Día 309: Un baile en el Tico-Tico

Día 309: Un baile en el Tico-Tico

Hola, soy Mª Cruz (hermana de Dei), ayer llegamos parte de la familia a Malta para conocer la isla durante una semana. Hoy ha sido nuestro primer día completo en la isla. Por la mañana hemos estado Dei, Javi y yo mirando precios de alquiler de coche en varias agencias, al final lo hemos alquilado en Autorentals en Qaliet Street (St Julian’s) por 30 €/día + 5 €/día con el Tomtom. Lo hemos alquilado para cinco días, como ya era un poco tarde hemos preferido cogerlo a partir de mañana. El coche que hemos alquilado es un Daihatsu Sirion, un coche pequeño muy común en la isla.

Después de alquilar el coche nos hemos dirigido a la zona del Carlton Hotel donde se alojan nuestros padres, que estaban esperándonos impacientes. En el camino hemos hecho una parada obligada para hacernos la foto típica en el LOVE. Cuando hemos llegado a la zona del hotel, hemos mirado en la pequeña playa de arena que hay detrás del kiosko Fresco’s y allí estaban. Después de darnos el primer bañito, hemos decidido cambiar de playa porque estaba bastante sucia. Así que hemos recogido el “ato”, como dirían en nuestro pueblo, y nos hemos dirigido a las piscinas naturales  que hay al lado del Surfside, con las que hemos quedado encantados. A la hora de comer hemos vuelto a casa de Dei que nos ha deleitado con una de sus especialidades, cous cous con pollo y verduras, aunque ha habido alguna cara rara, al final hemos acabado repitiendo…

Mis padres bailando en Valletta

Mis padres bailando en Valletta

Por la tarde, hemos decidido ir a visitar Valleta. Hemos cogido el autobús número 12. Una vez en la capital hemos probado los famosos pastichi de un puesto cercano a la parada de autobús. La verdad es que no estaba muy bueno y mi hermano lo ha confirmado diciendo que era de los peores que había probado. Después de un buen paseo por la capital, hemos ido a cenar al Tico-Tico, un bar en el que puedes encontrar una variedad de tapas. Un señor situado en la esquina de la calle nos ha amenizado la cena tocando la guitarra y cantando canciones bastante festivas. Al final mis padres le han pedido a uno de los camareros, que hablaba español, que le pidiera alguna canción en español para ellos. Pensábamos que el camarero iba a pasar olímpicamente pero, para nuestra sorpresa, no ha sido así y al final nos ha cantado (creemos que en playback) La Bamba y Bamboleo. Con ésta última nuestros padres se han arrancado a bailar en medio de la calle con un gran público, arrancando aplausos al final. Después del baile hemos ido a coger el bus de vuelta a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.