Día 335: Cambiar o no cambiar de piso, ésa es la cuestión

Día 335: Cambiar o no cambiar de piso, ésa es la cuestión

Ya pasada la visita de Javi y una vez vista la casa que van a dejar Marta y Guillem, hemos empezado a pensar en la idea de cambiarnos de piso. Casi hace ya un año que llegamos a Malta y nada más llegar a la isla una de las primeras cosas que hicimos fue buscar piso y a los pocos días ya lo teníamos. Como firmamos por un año para que nos saliera más barato (si lo firmábamos solo por 6 meses nos costaba 50 euros más por mes), justo se nos termina el contrato por estas fechas y aunque estamos muy a gusto en él, la obra que tenemos al lado de casa desde hace ya unos cinco meses, nos está pasando factura, ya que los obreros empiezan a trabajar a las siete de la mañana y el silencio no es su mejor virtud. Además Dei se ha enamorada de la terraza del piso de Marta y Guillem, que es un ático situado a menos de un minuto de nuestra actual casa. Éste es el gran dilema al que nos enfrentamos esta semana y no es una decisión fácil, ya que va a ser nuestro hogar durante un largo periodo de tiempo. Esperamos no discutir mucho por ello, que yo no estoy muy convencido y soy el más reacio a cambiar.

Kiosko de Balluta Bay

Kiosko de Balluta Bay

Por la tarde, cuando ya se había ido el sol, ha venido Alba a casa para que le prestáramos nuestro colchón hinchable, que ya ha pasado por unas cuantas casas de los españoles que vivimos en Malta. Como justo después había quedado con Vane y Josito y hacía mucho que no les veíamos, sobre todo a Vane, hemos bajado a tomar algo con ellos al kiosko de Balluta Bay. A este kiosko solíamos ir mucho cuando llegamos a la isla y es de nuestros lugares favoritos de Malta, aunque últimamente lo tenemos un poco abandonado. Es genial poder tomarte una pinta en la misma Balluta Bay por sólo 1,50€. Además tiene mucho encanto, ya que es un kiosko antiguo hecho con metal y pintado de color verde. donde se suelen reunir los abuelitos malteses. Allí hemos estado poniéndonos un poco al día y hablando de nuestro futuro en la isla.

Una vez que hemos vuelto a casa, hemos terminado el día viendo “La gran familia española”, la última película de Sánchez Arévalo, que ya se ha filtrado en internet. Aunque la calidad no era muy buena (grabada del cine), nosotros no podíamos esperar a verla en mejor calidad porque nos gustan mucho las películas de este director, así que la hemos visto así. Eso y un bol de palomitas, el plan perfecto para acabar un lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.