Día 74: Cumpleaños de César

Día 74: Cumpleaños de César

Después de la Parranda del día anterior ha costado bastante levantarse hoy, aunque increíblemente no hemos tenido nada de resaca. Va a ser verdad eso de que la calidad de la bebida del Prestige es buena. De lo que no nos hemos librado ha sido de la pereza, así que hemos comido las sobras del día anterior. A eso de las cinco y media, he hecho el esfuerzo y he ido a clase de inglés. Hoy ha estado bastante bien porque éramos poquitos y hemos practicado bastante el speaking.

La boda de César

La boda de César

Cuando he vuelto de clase, he pasado por casa para recoger a David y nos hemos ido directos al Piccolo Padre, donde habíamos quedado para cenar y celebrar el cumpleaños de César. Allí nos hemos encontrado con una gran parte de nuestra family maltesa, 23 personas para ser exactos. Como éramos tantos, no hemos podido cenar en las mesas que hay con vistas al mar, así que nos hemos situado dentro, donde nos han colocado las mesas en forma de U, así que al final más que un cumpleaños parecía una boda. El plato más solicitado ha sido la ensalada César, en honor al cumpleañero, ya sabéis, al final nos vamos a lo fácil. Yo, ya cansado de pedir siempre pizza y pasta e intentando buscar algo asequible e innovador, me he decidido por el Risotto frutti di mare y la verdad es que ha sido un gran acierto. Me han puesto un buen plato de arroz caldoso, acompañado de calamares, pulpo e incluso una gamba, que he disfrutado como si fuera la última gamba del mundo. Vamos, que he sido la envidia de los que se han sentado a mi alrededor. En la cuenta hemos tocado a 15 euros por cabeza, que está muy bien teniendo en cuenta que no nos hemos cortado a la hora de pedir vino e incluso algunos postres. El Piccolo Padre es un restaurante que merece mucho la pena, ya que es un sitio elegante y nada caro y si consigues mesa al lado del mar es un regalo para los ojos.

Al salir de allí, hemos ido directos a Paceville. La primera parada ha sido entre el Republik y el Prestige, nos hemos sentado en la terraza que está justo en medio de los dos y como ambos son del mismo dueño, cada uno ha pedido donde mejor le convenía. El Republik es más para pedir jarras de vodka o whisky, no ponen copas sueltas, así que los aficionados al ron hemos pedido en el Prestige (2,50€ la copa pequeña). Después hemos ido al Native a intentar bailar, aunque al final ha sido más una prueba de obstáculos que otra cosa. Debe ser que el 90% de los habitantes de esta isla estábamos metidos allí, porque ha sido el momento más agobiante que he vivido en mucho tiempo. A pesar de esto, como es normal en Malta, nos hemos encontrado con mucha gente conocida como Manu, Vero, Victor y Cris o Alba, la chica que conocimos ayer en The Parranda, que estaba disfrutando de su última noche en Malta. Creo que no hemos aguantado más de una hora allí dentro, así que a eso de las tres, nos hemos encontrado con Carmen y María de camino a casa y nos han acercado a casa con el abuelo, el coche de Carmen.

Y por último, queremos pedir un gran favor a nuestros lectores. Estamos participando en el concurso de blogs del periódico 20minutos, cuyo premio son 5000 euros que nos vendrían muy bien para seguir disfrutando de esta aventura. De momento estamos en el puesto 1 en la categoría de viajes, pero están a punto de arrebatárnoslo. Si nos votáis, nos hacéis un gran favor. Para votar, sólo tenéis que entrar aquí, registraros y pulsar en el botón de Votar. ¡Muchísimas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.