Día 226: Earth Garden

Día 226: Earth Garden

Hola soy Su, amiga de Dei, y he venido a pasar una semana de vacaciones en Malta. Me toca contaros nuestras visitas a diferentes sitios. Hoy me he levantado hecha un desastre, pese a que ayer me acosté pronto porque no me encontraba muy bien, y lo cierto es que he estado tentada de quedarme en casa todo el día, pero al final me he animado. Así que, casi a las dos de la tarde, nos hemos puesto guapos y cómodos y hemos embarcado en el rojito, el supermini de los chicos.

Foto mítica en Marsaxlokk

Foto mítica en Marsaxlokk

Lo primero que hemos hecho ha sido hinchar la rueda para poder viajar a Marsaxlokk sin problemas. Marsaxlokk, por si aún no lo sabéis, es un pequeño pueblo costero, situado en el sur de la isla. Cuando hemos llegado hemos dado una vuelta por el mercado del pescado y de objetos varios que ponen todos los domingos. Cuando hemos llegado ya estaban recogiendo los puestos de pescado, pero nos hemos echado unas risas al ver que en el resto de puesto no había absolutamente nada interesante que ver, de hecho no he visto ropa mas fea en mi vida y mira que a mí me gusta un mercadillo… Después del paseo era hora de reponer fuerzas, así que hemos ido a comer a un pequeño restaurante que los chicos conocen, el Rising Sun Bar. Nos hemos sentamos en la terraza con vistas al mar y nos ha atendido el dueño del restaurante, un señor muy simpático que estaba estudiando español. El señor nos aconsejó comer una mezcla de pescados y pulpo y eso hemos hecho. He de decir que yo el pescado ni lo he probado, no me gustan mucho los peces, bueno en el mar sí, pero no en mi estómago. El pulpo y las patatas, con las que siempre acompañan todos los platos, estaban riquísimos.

Después de comer hemos puesto rumbo a Marsaskala a tomar un café en el Zion, un bar de reagge muy original. La carretera que lleva al pueblo era para echarse a llorar, bueno cualquier carretera de la isla la verdad. Hemos llegado sin problemas después de unos cuantos baches y nos hemos hecho unas fotos en el muelle, un lugar precioso.
El bar me ha sorprendido gratamente, tenia una pequeña terraza en la entrada y, una vez atravesado el bar, nos hemos encontrado con un gran patio lleno de sofás de segunda, tercera o cuarta mano y allí nos hemos sentado a tomar un cafe. Tengo que decir que el sitio era guapísimo, aunque estaba excesivamente poblado de moscas.

De relax en el Zion

De relax en el Zion

Después del café, hemos ido al festival Earth Garden, que tenía lugar este fin de semana en Malta. Hemos decidido ir hoy porque esta noche tocaba Carmen con su grupo. He de decir que al principio he flipado muchísimo, ya que para nada me esperaba ese tipo de festival aquí, y menos que fuera tan barato, tan sólo nos ha costado 5 euros. El festival estaba situado en Ta’ Qali, en el National Park. Me ha sorprendido la cantidad de puestos hippies que allí, que es lo primero que hemos visto nada más llegar. Después de dar una vuelta mirando las cosas tan bonitas que vendían, hemos pedido unas birras y nos hemos ido a la zona de musica minimal, instalada en un pinar muy bonito. Allí hemos estado bailando electrónica hasta que nos hemos cansado. Luego nos hemos dado un paseo y hemos ido al escenario principal a ver a Manatapu, un grupo local que canta en maltés, inglés y español, aunque sólo hemos llegado a la última canción. Después hemos visto a otro grupo y hemos vuelto al pinar. Y así, de paseo entre el escenario y el pinar, ha llegado la hora del tan esperado concierto de Irie Flow en el que cantaba Carmen.

Carmen cantando con Irie Flow en el Earth Garden

Carmen cantando con Irie Flow

Me ha encantado el grupo, pese que al principio no se escuchaba nada a nuestra amiga y estos se han puesto un poco nerviosos. Hay que decir que nos lo hemos bailado todo y lo hemos pasado fetén. Una vez terminado el concierto, nos hemos sentado en el punto de encuentro, donde había una venus hecha con botellas de plástico y allí hemos estado charlando y comiéndonos la comida que ha traído Carmen, tremendo estaba el humus. A eso de la una y pico de la mañana nos hemos ido para casa, que estábamos agotados. Desde aquí quiero agradecer a todos el cariño con el que me habéis tratado, sois todos gente fantástica y habéis hecho de estos días una experiencia inolvidable. Mil besos y espero veros pronto a todos. Gracias una vez más.

Aquí os dejamos un fragmento del concierto de Irie Flow y una recopilación de fotos del festival:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.