Día 279: Conociendo un poco más Msida

Día 279: Conociendo un poco más Msida

Hoy por la mañana, he estado haciendo los últimos esfuerzos para ver si conseguíamos llegar al mínimo número de entradas vendidas para poder hacer la Boat Party. Me he ido a Sliema Ferries, donde había quedado con Belén, una chica encantadora que se dedica al mundo de las Boat Parties y que sabe mucho del tema. Hemos quedado en el puesto de venta de tickets para barcos de Teresa, su compañera de piso y amiga, que también sabe bastante de barcos, aunque ella se dedica más al tema de viajes turísticos. De Teresa, también tengo que decir que es encantadora, que si no como lea esto me volverá a llamar borde, como cuando llegó a la isla, que decía que no le respondía sus dudas por el Facebook. Allí he estado con ellas hablando del tema y Belén se ha ofrecido a ayudarnos con la venta de tickets, también Sophie, una chica belga que me han presentado y que es compañera de trabajo de Teresa.

Msida marina

Msida marina

Después, he quedado con Laura y con su amiga Bea, que está visitándola estos días. A Laura también tenía que darle unas entradas para la Boat, ya que por la tarde tenía que dárselas a algunos de los voluntarios que querían venir. Era mediodía y hacía un calor insoportable, así que como nos hemos encontrado casi en Msida, hemos ido a una mini playa que hay allí y nos hemos dado un baño.  Laura y Bea me han invitado a comer a su casa, ya que ya tenían la comida preparada, aunque antes hemos ido a tomarnos una cerveza en un bar que está justo al lado del mar y del que ahora mismo no recuerdo el nombre.

En casa de Laura hemos comido gazpacho, un revuelto de berenjenas y cous cous, todo muy bueno. Da gusto llegar a una casa y que esté la comida hecha. Tengo que decir que a pesar del calor, se agradece trabajar así en Malta, empiezas repartiendo tickets y acabas dándote un baño y comiendo en casa de una amiga. Se me ha pasado el tiempo volando y cuando me he querido dar cuenta ya eran las seis de la tarde, así que me he ido a casa, que teníamos muchas cosas que preparar.

Una vez en casa hemos recibido la visita sorpresa de Carmen, que no nos esperábamos para nada. Siempre está genial recibir una visita inesperada. Después hemos ido a dar un paseo por Gzira y de paso recoger el colchón hinchable, que estaba en casa de Maite y que lo necesitamos para mañana, que vienen a vernos Lola y Fran. El colchón lo compramos en la primera visita que nos hizo Lola allá por Noviembre y nos costó sólo 20 euros en una ferretería que hay subiendo la cuesta de Balluta Bay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.