Día 282: Las piscinas naturales de Sliema

Día 282: Las piscinas naturales de Sliema

Soy Lola, ya estuve de visita por Malta en Noviembre y esta vez he vuelto acompañada de Fran para disfrutar del verano en Malta. Hoy hemos ido los dos a visitar Valletta. Hemos cogido el bus número 22 y después de que nos diera una gran vuelta, hemos llegado a la capital. La ciudad se desvestía de las fiestas que han sido hace no mucho y todavía quedaban luces, guirnaldas y gran cantidad de esculturas de Santos y Vírgenes. Pese a esa decoración, la Valetta sigue teniendo ese aire decadente; una ciudad extraña, vieja, de color de piedra que sin embargo cuenta con una gente muy amable y unas vistas espectaculares. Tras andar casi todas las calles, el calor nos ha obligado a irnos de vuelta hacia Sliema.

Piscinas naturales junto al Surfside

Piscinas naturales en Sliema

Hemos decidido bajarnos un poco antes de Balluta y tras andar un buen rato, comernos los bocadillos por el camino y preguntar en varios locales para alquilar un coche, nos hemos encontrado con el Surfside. Me ha hecho tanta ilusión reconocerlo que nos hemos tomado el café en la terraza que está a la altura del paseo marítimo. Por cierto, un café con Baileys gigante y buenísimo, algo caro, pero muy rico. A Fran le ha encantado el lugar por las vistas a las piscinas naturales, así que hemos terminado también pidiéndonos un GinTonic. Gracias a la conexión wifi “free” nos hemos puesto al día con la historia del Malta, hemos dado envidia a nuestro amigo Víctor enviándole algunas fotos y hemos esperado a que Dei viniera y se tomara algo con nosotros.

Finalmente no hemos podido resistirnos a bañarnos en las piscinas naturales que están junto al Surfside y después de haber salvado unos cuantos gritos por la extraña sensación de tocar el musgo adherido a las piedras, hemos disfrutado, como siempre en Malta, de un agua súper limpia y con buena temperatura. De vuelta a casa de David y Dei, nos hemos encontrado con el kiosko Dixies, allí hemos pedido una pizza rúcula y jamón y una mini-botella de vino blanco, que era peor que cualquier vino peleón. Lo bueno es que el atardecer, estas vistas y lo buena que estaba la pizza han hecho que terminemos el día de lujo.

Para rematar, una peli en casa :” Una pistola en cada mano”, de Cesc Gay. Muy recomendable con protagonistas como Ricardo Darín, Luís Tosar, Javier Cámara, Leonor Watling, Eduardo Noriega y Candela Peña, entre otros. Profunda, divertida y directa, aborda temas muy humanos. Diferentes historias con diferentes parejas de actores en las situaciones más surrealistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.