Día 291: ¡Adiós Lola y Fran!

Día 291: ¡Adiós Lola y Fran!

Hoy era el último día de Lola y Fran en Malta, pero después de acabar ayer en Paceville, hoy nos hemos levantado bastante tarde y hemos estado toda la mañana vegetando en casa hasta la hora de comer. Para comer les he preparado un plato muy típico de mi pueblo, calabacín frio con patatas y huevo. Bueno, realmente no sé si es típico de mi pueblo o de mi familia… Después hemos estado de sobremesa y café con ellos hasta que ha llegado el momento de partir hacia el aeropuerto.

Hoy, como no teníamos el Rojito, que sigue en el taller, no hemos podido llevarles, así que les hemos acompañado hasta la parada de autobús. Siempre que vamos en autobús, en lugar de coger el X2 en Balluta Bay, lo cogemos en Gzira, justo enfrente de la pescadería Azzopardi, ya que de esta forma te ahorras casi la media hora que tarda en dar la vuelta por la bahía y también nos pilla cerca de casa. Aunque supuestamente este autobús pasa cada media hora, hemos estado esperando más tiempo en la parada, de hecho, ya pensábamos que había algún tipo de incidencia, pero al final ha aparecido. Como iban con tiempo de sobra, no ha cundido el pánico. Después de doce días, que se nos han hecho cortísimos, ha llegado el momento de la despedida y me ha dado mucha pena que se fueran. Tengo que decir que han sido unos invitados perfectos, que nos han ayudado con todo y nos han tenido a cuerpo de reyes con miles de detalles. Esperamos tenerlos muy pronto por aquí de nuevo, aunque me temo que les veré antes en Madrid.

The Parranda

The Parranda

Cuando se ha marchado su autobús, hemos pasado por casa para ducharnos y prepararnos para la Parranda. Pasadas las siete hemos salido de casa dirección al Surfside y cuando hemos llegado ya estaba la Kinky acompañada de sus amigos Fátima y Rubén. Fátima hoy se convertía en Dj Fa para hacer un duelo de gatas con nuestra Kinky. En cuanto ha llegado la gente ha empezado el duelo y tenemos que decir que ha sido muy divertido, con más de un tema sorprendente que hacía por lo menos 15 años que no escuchábamos. No sabríamos que decir si nos preguntan quién ha sido la ganadora de la noche, las dos lo han hecho genial.

Una vez que ha terminado la Parranda a las cuatro de la mañana y después de hacer un rato el idiota por la playa y el paseo marítimo, hemos metido a un par de amigas un poco perjudicadas (no vamos a decir quiénes son…) en el taxi y nos hemos venido para casa. La verdad es que hoy he empezado la noche con pocas ganas pero ha sido una de las Parrandas más divertidas que recuerdo, sobre todo por las risas que nos hemos echado al final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.