Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Sí, soy yo, Lola, para otros muchos María Serrano, la “suertuda maravillada” que ha visitado por primera vez a los protagonistas de La aventura de Malta. Tras esta breve presentación, obligada por Dei, os cuento cómo he vivido mi llegada a la isla.

Los Davices me reciben en el aeropuerto

David y Dei me reciben en el aeropuerto

El avión ha sido tan puntual que me ha sorprendido, Ryanair se ha portado esta vez. A las 13.30h he aterrizado en Malta y me ha recibido un tiempo delicioso: sol y una temperatura estupenda, algo que se agradece tras el frío de Madrid y el madrugón para coger el vuelo.

Creía que Dei y David me esperarían en la puerta de salida con globos y un cartel de bienvenida, pero el nuevo bólido les ha jugado una mala pasada y no han llegado a tiempo; para no perder la costumbre han llegado tarde pero esta vez no por su culpa…, ahora os contaré. Y pasado el tiempo que dura un cigarro, ahí estaban con su nuevo coche, que se abría camino entre el resto de automóviles del aeropuerto con toda la gracia: “Hacían gentes”, que se dice en mi pueblo, es decir, todo el mundo los ha mirado…

Les he echado esta foto antes de bajarse del coche, para luego darles uno de esos abrazos que reconfortan y con los que no puedes dejar de sonreír. Me han explicado que han llegado tarde porque el coche, aparcado frente a su casa, no les ha arrancado antes de salir hacia al aeropuerto. Pero tras pedir ayuda a un maltés (muy amable) han empujado al coche por una cuesta y lo han conseguido arrancar.

Me han dado a elegir el lugar que visitar, pero después de 5 años de mi primera visita a Malta y con los nervios de la llegada, he preferido que elijan ellos. El destino ha sido Mdina, una ciudad preciosa donde me han invitado a comer en el Fontanella, un bocadillo de pollo y una pinta de cerveza, todo estaba buenísimo. Muy típico nuestro, hemos estado haciendo un reportaje de fotos para la posteridad.

Antes de que anocheciera hemos ido al Dixie, donde he conocido a una parte de los españoles que David y Dei conocen en Malta. Casualidades de la vida, he estado con Lali, una compañera de trabajo que también ha decidido venirse a vivir a este pequeño país. Tomando una cerveza nos han animado a ir a una fiesta que “iba”, y ahora os explico el porqué de ese verbo en pasado, a tener lugar en el Surf Side. La fiesta prometía porque con 6€ aseguraban bebida y comida, pero al final la noche ha sido totalmente diferente. En lugar de estar en el Surf Side, hemos estado en casa de Jarlé (o como se escriba, nadie lo sabe) y Gorka. Una fiesta en casa de estos dos chicos que se han visto con 50 españoles, por lo menos, ocupando su estupendo hogar. Menos mal que tenían patio. Ahí he conocido a Carmen, Cristian y César, y otros tantos, como Granada y las tres chicas de Albacete…

La fiesta en la casa se acabó pronto, así que hemos ido al Juuls, donde te puedes tomar unos mojitos de fresa exquisitos (7€), bailar reggae y sorprendentemente fumar en su interior. El sitio estaba lleno y como queríamos cambiar de música, hemos ido Paceville, la zona de discotecas. Hemos estado en el Native, bailando música latina, española y rumbas…Ha sido realmente divertido, porque el camarero nos ha invitado a dos bandejas de 12 chupitos (que vale 9,90€), dos copas (2,50€) y una jarra de Vodka con Redbull, que eran pedidos que sobraban de gente que les pedía y luego se piraban y/o no pagaban ni volvían, así que en vez de tirarlo nos lo dieron y como os imagináis, ese camarero se ha ganado nuestra simpatía en un momento. Animados por el alcohol hemos aguantado hasta que hemos decidido cambiar de bar para ir al Hugo’s, una discoteca donde hemos bailado un poquito de techno house.

Ha acabado la noche, después de tomar una hamburguesa y andar un buen rato hasta llegar a casa. Las agujetas de bailar ya se notan y el sueño y el cansancio me pueden así que me voy a dormir en el colchón hinchable muy cómodo (que estreno hoy) y feliz por estar disfrutando otra vez de la compañía y las risas de David y Dei.

Pd: No dejéis de ver las fotos que adjunto aquí abajo 🙂

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.