Día 25: Mosta

Día 25: Mosta

Después de la fiesta del día anterior, queda demostrado que la bebida de aquí está al nivel del peor de los garrafones de cualquier lugar de España. De todos los que salimos, ninguno ha revivido hasta ante de las 4 de la tarde. Vamos una escabechina. Por lo que a partir de ahora mejor beber cerveza antes que copas o chupitos, y si acaso las copas en casa.

Iglesia de Mosta

Iglesia de Mosta

Ya por la tarde, he tenido que ir a Mosta para los cursos de mayores que oferta el gobierno, de los que os hablamos el otro día. Y he vuelto a pasar por el infierno de los autobuses. Cuando más quieres que lleguen a tiempo parece que más tarda. Han sido 30 minutos de espera y eso que tenía que coger el 12 o el 13, que son los que pasan con más frecuencia. Ya después de enlazar con el bus 31, llegamos a Mosta. Lo más espectacular es la preciosa iglesia que tienen en el centro de la ciudad, pero también sus calles tienen mucho encanto, ideales para pasear por ellas y ver sus tiendas, que por lo poco que he visto, tienen muchas galerías de arte. Me he dirigido a mis clases de inglés, tarde por los autobuses, que se encuentran en un complejo deportivo que está casi saliendo de la cuidad. Las clases y el material son totalmente nuevos, tienen muy buena pinta. Los profesores son jóvenes y el alumnado es más bien tirando a mayor, la mayoría malteses y pocos residentes. Parece ser que la mayoría se lanza a las escuelas de inglés sin antes mirar este tipo de cosas. No pude entrar ya que el coordinador me indicó que ya había llegado un poco tarde (40 min), así que el lunes intentaré por fin comenzar. A ver si a la tercera va la vencida…

Por la noche relax, cena de guarrerías varias (pizza, pollo frito y patatas) y a ver una serie. No estaba el cuerpo para más. Parece que no nos acordamos de España, pero seguimos muy atentos al día a día. Os dejo este interesante vídeo de unos visionarios sorianos.

One Response »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.