Día 96: Cumpleaños de Cristina

Día 96: Cumpleaños de Cristina

Hoy ha sido un gran día. Desde que nos propusieron el plan, ya prometía: un cumpleaños en Birkirkara, con una barbacoa en la terraza y, teniendo en cuenta el tiempo de los últimos días, con la esperanza de un día soleado. Así que, con muchas ganas, hemos cogido el bus dirección a la casa de Cristina y Laura, nuestras dos voluntarias favoritas.

En la azotea del castillo

En la azotea del castillo

Cuando hemos llegado a “la casa”, lo pongo entre comillas porque más que una casa parece un castillo, nos hemos encontrado con numerosos espacios repartidos en tres plantas, dos terrazas (una de ellas enorme) y una decoración digna de marqueses y gente pudiente. La verdad es que era una gozada estar en esa casa, ya que no todos los días se visitan lugares así. Una vez nos la han enseñado, hemos subido por una escalera de caracol a la azotea, donde poco a poco ha ido llegando la gente, la mayoría voluntarios en distintos proyectos distribuidos en toda la isla (Birgu, Marsaskala, Mosta,..). Ha sido interesante escuchar sus experiencias y sus ilusiones en los proyectos que están llevando a cabo.

Enseguida el sol ha empezado a descender y como hacía un poco de viento, nos hemos bajado al salón y hemos hecho la barbacoa en otra terraza más pequeña que da justo a la cocina. Hamburguesas, verduras fritas, salchichas,… no ha faltado de nada. Tampoco ha faltado el vino, la cerveza y una sangría caliente riquísima que ha preparado Cristina y que calentaba el cuerpo en todos los sentidos. Esperemos que nos pasen la receta ya que estaba deliciosa.

La cumpleañera con Linda

La cumpleañera con Elena

Así ha ido pasando la tarde, con gente de diferentes nacionalidades y en un clima muy bueno que ha tenido su colofón en el concierto con el que Carmen nos ha deleitado a los valientes que hemos estado hasta última hora en la casa. Ha sido realmente espectacular y emocionante hasta el punto de que ha conseguido sacar las lágrimas a más de uno. Y no ha sido la única sorpresa de la noche, ya que Marco, un italiano compañero en el proyecto de voluntariado de Cristina, ha vuelto antes de lo esperado para darle una sorpresa. ¡Qué grande Marco!

Por último hemos decidido ir al Juuls, que hoy era la fiesta de cierre, ya que sus dueños se van de vacaciones a Jamaica durante tres meses. Así que allí hemos estado tomando una cervezas todos juntos hasta que el cuerpo ha aguantado.

 

One Response »

  1. Pingback: Día 105: Jardín de la serenidad - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.