Día 289: ¡Nos quedamos dos días más!

Día 289: ¡Nos quedamos dos días más!

El Jueves ha amanecido un poco convulso. Después de desayunar, y sin saber muy bien cómo, nos ha dado por pensar:

      – Nuestro vuelo de vuelta, HOY jueves por la noche, salía a las 00:25 no?
      – Sí, esta noche, claro…
      – ….
      – Te imaginas qué gracioso sería que con HOY jueves a las 00:25, se refiera realmente a ANOCHE, ya que las    00:25 de HOY fueron ANOCHE?
      – Sí, sería muy gracioso…
      – OH, WAIT!!

 

Efectivamente, nuestro vuelo fue uno de aquellos aviones tan luminosos que se veían ayer desde Paradise Bay…

Vueling NO MORE

Vueling NO MORE

Por resumir, y no centrarnos en la odisea con Vueling, decir que, aun sabiendo por una conocida de Dei que, en estos casos, y como otras compañías, Vueling tiene una opción llamada “rescate” con la que poder comprar un segundo billete a un precio más barato de lo normal, no hemos podido hacer nada porque no hemos podido contactar con absolutamente nadie de la compañía. No disponen de ventanilla en el aeropuerto de Malta, y ninguno de los teléfonos que hemos ido consiguiendo han dado respuesta alguna, ni desde aquí ni desde España. Sólo parece que la presión en redes sociales – por Twiter-, al final del día, puede conseguir que nos hagan algo de caso, pero la respuesta es muy lenta y no podemos arriesgarnos a quedarnos sin billete para el sábado, siguiente vuelo de Vueling. En fin, que no nos ha quedado otra que comprar dos billetes de nuevo y pagar el precio normal por ellos…

Después de dedicar la mañana a ir al aeropuerto por si podíamos arreglar algo, y esperar respuesta de Vueling, que no llega, hemos vuelto a casa para comer con David y Dei, dormido una siesta, y por la tarde María y yo hemos ido a devolver el coche de alquiler al hotel Hilton de St Julians. Habíamos quedado después con David y Dei en la playa del Fresco’s, cerca de casa, y nos hemos bañado muy poco porque el agua estaba muy sucia. Creo que al nivel de suciedad no ayudó que una niña pequeña que estaba con su madre en la orilla, se haya dado cuenta, por el peso que le provocaba en el bañador, de que había, digamos, hecho de vientre, y aunque lo intentaba controlar no podía con el peso en su pequeño bañador. La madre, rauda, al verlo, ha ido corriendo al encuentro con su pequeña criaturilla para coger a su vez su pequeñito regalo y arrojarlo al mar con un ágil movimiento de mano. No hemos vuelto a bañarnos en la playa, por aquello de evitar sorpresas….

Exiles

Exiles

Laura le comentó a David que iban a una fiesta reggae (fiesta? reggae? otra vez??) y como teníamos una mezcla de cansancio y cabreo por nuestro despiste con el avión, preferimos tomar algo por la zona (la fiesta era en Qwara). Estuvimos tomando unas cervezas en el Exiles, un chiringuito junto al mar bastante chulo, con una Gramola en la que, por lo visto, cuando eliges una canción te la pone en la lista de reproducción detrás de las que ya hubiera, y se ve que había unas cuantas… Una vez ha sonado el “Dreams” de Cranberries que Dei había elegido un buen rato y un par de cervezas antes, nos hemos ido dando un paseo para casa.

Acompañada por unas tostas muy ricas de Dei y unas palomitas, hemos empezado a ver la pelicula “Cuento Chino”, argentina y protagonizada por Ricardo Darín, que a pesar de la buena pinta que tenía, no nos ha podido mantener despiertos a ninguno salvo a David, que permaneció atento al desenlace de la historia del pobre chino perdido en Argentina.

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.