Día 75: Un poco de descanso, ¡por favor!

Día 75: Un poco de descanso, ¡por favor!
The Parranda

The Parranda

Después de tres días saliendo, aprovechando bien que el jueves 13 fue día de fiesta en Malta (día de la República), nos merecíamos un poco de descanso. El día de fiesta en Valleta, el estreno “The Parranda” y el cumpleaños de César nos han dejado las fuerzas bajo mínimos. Por cierto, ya podéis ver las fotos de la fiesta aquí., os dejamos una foto de adelanto para que os hagáis una idea de lo que fue. Así que aparte de levantarnos tarde, estuvimos tirado en el sofá haciendo un poco de relación social vía facebook y luego a comer el típico plato de pasta del día  de después de salir de fiesta. No sé si os pasa lo mismo, pero a mí me apetece mucho un buen plato de pasta cuando estoy de resaca.

Después de comer, hemos visto una serie, aunque Dei más bien aprovechó para echarse una buena siesta. Estamos siguiendo “Once a upon a time”, es totalmente recomendable. Te hace recordar un poco los cuentos que hemos leído durante nuestra infancia pero desde un punto de vista diferente.

Al final, nos hemos animado a salir a tomar algo, recuperamos un poco de las fuerzas perdidas y fuimos hacia Paceville para encontrarnos con Laura, Cristina, su compañero de piso y dos amigas de él, una italiana y la otra holandesa. Fuimos a un pequeño bar que creemos que se llama “De Olde Key”  que esta en la misma calle que el “Bar Celona” situado debajo de la pensión “Hacienda”, que por lo que hemos visto es muy barata y esta en pleno St. Julians. El bar era bastante amplio y muy acogedor, con música rock internacional bastante cañera, aunque de vez en cuando sonaban clásicos de The Beatles, Leonard Cohen o Johnny Cash. Los precios son muy buenos, puedes pedirte una botella de vino por 4 euros y el público es de lo más variopinto.. Es un lugar perfecto para empezar la fiesta antes de ir a los locales de Paceville o simplemente para tomar algo tranquilamente cualquier día de la semana. Allí también hemos coincidido con Vanesa, Sergio, que es un chico nuevo en la isla ( ¡bienvenido!) y tres chicas de Villarrobledo, a las que Cristina conocía porque también es de allí, cosas así solo pueden pasar en Malta. Al final, nos hemos venido a casa pronto porque me dolía el estomago y tampoco teníamos previsto salir de marcha hoy, que mañana también tenemos plan en Bugibba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.