Día 262: Marsovin Summer Wine Festival

Día 262: Marsovin Summer Wine Festival

Malta en verano es un fluir imparable de eventos alrededor de toda la isla. Fiestas locales en las que engalanan sus calles y charangas que amenizan a los presentes, eventos en la playa como el Sliema Strert Art Festival o la Reggae Party en Paradise Bay, festivales de música,… Pues bien, este fin de semana el evento más importante era el Marsovin Summer Wine Festival que se celebra durante todo el fin de semana en los Hastings Gardens de Valletta, así que hoy, a pesar de que a mí el vino no me gusta demasiado, no podíamos faltar a la cita.

Mirador

Mirador

Para quedarnos liberados en la tarde, durante el día nos hemos puesto a hacer toda la promoción que teníamos pendiente y hemos puesto el blog un poco al día, que como os habréis dado cuenta, lo llevamos con un poco de retraso. Esperamos ponernos al día pronto, si la multitud de eventos nos lo permite. Antes de ponernos en marcha a Valletta, hemos hablado con la family maltesa a ver si alguien más se animaba a venir, pero sólo se ha animado con el plan César, así que hemos ido a recogerle a Gzira y nos hemos puesto rumbo a la capital.

Los Hastings Gardens se encuentran al comienzo de la ciudad, y se accede a ellos entrando por Republic Street y cogiendo la primera calle a la izquierda, después hay que volver a girar a la izquierda otra vez. Estos jardines se encuentran en una de las zonas más altas de la ciudad y tienen unas vistas impresionantes a toda la bahía de Gzira y Sliema Ferries, también a Floriana y, por supuesto, a Manoel Island. Merece la pena darse una vuelta por ellos. Según nos han dicho existe una leyenda que dice que este jardín fue construido en solamente cuatro horas, demostrando así el carácter trabajador de los malteses. Esto último no nos cuadra mucho.

Actuación en directo en el festival

Actuación en directo en el festival

En la cola de entrada nos hemos encontrado con Cristina, que nos ha dicho que muchos de nuestros amigos ya se encontraban dentro y que podíamos pasar sin tener que esperar la cola, ya que dentro también había puestos para comprar los tokens (que es como llaman a los tickets que se usan como moneda dentro del festival). Lo hemos hecho de esa manera y ya dentro nos hemos encontrado con el resto de la panda. Nos hemos dado cuenta de que la mejor forma de disfrutar del vino era cogiendo botellas entre varios, ya que salía mas barato y de esta forma cundían más los tokens. Yo he probado el vino blanco y he de decir que me ha gustado mucho, ya que no era fuerte. Hemos dado un paseo completo por los jardines, viendo las diferentes actuaciones en directo y los puestos de vino y comida hasta llegar al final de los jardines, donde estaban esas vistas a Sliema Ferries. Allí nos hemos subido en un muro en el que hemos estado sentados disfrutando de una actuación y charlando hasta que ha venido la policía a decir que nos bajáramos. Después hemos vuelto hacia las entrañas del jardín, donde nos hemos encontrado a muchos conocidos, y a la una de la noche, cuando las actuaciones han acabado, hemos decidido venirnos para casa.

One Response »

  1. Pingback: Día 263: ¡Estrenamos banderines! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.