Día 230: Un cumpleaños a la española

Día 230: Un cumpleaños a la española

Después de una semana aquí hoy se nos ha ido Susana, que en estos dos últimos días se ha estado quedando en la casa de Dani. Qué pequeño es el mundo, Dani y Dei no se conocían antes de estar aquí, después le conocimos gracias al blog y mucho más tarde se enteraron de que tenían una amiga en común. Pero lo que iba a ser un día de despedida ha sido mucho más.

Por la mañana, teníamos la idea en la cabeza de dejar cerrado el regalo que le hice a Dei por su cumpleaños, que fue un viaje a Sicilia. Como esta semana no teníamos The Parranda ni el jueves ni el sábado, era la mejor fecha para aprovechar el fin de semana e irnos para allá. Sin pensarlo dos veces, he buscado unos vuelos para mañana y voilá, ya tenemos viaje a Sicilia. La diferencia entre vuelo de Ryanair, Air Malta y el ferry era mínima así que al final nos hemos decidido por Air Malta, que te deja directamente en Catania, y desde allí movernos a donde queramos.

Los cumpleañeros

Los cumpleañeros

Con los vuelos comprados y ya comidos, hemos ido a buscar a Susana para llevarla al aeropuerto. También hemos llevado a una amiga de Dani que es de Mallorca y que ha pasado por aquí unos días para ver qué le parecía la isla para vivir. Según nos ha contado su experiencia ha sido muy buena, así que seguro que muy pronto la tenemos por aquí. Con la tristeza de un adiós, hemos vuelto a casa por poco tiempo ya que hoy teníamos el cumpleaños de los valencianos David y Ángela, que están en la isla como voluntarios europeos. El cumpleaños se celebraba en la casa de Alberto de la Hera, que se encuentra en Fgura, justo al lado de Birgu. Fgura es una pequeña ciudad maltesa, que se encuentra en las cercanías del puerto y es una de las ciudades de más rápido crecimiento de Malta, llegando a convertirse en una de las principales áreas comerciales de la parte central-meridional de la isla.

Allí hemos llegado después de recoger a Cristina en Msida. La casa se encontraba justo enfrente del cine de la ciudad por lo que nos ha sido muy fácil encontrarla. Allí estaban la mayoría de voluntarios europeos que conocemos para celebrar el cumpleaños de sus dos compañeros. David y Ángela se lo han currado mucho y gracias a ellos hemos podido disfrutar de mucha comida de sabor español a base de pisto, tortilla de patata, pan tumaca,… todo riquísimo. A las doce de la noche, justo cuando Ángela cumplía los años en realidad, ha llegado la hora de los regalos. Para rematar la noche, la mayoría hemos ido para Paceville y, para variar, hemos terminado en el Native bailoteando y pasando un rato muy bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.