Día 334: De sur a norte y de norte a sur

Día 334: De sur a norte y de norte a sur
Marsaxlokk

Marsaxlokk

Otro domingo más que nos hemos levantado destrozados después de la fiesta de ayer, y si no llega a ser porque está Javi por aquí habríamos amanecido a las tantas, pero ya que sólo ha venido para tres días, nos hemos levantado medianamente pronto para aprovechar. Javi se ha levantado antes que nosotros y se ha ido a aprovechar la mañana en la playa de Sliema hasta que nos levantáramos. Los domingos en Malta tienen un nombre propio, y ése es Marsaxlokk, una pequeña ciudad pesquera, situada al sur de la isla, en la que todo los domingos ponen un mercadillo en el que se vende pescado, fruta y verdura, ropa, utensilios de cocina y todos los tipos de souvenir que te puedes imaginar. Lo más típico es ir allí, dar una vuelta por sus puestos, hacerse unas fotos en la bahía con los luzzu (los barcos típicos de pesca) y luego irse algún restaurante para comer un poco de pescado fresco. Nosotros siempre solemos ir a un pequeño restaurante maltés que no destaca por el lujo, pero sus propietarios y el lugar le dan un encanto especial. Se llama Rising Sun Bar y en él podéis comer pescado fresco del día y pulpo al estilo maltés, por unos diez a doce euros por cabeza, todo ello acompañado de ensalada y patatas al estilo maltés. No os podéis ir de aquí sin probarlo, es una delicia. Como siempre nos han tratado genial. Los dueños siempre intentan hablar un poco de español con nosotros y suelen contarnos alguna historia sobre Malta.

Javi en Ghajn Tuffieha

Javi en Ghajn Tuffieha

Después de comer, el día no invitaba mucho a ir a la playa, pero ya que estaba Javi y no había visto nada de la zona norte, hemos ido a ver Gran Tuffieha que a mi parecer es la playa de arena más bonita de todas las que se encuentran en Malta. Allí hemos estado casi hasta el anochecer, cuando hemos decidido ir a tomar algo a Bugibba antes de regresar a casa. Los domingos esta ciudad tiene fama de estar muy animada y la verdad es que así ha sido ya que su plaza principal estaba repleta. Nos hemos decidido a tomar algo en un nuevo pub que ha abierto (o por lo menos nosotros no habíamos visto antes) que se llama Miracles Lounge. Allí hemos estado en la terraza tomando una cerveza con música de fondo. La verdad es que es un sitio chulo, de los pocos sitios “modernos” que hay en Bugibba.

Aquí no ha terminado el día, ya que Javi tenía el vuelo casi a las tres de la mañana, así que hemos empezado a preparar la cena tranquilamente y mientras Dei hacía una tortilla de patatas, hemos recibido visita de Cristina y ya hemos cenado todos juntos. Hacia la una hemos salido de casa hacia el aeropuerto, situado al sur de la isla, más que nada porque también teníamos que recoger a Virginia que iba en el mismo vuelo. Así que con pena, les he dejado a los dos en el aeropuerto esperando que algún día vuelvan a visitarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.