Día 240: Dei se va a Madrid de sorpresa

Día 240: Dei se va a Madrid de sorpresa

Hoy ha pasado algo que no había pasado en todo el tiempo que llevamos en la isla. Me voy a quedar solo por una semana, ya que Dei se va a Madrid a dar una sorpresa a su padre, que se jubila estos días. No estoy estropeando el momento, ya que cuando subamos esto ya le habrá dado la sorpresa. Así que hoy tocaba viaje al aeropuerto. El problema es que el mecánico no nos ha llamado esta mañana como quedó en hacerlo ayer, así que no hemos tenido más remedio que ir en bus.

Pescadito rico

Pescadito rico

Como os imagináis, Dei ha dedicado la mañana a preparar todas sus cosas para el viaje e imprimir los billetes de embarque y demás, pero aún así ha tenido tiempo de ir a comprar pescado a la pescadería Rita, que se encuentra en la cuesta de Triq D’Argens. Ha comprados dos awrata (no sabemos cuál es la traducción al español) y las ha cocinado al horno. El resultado es el que veis en la foto, no estaba rico, estaba lo siguiente. Nada más terminar de comer, ha cerrado la maleta y nos hemos puesto rumbo al aeropuerto. Nosotros desde donde estamos, podemos coger el X2 en Balluta Bay, pero si andamos 10 minutos hacia Gzira, nos ahorramos casi media hora de vuelta por St Julian’s y Sliema. Desde donde lo hemos cogido al aeropuerto son unos 40 minutos. Desde que tenemos el Rojito, no solemos coger el autobús, ya que los trayectos en bus son un mundo. Unas veces te congelas de frío porque ponen el aire acondicionado al máximo, y otras veces, como en el caso de hoy, te mueres de calor porque directamente no lo ponen. En el trayecto nos encontramos a Gema, una vitoriana que ya se vuelve a España, aunque no descarta volver.

Una vez que he dejado a Dei y Gema en el aeropuerto, me he puesto en camino de vuelta a casa. Como no me quería tragar la hora y veinte que tarda el X2 en llegar a nuestra casa, he optado por coger uno de los que van a Valletta (X3, X5 o X7) y coger allí otro que me deja en la misma puerta de casa. Con esta opción he salido del aeropuerto y he tenido que esperar sólo dos minutos a que saliera uno de los autobuses, he llegado a La Valeta en 20 minutos y allí he cambiado al otro autobús que ha tardado otros 20 minutos. Como veis, he hecho el trayecto en casi la mitad de tiempo. Una vez he llegado, he preferido quedarme tranquilo en casa a la espera de los planes del fin de semana.

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.