Día 275: Café del Mar

Día 275: Café del Mar

Desde que nos enteramos de que habían abierto un Café del mar en Malta, teníamos ganas de ir a conocerlo, pero no ha sido hasta hoy cuando por fin nos hemos decidido. La idea era ir a partir de las tres, ya que a partir de esa hora la entrada es a mitad de precio, son 5 euros en lugar de 10. Como todavía no habíamos comido, hemos preparado unos bocadillos y en cuanto ha llegado Laura a casa hemos partido hacia allá. Como el Café del mar está en Qawra, justo al lado de Bugibba, hemos pasado por casa de Carmen para recogerla, y para dejarle su sillón de coche que utiliza tanto para actuar en concierto, como para desayunar en el balcón de su casa.

Ya los cuatro en el coche, desde Bugibba hemos partido hacia Qawra y en cuestión de cinco minutos ya estábamos allí. Cuando hemos llegado al Café del mar, que está justo al lado del Acuario que están construyendo, nos han dicho que estaba lleno, así que hemos decidido ir a bañarnos a unas rocas que hay muy cerca. La verdad es que gracias a Carmen hemos descubierto un rincón que era una pasada, con el agua absolutamente cristalina. Después de este baño, ha llegado Elena y hemos ido al Ta Fra Ben, donde hemos aprovechado para comer y tomarnos una cerveza. Después de terminar y de la sobremesa correspondiente, hemos hecho el segundo intento de entrar al Café del mar.

Esta vez, ya sí que había sitio, y hemos podido entrar. Además hemos tenido la suerte de que no había nadie en la puerta, con lo que hemos conseguido pasar gratis. Como había varias tumbonas libres, hemos podido coger cinco en primera linea de piscina e inmediatamente nos hemos metido en el agua. La piscina es una auténtica pasada, ya que además de ser muy grande, cuando estás metido, tienes la sensación de que la piscina se funde con el mar. Allí hemos pasado casi toda la tarde en remojo. Cuando se acercaba el atardecer, David se ha pedido un coctail (5,50€) y el resto nos hemos pedido una botella de vino blanco para compartir (11€). La verdad es que nos han sorprendido los precios, ya que parece un sitio bastante pijo, pero no es nada caro.

Atardecer en Café del Mar

Atardecer en Café del Mar

Para ver el atardecer, que cae prácticamente en el mar que se divisa de frente, algunos hemos optado por verlo dentro de la piscina y otros en las hamacas. La verdad es que ha sido muy bonito contemplarlo, y también ha dado mucho juego a la hora de hacer fotos, cogiéndolo, tocándolo, chupándolo… lo típico. Después del atardecer, nos hemos secado y ya nos hemos ido a buscar un sitio para cenar. Aunque en el Café del Mar se puede cenar y no es caro, preferíamos cambiar de lugar.

Dando una vuelta por Qawra, hemos visto un pequeño restaurante inglés que tenía buena pinta o por lo menos parecía que tenía variedad, ya que en la carta hemos visto que tenían tapas. Allí hemos pedido varios platos para compartir y hemos salido a 9 euros por cabeza. Para rematar el día, hemos ido al Ta Fra Ben, un bar de reggae que también está situado en Qawra, justo al lado del Café del Mar y el acuario. Los jueves hay jam sessions y se pone muy bien de gente, hoy estaba hasta arriba y hemos tenido que sentarnos en el suelo. Como no estábamos muy cómodos y además estábamos muy cansados después de todo el día por ahí, enseguida hemos decidido irnos a casa.

Después del tour por Bugibba, Mosta y Msida para dejar a Carmen, Elena y Laura, por fin hemos llegado a casa. Tengo que decir que me ha encantado el día de hoy, hemos disfrutado mucho como peces en el agua en el Café del Mar, así que seguro que volveremos.

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.