Día 207: Todo cierra pronto

Día 207: Todo cierra pronto

Nuevo día con muchas cosas en mente, pero a la hora de la verdad luego haces pocas. Desde hace tiempo, llevo con la intención de lavar el coche bien y hacer unos pequeños arreglos, pero nunca lo hago. También se me rompieron las cuerdas de la raqueta de squash y tenía que repararla. Son esas pequeñas cosas que dan mucha pereza y que nunca haces y hoy quería dejar todo resuelto.

Por la tarde, Mireia ha venido a casa para que Dei le ayudara con unas dudas que tenía sobre Excel. Dei en Madrid trabajaba de profesor de informática en una academia y tiene bastante controlado muchas cosas de ofimática y diseño web. Gracias a él hemos hecho todos los vídeos de Parranda y la mayoría de los carteles, ya que también controla un poco de diseño gráfico y edición de vídeo. Una vez resueltas las dudas, me he ido con Mireia para resolver las cosas del coche y, para mi desgracia, me he encontrado el taller cerrado a eso de las seis de la tarde. Mi único consuelo ha sido que he podido comprar super-glue en una tienda de arreglo de zapatos que está en Gzira.

Chequers

Chequers

Después, he pasado un rato por casa, pero ya que me había puesto en movimiento y aún sabiendo que seguramente estaría cerrado, he decidido probar suerte e ir a las tiendas de deporte del The Point para intentar arreglar las cuerdas de la raqueta. Las tiendas de deporte se encuentran en la parte baja del centro comercial. Allí he llegado sobre las siete y veinte y, tal y como esperaba, ya estaban cerradas. La costumbre española de apurar para comprar o hacer cosas a última hora, no funciona en Malta y aunque ya llevamos bastante tiempo por aquí no nos acostumbramos.

Con la decepción de dos cosas sin hacer, ya de vuelta a casa, Dei y yo hemos decidido ir a dar una vuelta por el paseo de Sliema Ferries y caminando nos hemos encontrado con Irene y su compañera de piso que estaban corriendo por allí. La verdad es que un lugar ideal para hacer  deporte con vistas al mar y a Valletta. Después de estar un rato con ellas, hemos pensado en cenar un crêpe en el Chequers, que por lo que dice todo el mundo, tiene los mejores crêpes de la zona. Nosotros nos hemos decidido por el de jamón y queso (2,90€) y estaba muy bueno. Ya con el estómago lleno nos hemos venido para casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.