene 3 áreas,  una de música pop internacional, otra de house y otra de techno. Es una buena elección para salir de fiesta.

Os dejo con unas cuantas imágenes del Birgufest.

One Response »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.