Día 214 : ¡Hasta pronto Pedro!

Día 214 : ¡Hasta pronto Pedro!

Después de unos días muy intensos, hoy llegaba la despedida de Pedro. Para aprovechar las últimas horas de turismo, nos hemos puesto en pie a una hora razonable. Como siempre, hemos tenido que tirar de Dei para que se levantara, mientras que Pedro llevaba horas levantado y con la maleta preparada desde hace tiempo, incluso le ha dado tiempo a escribir las entradas en el bog que ya habéis visto publicadas. Ya con todo listo, nos hemos puesto rumbo a Mdina.

Pedro en Mdina

Pedro en Mdina

Muchos ya lo sabéis pero insistimos, Mdina es la antigua capital de Malta, situada en lo alto de una colina. Tiene unas vistas impresionantes de toda la isla, y como en el caso de Valletta, perderse por sus calles es su mayor atractivo. Hemos caminado y disfrutado de esta bella ciudad mientras descubríamos nuevos lugares y nos hacíamos las típicas fotos, como veis Pedro hizo lo propio a la entrada de la ciudad. De repente, nos hemos dado de que no había probado los afamados pastizzi, así que nos hemos puesto a buscar una pastizzeria, pero no hemos encontrado ninguna en todo Mdina, imaginamos que la habrá pero tiene que estar muy escondida. Un poco frustrados nos hemos puesto rumbo a Valletta para comer y luego irnos al aeropuerto.

De camino a Valletta, se pasa por una población que se llama Attard, una de las grandes desconocidas para los que vivimos aquí. Buscando un poco de información, he comprobado que tiene muchas cosas interesantes, los jardines botánicos San Anton, el estadio nacional, el parque nacional y “Crafts Village” en Ta’ Qali. La residencia oficial del presidente también está situada en Ħ’Attard). Allí se nos han abierto los ojos, ya que hemos pasado por una pequeña pastizzeria, que en realidad es donde se pueden comer los mejores pastizzi. Hemos frenado con el Rojito casi en seco y Pedro y Dei se han bajado a comprarlos. Después de disfrutarlos, pusimos de nuevo rumbo a la capital.

Tico-Tico

Tico-Tico

Con lo indecisos que somos, hoy no nos costó mucho decidirnos al Tico – Tico, un pequeño restaurante de ambientación antigua y española,  y en las que su menú esta basado en tapas y platos sueltos. Está situado detrás de la plaza donde se encuentra el palacio del presidente, os dejamos la ruta para llegar en este link. Allí hemos pedido tapas (pollo con pimientos, albóndigas y calamares. Todo estaba muy rico, sobre todo el pollo, y además no hemos salido a mucho por cabeza (8 euros con cerveza incluida). De aquí  hemos pasado por el Mc Donald’s a tomar un café y un helado y nos hemos puesto rumbo al aeropuerto.

Allí nos hemos despedido de Pedro y de estos grandes días, con la promesa de que nos volverá a visitar en Septiembre para ver nuestra evolución durante estos meses de verano. Por lo que nos ha dicho, ha disfrutado muchísimo de este viaje y se va con muy buen sabor de boca. ¡Bye bye Mr. Pedro! Apenados nos hemos vuelto a casa, donde hemos pasado el resto de la tarde. Teníamos que reponer fuerzas, ya que mañana tenemos una Boat Party especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.