Día 311: I love Gozo

Día 311: I love Gozo

Hoy ha tocado la visita a Gozo. Por la mañana, hemos cogido de nuevo el coche rumbo a Cirkewwa para coger el ferry. Hemos tenido suerte, ya que hemos llegado justo a tiempo para no hacer cola y el ferry ha zarpado en poco más de cinco minutos. Hemos colocado el coche en el lugar indicado por la tripulación y nos hemos subido a la cubierta a observar el paisaje.

Rumbo a Gozo

Rumbo a Gozo

Cuando estábamos llegando a Gozo, hemos bajado al coche para seguir con nuestro camino. Hemos puesto el Tomtom dirección Victoria, capital de Gozo. Una vez hemos llegado, hemos estado paseando por la ciudadela. Mientras paseábamos, hemos tenido que hacer una paradita, ya que se ha puesto a llover, así que hemos aprovechado para tomar algo en una terracita de la que no recuerdo el nombre. Hemos probado la cerveza local Cisk y unas Bruschetta típicas también de Malta. Con este delicioso aperitivo hemos recargado las pilas y hemos continuado la visita.

Después de visitar Victoria, hemos decidido ir a comer a Xlendi Bay situado al suroeste de la isla de Gozo. Nos hemos aventurado a elegir un sitio donde comer después de observar las cartas de varios restaurantes de la bahía, y cuando ya nos habíamos decantado por uno, nos han dicho que la cocina ya estaba cerrada. En España nos hubiese resultado raro, pero teniendo en cuenta las costumbres de los Malteses y que eran más de las 15:00… Así que no nos ha quedado más remedio que irnos al restaurante The Stone Crab, que estaba justo al lado. Allí hemos podido disfrutar de comer, literalmente, al lado del mar, tan cerca estábamos que a la camarera se le ha caído un cuchillo al agua, así que nos hemos visto obligados a pedirles a unos niños que estaban bañándose cerca que cogieran el cuchillo con cuidado para evitar posibles daños y que el cuchillo se quedará ahí para los restos de la vida… Hemos decidido compartir varios platos como ensaladas, mixed grill y conejo. Después de casi 11 meses viviendo allí, mi hermano aún no había probado el famoso Maltese Rabbit. Hemos compartido el plato entre los dos, no tenía muchas esperanzas depositadas en él pero había que probarlo. Me ha sorprendido ya que estaba realmente bueno.

En la Azure Window

En la Azure Window

Con la barriga llena nos hemos dirigido al lugar que teníamos más ganas de ver Javi y yo, “The Azure Window”. Y tenemos que decir que no nos ha defraudado, es unos de los lugares más impresionantes que he visto surgidos de la naturaleza. Después de hacer la sesión de fotos correspondiente, hemos decidido volver a casa. Así que hemos vuelto al ferry que esta vez no hemos tenido suerte y nos ha tocado esperar más de 30 minutos. Por cierto, el ferry se paga a la vuelta y nos ha tocado pagar 14,70€ (conductor + coche) y 4,65€ por cada persona extra.

Hoy hemos decidido cenar en casa y hemos hecho una cena a lo typical Spanish, unas riquísimas tortillas de patatas hechas por Mamá y picoteo con las típicas gallettis con tuna dip. Después de charlar un rato y ver las fotos que hemos hecho estos días, mis padres se han ido al hotel y nosotros también nos hemos ido a descansar.

One Response »

  1. Pingback: ¡Adiós Azure Window! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.