Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Día 317: Nos vamos de compras y no compramos nada

Ayer fue Dei y hoy me ha tocado ir a mi a ESE para hacer la inscripción de dos nuevas alumnas en la escuela. Bueno más que nuevas, son dos alumnas que repiten en la escuela, ya que estuvieron en ella en los meses de Marzo a Mayo. Además que son dos amigas nuestras, Neus y Miriam. Como tenía pinta de llover, hemos bajado en el Mini para que no nos pillara el chaparrón, y menos mal que lo hicimos ya que justo cuando llegue al punto de encuentro, ha empezado a llover.

Sólo ha venido Neus, ya que hoy Miriam estaba de camino a España para pasar unos días. Hemos tenido la gran suerte de poder aparcar cerca de la escuela, ya que por la zona de Paceville es muy difícil encontrar hueco sea la hora que sea. Cuando hemos entrado en la escuela, ha empezado un gran tormenta de agua y viento que ha durado más o menos el tiempo que hemos estado dentro. Era como si un ciclón llegara de repente, menos mal que sólo ha durado unos diez minutos. Después nos hemos enterado de que a unos amigos se les voló una mesa que les rompió los cristales de su casa. La verdad que ha sido algo espectacular, según los malteses es algo normal que pase a principios de Septiembre. Ocurre cada año.

Bus Stop Kiosk

Bus Stop Kiosk

Por la tarde, Dei tenía ganas desde hace tiempo de ir de compras, así que nos hemos decidido a ir a dar una vuelta por el centro comercial The Point, a ver si encontrábamos algo. En el centro comercial podéis encontrar tiendas como Nike, Sprigfield o Pull and Bear, aunque no creáis que hay muchas cosas más. Como ya han pasado o están casi por terminar las rebajas, la mayoría de ropa era de temporada de invierno, así que al final no nos hemos comprado nada, que esperamos que todavía falte mucho para el invierno. Ya que habíamos salido de casa, hemos decidido dar un paseo por Sliema Ferries, comernos un crep en Checkers y tomar algo en un pequeño bar que está al lado del mar que se llama Bus Stop Kiosk, que es muy frecuentado por gente maltesa. Allí se nos unieron Lola, James y Laura, de la que hemos aprovechado para despedirnos, ya que justo se va a España unos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.