Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Por la mañana he estado en casa intentando dormir, ya que tenemos una obra justo en el patio que da a la ventana de la habitación y como el sol aquí sale como unas dos horas antes que en España, los obreros se ponen a trabajar muy temprano. Así que a las siete ya están con el martillo demoledor, no sé qué estarán haciendo ya que supuestamente están reformando una casa y llevan con el martillo más de una semana. En fin hay cosas de este país que nunca entenderé.

Después de comer, he ido a hacerme las lentillas ya que en la última The Parranda perdí una de ellas, no sé si fue antes o después de ponerme un sujetador que no se de quién era ni que hacía allí. Estos días he estado yendo con una sola lentilla, ya que estaba pendiente de que me enviaran los datos de mi graduación desde España para poder hacerme unas nuevas aquí. Me habían contado que aquí la graduación sólo te la hacen en el médico, aunque al final no lo comprobé, ya que esta mañana mi óptica de España me ha mandado un e-mail con los datos que necesitaba. Con estos datos he ido a la óptica Solo Optical que se encuenta en St. Julians, y con sólo llevar mis datos me han dado las lentillas en un momento y por la mitad de precio que en Madrid (10€ las dos).

Cumple de Maria

Cumple de Maria

Más contento que unas pascuas por volver a ver el mundo bien, he vuelto a casa para ducharme e ir al cumpleaños de Maria Elena, también conocida como María la Portuguesa, una valenciana encantadora que forma parte de la pequeña family que tenemos en Malta. Hemos quedado en el Times Square, un bar con terraza que se encuentra en Sliema, justo en frente del Il-Fortizza. Allí estábamos María y sus padres, que han venido de visita, Nuria, César, Ainhoa y, por supuesto, Leonel, su chico. Después de un rato allí han decidido irse al casino del Westin Dragonara para probar un poco de suerte. Yo había quedado para ir con Carmen a una jamming de Tribali, el grupo maltés de mayor proyección internacional. Era en The Lido, uno de los locales que está en el paseo de Sliema, junto a la playa. Pero cuando iba de camino, he llamado a Carmen y ya se habían ido a cenar, así que he decidido venirme a casa y ver Masterchef, que está en la fase final y me tiene enganchado. La semana que viene es la gran final y no me la pienso perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.