Estudiar inglés en Malta día 3: Reencuentros

Estudiar inglés en Malta día 3: Reencuentros
Estudiar inglés en Malta día 3: Reencuentros

Continuamos las clases, y a medida que nos vamos conociendo se van haciendo más amenas y divertidas. La interacción entre los alumnos es muy importante su desarrollo. Por ello, recomendar la mejor escuela es complicado. Hay muchos factores que no dependen de ella para tener una buena experiencia durante el desarrollo del curso.

El profesor, los alumnos que estén en la clase, el ambiente que se genere, tu propio carácter… que combinados con la metodología de la escuela, el material que os proporcionen, tu trabajo personal y la fidelidad de ir a las clases, harán la experiencia sea buena o mala. Por eso es difícil recomendar una ‘buena escuela’.

Como podéis ver en el vídeo el ambiente es inmejorable y la experiencia que me estoy llevando es más que gratificante. Unido a que el profesor me está gustando especialmente por su paciencia a la hora de repetir las veces que sea necesaria y por la claridad en sus explicaciones. Aproximadamente se realiza un tema del libro de referencia por semana, lo cual me parece un acierto, ya que ir demasiado rápido no dejaría una buena base en la que asentar los principios que se enseñan. 

También no puedo nada más que estar contento con la clase de conversación, ya que el buen ambiente y nuestra profesora en este caso Andrea, de nacionalidad maltesa, hacen que la clase se pase con una rapidez inaudita y te deja con la sensación de querer más y seguir con las clases. 

Tiempo de relax

Una vez dejada la escuela, hoy dedique el día a mi familia maltesa. Belen uno de nuestros mejores apoyos en la isla, venia de viaje para arreglar los papeles del paro y exportarlos a España. Así que aprovechamos y nos juntamos en la casa de Lola para preparar una cenita española a base de tortilla y compartirla con nuestros amigos italianos. También despejarse un rato hace que tu mente siga despierta, aunque os sigo recomendando realizar una inmersión completa si venís a la isla para ello. Aunque parezca que no seguí mi consejo y os sorprenda, hablamos en inglés la mayoría de la noche, si se quiere se puede aunque estemos entre españoles.

Valletta desde Tigne Point

También me dio  tiempo a darme un paseo por el Tigne Point para ver las impresionantes vistas de Valletta como podéis ver. Algo que no os podéis perder si venis a la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.